Energía solar
La Colonia Tercio Terol crea la primera comunidad energética de Madrid capital

Unos 87 vecinos y vecinas de Carabanchel quieren plantarle cara a las eléctricas, aprovechar sus tejados para su autoconsumo energético y realizar activismo social y ecológico.
Tercio Terol colonia - 3
Una vecina de la colonia del Tercio Terol observa las placas solares ya colocadas. Álvaro Minguito
3 jul 2022 06:00

En diciembre llegó la primera factura de Iberdrola que cuatriplicaba el consumo habitual de su sistema de acumuladores de calor con la antigua y desaparecida Tarifa de Discriminación Horaria (antes tarifa nocturna): 1.076,50 euros. En enero la segunda de 1.103 euros. Y a la tercera, de 764,47 euros, ya no aguantaron más. Juan y su pareja, vecinos de la calle Witiza de la colonia carabanchelera de Tercio Terol decidieron actuar. Cambiaron de compañía para paliar el sangrado y se movilizaron para crear junto a sus vecinos la comunidad energética en el barrio, la primera en haberse formado en la ciudad de Madrid. Tienen problemas relacionados con el carácter histórico y protegido de la colonia, y dependen de una decisión vinculante de la Comisión de Patrimonio, que puede ser contraria al avance de la ciencia energética y la legislación europea medioambiental.

Rosario Novalbos, amiga de la pareja de Witiza, socióloga que trabaja en la promoción de la ecología y el desarrollo sostenible a través de su empresa Contaluz Investigación y colaboradora de la ONG Light Humanity, les convenció de las posibilidades y la idoneidad del barrio, y les presentó a Randy González y Eugenio Calderón, los ingenieros de la ONG que habían contribuido, entre otros proyectos nacionales e internacionales, a la instalación de placas solares en la Cañada Real cuando Naturgy dejó el asentamiento sin electricidad.

Novalbos nos cuenta cómo “los primeros vecinos hablaron con otros vecinos y vecinas interesados, sobre todo con los que ya habían colaborado durante más de 10 años en conseguir que se aprobara un Plan Especial de mejora de las condiciones del Área de Planeamiento Específico en 2019”. Ese plan les ha permitido poder construir un baño en la parte de arriba de sus pequeñas casas con patio, concebidas y construidas apenas sin servicios en los años 50 al lado del parque de San Isidro. Tercio Terol es un barrio de unas 620 unifamiliares, en origen para familias necesitadas, ahora muy valoradas y ocupadas por ancianos con exiguas pensiones o receptores del RMI, actores, actrices, productores, periodistas, y familias de trabajadores y profesionales que disfrutan de un oasis en plena urbe madrileña.

Tercio Terol colonia - 1
La colonia Tercio Terol, compuesta de casas bajas que pasarán a ser energéticamente autosuficientes. Álvaro Minguito

Según Novalbos, “se trata de todo un amalgama de ciudadanía muy variada, ideal para llevar a cabo un proyecto social de autoconsumo energético, en el que participan instituciones cercanas sociales, como la Fundación San Martín de Porres, que prestará buena parte de sus tejados y aportará mano de obra de su tutela para la instalación de la placas solares. Todavía se está gestionando la posibilidad de contar con otras instituciones”, como la cercana Fundación Tomillo, donde adolescentes aprenden oficios, o alguno de los colegios públicos y mercados de la zona.

Compartir gastos y obtener subvenciones

Los ingenieros de Light Humanity visitaron las casas, estudiaron las posibilidades del barrio, hablaron con empresas instaladoras y entidades financieras, y a finales del pasado mes de marzo convocaron una asamblea en el local del barrio gestionado por La Asociación de Vecinos Tercio Terol, que ha facilitado todos los medios para que se produjera el milagro, y también participa en la CE. La reunión fue un éxito, con más de 75 asistentes, ante los que Randy y Eugenio explicaron cómo se podían instalar placas solares en los tejados “soles” y compartirlas con los vecinos y vecinas “planetas”, cuyos tejados no fueran idóneos para obtener el máximo de energía.

Explicaron que se trataba de formar una comunidad energética colocando el máximo de placas solares en los tejados, principalmente, que dan al sur, y disfrutar así de producir, consumir, almacenar, compartir o incluso vender, si la legislación lo permitiera, la energía producida, con el consiguiente ahorro económico de las familias del barrio en su factura de la luz, “acordando y ajustando los precios de las tarifas con la comercializadora, y sin depender de los precios de las Iberdrolas y las Naturgys de turno”, dice Juan convencido de luchar para que no se rían de él las energéticas.

En febrero había en España 33 comunidades energéticas, cuando en Europa hay países que tienen casi 2.000. La increíble subida de los precios de la energía ha sido la espoleta para que un total de 87 familias se hayan unido para formar la primera en la ciudad de Madrid

En febrero había en España 33 comunidades energéticas, cuando en Europa hay países que tienen casi 2.000. La increíble subida de los precios de la energía eléctrica ha sido la espoleta para que un total de 87 familias se hayan unido para formar a finales de este mes de junio esta primera Comunidad Energética de la ciudad de Madrid. En 2019 desapareció el 'impuesto al sol' (cargo transitorio por energía autoconsumida), un peaje que se aplicaba a la energía generada mediante instalaciones fotovoltaicas, aprobado por el gobierno de Mariano Rajoy en 2015, y que el actual Gobierno de coalición derogó en otoño de 2018, permitiendo el desarrollo de este tipo de obtención de electricidad al común de todos los mortales. Ya entonces un grupo inicial de vecinos y vecinas se reunió con otros promotores, pero la pandemia paralizó el proyecto. Sin embargo desde entonces ya hay en el barrio al menos unas 10 instalaciones individuales; la mayoría se van a integrar en la comunidad energética que se acaba de formar.

En la reunión de finales de marzo, los vecinos conocieron que además de las ventajas sociales al poder aunar fuerzas y diseñar el futuro del barrio más allá de las placas (futuros puntos de carga para coches eléctricos y optimización de otros aspectos de las viviendas) “con la compensación por la energía sobrante producida, y las ventajas ecológicas, al reducir la cantidad de materiales y la electrónica necesaria para empezar a generar energía, están las indudables ventajas económicas”, tal y como nos explica Randy González. “Se trata continúa— de compartir el coste de instalaciones y hacer muchas a la vez, lo que puede suponer entre 2.000 y 3.000 euros de ahorro en cada instalación. También puede propiciar la obtención de una financiación personalizada y muy favorable, gracias a la posibilidades de obtención de ayudas públicas, que se paga con el posterior ahorro en la factura”.

Y eso es más que interesante; los vecinos y vecinas del Tercio Terol podrán tener acceso hasta al 80%, o más, del retorno de la inversión gracias a las ayudas recientemente aprobadas por el Gobierno a través de su Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, financiado por los Fondos Europeos Next Generation de la UE, que apuestan por las energías renovables, y donde el autoconsumo fotovoltaico residencial es uno de los principales focos. Estas ayudas están gestionadas por los municipios, las comunidades autónomas y por el programa Implementa del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía). Adicionalmente las viviendas en las que se instalen paneles fotovoltaicos, tendrán una bonificación del 50% del IBI durante 3 años.

Randy González los explica con cifras: “La colonia del Tercio y Terol podrá ser una gran 'galaxia'. Las familias que inicialmente constituirán la comunidad energética ya van a compartir la energía de un total de 15 instalaciones de autoconsumo idóneas previstas, con 120 kW de potencia instalada entre todas ellas. El coste total será de 160.682 euros. La comunidad económica podrá usar el IVA soportado, 28.000 euros, para entre otras cosas ayudar a familias del barrio a financiar su instalación, costear el mantenimiento de las instalaciones y conseguir mejor rendimiento, entre otras opciones. Gracias a las compras colectivas y poder juntar varios tejados las familias tendrán que pagar solo 1.339 euros por cada kilovatio que deseen instalar”.

“De estas 15 instalaciones, soles, tenemos ya tres en las que se han logrado poner de acuerdo hasta cuatro familias para hacer instalaciones mucho más grandes, constelaciones, y ayudar a reducir mucho más los costes, además de poder compartir parte de su energía con otras familias de la colonia, es decir, planetas”

Los ingenieros de Light Humanity concibieron desde el principio a la colonia como una galaxia energética. “De estas 15 instalaciones, soles, tenemos ya tres en las que se han logrado poner de acuerdo hasta cuatro familias para hacer instalaciones mucho más grandes, constelaciones, y ayudar a reducir mucho más los costes, además de poder compartir parte de su energía con otras familias de la colonia, es decir, planetas”.

Con estas cuentas hechas, a principios del mes de junio el grueso de los vecinos del Tercio Terol interesados se reunieron para aprobar la creación de una comunidad energética con el formato de asociación, y una junta directiva que será rotativa y participativa. Lidia, vecina y vocal de la Junta, ha sido una de las promotoras de la iniciativa. Le entusiasma pensar que “la comunidad energética no solo va a formarse con vecinas y vecinos de las viviendas unifamiliares; va a reflejar la singularidad del barrio desde un punto de vista demográfico, porque queremos acoger más entidades sociales, ayudar a una gran mayoría de vecinos con los que compartir la energía si no pueden pagar los precios de mercado, y tenemos el ilusionante objetivo medioambiental en una ciudad tan contaminada como lo es Madrid”. 

José, otro vecino de la calle Recesvinto y miembro de la junta directiva, que ya cuenta con placas instaladas y conoce en profundidad sus ventajas, nos señala que “este proyecto es muy chulo, no solo es ponerse paneles y reducir la factura, es entender de dónde viene la luz, cómo cambiar nuestros hábitos de consumo o quién lo está montando. En nuestro caso daremos tarea a las personas tuteladas por la fundación San Martín de Porres como trabajo local y de inserción laboral. Es un proyecto ilusionante”.

“Vamos a poder apoyar a otros vecinos que no tengan la capacidad económica para asumir determinadas inversiones. El aspecto colaborativo que tiene la comunidad energética es un modelo de vida”

Rubén, de la calle Sigerico, ha asumido la presidencia de la junta. Como los demás, está ilusionado. “Llevamos un tiempo aquí y hemos visto cómo se vive en una colonia tan familiar y tan distinta. Te da la posibilidad de hacer cosas que en una comunidad de vecinos o en un PAU no te puedes permitir. Ser dueños de casas independientes que pueden hacer cosas en común, da pie a realizar iniciativas que mejoran la vida de las personas, a ser lo menos contaminante posible, porque el planeta no puede esperar. Además, vamos a poder apoyar a otros vecinos que no tengan la capacidad económica para asumir determinadas inversiones. El aspecto colaborativo que tiene la comunidad energética es un modelo de vida”.

Para Rubén la iniciativa del Tercio va a verse replicada, “como cualquier otra novedad humana, como un efecto llamada. En cuanto un grupo grande inicia una novedad y esta se ve, otras personas acabarán sumándose o copiándola. Nosotros solo vamos a encender la mecha”. Sostiene, como el resto de las familias implicadas, que estas iniciativas deberían venir promovidas por las instituciones y gobiernos, “y que fueran ellos los motores. Pero interfieren cuestiones políticas, económicas y burocráticas; al final tenemos que movilizarnos y hacer esto la sociedad civil; los vecinos de a pie”.

Reconoce que en la actualidad hay muchas ayudas económicas a las que acceder, “y menos mal, porque al final para cualquier cambio en el modelo energético hace falta dinero, y como ahora desde las instituciones ofrecen esos fondos, es el momento de hacerlo”.

Legislación superior versus Comisión de Patrimonio municipal

Las comunidades energéticas se pueden formar en España gracias a las normativas europeas Comunidad Ciudadana de Energía, CCE (Directiva UE 2019 / 944, sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad, Art. 16), Comunidad de Energía Renovable, CER (Directiva UE 2018 / 2001, de fomento de uso de energía procedente de fuentes renovables, Art. 22), y al Real Decreto-ley 23/2020, de 23 de junio, por el que se aprueban medidas en materia de energía y en otros ámbitos para la reactivación económica mediante “entidades jurídicas basadas en la participación abierta y voluntaria, autónomas y efectivamente controladas por socios o miembros que están situados en las proximidades de los proyectos de energías renovables que sean propiedad de dichas entidades jurídicas y que estas hayan desarrollado”, según explican desde el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía, IDAE.

Tercio Terol colonia - 2
La colonia del Tercio Terol, ubicada junto al parque de San Isidro, en Carabanchel. Álvaro Minguito

Los integrantes de la Comunidad Energética Tercio Terol no han llegado a la primera ronda de ayudas de esta institución, pero como cumplen los preceptos del proyecto del IDAE,  se presentarán para la siguiente edición del Programa CE-IMPLEMENTA, que finalizó el pasado 1 de marzo. No es precisamente fácil seguir todos los requisitos, pero los vecinos y vecinas de la colonia cuentan con la ayuda de Novalbos y de los expertos de Light Humanity, porque según nos explican, “hay requisitos técnicos para realizar los trámites que no son fáciles para los ciudadanos de a pie”.

Esta no es la principal dificultad a la que se van a enfrentar estos vecinos. Las casas del Tercio están consideradas históricas y protegidas. El desarrollo urbanístico de la colonia está regulado en las Normas del Área de Planeamiento Específico 11.10, Colonia Tercio y Terol, en las Normas del Plan General de 1997 y en lo modificado en el Plan Especial de mejora de las condiciones del Área de Planeamiento Específico  de 2019. En ninguna de las normas se indica ninguna directriz en lo que se refiere a la instalación de placas solares en los tejados.

Dado ese carácter catalogado de las casas, las y los miembros de la comunidad energética recién formada necesitan saber si las placas solares se pueden instalar en cualquier tejado, bien sea el que dé a la calle, bien sea el que dé a los patios o jardines, y cuál es la visión sobre esta cuestión de suma importancia de la Comisión de Patrimonio, cuyas decisiones son vinculantes. Esta es una cuestión técnica importante, que afectaría a más de un tercio del potencial solar del barrio, y que preocupa a todos los vecinos cuyas fachadas dan precisamente al sur. Para poner en ellos las placas deben consultar a esa comisión, dependiente de la Concejalía de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid. La consulta cuesta 500 euros y hay que pagar a un arquitecto que redacte el proyecto.

El Salto Diario se ha puesto en contacto con el área de Desarrollo Urbano, dirigido por el edil de Ciudadanos Mariano Fuentes Sedano, para saber si la instalación de las placas solares, que no están ni nombradas en los planes urbanísticos del Tercio, puede llegar a vetarse y frenar las inmensas posibilidades de la iniciativa. Según el departamento municipal insisten en que “en el caso de la colonia, parece que tienen que presentar un proyecto técnico porque necesitarán licencia. Y la Comisión de Patrimonio no se va a pronunciar si desconocen el proyecto”, aseguran.

En efecto, la norma establece que “cuando este tipo de instalaciones produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural del edificio o construcción, o afecten a edificación catalogada o incluida en algún ámbito con protección, y según el nivel de catalogación del inmueble o su posible afección a los elementos o partes objeto de protección, se requerirá de proyecto técnico conforme a la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación, y por lo tanto estarán sujetos a licencia urbanística. Respecto a la ubicación y orientación de los paneles fotovoltaicos, será aquella que permita obtener el mayor rendimiento y eficiencia de la instalación, conforme al proyecto técnico que analice su implantación. En edificación catalogada, las limitaciones y/o condiciones para la realización de esta instalación, serán las establecidas por las comisiones de protección del patrimonio”.

“Entendemos su labor de conservación, y nos gustaría que también nos ayudaran en asuntos como lo mucho que afean nuestras fachadas los numerosos cables que instalan Iberdrola o Movistar”

Hacer obras, esforzado y costoso

Como apenas se aprecian desde la calle algunas placas solares ya instaladas, — lo que se constata dando un simple paseo por la zona, e incluso se puede optar por opciones técnicas de ocultación, como poner las placas del mismo color que los tejados, o encastradas, las casas del Tercio esperan que la Comisión de Patrimonio les apoye en este colaborativo reto energético del siglo XXI. “Entendemos su labor de conservación, y nos gustaría que también nos ayudaran en asuntos como lo mucho que afean nuestras fachadas los numerosos cables que instalan Iberdrola, Movistar y otras cuatro o cinco compañías eléctricas y de comunicaciones, y la necesidad de soterrarlos, que realmente le quitan todo el encanto a nuestras calles”, nos explican todos los vecinos consultados.

Desde Desarrollo Urbano insisten en que el Ayuntamiento apoya estas iniciativas relacionadas con la instalación de paneles solares, e incluso prevé ayudas para ello, pero sin que la Comisión de Patrimonio haya podido estudiar la propuesta del Tercio, no se atreven a posicionarse sobre las posibilidades de esa tercera parte de los tejados del emblemático barrio situado en San Isidro.

La experiencia que tienen sus vecinos con Desarrollo Urbano no ha sido siempre fluida. El plan aprobado por el gobierno de Manuela Carmena en 2019 para la mejora de la habitabilidad de la colonia permitía no tener que sacrificar una habitación del primer piso para contar con un baño, y construir a tal efecto en los patios, cubriendo el antiguo porche en dos alturas. Las casas apenas tienen en origen 35 m2 en cada piso, y esta posibilidad de ampliación las ha revalorizado en dos años en unos 100.000 euros. Sin embargo, algunas casas cuya situación en esquina sitúa sus patios frente a los nuevos muros de sus vecinos perpendiculares, han perdido luminosidad, por lo que se han quejado en los medios y a varios grupos políticos de la Junta Municipal de Carabanchel, según nos relatan en el barrio.

“Algunos se han quejado de las obras, aunque hay muchas casas más deseando hacerlas, pero estamos a la espera de las licencias que por la pandemia se han retrasado. Esperemos que no ocurra lo mismo con la instalación de las placas fotovoltaicas”. Nos lo cuenta otro vecino que no se quiere significar. Está afectado por los retrasos y las exigencias a la hora de obtener respuesta municipal a la petición de licencia, que está tardando entre año y medio y dos años. El departamento de actuaciones en inmuebles catalogados para otorgarlas pide “muchísimos requisitos y detalles. Las obras son una gran inversión en este tipo de casas, porque las paredes son antiguas, hay humedades, deben aislarse bien para evitar pérdidas de calor y los arreglos y ampliaciones son muy caros. Sin embargo, merecen la pena para conservar y disfrutar del barrio. Igual que va a merecer la pena que generemos energía y podamos ayudar al resto de vecinos, comercios e instituciones más allá de la colonia”, nos aclara.  

Por eso desde la Comunidad Energética Tercio Terol, con 87 vecinos ya implicados, y unos 50 más que quieren adherirse cuando ya estén en marcha las instalaciones, no saben si todos podrán optimizar el sol madrileño desde sus tejados, ser soles de su nueva galaxia y evitar en mayor medida pagar las enormes tarifas eléctricas que el mercado actual impone. No obstante, cuenten o no con el deseado apoyo municipal, su determinación de que “el sol del Tercio se quede en el Tercio”, es imparable.

Relacionadas

Sector del juego
Juego Ayuso quiere favorecer a las casas de apuestas permitiendo nuevas formas de pago
Pese a que Reino Unido ha prohibido el uso de tarjetas de crédito y los especialistas en psicología lo desaconsejan, la Comunidad de Madrid pretende regular nuevas formas de pago en las salas de apuestas.
Exclusión sanitaria
Exclusión sanitaria Una protesta denuncia que la Comunidad de Madrid excluye de la sanidad a algunas personas con VIH
Las entidades organizadoras han atendido a más de 1.000 personas migrantes sin tratamiento antirretroviral desde noviembre de 2021, momento en el que cambiaron los procedimientos administrativos para acceder a la Sanidad.
Sanidad pública
Exclusión sanitaria La Comunidad de Madrid factura la asistencia en Atención Primaria a algunas personas migrantes
Desde hace un par de meses, los Centros de Salud emiten partes de asistencia a pacientes que no han sido dados de alta en el sistema sanitario. Médicas de familia denuncian que estos mecanismos suponen barreras para el acceso a la sanidad universal.

Destacadas

Océanos
Protección de los mares Arranca en la ONU la última fase de negociaciones del Tratado Global de los Océanos
Entre el 15 y el 26 de agosto, una nueva ronda de negociaciones podría derivar en un acuerdo global para proteger los mares del mundo. La comunidad científica y el colectivo ecologista señalan que el tratado debe proteger al menos el 30% de los océanos.
Crisis energética
Crisis energética Glencore, la empresa que disparó sus beneficios el año de la guerra de Ucrania
La guerra de Ucrania, junto a otros factores estructurales, ha favorecido el aumento de precio de las materias primas, lo que ha multiplicado los beneficios de una multinacional cuyas prácticas están en entredicho.
Pueblos originarios
Culturas minoritarias Los zaza, una comunidad en peligro de extinción en Turquía
En las remotas montañas del este de Turquía se encuentran representados en distintas comunidades los vestigios de una cultura, lengua y tradiciones con cientos de años que, poco a poco, con la llegada del nuevo mundo, están viendo desaparecer sus costumbres y su historia.

Últimas

Crónica
Afganistán O 15 de agosto foi o día máis triste da miña vida
Hai un ano, o 15 de agosto, propagouse a noticia da chegada dos talibán ás portas de Kabul. Ese día eu estaba na cidade coa miña familia e lémbroo perfectamente.

Recomendadas

Economía social y solidaria
Fotogalería La economía social diversa, un nuevo reto para el antirracismo
En los últimos años los proyectos integrados en la economía social y solidaria impulsados por colectivos de personas migrantes y racializadas han aumentado significativamente en Catalunya.
Política
Política Ayuso vuelve a la confrontación con Moncloa como método y deja su gestión a la sombra
Con la excusa del real decreto de ahorro energético, la presidenta de Madrid apuesta nuevamente al contrapunto con el Gobierno de Sánchez, una estrategia política y comunicacional calculada al milímetro que la hace crecer como figura y trascender la marca PP. Los nombres detrás del fenómeno. Feijóo, en aprietos, y la oposición madrileña, también.
Culturas
Una foto dentro de la celda con la ventana abierta
El proyecto ‘La voz que nadie escucha’ explora la posibilidad de ofrecer alternativas culturales a mujeres privadas de libertad y que estas puedan servir para obtener beneficios penitenciarios.
Tren de alta velocidad
Diego García-Mejuto “El TAV es una forma de integrarse en el proyecto neoliberal de Europa, no de ganar soberanía para Euskadi”
Entre otros temas, el autor reflexiona sobre cómo los discursos en torno a la Y vasca, con su 175 kilómetros de recorrido, se insertan en la ideología dominante del capitalismo y la manera en que la división entre centro-periferia obliga a las élites vascas a diseñar estrategias de construcción nacional para mantener su hegemonía.
Falsos autónomos
Laboral Un año de la Ley Rider y Uber quiere dar un paso atrás: ¿qué está fallando?
Se cumple un año del Real Decreto que prohibe el uso de falsos autónomos en el sector de los repartidores, pero Glovo sigue sin cumplirlo y Uber Eats amenaza con dejar de hacerlo.
Energía
¿Reducir el consumo de energía? Sí, y mucho más
Tanto la agenda de corto plazo como las políticas de mayor calado estructural, que necesariamente deben estar conectadas, tienen que inspirarse en el criterio de justicia social, en la redistribución de la renta, la riqueza y los recursos disponibles.
Colombia
Colombia Dos años reivindicando justicia para Abelardo Liz, comunicador indígena asesinado por el ejército colombiano
Abelardo Liz, comunicador del pueblo nasa, fue asesinado por balas de la fuerza pública mientras cubría el desalojo de su comunidad en proceso de Liberación de la Madre Tierra en Corinto, Cauca.