Fascismo
Javier Milei y Santiago Abascal: amor al odio y fascismo de mercado

Las ultraderechas son el experimento aún inacabado de la fórmula orgánica mediante la cual el capital concentrado aplicará su programa tras el progresivo agotamiento de la fórmula neoliberal.
Fascismo Colón Milei Abascal
Concentración en la Plaza de Colón contra la visita de los líderes de extrema derecha este domingo 19 de mayo en Madrid. David F. Sabadell
20 may 2024 10:10

Javier Milei y Santiago Abascal son muy distintos, en algunos aspectos contrarios. Los une el amor al odio. Juntos, con sus incompatibilidades, sintetizan el decantamiento que tendrán que atravesar las distintas cepas de la ultraderecha mundial hasta convertirse en el instrumento adecuado para aplicar las recetas que respondan a los desafíos que el capitalismo tardío enfrenta.  

Por eso no hay que perderse en sus declaraciones, tenemos que observar que es lo que el sistema reclama. Las ultraderechas actuales presentan una cantidad de cepas que tienden a confundirnos: los hay ultra católicos y judíos ortodoxos, pero también ateos y aún nihilistas; algunos se llaman nacionalistas y otros anarco capitalistas; unos se auto perciben antiglobalistas mientras otros propugnan ideas ultraglobalistas; unos ensucian con sus labios la palabra libertad, mientras que a otros se les ilumina el rostro cuando vislumbran fantasías fascistas.

Bajo el influjo del crecimiento de estos ultraderechistas, ha surgido en nuestra vereda una especialidad, la de analizar minuciosamente estos experimentos y aquello que los diferencia. Es importante hacerlo, porque comprender el fenómeno, ser capaces de identificar los matices entre todas las cepas, es un paso necesario para derrotarlos. Pero al mismo tiempo observamos una tendencia a que el árbol tape el bosque. Somos capaces de detectar tal o cual características de esta o aquella ultraderecha pero no parece haber claridad acerca de cuales son las condiciones de posibilidad que las generan, cual es su rol histórico, y que requisitos deben cumplir para convertirse en una herramienta útil para gobernar el capitalismo de nuestro tiempo.

En nuestra perspectiva, las ultraderechas crecen a partir del progresivo agotamiento que padece la fórmula orgánica que le dio gobernabilidad al capitalismo en las últimas cuatro décadas, el denominado neoliberalismo. Esta se implementó mediante la alternancia de dos fuerzas políticas, una llamada de centro derecha y otra de centro izquierda. Aplicaban recetas económicas en beneficio del sector más concentrado del capital, daban una vuelta de rosca regresiva a la distribución del ingreso, y diferían –cuando diferían- en la velocidad y en la brutalidad con la que aplicaban la fórmula. Por fuera de la economía, esas fuerzas debatían alrededor de una agenda centrada en derechos civiles. Unos más permisivos, otros más conservadores.

40 años de aplicación de esos programas, erosionaron a las fuerzas políticas tradicionales que los implementaban y agravaron los males que venían a conjurar: los desequilibrios que el funcionamiento del capitalismo produce regularmente. La crisis económica mundial desatada en 2008 ilustra esa situación. ¿Qué pasó desde entonces? La necesidad del capital más concentrado, no cambió. Se duplicó. Por obra de esa crisis se hizo más necesario dar otra vuelta de rosca a la redistribución regresiva del ingreso. Si se modificó, que las víctimas comenzamos a elaborar respuestas, aunque fueran inacabadas. Por su mayor debilidad económica y social, eso ocurrió antes en Latinoamérica y más tarde en Europa, con el surgimiento de Podemos, Syriza y La France Insoumise.

Las ultraderechas son el experimento, aún inacabado, de la fórmula orgánica mediante la cual el capital concentrado aplicará su programa tras el progresivo agotamiento de la fórmula neoliberal. En la etapa que ya comenzó en Europa y en Latinoamérica, es previsible que los niveles de violencia necesarios para aplicar ese programa sean cualitativamente superiores a los que conocimos en las últimas décadas. Allí se encuentra el corazón del problema que las clases dominantes deben resolver: el ejercicio de esa violencia, requiere de una ingeniería social y política para hacerlo. ¿Cuál es el entramado institucional sobre el que se apoyarán esos regímenes? ¿Cuál es la base social? ¿Cuál es el mecanismo para el ejercicio de esa violencia y como se realizará? ¿Será con instrumentos estatales o paraestatales? ¿Se multiplicarán los ejércitos privados?

Las ultraderechas no tienen otra función histórica que ser el instrumento político del sector más concentrado del capital y correa de transmisión de sus necesidades

Con perfecta prescindencia de cómo se auto perciban, las ultraderechas no tienen otra función histórica que ser el instrumento político del sector más concentrado del capital y correa de transmisión de sus necesidades. No hay destino que no sea adaptarse a sus imperativos. El que no lo haga será relegado a la intrascendencia y reemplazado por un pupilo más dócil o más capaz. No importa cuantas veces se digan antiglobalizadores, solo pueden ser globalizadores, y en ese campo debatir los puntos o las comas.

Dentro de la configuración del campo de lo político en cada uno de los países actuantes cumplen una tarea que el capitalismo debe realizar de manera regular. Las víctimas de un sistema socioeconómico son potencialmente anti sistémicas. Que esa potencia no se convierta en acto, obliga a mantener en funcionamiento una maquinaria dedicada a confundir, a sembrar ideas y construir subjetividades desalineadas con el lugar que esa persona ocupa en la sociedad. Esa tarea la realizan primordialmente los medios de comunicación clásicos a los que se suman ahora los digitales. Pero hay momentos críticos en los que no alcanza. El descontento crece y debe ser canalizado políticamente. Conducirlo a una vía muerta, a una respuesta que no es respuesta, estrellar ese tren contra la pared es necesario. Milei es un tren ya descontrolado. Abascal simula ser un maquinista probo.  

A escala mundial, “occidente” se prepara para la guerra que es la única forma mediante la cual el capitalismo ha resuelto sus crisis estructurales. Todo lo demás son dilaciones. Las ultraderechas cumplen también aquí una función: la guerra exige construir una subjetividad acorazada. Hay que enseñar a odiar al distinto. El opuesto del nacionalismo no es el globalismo, sino el internacionalismo. Por eso, algunas de estas ultraderechas pueden al mismo tiempo amalgamar rasgos nacionalistas con otros globalistas. Globalistas porque responden a los imperativos del capital trasnacionalizado que hace más de un siglo que ya no cabe dentro de los límites de un estado nacional. Nacionalistas, no para amar lo propio, sino para enseñar a odiar al distinto, al extranjero, a un otro que no tiene rasgos definidos, pero que deja entrever el rostro de un ruso o un chino. 

¿La síntesis de Milei y Abascal será una nueva configuración del fascismo? ¿Será el fascismo global de mercado, la fórmula orgánica de nuestro capitalismo tardío?

El amor al odio que une a Javier Milei con Santiago Abascal aún no encontró su síntesis. La clonación de un Golem que comparta genes ideológicos de uno y otro, nos aproxima a una fórmula adecuada para describir lo que creemos que las ultraderechas deberán ser. Uno aporta el mercado y el otro el fascismo. Uno deberá resignar la libertad y el otro toda veleidad antiglobalista ¿La síntesis será una nueva configuración del fascismo? ¿Será el fascismo global de mercado, la fórmula orgánica de nuestro capitalismo tardío?

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Extrema derecha
Política Andalucía: medio millón de ultraderechistas y 3,5 millones de abstencionistas, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?
En los comicios europeos 500.000 andaluzas votaron a formaciones de ultraderechas y 3,5 millones ni siquiera fueron a las urnas, un mapa que se lleva construyendo años, analizamos el por qué con activistas, partidos y expertas
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Argentina
Argentina Milei consigue que el Senado apruebe su principal proyecto legislativo entre protestas y cargas policiales
La Ley Bases, que pretende dar poderes extraordinarios al presidente, recortar derechos laborales y privatizar empresas públicas, es aprobada en el Senado argentino. El paquete debe volver a pasar por Diputados para su aprobación final.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.