Argelia
Argelia se levanta contra la reelección de Bouteflika

La población argelina lleva semanas movilizada tras el anuncio de Bouteflika de que se presentaría para un quinto mandato. El poder reacciona planteando la celebración de elecciones anticipadas una vez el presidente revalide su puesto en unos comicios sin participación de la oposición.

Bouteflika Moncloa
El presidente argelino Abdelaziz Bouteflika en una reunión con el expresidente Rajoy en 2013. La Moncloa
Túnez
4 mar 2019 10:10

Con ocho años de separación marcados por la guerra y la restauración autoritaria, el pueblo argelino ha cogido el relevo de la lucha por la libertad en el mundo árabe. Desde hace un par de semanas, las protestas antigubernamentales convocadas en las redes sociales se han ido extendiendo y creciendo, imparables, por toda la geografía argelina. El pasado viernes, decenas de miles de personas, muchas de ellas jóvenes, desfilaron por el centro de la capital. Los agentes de policía intentaron dispersar la manifestación con gases lacrimógenos, como hicieron la semana pasada, pero la multitud esta vez los desbordó. La chispa que ha encendido el fervor revolucionario es la candidatura a la reelección del catatónico presidente Abdelaziz Bouteflika, vivida como una humillación insoportable por amplias capas de la sociedad argelina.

Desoyendo el clamor popular, Abdelgani Zaalane, jefe de campaña del raïs argelino, formalizó el domingo su candidatura ante la Consejo Constitucional. Bouteflika, de visita a Suiza por razones médicas, no se apareció.  Ya en 2014, un hierático Bouteflika apenas pudo hacer el juramento de su cargo con un hilo de voz después de haber sido reelegido para un cuarto mandato. En la campaña de aquellos comicios, no apareció ni tan siquiera en un solo mitin. De hecho, la última vez que Bouteflika habló en público fue hace siete años, justo antes de sufrir un infarto cerebral que le dejó postrado en una silla de ruedas. Desde entonces, su medio favorito para comunicarse con la ciudadanía son las cartas, que leen en los medios sus colaboradores.
Si bien las manifestaciones sectoriales no son extrañas en el país magrebí, hacía décadas que no situaban en su punto de mira a la más alta autoridad del Gobierno
En las recientes movilizaciones, los eslóganes más oídos han sido “No al quinto mandato!” y “El pueblo quiere la caída del régimen!”, este último es el lema común que hermanó las revueltas Árabes en 2011. Junto a estos, los manifestantes gritaban también Silmiya! Silmiya (“pacífico”, en árabe) conscientes de la importancia de evitar escenas de violencia. Si bien las manifestaciones sectoriales no son extrañas en el país magrebí, hacía décadas que no situaban en su punto de mira a la más alta autoridad del Gobierno. Y es que con el recuerdo aún vivo de la cruenta guerra civil de los años noventa, que puso fin a la transición democrática y se saldó con la muerte de más de 200.000 personas, en Argelia la Primavera Árabe pasó de largo. Ocho años después, la revuelta sí está madura.Las protestas parecen haber cogido completamente por sorpresa al régimen, que ha reaccionado tarde sin otro argumento que la necesidad de mantener la estabilidad del país, agitando el miedo. Es decir, el mismo manual de los últimos 20 años. "Los ciudadanos ofrecieron rosas a los policías, y es bonito, pero recuerdo que en Siria también comenzó así", deslizó amenazador el primer ministro, Ahmed Ouyahia. En la misma línea, Amara Benyounes, ex ministro y responsable de comunicación de la campaña recurrió al fantasma de la guerra civil: “Si continuamos dudando, destruiremos las instituciones. Vosotros sabéis lo que hemos vivido en los años noventa. ¿Quién quiere volver a aquel periodo?”Sin embargo, la política del miedo ya no funciona en una sociedad en la que los menores de 30 años representan casi el 70% de la población y no están traumatizados por los estragos de la guerra civil. Un foso de varias décadas separa los jóvenes contestatarios de los gobernantes del país, la mayoría pertenecientes a la generación que asumió el poder tras la independencia, en 1962.  Buteflika tiene 81 años, el premier Ouyahia ya suma 67 primaveras, y el jefe del Estado Mayor, Ahmed Gaidar Salah, 78. Una auténtica gerontocracia.
La política del miedo ya no funciona en una sociedad en la que los menores de 30 años representan el 70% de la población y no están traumatizados por la guerra civil
A pesar de la completa opacidad del régimen, los rumores apuntan que es Saïd, el hermano menor del presidente, quien mueve los hilos en el palacio presidencial. Por eso, mientras recorrían las calles del centro de Argel, algunos manifestantes cantaban “Ni Bouteflika ni Saïd!”. Ahora bien, también la opinión de los servicios secretos y sobre todo del Ejército serán decisivos en las próximas semanas. De hecho, fueron los generales quienes situaron a Bouteflika en la presidencia a finales de los noventa con la misión de pacificar el país después de una “década negra” de pólvora y plomo. Y lo consiguió gracias a su “política de reconciliación” basada en la amnistía.Confuso ante una revuelta que no anticipó, el régimen no parece tener un plan B. Al menos, de momento. En su primera reacción oficial tras el inicio de las manifestaciones, Bouteflika dirigió el domingo una carta al pueblo argelino en la que anunciaba su intención de no agotar la legislatura y convocar elecciones anticipadas. La fecha será decidida en una conferencia nacional inclusiva que se celebrará después de los comicios.“He escuchado el grito del corazón de los manifestantes y en particular de los miles de jóvenes sobre el futuro de nuestra patria”, reza el texto, que sitúa como objetivo de la citada conferencia “el debate, la elaboración y la adopción de reformas políticas, institucionales, económicas y sociales que deben constituir la base de un nuevo sistema”. Esta primera concesión tiene como objetivo aplacar a la ciudadanía y frenar la pulsión revolucionaria. Sin embargo, no está claro que los ciudadanos confíen en la promesa del régimen de abrir una verdadera transición política. De hecho, horas después de la publicación de la misiva tuvieron lugar protestas nocturnas en varios puntos del país.“Si la presión se mantiene, el régimen podría optar por sacrificar su candidato en favor de una opción que suscite un consenso más amplio ... Hay que tener presente que el Ejército es el guardián que vela por la continuidad del sistema”, sostiene la analista argelina Dalia Ghanem, del think tank Carnegie Endowment. No obstante, la tarea no será fácil. Receloso ante un posible golpe de Estado, Bouteflika no cuenta con un vicepresidente ni dejó nunca que creciera ninguna potente figura a su sombra.
Receloso ante un posible golpe de Estado, Bouteflika no dejó nunca que creciera ninguna potente figura a su sombra
En 2015, defenestró al poderoso jefe de los servicios de inteligencia, el general Mohamed Mediene, alias “Toufik”, y en el último trimestre del año pasado ejecutó una amplia purga en la cúpula del Ejército y de los cuerpos de seguridad. “El hecho de que el régimen haya optado por un quinto mandato de Bouteflika es una muestra de la falta de consenso entre las diversas facciones a la hora de encontrar un delfín”, apunta el periodista político Othman Lehiani. Probablemente, ahora tocará hacerlo a contrarreloj. De hecho, algunos observadores consideran que la oferta de elecciones anticipadas tiene precisamente como objetivo ganar tiempo para la búsqueda de un sucesor de consenso entre las élites.El único factor que juega a favor del Gobierno es que la oposición, dividida entre varios partidos de distintas ideologías, no parece capaz de coordinar sus posiciones y formar un frente común. “La oposición es demasiado débil para coordinarse, presentar una alternativa seria o simplemente capitalizar la energía de las calles para movilizar más gente. Durante estos años, no han mostrado la inclinación de promover un cambio político ”, añade Ghanem. Finalmente, bajo la presión popular, ninguna personalidad política participará en los comicios. Un día antes del cierre del plazo de inscripción, tanto el ex primer ministro Ali Benflis como Louise Hanoune, del Partido de los Trabajadores, declinaron presentar candidatura. El resto de los principales partidos ya había optado por boicotear las elecciones.Aunque Argelia cuenta con un nivel de vida superior al de sus vecinos gracias a sus ingentes reservas de hidrocarburos, el crecimiento demográfico y la caída del precio del petróleo ponen en duda la sostenibilidad del modelo económico actual. “La nueva realidad financiera ya no permite mantener el mismo elevado nivel de gasto público de los últimos diez años, que ha vaciado las arcas del Estado”, advertía en un informe reciente el think tank ICG, que apuesta por una reforma profunda que diversifique la economía. De hecho, este año gobierno ya se ha visto forzado a aplicar una política de recortes. El paro entre los jóvenes supera el 30% y su falta de perspectivas ayuda a explicar el malestar expresado en las protestas.La Unión Europea sigue la evolución de la crisis con suma preocupación, ya que Argelia es su tercer proveedor de gas natural. Para España, el gas argelino representa cerca del 50% de las importaciones de este combustible.
Arquivado en: Magreb Argelia
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Magreb
Mundo árabe El norte de África abraza la bandera de Palestina
Las grandes manifestaciones vuelven a las principales ciudades del norte de África para mostrar su apoyo al pueblo palestino y colocan a los gobiernos en una difícil situación por sus recientes acuerdos con el Estado de Israel.
Túnez
Elecciones en Túnez Túnez: un viaje a la deriva en la cuna de la revolución árabe
En los primeros comicios bajo la nueva constitución del país, Kais Said continúa bajo su estela dictatorial y entierra a la Túnez de 2010.
Túnez
Populismo conservador La amenaza autoritaria se cierne de nuevo sobre Túnez
La población tunecina se revuelve ante la deriva del presidente Kais Said a quien oposición y prensa acusan de querer acabar con la frágil democracia del país.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.