Balcanes
El coronavirus provoca una frágil tregua política en una Bosnia fracturada

El coronavirus ha apaciguado, por el momento, la situación de crisis permanente en la que sobrevive Bosnia. Un año y medio después de las últimas elecciones generales, todavía no se ha formado gobierno en un país que nunca se ha recuperado de la división que generó la guerra de la década de los 90.

Bosnia
Día de mercado en Bosnia. Ricard González
23 may 2020 06:29

En Banja Luka, la capital de la República Srpska, cuesta mucho encontrar la bandera estrellada del Estado bosnio. Ante el Parlamento de la entidad autónoma, ondean una veintena de enseñas, todas ellas tricolores, exactamente iguales a la oficial en Serbia, el Estado vecino. Parece como si en Bosnia y Herzegovina el tiempo se hubiera congelado hace un cuarto de siglo, al final de la cruenta guerra que desangró el país. Las élites han continuado enzarzándose en disputas, bloqueando las instituciones... hasta que llegó un enemigo externo inesperado: la pandemia del coronavirus.

Milorad Dodik, el representante serbio en la presidencia tripartita de Bosnia ─cada ocho meses van rotando un serbobosnio, un bosniocroata y un bosniaco─, instó a “todos los ciudadanos y políticos [de Bosnia y Herzegovina] a unirse en torno al mismo objetivo: salvar la vida de las personas”. Este es el mismo político que un par de meses antes había amenazado con realizar un referéndum de secesión si no se cambiaba la composición del Tribunal Constitucional, lo que sumió al país en la peor crisis constitucional de su historia.

“Esta pandemia es una oportunidad para la unión y para que haya conciencia de hasta qué punto la gente de Bosnia depende una de la otra... La respuesta inicial al brote covid-19 muestra hasta qué punto incluso los más ardientes detractores de la unidad de Bosnia son capaces de trabajar en las instituciones poniendo por delante el interés mutuo”, sostiene un informe del think tank Atlantic Council. Ahora bien, en el artículo se explica que es posible que la pandemia represente solo una tregua en unos conflictos políticos enquistados durante décadas. De momento, en el país, donde las autoridades decretaron un confinamiento parcial que se empezó a relajar en mayo, se han registrado 1.926 contagios y 78 muertes.

“Nosotros creemos en Bosnia, la independencia es solo la última opción si se siguen violando los acuerdos de paz de Dayton, que establecían una confederación”, afirma Radovan Kovacevic, un asesor de Dodik. Los nacionalistas serbobosnios creen que la comunidad internacional está apoyando un proceso de centralización puesta en marcha por la comunidad bosniaca, de religión musulmana, y que constituye poco más del 50% de la población.

Después de la guerra no se produjo una reconciliación nacional, y ahora en el país balcánico se vive más bien una situación de paz fría. “En las escuelas de cada grupo étnico se ofrece una visión diferente de lo que pasó en la guerra. No hay una narrativa conjunta”, lamenta Jovan Divjak, un militar jubilado director de una ONG que actúa en el ámbito educativo. Por ejemplo, los libros de texto serbobosnios explican que todos los bandos cometieron masacres y obvian que las tropas serbobosnias son responsables de un genocidio en Srebrenica.

Balcanes
Veinte años de la agresión de la OTAN a Yugoslavia

La campaña de bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia comenzó un 24 de marzo, hace 20 años. Se extendieron durante 78 días y causó al menos 1.200 muertos. Se arrojaron 9.160 toneladas de bombas. Entre 10 y 45 de aquellas toneladas contenían uranio empobrecido. Pero el mayor daño fue a largo plazo: cambió para siempre las reglas de juego de un nuevo mundo donde EE UU ya no tenía contrapeso.


Solo una pequeña parte de los refugiados pudieron volver a sus hogares una vez terminado el conflicto. Por ejemplo, muchos supervivientes de Srebrenica, que ahora se ha convertido en un pueblo de mayoría serbia, continúan viviendo en campos de refugiados en la ciudad de Tuzla. Más de dos décadas después, la limpieza étnica se ha consolidado. “Más del 90% de los habitantes de Sarajevo son ahora bosníacos, mientras que antes los serbios eran casi un tercio”, lamenta Divjak, un general serbobosnio venerado por los habitantes de Sarajevo por haber escogido defender la ciudad del asedio de las tropas serbias.

La ciudad de Mostar, la tercera del país, no celebra elecciones municipales desde 2008 por falta de acuerdo entre croatas y bosniacos sobre la ley electoral

Ahora bien, ahora ya es es posible encontrar distribuidas por todo el país minorías conviviendo con comunidades del otro bando. “Mi familia decidió volver a Banja Luka. Hace años, cuando reabrió la mezquita, hubo muchas tensiones, y la policía nos tuvo que proteger. Pero ahora ya hacemos vida normal. Muchos de mis amigos de la escuela son serbios ”, explica Tarek, un joven bosniaco que luce una larga barba, con un toque más hipster que salafista.

“Dayton fue útil para frenar la guerra, pero no lo ha sido para construir un Estado”, se queja Halid Genjac, secretario del SDA, el principal partido bosniaco. “Todas las decisiones importantes requieren el consenso de los representantes de los tres grandes grupos. El sistema funcionaría si hubiera buena fe, pero los serbios y los croatas utilizan el derecho a veto para bloquear el Estado. Quieren debilitarlo, que sea disfuncional, para poder escindirse en el futuro”, sostiene Genjac, un veterano político que formó parte del equipo negociador bosnio en Dayton.

Frustrados por las disputas partidistas y la corrupción, un creciente número de ciudadanos de las diversas etnias se muestran alienados por la política y pesimistas sobre el futuro del país

La entidad autónoma croato-musulmana no está exenta de disfunciones. Por ejemplo, la ciudad de Mostar, la tercera del país, no celebra elecciones municipales desde 2008 por falta de acuerdo entre croatas y bosniacos sobre la ley electoral. “No es cierto que los croatas nos queramos escindir. Lo que queremos es poder elegir a nuestros representantes. Por ejemplo, el miembro croata de la presidencia rotatoria, Zeljko Komsic, fue elegido con los votos de la mayoría bosniaca. Incluso hay algunos cargos electos supuestamente croatas que no lo son. Son bosniacos que han mentido sobre su afiliación”, remacha Damir Dzeba, diputado de la ciudad de Mostar por el partido nacionalista croata HDZ.

El reciente veto de Francia a una ampliación en los Balcanes amenaza con prolongar la situación de estancamiento que vive el país balcánico

Frustrados por las continuas disputas partidistas y la corrupción, un creciente número de ciudadanos de las diversas etnias se muestran alienados por la política y pesimistas sobre el futuro del país. Cada año emigran miles de jóvenes y, desde el final de la guerra, el país ha perdido medio millón de habitantes. Siendo uno de los países más pobres de Europa, la caída del 5% del PIB que pronostica el Fondo Monetario Internacional representa un duro golpe para las clases populares. 

“La participación en las elecciones ya no llega ni al 50%. La gente no cree posible cambiar la élite política del país para que el sistema electoral deje de favorecer a los partidos nacionalistas, que además, se han blindado con una densa red clientelar”, sostiene Tania Topic, una analista residente en Banja Luka.

A menudo se ha presentado la entrada en la Unión Europea como la fórmula ideal para superar los conflictos de soberanía en Bosnia. Sin embargo, el reciente veto de Francia a una ampliación en los Balcanes amenaza con prolongar la situación de estancamiento que vive el país balcánico. Hace un año y medio de las últimas elecciones generales y todavía no se ha podido formar gobierno. “No creo que estalle una nueva guerra. Nadie la quiere, pero tampoco se puede descartar del todo. El futuro de Bosnia es una incógnita”, apunta Topic.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Galicia
Redes clientelares La empresa del cuñado de Feijóo obtuvo 200.000 euros en contratos a dedo de la Xunta mientras era presidente
La sociedad de telemarketing, Universal Support, se ha adjudicado 19,2 millones de euros más en licitaciones con la Consellería de Sanidade dedicadas al rastreo de casos de coronavirus durante la pandemia. Algunos de ellos, siendo la oferta más cara.
Opinión
Residencias No tenían por qué morir igual
El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso permitió a las personas residentes con seguro privado asistir al hospital y negó la asistencia a las personas que carecían del mismo. Ayuso es el ejemplo de la iniquidad, del desprecio absoluto a los derechos humanos.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.