Industria textil
No podemos seguir cerrando los ojos ante el impacto de la industria de la moda

El sector de la moda es responsable del 10% de las emisiones de gases de invernadero globales, es la segunda industria más demandante de agua, y genera alrededor del 20 % de las aguas residuales del mundo. Con esos datos nos podemos hacer una idea de su impacto ambiental, que habría que considerar junto con su impacto social. Frente a ello, son muchas las cosas que podemos hacer como consumidor@s, aunque no tendrán un gran alcance si no cambian las políticas de las empresas y las regulaciones de los diferentes países implicados en la cadena. Y sin información ese cambio será casi imposible.

Trabajadora industria de la moda de Bangladesh
Una trabajadora clasifica las prendas de vestir en una fábrica de Bangladesh. Foto: Marcel Crozet / OIT
Carro de Combate
17 oct 2020 08:50

Es la historia de muchos de nuestros armarios. Prendas que se acumulan y que, en muchos casos, no recordamos cuándo nos pusimos por última vez. Es posible que casi un tercio de ellas no las hayamos utilizado en el último año. O incluso más.

Al menos eso es lo que dicen los estudios. Hoy en día compramos un 60% más de ropa que hace tan sólo 15 años. Y buena parte de las prendas nos las ponemos entre 7 y 10 veces antes de tirarlas u olvidarlas en el fondo del armario.

Y aunque durante mucho tiempo no se ha prestado demasiada atención a la huella que eso supone, cada vez es más difícil mirar a otro lado. El sector de la moda ya produce hasta el 10% de las emisiones de gases de invernadero globales (la ONU la ha calificado como la segunda industria más contaminante después de los carburantes). Esas emisiones superan a las de todos los vuelos internacionales y el comercio marítimo juntos, dos de los sectores hacia los que se apunta a menudo cuando se habla de los cambios en los patrones climáticos.

Pero la cosa no queda ahí. La moda es la segunda industria más demandante de agua, y genera alrededor del 20 % de las aguas residuales del mundo, liberando anualmente medio millón de microfibras al océano. Además, el 73 % del textil acaba incinerado o en un vertedero, con el problema de gestión de residuos que eso supone. Y apenas un 2 % es reutilizado por la industria para volver a crear prendas.

Pero con un sector copado por las reinas del fast fashion, como Inditex o H&M, entre muchas otras, ¿es posible consumir ropa de forma sostenible? Por suerte, cada vez es más sencillo.

La primera opción es la más evidente: cambiar menos el armario. Si cada vez compramos más es, en parte, porque cada vez usamos menos lo que tenemos. Por obsolescencia programada ̶-las prendas se estropean a los pocos usos ̶-, o percibida  ̶-ya no nos lo queremos poner ̶-. La moda es probablemente el mejor ejemplo de este último fenómeno. Cada temporada las marcas nos dictan, con sus campañas de publicidad, cada vez más escondidas en las redes sociales a través de los influencers, cambios en los colores, los tipos de pantalones o los botines. Nunca puede ser igual a la temporada pasada, porque, entonces, nadie compraría. Pero lo cierto es que no sólo contaminamos con estos hábitos de consumo; también perdemos mucho dinero con ellos. Se calcula que, globalmente, los clientes pierden un valor de 460.000 millones de dólares cada año al desechar ropa que podrían seguir usando. Y el planeta pierde mucho más con los residuos que se acumulan en vertederos o son incinerados.

Lo más sostenible es lo que ya existe

La ropa es vieja si tiene más de un año, y tres temporadas son ya toda una eternidad. Entonces, ¿cómo darle una segunda vida? El mercado de segunda mano existe desde los años 50 en países como Estados Unidos y podría considerarse el mejor remedio contra este consumo y producción desenfrenada de ropa. Pero los datos dicen que no es ni de lejos suficiente para dar salida a todo el stock acumulado: en general, se recoge mucha más ropa de la que se puede llegar a vender (en EEUU, tan sólo un 20 % de la ropa desechada encuentra salida en estas tiendas). La abundancia de prendas nuevas a precios muy bajos y cierto estigma hacia la compra de ropa usada hacen poco atractivo el mercado de segunda mano, aunque en los últimos años ha tomado un nuevo impulso gracias a una mayor sensibilización de la población y al empuje de nuevas plataformas digitales que facilitan el proceso de venta o donación de la ropa vieja para que tenga un segundo uso. Pero las modas vuelven a jugar aquí en contra de la sostenibilidad: algunas tiendas sólo aceptan ropa de las tres temporadas anteriores, otras sólo marcas de lujo.

Existen también las plataformas de recogida de ropa de ONG que sí aceptan todo tipo de ropa (siempre que esté en buen estado) pero que igualmente sólo logran vender una pequeña parte en sus tiendas. El resto termina en centros de reciclaje o se exporta, generalmente a países del Sur, donde estas prendas terminan siendo vendidas. Esto ha provocado numerosas críticas pues, si bien es cierto que se logra la reutilización de las prendas, implica un ánimo de lucro en la transacción y, además, ha provocado el malestar en los países receptores, puesto que les impide desarrollar sus industrias nacionales, y son ya muchos los que han puesto de manifiesto su intención de prohibir las importaciones de ropa usada. Si la ropa ya está más deteriorada, existen también algunas iniciativas que reciclan las fibras para crear nuevas telas u otros productos como aislantes para edificios. En Vivir Sin Plástico acaban de publicar un post que habla sobre algunos proyectos controvertidos, incluido el programa de reciclaje de H&M y sus bonos para que sigamos comprando moda basura, y algunos proyectos recomendables a los que donar nuestra ropa. 

Y si necesitas una prenda nueva, cada vez hay más marcas de moda que fabrican bajo principios de sostenibilidad social y medioambiental. Algunas tienen incluso el plus de la cercanía, lo que reduce aún más su huella, aunque en el textil es realmente complicado conseguir una prenda que sea completamente de kilómetro cero. En Carro de Combate hemos publicado un directorio de algunas de las marcas que nosotras conocemos y que, aunque no son siempre perfectas, son opciones más sostenibles que la fast fashion.

Sin embargo, todos nuestros esfuerzos como consumidor@s servirán de poco si no cambian las políticas de las empresas y las regulaciones de los diferentes países implicados en la cadena. Y sin información ese cambio será casi imposible. Por ello, en Carro de Combate queremos investigar en profundidad hasta dónde llega ese impacto medioambiental de la industria textil y a quién y cómo afecta a millones de personas.

Para que la investigación sea posible, hemos lanzado un crowdfunding en Goteo que cubra los gastos de documentación y procesamiento de la información para escribir #ModaBasura, un libro sobre este aspecto de la industria de la moda. Si quieres conocer más sobre el proyecto y apoyarlo, puedes visitar la página Moda Basura: El impacto socioambiental de nuestro consumo de ropa.

Carro de Combate es un colectivo de periodismo independiente que investiga de dónde procede lo que consumimos y sus impactos sociales y medioambientales.

Sobre o blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas as entradas

Relacionadas

Industria textil
Maquilas Los sacrificios detrás de cada puntada
Las fábricas textiles salvadoreñas representan una fuente de empleo formal para la población, pero en cada maquila las mujeres sacrifican parte de su vida para obtener su salario.
Derechos Humanos
Dinero público, derechos globales
Las prácticas laborales en sectores como el textil, la alimentación o la electrónica están todavía lejos de cumplir los estándares necesarios para garantizar unas condiciones de vida dignas de las personas que trabajan en ellas. Analizamos este panorama y el papel de la sociedad civil y las Administraciones Públicas en la materia.
Industria textil
Industria textil Moda plástica, ropa basura
El poliéster y las fibras sintéticas son ya mayoritarias en la fabricación de prendas en una industria que cabalga hacia un modelo ‘fast fashion’ de consumo compulsivo de ropa barata y de baja calidad. El uso masivo de plástico en el textil tiene graves consecuencias no solo para el planeta, también para nuestra salud.
#84238
4/3/2021 14:24

¡Gran post! La industria de la moda es responsable del 20% del desperdicio de agua y del 8% de los gases de efecto invernadero... Ahora es más importante que nunca acudir a tiendas de moda ecológica y sostenible como https://www.blaugab.com/ Cuida tu piel y tu planeta.

0
0
#74335
14/11/2020 11:47

Buenísimo. Muchas gracias :-)

0
0
Sobre o blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas as entradas

Destacadas

Italia
Elecciones generales Los herederos del fascismo obtienen el 26,2% del voto y podrán gobernar en Italia
Giorgia Meloni, de Fratelli d'Italia, obtiene uno de cada cuatro votos y contará con el apoyo externo de la coalición que completan Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.
Gas natural
Gas natural licuado, la solución energética para Europa que pone al mundo al límite
Casi el 70% del gas que se consume en la UE viene a través de gasoductos, y el resto viene del gas natural licuado. Ante el peligro del cierre del grifo desde Moscú, Europa lleva meses intentando incrementar el volumen de gas natural licuado que compra desde el extranjero.
Opinión
Los huevos de la serpiente
La victoria de Fratelli d'Italia supone una amenaza para todos los pueblos europeos.
Monarquía
La despedida de Isabel II, un show que refuerza a las monarquías
El funeral de la reina ofrece un balón de oxígeno al resto de monarquías occidentales, entre ellas la española. Un extremadamente largo velatorio para justificar y reforzar la anomalía histórica de su institución.
Opinión
En diálogo con el movimiento socialista: tesis para la organización que viene
Dentro del contexto del debate organizativo en curso —donde están entrando en diálogo posiciones autónomas y socialistas— este texto se busca ahondar en algunos puntos ya puestos sobre la mesa y rescatar otros tantos que quizás no se han tratado con la suficiente profundidad. Se enuncia desde lugares autónomos, mas no se toman estos como casillas inamovibles. El deseo es que circule y pueda abrir ventanas interesantes dentro de la actual y nutrida discusión.
Migración
Migraciones Marlaska, Melilla y la violencia en la frontera sur
La continuidad del ministro de Interior tras los hechos del pasado 24 de junio normaliza la impunidad ante las muertes en la frontera.

Últimas

Literatura
Juan Pinilla “La biografía de Saramago es la de los donnadies y los desheredados”
El investigador y cantaor Juan Pinilla publica con la editorial Atrapasueños el libro ‘Saramago. El Nobel de lo imposible’, un laborioso y profundo estudio sobre el escritor portugués que llega a las librerías en pleno centenario de su nacimiento.
Opinión
Vuelva usted mañana: la enfermedad crónica de la administración en la era digital
A la e-administración le queda mucho camino por recorrer: sigue siendo poco más que una fantasiosa quimera, una distante utopía con la que los usuarios más críticos no dejan de soñar.
Chile
A Fronteira Insistirmos, persistirmos, resistirmos
O rexeitamento en Chile exixe unha lectura que se afaste das antinomías tradicionais e atenda unha memoria americana común.
Migración
Migración València se manifiesta por tercera ocasión para exigir justicia por la Masacre de Melilla
El movimiento antirracista de València se concentra una vez más para exigir una investigación independiente y protección para las supervivientes en espera de juicio en Marruecos.
El Salto Radio
Que No Te Lo Cuenten De ecología y humanidad
VV.AA.
Nueva edición del noticiero quincenal de El Salto
Antifascismo
Antirracismo El mundialito que resiste a la metrópoli
El Mundialito mixto antirracista de Bilbao cumplió su sexta edición, mientras que en Iruñea preparan su estreno.

Recomendadas

Fascismo
Las elecciones en Italia como espejo en el que mirarse
Recordar los desmadres de Berlusconi o la base social del fascismo histórico puede parecer un ejercicio infructuoso, pero lo cierto es que permite abordar la cuestión aportando la perspectiva de la memoria. Y tal vez la memoria sea lo único que nos pueda salvar.
Extrema derecha
Italia, año cero
A las crisis cíclicas y de difícil explicación hasta para la propia ciudadanía italiana, se suman los formateos políticos que el sistema sufre en cada elección desde hace más de una década.
Elecciones
Elecciones 2023 Las municipales y Sumar, el nuevo órdago de Podemos
El partido a la izquierda del PSOE que cambió la historia de la política moderna de España sigue buscando su rumbo tras la era Iglesias. Las autonómicas y municipales de mayo próximo ya están sobre la mesa y está por verse cómo será la relación con IU y con los de Yolanda Díaz. La marca electoral de los morados, en el ojo del huracán.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
Literatura
Literatura Alejandra Pizarnik, de la A a la Z
Hace 50 años que se echa de menos la voz de la poeta única, singularísima, que fue Alejandra Pizarnik. Nació en Buenos Aires, en 1936, en una familia de inmigrantes y desde muy niña sus pasiones fueron leer, escribir, escandalizar un poco... Comenzó estudios de Filosofía y Letras que no acabó, tomó clases de pintura, leyó desaforadamente, viajó, volvió… y siempre escribió poesía, narraciones y diarios de donde se han extraído la mayor parte de las entradas de este diccionario, que intenta recomponer algunos fragmentos de ese puzle llamado Alejandra Pizarnik.
Represión
Miles de personas se concentran en Madrid en apoyo a las sindicalistas de la Pastelería Suiza condenadas a prisión
La manifestación convocada por el sindicato CNT ha reunido en la capital a alrededor de 10.000 personas con el objetivo de “denunciar la criminalización de la acción sindical” y exigir la “inmediata absolución” de las seis sindicalistas condenadas a prisión en la Pastelería Suiza de Xixón.
Migración
Surge en València el Movimiento Fuerza Migrante para motivar el voto
El Movimiento Fuerza Migrante (MFM) se ha presentado recientemente en la ciudad de València con el objetivo claro de movilizar el voto migrante y organizarse de cara a los comicios del 2023.