Balcanes
“En Kosovo el discurso de odio es rentable para ganar votos porque el recuerdo de la guerra es muy reciente”

La albanokosovar Afërdita Sylaj Shehu y el serbokosovar Milivoje Raičević forman parte de la organización Community Building, una de las múltiples iniciativas de la sociedad civil que trabajan por la reconciliación en Kosovo.
Kosovo Mitrovika - 1
Albaneses pasean junto a un mural en alusión a la gran Serbia y a grupos paramilitares con el lema “Por este país vale la pena morir” en Mitrovica del Norte, una imagen improbable de ver hace 10 años. Jose Ángel Sánchez Rocamora

Más de 20 años después de que finalizara la guerra en Kosovo y se proclamara la independencia aún quedan muchas heridas abiertas entre la comunidad albanesa y la minoría serbia, pasos importantes para la reconciliación como la reparación y la memoria aún no se han realizado. A pesar de todo existen muchas organizaciones sociales que desde el trabajo comunitario están dando pasos para un futuro de paz y reconciliación con justicia social.

Conversamos con Afërdita Sylaj Shehu, albanokosovar y coordinadora de Community Building en la ciudad de Mitrovica y Milivoje Raičević, serbokosovar y coordinador de comunicaciones del programa de transformación de conflictos e intervención comunitaria de la misma organización. Ambos pertenecen a una de las múltiples iniciativas de la sociedad civil para la reconstrucción de la convivencia en Kosovo.

Durante nuestro encuentro con Sylaj y Raičević, acudimos a una de las actividades para la construcción de la paz, que se ha organizado en el puente Ibar, también conocido como puente nuevo; convertido desde la guerra en un icono de división entre ambas comunidades y que además divide la ciudad de Mitrovica en dos. La serbia en el norte y la albanesa en el sur. Aunque en esta ocasión algo ha cambiado, mucha gente de las dos comunidades se está acercando para visitar la exposición fotográfica que se ha instalado en el puente y que refleja cómo se ha ido transformando a través del tiempo, además algunas personas están aprovechando para hacer algo que antes nunca hubieran imaginado: dar el paso y cruzar el puente.

En la actualidad con la división entre norte y sur ¿Cómo funciona la administración política en Mitrovica?
A: Antes del Tratado de Bruselas de 2013 para la integración de municipios de mayoría Serbia en Kosovo existían muchos municipios gobernados por Serbia, pero después del acuerdo empezaron a funcionar con el marco legal de Kosovo, a pesar de todo hoy en día la doble administración sigue existiendo en determinadas áreas públicas.

Kosovo Mitrovika - 6
Afërdita Sylaj Shehu, albanokosovar y coordinadora de Community Building Mitrovica (CBM) en la sede de la misma. Jose Ángel Sánchez Rocamora

M: En Mitrovica hay dos municipios, el del sur, de mayoría albanesa y donde ya casi no viven serbios y el del norte de mayoría serbia, éste a su vez se divide en dos: uno que representa al gobierno Serbio y otro del gobierno kosovar, que hace funciones para la transición al marco legal kosovar, este funcionamiento es un caos antes y ahora.

A: Todo comenzó después de la guerra cuando llegamos a tener hasta cuatro municipios en una sola ciudad: el del sur, y tres en el norte: la Administración de UNMIK, el que se estaba preparando para la transición para ser parte de Kosovo y el que está bajo control de Belgrado donde los serbios tienen doble documentación.

M: Es verdad que en Mitrovica no pagamos algunos servicios públicos, pero esto no es una ventaja tan grande porque al final es una cuestión política. Es decir Serbia no reconoce las propiedades kosovares y aún no han llegado a un acuerdo con Prístina para su gestión. En cualquier caso, quienes sufrimos esta situación somos las personas de aquí, porque en verano hay cortes de agua y en invierno cortes de luz. Son problemas reales que hacen que la vida cotidiana de las personas dependa de las negociaciones políticas y del proceso interminable para la normalización de las relaciones entre Belgrado y Pristina.

Kosovo Mitrovika - 3
Milivoje Raičević, serbokosovar y coordinador de comunicaciones y del programa de transformación de conflictos e intervención comunitaria de CBM (Community Building Mitrovica) Jose Ángel Sánchez Rocamora

A: Además esa dualidad hace que la vida en el norte sea más difícil, porque para algunos servicios tienen que ir a las instituciones serbias, para otros a las de Kosovo. Están confusos siempre. Sin duda esta situación está beneficiando a la corrupción organizada. Algunas personas influyentes han acumulado mucho poder en todos los niveles. Son rivales políticos, pero cooperan cuando se trata de ganar dinero, incluso tienen negocios juntos. Sin embargo, en cuanto ven que la gente normal intentar cooperar, hacen lo posible para impedirlo porque es algo que no les beneficia.

Después de que el país proclamara su independencia, como minoría ¿Cuál es la situación de los serbios y como es su integración en el nuevo país?
M: Vivir en el norte de Mitrovica te da la sensación de no ser parte de Kosovo, esa es la realidad: aquí tenemos nuestro idioma, nuestras escuelas, universidades, tiendas y servicios; todo parece como si tuviéramos nuestro propio mundo. Pero la mayor razón por la que la comunidad no se puede integrar es que no acepta al gobierno, al presidente, o a personalidades públicas del antiguo UCK, o a acusados de cometer atrocidades, la gente no quiere estar bajo el control de las personas que los estaban matando. Otra cosa que no aceptamos es que la integración de los serbios en Kosovo siempre se haga sin avisar, impuesta, sin participación y clandestinamente. Por ejemplo, nos introdujeron en el sistema judicial de Kosovo sin avisar, nadie lo esperaba. Teníamos compañías de teléfono serbias y las cambiaron de repente por las de Kosovo.

Vivir en el norte de Mitrovica te da la sensación de no ser parte de Kosovo, esa es la realidad: aquí tenemos nuestro idioma, nuestras escuelas, universidades, tiendas y servicios; todo parece como si tuviéramos nuestro propio mundo

La palabra clave es “preguntar”, nadie cuenta con nuestra opinión. Estos cambios no hacen que nos sintamos libres para viajar por Kosovo, tampoco para poder hablar serbio en otras partes sin miedo o para acceder a los servicios públicos en nuestro idioma, aunque este sea el segundo idioma oficial del país.

¿Qué problemáticas existen de cara a poder trabajar en la reconciliación?

M: Antes era obligatorio estudiar los dos idiomas, después se produjo la separación de colegios según el idioma. Esta es una de las cuestiones más importantes para la reconciliación: la enseñanza del serbio como segundo idioma en todos los colegios albaneses de Kosovo. Aunque en un futuro cercano no creemos que sea posible, más que nada por la separación física que existe. Si les dices “tienes que estudiar el idioma del otro” te dirán “¿para qué si nunca voy allí?”.

A: Otra es que las instituciones puedan funcionar en serbio pero para ello se requiere mucho trabajo, además no olvidemos que algunas municipalidades tienen más de dos idiomas oficiales, por ejemplo en Mitrovica el tercer idioma oficial es el turco.

Kosovo Mitrovika - 2
Policía Kosovar en la plaza principal de Mitrovica del norte, en el fondo presidiendo la estatua de Lazar de Serbia, símbolo del nacionalismo serbio. La implantación de la policía del gobierno Kosovar es una de las últimas acciones en el marco del acuerdo de Bruselas para la integración de municipios serbios en el país. Jose Ángel Sánchez Rocamora

M: También la existencia de distintos relatos sobre lo que sucedió, evidentemente es muy difícil que exista solo uno, pero al menos unificar los datos y crear un libro de texto de historia universal para las dos partes, que actualmente tienen sistemas educativos diferentes, donde aparezca la percepción de lo sucedido por parte de los albaneses, los serbios y un tercer punto de vista más historiográfico. El principal problema son los profesores que por haber vivido todo lo que sucedió enseñan lo que piensan al respecto, de manera muy subjetiva. Así que es importante obligar a los profesores a seguir el currículo.

A: Por último, el reconocimiento de Kosovo como estado por parte de Serbia. Ambos quieren entrar en la UE, por lo que en principio si esta fuera una condición en un futuro no sería el principal problema, ni siquiera la cuestión de que Serbia pague el daño que ha hecho, sino que el verdadero conflicto está sobre todo en lo referido a propiedades y recursos públicos como por ejemplo el agua del río que pasa por Mitrovica, que suministra el agua para la ciudad, o la explotación de las minas de Trepca. Es el objeto principal de la disputa actual, es decir no es solo cuestión de territorios sino de intereses económicos por parte de los gobiernos, en concreto en lo referido a el control del agua, las minas y en todo lo relacionado con los recursos económicos.

El verdadero conflicto está sobre todo en lo referido a propiedades y recursos públicos como por ejemplo el agua del río que pasa por Mitrovica, que suministra el agua para la ciudad, o la explotación de las minas de Trepca

¿Qué se ha avanzado en temas de memoria y reparación?
A: Solo por parte de organizaciones sociales serbias, en lo referido a memoria, pero es insuficiente. A partir del trabajo que han hecho se creó la Comisión Regional (RECOM), que no ha sido apoyada por ninguno de los gobiernos, es una iniciativa independiente que parte de la sociedad civil de ambos países y de todos los países de la antigua ex Yugoslavia que trabaja en la realización de la memoria histórica de la guerra y la investigación sobre las violaciones de derechos humanos cometidas; nosotras hacemos parte de la misma. La comisión insta a los gobiernos a participar y a reconocer los hechos que se determinen en la misma como parte de la historia oficial. Sobre temas de reparación o reconciliación oficialmente no se ha hecho nada.

M: No se hace nada porque los dos gobiernos solo dan pasos para ganar puntos y así conseguir la entrada en la UE, o sea sólo si les beneficia en este sentido.

A: El gobierno kosovar, como ha dicho Milivoje, se dedica más que nada a atacar al gobierno serbio. Y la única iniciativa que han tenido sobre la memoria no prosiguió porque no les interesa y no lo quieren hacer. Respecto a la reparación, una vez mencionó el gobierno Kosovar que iba a solicitársela al gobierno Serbio, pero nunca prosperó. Actualmente ningún país tiene intención de reconocer sus crímenes.

Hoy en día ¿continua existiendo un discurso de odio o hay otros discursos más cercanos a la construcción de la paz?
M: Las dos cosas. Sigue existiendo el discurso de odio, pero las nuevas generaciones quieren avanzar y decir “esto ya está hecho, vamos adelante”. En Prístina hay muchas organizaciones sociales de jóvenes que están trabajando por la educación, por el trabajo y por un futuro mejor obviando el discurso de guerra. Es un problema generacional, las personas que nacieron en el año 1999-2000 crecieron en un mundo que seguía en conflicto y se quedaron en ese momento, pero las cosas han cambiado. En cierto modo muchas personas estamos cansadas de que nos hagan pertenecer a un mundo que ya no existe.

A: En la comunidad albanesa igual.

M: El discurso de odio se alimenta de otros como el que juega a comparar las cifras de víctimas y a disminuir el daño provocado, como si se tratara de una competición y no de víctimas sean de la parte que sean. También se alimenta del discurso nacionalista, que es como ganan votos y apoyo de la población, los políticos siempre actúan de la misma manera: “Vamos a hacer esto porque Serbia nos ha hecho lo otro y viceversa”. Y muchos ciudadanos nos sentimos como en un partido de tenis viendo cómo se pasan la pelota el uno al otro mediante este discurso , y mientras tanto, la gente lee las noticias y se siente atacada y tiene reacciones muy emocionales porque son temas que siguen siendo muy sensibles ya que no ha pasado mucho tiempo de la guerra. Esta forma de hacer política es muy rentable en votos pero solo contribuye a dividir más a la población.

¿Cómo trabajáis desde CBM para reconstruir la convivencia entre las comunidades?
A: CBM comenzó a funcionar directamente después de la guerra, en 1999, sobre todo en Mitrovica, porque era donde más se destruyó el tejido social entra ambas comunidades. El objetivo siempre ha sido restaurar la convivencia. Mitrovica es una ciudad industrial, aquí venía en búsqueda de trabajo mucha gente de todas las regiones, era una de las ciudades más prósperas del pasado, capital de la cultura, la música, el rock, y el deporte. Por aquel entonces éramos la única organización local y mixta trabajando por la paz. En nuestro trabajo nunca nos limitamos a un área concreta: deporte, música, trabajo, cultura… hemos hecho lo que sea para hacer que la gente se reúna y hagan algo juntos.

Kosovo Mitrovika - 5
Jovenes cruzan el puente Ibar, símbolo de la división entre la comunidad albanesa y serbia en Mitrovica, Kosovo. Actualmente son ellos quienes más están trabajando por la reconstrucción de la convivencia. Jose Ángel Sánchez Rocamora

M: En realidad nuestro principal trabajo es organizar espacios y motivos para compartir y convivir juntos. Después de la guerra atendíamos las necesidades de la personas, ya que no había instituciones para atenderlas. Trabajábamos desde la inserción laboral de mujeres hasta alternativas de ocio para los jóvenes. Nunca forzamos a nadie a participar, la gente viene por sí sola, eso significa que existe la demanda de una forma de interacción como la que proponemos nosotros.

Hay proyectos que han existido siempre como los referidos al apoyo a las mujeres emprendedoras o víctimas de violaciones de guerra. Muchas de las mujeres que fueron violadas durante la guerra no se lo contaron a sus familias, y las organizaciones como la nuestra les ayudan a lidiar con esta situación no sólo psicológicamente sino también como por ejemplo cuando el gobierno de Kosovo decidió darles una pensión mensual. Nos hemos encontrado casos de mujeres que la cobran pero lo hacen simulando que reciben dinero por trabajar en alguna organización para que sus familias no sepan de dónde proviene ese dinero y en estos casos les ayudamos a encubrir este ingreso. También hemos trabajado en temas de salud mental con ex miembros del UCK.

O los referidos a jóvenes que nunca se han relacionado con albaneses o serbios. Organizamos clases de informática o campamentos de verano en inglés, de esta manera cuando usan un idioma común se rompe la barrera lingüística.

Por otro lado tenemos programas de prevención de violencia y radicalismo entre los jóvenes. Colaboramos con los psicólogos de los colegios en la identificación de niños que sufren violencia doméstica, y observamos que son los que más suelen caer en la intolerancia. Trabajamos proponiéndoles programas que les gusten, sin obligarles, con personas que encarnan una autoridad para ellos para que se sientan parte de la comunidad y recuperen su autoestima.

Nosotros somos de aquí por lo que podemos decir que también lo hacemos por nosotros mismos. Después de que se consolidara nuestro trabajo han comenzado a crearse organizaciones independientes y mixtas que apuestan por la convivencia

¿Habéis podido observar el producto de vuestro trabajo?
A: Nosotros somos de aquí por lo que podemos decir que también lo hacemos por nosotros mismos. Después de que se consolidara nuestro trabajo han comenzado a crearse organizaciones independientes y mixtas que apuestan por la convivencia como por ejemplo “Mitrovica Rock Music School”, “Asociación de Mujeres por los Derechos Humanos” y otras que siguen promoviendo nuestra idea principal de volver a unir a las comunidades. Cuantas más organizaciones como la nuestra mejor porque eso significa que cada vez más personas de diferentes comunidades se encuentran, y cada encuentro significa más prejuicios destruidos.

M: Después de años trabajando ahora podemos observar los frutos del trabajo, por ejemplo, con los jóvenes que trabajamos, hacen nuevas amistades que después son la base pare crear lazos entre comunidades. Una historia que me impactó es que dos chicas que participaban en nuestro programa cuando tenían 14-15 años ahora han abierto su propia organización y han recibido apoyo de fondos de UNICEF y siguen trabajando juntas.

Otro ejemplo importante fue cuando estuvimos acompañando una reunión de los representantes de ambos municipios. Durante mucho tiempo se conversó sobre cuestiones técnicas sin politizar el discurso, es algo que antes nunca hubiera pasado, ¡incluso hablaron de cómo hacer mejor su servicio para los ciudadanos!, esto supone un logro que antes era inimaginable. Por último, antes en CBM había temas que no se hablaban, sobre todo los referidos a la guerra, pero ahora es mucho más tranquilo, lo hacemos y ya está. Ahora es posible tener estas conversaciones que hace cinco años eran impensables.

Arquivado en: Europa Serbia Balcanes

Relacionadas

Migración
Fronteras racistas Hungría normaliza el maltrato sistemático de personas migrantes en la frontera
La policía húngara se ceba con los grupos de migrantes que entran al país cruzando la frontera Serbia. Testigos denuncian la brutalidad con la que son tratadas las personas que toman esta ruta.
Análisis
Cuando la desinformación supera la realidad: el caso de Kosovo
Intentar resumir lo que ocurre entre Kosovo y Serbia a través de la lógica de la Guerra Fría es ignorar el contexto histórico al que se han enfrentado los Balcanes Occidentales.
Serbia
Elecciones en Serbia Sin sorpresas en Serbia: Aleksandar Vucic vuelve a ganar la presidencia
Con una oposición dividida incapaz de crear un frente sólido, y una campaña enfocada en los logros conseguidos el mandatario ha logrado seguir al frente del país.
Bea
1/10/2021 9:37

D bastante interés. Gente admirable

0
0

Destacadas

Italia
Elecciones generales Los herederos del fascismo obtienen el 26,2% del voto y podrán gobernar en Italia
Giorgia Meloni, de Fratelli d'Italia, obtiene uno de cada cuatro votos y contará con el apoyo externo de la coalición que completan Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.
Gas natural
Gas natural licuado, la solución energética para Europa que pone al mundo al límite
Casi el 70% del gas que se consume en la UE viene a través de gasoductos, y el resto viene del gas natural licuado. Ante el peligro del cierre del grifo desde Moscú, Europa lleva meses intentando incrementar el volumen de gas natural licuado que compra desde el extranjero.
Monarquía
La despedida de Isabel II, un show que refuerza a las monarquías
El funeral de la reina ofrece un balón de oxígeno al resto de monarquías occidentales, entre ellas la española. Un extremadamente largo velatorio para justificar y reforzar la anomalía histórica de su institución.
Opinión
En diálogo con el movimiento socialista: tesis para la organización que viene
Dentro del contexto del debate organizativo en curso —donde están entrando en diálogo posiciones autónomas y socialistas— este texto se busca ahondar en algunos puntos ya puestos sobre la mesa y rescatar otros tantos que quizás no se han tratado con la suficiente profundidad. Se enuncia desde lugares autónomos, mas no se toman estos como casillas inamovibles. El deseo es que circule y pueda abrir ventanas interesantes dentro de la actual y nutrida discusión.
Migración
Migraciones Marlaska, Melilla y la violencia en la frontera sur
La continuidad del ministro de Interior tras los hechos del pasado 24 de junio normaliza la impunidad ante las muertes en la frontera.

Últimas

Literatura
Juan Pinilla “La biografía de Saramago es la de los donnadies y los desheredados”
El investigador y cantaor Juan Pinilla publica con la editorial Atrapasueños el libro ‘Saramago. El Nobel de lo imposible’, un laborioso y profundo estudio sobre el escritor portugués que llega a las librerías en pleno centenario de su nacimiento.
Opinión
Vuelva usted mañana: la enfermedad crónica de la administración en la era digital
A la e-administración le queda mucho camino por recorrer: sigue siendo poco más que una fantasiosa quimera, una distante utopía con la que los usuarios más críticos no dejan de soñar.
Chile
A Fronteira Insistirmos, persistirmos, resistirmos
O rexeitamento en Chile exixe unha lectura que se afaste das antinomías tradicionais e atenda unha memoria americana común.
Migración
Migración València se manifiesta por tercera ocasión para exigir justicia por la Masacre de Melilla
El movimiento antirracista de València se concentra una vez más para exigir una investigación independiente y protección para las supervivientes en espera de juicio en Marruecos.
El Salto Radio
Que No Te Lo Cuenten De ecología y humanidad
VV.AA.
Nueva edición del noticiero quincenal de El Salto
Antifascismo
Antirracismo El mundialito que resiste a la metrópoli
El Mundialito mixto antirracista de Bilbao cumplió su sexta edición, mientras que en Iruñea preparan su estreno.

Recomendadas

Fascismo
Las elecciones en Italia como espejo en el que mirarse
Recordar los desmadres de Berlusconi o la base social del fascismo histórico puede parecer un ejercicio infructuoso, pero lo cierto es que permite abordar la cuestión aportando la perspectiva de la memoria. Y tal vez la memoria sea lo único que nos pueda salvar.
Extrema derecha
Italia, año cero
A las crisis cíclicas y de difícil explicación hasta para la propia ciudadanía italiana, se suman los formateos políticos que el sistema sufre en cada elección desde hace más de una década.
Elecciones
Elecciones 2023 Las municipales y Sumar, el nuevo órdago de Podemos
El partido a la izquierda del PSOE que cambió la historia de la política moderna de España sigue buscando su rumbo tras la era Iglesias. Las autonómicas y municipales de mayo próximo ya están sobre la mesa y está por verse cómo será la relación con IU y con los de Yolanda Díaz. La marca electoral de los morados, en el ojo del huracán.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
Literatura
Literatura Alejandra Pizarnik, de la A a la Z
Hace 50 años que se echa de menos la voz de la poeta única, singularísima, que fue Alejandra Pizarnik. Nació en Buenos Aires, en 1936, en una familia de inmigrantes y desde muy niña sus pasiones fueron leer, escribir, escandalizar un poco... Comenzó estudios de Filosofía y Letras que no acabó, tomó clases de pintura, leyó desaforadamente, viajó, volvió… y siempre escribió poesía, narraciones y diarios de donde se han extraído la mayor parte de las entradas de este diccionario, que intenta recomponer algunos fragmentos de ese puzle llamado Alejandra Pizarnik.
Represión
Miles de personas se concentran en Madrid en apoyo a las sindicalistas de la Pastelería Suiza condenadas a prisión
La manifestación convocada por el sindicato CNT ha reunido en la capital a alrededor de 10.000 personas con el objetivo de “denunciar la criminalización de la acción sindical” y exigir la “inmediata absolución” de las seis sindicalistas condenadas a prisión en la Pastelería Suiza de Xixón.
Migración
Surge en València el Movimiento Fuerza Migrante para motivar el voto
El Movimiento Fuerza Migrante (MFM) se ha presentado recientemente en la ciudad de València con el objetivo claro de movilizar el voto migrante y organizarse de cara a los comicios del 2023.