Cómic
El cómic que dibuja un pasado de lucha y solidaridad vecinal en Vallecas

Una novela gráfica recién publicada aborda la lucha de los trabajadores afincados en Palomeras Bajas para conseguir viviendas dignas cuando el lugar era un barrizal, algo que solo se pudo lograr gracias a la unión y la perseverancia en las calles.
Página del cómic ‘Vallecas. Los años de barro 2’, de Rodolfo Serrano y Román López-Cabrera
Página del cómic ‘Vallecas. Los años de barro 2’, de Rodolfo Serrano y Román López-Cabrera. Imagen cortesía de Hoy es siempre.
@Guille8Martinez
22 jun 2024 06:00

Llegados de los lugares más pobres de España durante los largos años del hambre y la posguerra, Vallecas se convirtió en epicentro de la resistencia vecinal. Calles sin asfaltar en las que no entraban los taxis, sin agua potable ni electricidad en las viviendas, y casas de hasta 30 metros cuadrados en las que en lugar de habitaciones había “huecos” se extendían por el barrio conocido como Palomeras Bajas. Audaces, los constructores vieron en este lugar una nueva oportunidad de negocio. A finales de los años 60, cientos de trabajadores que se habían labrado su vida en este barrio conocieron la palabra “expropiación”.

Así se inicia el cómic Vallecas. Los años de barro 2 (Hoy es siempre, 2024), donde el periodista retirado Rodolfo Serrano y el ilustrador Román López-Cabrera escriben y dibujan un recorrido tortuoso que, gracias a la unión y la solidaridad, se materializó en buena parte de lo que todavía hoy se yergue en esta zona, tan codiciada como entonces. En la novela gráfica, Serrano rememora la creación de la primera asociación vecinal de España, germen de una lucha sin igual que tendría que batirse en duelo con la Administración en no pocas ocasiones.

“Los inmigrantes de otras partes del país como las Castillas, Extremadura y Andalucía construyeron sus propias casas ahí, muy pequeñas y con materiales deficientes, la mayoría de ladrillos y sin cimientos”, recuerda el propio Serrano, quien llegó a Vallecas con 14 años, en 1961. La mayoría de ellas estaban construidas por las propias personas que la habitarían, y se cuenta la historia de que se levantaban de noche. “Si estaban terminadas al amanecer, se dice que la Policía no te la podía tirar, pero eso es un mito”, matiza el escritor. Era un tiempo en el que el agua potable llegaba de alguna fuente pública cercana o de los cajetines de riego.

Según este periodista, que todavía guarda en la recámara de su memoria tamañas hazañas, “la solidaridad estaba presente en todo el barrio, era la única forma de sobrevivir, apoyarte en tus vecinos”. Esta solidaridad se vio engrandecida cuando los constructores se empezaron a interesar por los terrenos. El decreto de expropiación llegó en 1968. En teoría, se pagaría una cantidad al propietario de la vivienda —“una miseria”, resume Serrano— y en ese terreno se levantarían nuevos pisos. Al instante, los vecinos vieron que aquello suponía la destrucción del barrio y del tejido humano que se había creado en él.

Curas, Paquita Sauquillo y la asociación

Los curas del lugar, don Gabriel y don Baldomero, hablaron con una recién licenciada en derecho Paquita Sauquillo, quien luego jugaría un papel determinante en otros acontecimientos a lo largo de la Transición. El rol de los sacerdotes comprometidos con su pueblo no quedó exento de fatídicas experiencias. Por ejemplo, ultraderechistas dieron una paliza a don Baldomero, quien también era vigilado constantemente por la Brigada Político-Social de la Policía franquista durante sus homilías.

En Palomeras Bajas no había nada, pero sí una pequeña parroquia. En ella se empezó a gestar la resistencia

En Palomeras Bajas no había nada, pero sí una pequeña parroquia. En ella se empezó a gestar la resistencia. De hecho, la “sede” de la asociación vecinal, creada el mismo 1968, estaba en una sala para despacho de las monjas. “Aquello fue todo un proceso de protestas, manifestaciones y duras cargas policiales. Sin embargo, creo que sin Antonio Garrigues Walker al frente del Ministerio de Obras Pública y Urbanismo no podríamos haber salido vencedores”, dice Serrano.

Finalmente, gracias a un proyecto auspiciado por varios arquitectos comprometidos, con Manuel Paredes a la cabeza, el ministerio aceptó la propuesta: se conjugaría el derecho de los propietarios sobre el terreno y el derecho de los inquilinos para vivir. De esta forma, una de las nuevas viviendas iría destinada al vecino que ocupaba esa zona anteriormente y al propietario del suelo se le abonaría un precio justo por el terreno. Tal y como matiza Serrano, “si además de propietario también era inquilino, recibía una vivienda en condiciones como todos los demás y también cierta cantidad de dinero”.

Durante ese proceso del que habla, el músculo social del barrio aumentó debido al conocimiento de las condiciones de vida de todos y cada uno de sus vecinos. Por aquel entonces, cundía una gran ignorancia sobre la situación general del lugar, sobre todo a escala institucional, por lo que el vecindario consiguió que el ministerio pagara un censo de habitantes. Según el autor, “eso dio como resultado una fotografía terrible del barrio, donde había casas de 10 metros cuadrados, enfermos de bronquitis, humedades continuas y calles con regueros insalubres”. Gracias a ello, las primeras viviendas que más tarde se construirían por la zona de Entrevías pudieron ser entregadas a quienes más lo necesitaban.

Represión en la calle, asesinatos fascistas en Vallecas

Mientras tanto, otra batalla se disputaba en la calle. Dentro del propio barrio había unas colonias falangistas, desde donde se contribuía a mantener la represión. “Cuando nos manifestábamos, la represión era tremenda. Sabíamos que cualquier atisbo de expresión contra el Gobierno y en defensa de nuestras viviendas se podría saldar con cargas brutales por parte de la Policía”, recuerda Serrano.

En concreto, un agente “secreto” se dejaba caer por Palomeras Bajas más que cualquier otro. Le llamaban Divino Calvo debido a su alopecia, pero pronto cambió el mote, justo después de que el policía detuviera y pegara una paliza a un minero llegado desde Linares, conocido como Gabrielón. “Cuando volvió al barrio, nos dijo que más que Divino Calvo debería llamarse Divino Hijoputa, y así se quedó”, sentencia el guionista del cómic.

Los elementos de extrema derecha también se dejaban ver por estas protestas para intentar boicotearlas y provocar a los manifestantes. Los resultados fatídicos de su presencia en las calles no se hicieron esperar. E1 de febrero de 1980, fascistas mataron a Yolanda González, la representante del Centro de Formación Profesional de Vallecas en la Coordinadora de Estudiantes de Enseñanza Media de Madrid. El día 10 del mismo mes y del mismo año, varios ultraderechistas asesinaron al cenetista y vecino vallecano Vicente Cuervo.

Escribir y dibujar la historia, pintar el futuro

En Vallecas. Los años de barro 2, como ya hiciera en el primer título de la colección, Serrano se erige como narrador casi omnisciente de los acontecimientos. Además de su vivencia en primera persona, numerosos testimonios de conocidos y vecinos le han valido para mutar en el personaje de Carlos en el cómic. A través de él, el público puede acercarse a otras realidades que arropaban a Palomeras Bajas, como el Club Juventud en la propia parroquia o los cines de verano, donde la chavalada se juntaba para divertirse y tener sus primeros encuentros amorosos.

“Me da pena que los chavales de ahora de Palomeras Bajas no sepan lo que sus padres lucharon por cambiar las cosas. Quiero que sepan que sus padres se la jugaron por darles la mejor vida posible”, dice Rodolfo Serrano

El dibujante López-Cabrera, por su parte, jamás había pisado Vallecas hasta que tuvo que ir a presentar el primer volumen de la serie de cómics. Establecido en un pueblo cercano a Elche, afirma que desde el principio se sintió seducido por esta historia repleta de lucha, anécdotas y recuerdos. “El primer reto fue dibujar una realidad que yo no he conocido y de la que tampoco hay muchísima documentación gráfica. Otro problema añadido fue que estaba dibujando las memorias personales de alguien, por lo que me ajusté lo máximo posible al recuerdo de Rodolfo”, comenta.

Sus esfuerzos han valido la pena. Ahora, la gente del barrio le repite una y otra vez que lo reconocen en sus dibujos. “Y eso que se trataba de una historia muy particular, repleta de hazañas de superación durante la posguerra, malas condiciones de vida… Y en la que tenía que incidir en la colaboración continua entre los vecinos”, explica este profesional de la ilustración. Serrano le sigue: “Esto es una historia colectiva, de solidaridad. A mí me da pena que los chavales de ahora de Palomeras Bajas no sepan lo que sus padres lucharon por cambiar las cosas. Quiero que sepan que sus padres se la jugaron por darles la mejor vida posible”, concluye.
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Cómic
Cómic ‘20th Century Boys’, un manga más grande que la vida
Veinticinco años después de haber arrancado con su primer número, ‘20th Century Boys’ se erige como uno de los mangas definitivos y la segunda vez que Naoki Urasawa alcanza la excelencia total, tras haberla abrazado previamente con ‘Monster’.
El Salto Radio
¡Qué Grande Es El Cómic! Lecturas: No Te Serviré
Analizamos la segunda obra del autor sevillano Irra, recientemente reeditada, que nos sumerge en una deprimente distopía en la capital andaluza.
Cómic
Ángel de la Calle “La obra más importante de arte contemporáneo del siglo XX son las Madres de Plaza de Mayo”
La novela gráfica ‘Pinturas de guerra’, firmada por Ángel de la Calle, recrea las experiencias artísticas y armadas que, desde el exilio, sobrevivieron al horror de las dictaduras militares latinoamericanas. Esta primavera ha vuelto a las librerías.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie , la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra undefined
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.