Guerra en Ucrania
Volodymyr Ishchenko: “Zelensky ya no es el dirigente más popular en Ucrania”

Entrevista con el sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko sobre la situación política y social en Ucrania, dos años después del estallido de la guerra
Volodymyr Ishchenko
Volodymyr Ishchenko. Foto: Wiebe Kiestra.
28 feb 2024 05:20

El sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko trabaja como investigador asociado en el Instituto de Estudios sobre Europa Oriental de la Universidad Libre de Berlín. Este doctor en sociología por la Universidad Nacional Taras Shevchenko de Kiev ha dedicado buena parte de sus investigaciones a la revuelta de Maidán de 2014. Tras el inicio de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de 2022, Ishchenko ha destacado por sus análisis sobre el conflicto en medios de izquierdas, como Jacobin o The New Left Review, con una perspectiva alejada de los dos focos propagandístico, el prorruso y el occidental.

Aprovechando el segundo aniversario del estallido de la guerra, Ischenko ha publicado el libro Toward the Abyss: Ukraine from Maidan to War (Hacia el abismo: Ucrania desde Maidán hasta la guerra) en la editorial Verso Books. También ha concedido esta entrevista para El Salto en que analiza las repercusiones en la política y la sociedad ucranianas de dos años de un conflicto tan devastador como enquistado.

En los medios occidentales permanece el relato de que hay cierto consenso en la sociedad ucraniana respecto a la estrategia de combatir contra Rusia “hasta el último ucraniano”. ¿Eso es cierto? ¿O la percepción de la nación ucraniana resulta mucho más diversa y dispar?
Ucrania siempre ha sido un país muy diverso, con grandes diferencias territoriales. Pero en 2022, sobre todo durante los primeros meses de la guerra, hubo la percepción de que la invasión rusa había reforzado la unidad de la nación. Ese efecto no se debió únicamente a la invasión de por sí, sino más bien al fracaso del plan inicial de Moscú de cambiar al Gobierno de Kiev, lo que aumentó las expectativas de una victoria ucraniana. Pero esa unidad nacional ya era frágil en ese momento y no ha parado de deteriorarse desde entonces. Desde principios del año pasado, creció el malestar en la sociedad, que se reflejó en las tensiones por la conscripción militar o los intentos ilegales de miles de hombres para cruzar la frontera e irse del país. Y el fracaso de la contraofensiva ucraniana el pasado verano acentuó aún más este pesimismo.

Esto ha provocado divergencias entre las élites ucranianas…
Sí, el final de esta unidad nacional no solo lo observamos entre la gente corriente, sino también entre las élites. Las tensiones entre el presidente Volodimir Zelensky y el general Valery Zaluzhny —destituido el 8 de febrero como jefe de las fuerzas armadas— ejemplifican estas divergencias. En el caso de que diera el salto a la política, Zaluzhny representaría la principal alternativa a Zelensky.

¿En qué situación se encuentra actualmente Zelensky? ¿Sigue siendo tan popular como al principio del conflicto?
En el libro Towards the Abyss, aseguro que, si Ucrania gana la guerra, Zelensky puede convertirse en el líder más popular en la historia del país. Pero eso lo escribí en 2022 y ahora la situación ha cambiado. El apoyo al presidente ucraniano ha decaído bastante en los últimos meses y ya no es el dirigente más popular del país. Ahora lo es Zaluzhny. Cuando Zelensky destituyó al jefe de las fuerzas armadas, muchos ucranianos consideraron que lo hizo por celos políticos y para eliminar a un posible adversario.

En circunstancias normales, Ucrania hubiera celebrado elecciones presidenciales este año, puesto que el mandato de Zelensky —elegido en 2019— se termina en 2024. Pero al estar el país bajo una ley marcial, estos comicios han quedado aplazados ad calendas graecas. ¿Esto puede debilitar la legitimidad del jefe del Estado?
Actualmente, Zelensky es considerado como un dirigente legítimo. No creo que sea un problema para él que no se celebren este año las presidenciales. Pero esto podría volverse problemático debido a otros factores. Por ejemplo, un empeoramiento de la situación en el frente militar, un aumento del malestar ciudadano por el reclutamiento, dificultades en la llegada de armamento occidental… Todo eso podría debilitar la figura de Zelensky y haría que sus adversarios, como el partido de Petro Poroshenko —presidente entre 2014 y 2019—, le reprocharan que no haya convocado elecciones. Pero si mejora la situación militar, este argumento resultará irrelevante.

Una de las tesis que defiendo en el libro es que estos dos bandos nunca fueron simétricos y que cada uno de ellos se respaldaba en distintas clases sociales

A finales de marzo de 2022, la Plataforma de Oposición —un partido especialmente arraigado en el sur y el este del país— y numerosas formaciones de izquierdas fueron suspendidas con el argumento de que eran “prorrusas”. ¿En qué situación se encuentran actualmente estos partidos?
Primero, fueron suspendidos y luego completamente ilegalizados. Algunos de los diputados de la Plataforma de Oposición —hasta su ilegalización era la segunda fuerza en el Parlamento— se fueron del país, mientras que otros se quedaron a cambio de jurar lealtad a Zelensky. Entendieron que esa ilegalización se trataba de una especie de chantaje y que los perseguirían tachándoles de “traidores” y “prorrusos” si no respaldaban las medidas del Gobierno. Algunos dirigentes disidentes del entorno de Zelensky, como su exasesor Oleksii Arestovich, quien se fue de Ucrania por miedo a posibles represalias, intentan ahora seducir a los votantes de estas formaciones “porrusas”.

En su ensayo, lamenta que el calificativo de “prorruso” se haya convertido en un arma arrojadiza utilizada no solo contra aquellos que mantienen vínculos estrechos con Rusia, sino con los que disienten del relato oficial y defienden, por ejemplo, que Ucrania no entre en la OTAN y se mantenga como un país neutral.
Es habitual en los países en guerra que haya una escalada en la represión y se refuerce la verticalidad del poder. Pero este uso de la palabra “prorruso” no se debe solo a la guerra, sino más bien el conflicto sirvió como pretexto para llevar a cabo esta represión. Hace diez años, la revuelta de Maidán ya representó una oportunidad para toda una serie de actores y partidos —especialmente vinculados al nacionalismo ucraniano, arraigado en el oeste del país— para ganar influencia, concentrar el poder en sus manos e imponerse al bando del este de Ucrania, de habla rusa. Una de las tesis que defiendo en el libro es que estos dos bandos nunca fueron simétricos y que cada uno de ellos se respaldaba en distintas clases sociales. Y el bando del nacionalismo ucraniano tuvo una mayor capacidad de movilización de las masas durante la revuelta de Maidán y eso acentuó esta asimetría.

No creo que la cuestión central sea si Ucrania se está convirtiendo en un país iliberal, sino si logra pasar de un país inmerso en una crisis permanente a otra cosa

También afirma que “el fracaso para culminar una construcción nacional plural ha tenido consecuencias catastróficas” para los ucranianos. ¿Ucrania se está convirtiendo en un país iliberal?
En realidad, Ucrania nunca ha sido una democracia liberal. Aunque se hayan organizado elecciones desde su independencia en 1991, lo que ha caracterizado el país ha sido la constante debilidad de sus gobiernos. Excepto Leonid Kuchma, quien logró ser reelegido en 1999, el resto de los presidentes solo pudieron gobernar durante un mandato. Los primeros ministros aún cambiaron con mayor frecuencia. No creo que la cuestión central sea si se está convirtiendo en un país iliberal, sino si logra pasar de un país inmerso en una crisis permanente a otra cosa. Difícilmente se puede construir una democracia liberal en un Estado tan inestable.

La resiliencia de Rusia ante las sanciones occidentales y la guerra de desgaste en Ucrania ha sorprendido a las élites y opiniones públicas occidentales. ¿Cómo lo explica? ¿El régimen de Vladimir Putin se ha beneficiado de haber impulsado una especie de keynesianismo militar?
Sí, sin duda. El keynesianismo militar está teniendo efectos positivos para buena parte de la economía rusa. Cuando los soldados y los trabajadores de la industria militar —o los implicados en la reconstrucción de los territorios ucranianos ocupados y anexados— cobran salarios mucho más altos de lo normal, esto repercute en otros sectores que se ven obligados a aumentar los sueldos. Aunque no todos los sectores puedan seguir esta tendencia y este modelo tenga efectos contradictorios, ha generado grupos de la población que se han visto beneficiados por la guerra, como los soldados, sus familiares, trabajadores de la industria militar… También una parte de los oligarcas se han beneficiado de este keynesianismo militar y esto ha reforzado la unidad de las élites rusas.

En su libro, subraya el contraste entre este “keynesianismo militar” en Rusia con el modelo neoliberal que ha permanecido en Ucrania para afrontar este periodo bélico.
Sí, esto se debe a las distintas coaliciones de clase en cada país. Como el Gobierno ucraniano se sustenta sobre todo en las clases medias y los capitales transnacionales, esto hizo que haya seguido aplicando medidas neoliberales. Una de las principales políticas impulsadas en 2022 fue una importante disminución de los impuestos para las pequeñas empresas. Medidas de este tipo resultan muy poco habituales para los países en guerra, cuyos Estados necesitan recaudar recursos para financiar el ejército. En el caso de Ucrania, esto fue posible gracias a la ayuda occidental, tanto armamentística como monetaria. Durante los dos años de conflicto, ha decaído la influencia económica y política de los oligarcas ucranianos, pero se ha acentuado la dependencia del país respecto a Occidente.

¿Y quién defiende a las clases trabajadoras ucranianas? ¿Hay partidos de izquierdas?
Antes de la guerra, los sindicatos en Ucrania ya eran muy débiles y prácticamente no tenían capacidad para impulsar protestas y huelgas. Y desde el inicio del conflicto, las manifestaciones han quedado prohibidas debido a la ley marcial. Respecto a las formaciones de izquierdas, el Partido Comunista fue suspendido en 2015 y lo ilegalizaron completamente en 2022. Antes de su ilegalización, se trataba del partido de izquierdas más importante, con un apoyo del 13% del electorado en las legislativas de 2012. El resto de las fuerzas progresistas son extraparlamentarias y marginales.

¿La muerte de Alexéi Navalny —uno de los principales opositores a Putin — ha tenido un efecto significativo en la sociedad ucraniana?
No, ha tenido un efecto nulo. Ha sido un acontecimiento completamente secundario para los ucranianos. Para los sectores más nacionalistas, Navalny es simplemente un político ruso y ellos consideran que todos los rusos son iguales. Además, le reprochan que defendiera que Crimea debía formar parte de Rusia. Y para los ucranianos menos nacionalistas, su figura tampoco resultaba especialmente relevante.

¿Y en el caso de Rusia? ¿Puede debilitar la resiliencia del régimen de Putin?
No lo creo. Aunque la muerte de Navalny tuvo una gran repercusión en las redes sociales y en aquellos sectores más movilizados de la oposición en Rusia, era un dirigente impopular para la mayoría de los rusos. No creo que su muerte tenga una gran incidencia en ese país. En realidad, ha tenido un impacto sobre todo a nivel internacional, aún más teniendo en cuenta que su muerte se anunció pocos días después de la entrevista de Putin con el periodista estadounidense Tucker Carlson, en que decía que quería negociar y un acuerdo de paz. Pocos días después, se anunció la muerte de Navalny. Y hay la sospecha de que el presidente ruso está detrás de ella.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Pacifismo
Guerra en Europa Prepararse para la paz
El movimiento por la paz en todo el Estado afronta los aires de guerra en el continente sin la fuerza de otros momentos históricos.
Antimilitarismo
Opinión Lo que está pasando no es lo que está pasando
Contra la guerra, la apatía y el aturdimiento; desde el recuerdo insumiso y desde la búsqueda pemanente del camino justo entre la bruma.
HERRIBERO
29/2/2024 17:53

Hablar de democracia participativa, cuando han ilegalizado a los partidos de izquierdas, prohibido sindicatos y el idioma ruso. Hay una cuenta pendiente en la Ucrania del 2014, aquellos muertos, junto con las Repúblicas que votaron su propio destino fuera de Ucrania. . . ¡Tienen el derecho internacional de las urnas!
Esto, y la cantidad de años de pertenencia a la antigua URSS, que buscan un "payaso" Guaido vestido de "miliciano", pa
ero son otros los hijos que van a una guerra por inducción de la OTAN y los "correveidiles" de la UE. Tanto cinismo, durante tantos años, para informar del "nazismo" y de quienes lo están armando, de nuestro sudor

0
0
Trotskyto
28/2/2024 11:20

Artículo que quizás algún díría podrían publicar en VientoSur...hasta SinPermiso está rectificando su postura pro Zelensky. Ucrania al final ni democracia ni nada, una oligarquía saqueadora, la economía estancada desde el 91, caso inédito en más de 30 años. Pero eso sí, la chequera yankee tiene muchos ceros. Ahora pagan las consecuencias.

2
0
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Elecciones
Elecciones europea Las europeas agudizan las contradicciones de Sumar y el lugar de IU sigue en disputa
Fuentes de la coalición aseguran que el puesto de Izquierda Unida en la lista de europarlamentarios todavía no está claro. Yolanda Díaz sueña con recuperar a Palop, veta a Manu Pineda y tensa la cuerda al máximo con Más Madrid.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Acusan a una agencia pública catalana de complicidad con el apartheid y el genocidio en Palestina
Un reciente informe denuncia a ACCIÓ, la agencia gubernamental para la competitividad de las empresas catalanas, por impulsar relaciones económicas con Israel a pesar del “riesgo plausible de complicidad con genocidio y crímenes contra la humanidad”.
Catalunya
Antirracismo Las muchas voces de Catalunya: identidades diversas, segregación y más de 300 idiomas
En las últimas décadas la sociedad catalana se ha transformado con la llegada de personas migrantes, que ya suponen un 21% de la población. Aunque la exclusión y el racismo siguen ahí, en el día a día lenguas, experiencias e identidades se mezclan.
Análisis
Polarización Una inflación de insultos y demagogia
En este clima de enfrentamiento que es ya el único referente de socialización política para algunas generaciones, el ciudadano parece tener que elegir entre qué mal es menos punible e inmoral.

Últimas

Ley de Memoria Histórica
Memoria democrática La ofensiva legislativa de PP y Vox contra la verdad, justicia y reparación
Las asociaciones memorialistas del estado hacen frente común en la Unión Europea y no descartan acudir a los tribunales para defender los derechos de las víctimas del franquismo.
Cine
Cine RTLM, la radio del odio que alentó el genocidio en Ruanda
Cuando se cumple el 30º aniversario de la tragedia en Ruanda, llega a las pantallas ‘Hate Songs’, que se estrena el viernes 19 de abril, una metaficción que transcurre en los estudios de la emisora controlada por los hutus.
Laboral
Laboral CC OO, UGT y USO rechazan firmar el convenio de Decathlon al no incluir la cláusula de garantía salarial
Decathlon ha firmado el acuerdo con el sindicato mayoritario, SGICD, auspiciado por la propia empresa. El convenio para 2024-26 incluye un incremento salarial del 15%, que recupera la pérdida del 12% de los dos anteriores.
País Vasco
Los audios del PNV Itxaso Atutxa, sobre adjudicar un contrato: “Deben ser tres empresas de confianza del partido"
Hordago publica audios exclusivos grabados en Sabin Etxea que muestran a la presidenta del Bizkai Buru Batzar domesticando al entonces alcalde de Mundaka para acatar la disciplina del partido en materia de contratación pública en el consistorio.
ETA
Opinión Mis relaciones con ETA
Hay quien sigue empeñado en utilizarlo como espantajo electoral, pero es un argumento que no durará. Eso no quiere decir que debamos olvidar lo que pasó, pero sí evitar utilizar la memoria como arma de guerra y confrontación
Más noticias
Italia
Italia El gobierno Meloni allana el camino a los antiabortistas
La Cámara de Diputados italiana ha aprobado por amplia mayoría una ley que permite a las organizaciones anti-elección entrar a los centros de asesoramiento público donde acuden mujeres que están pensando en interrumpir su embarazo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar

Recomendadas

Cuba
Proyectos artísticos en la isla El arte y la cultura como válvula de escape para resistir la crisis en Cuba
Entre todos los desafíos que enfrenta Cuba, el arte y la cultura se mantienen como refugios de creatividad y resiliencia.
Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Especulación urbanística
Turistificación Canarias dice basta: activistas organizan una movilización histórica en las islas frente a la turistificación
Precarización, pobreza, desigualdad y dificultad de acceso a la vivienda, así como la enorme contaminación de los espacios naturales causada por el modelo turístico, son algunas de las problemáticas por las que Canarias sale a la calle el próximo 20 de abril.