Hungría
Hungría: Ilaria Salis a juicio por antifascismo

Denuncian las inhumanas condiciones de detención en Hungría de Ilaria Salis —italiana acusada de agredir a dos neonazis—, la parcialidad del poder judicial húngaro y la negligencia de unas autoridades italianas próximas a la ultraderecha de ese país.
Ilaria Salis
laria Salis fue detenida en 2023 por una presunta agresión a neonazis durante el 'Día del Honor' en Budapest.
13 mar 2024 06:51

“La situación judicial de mi hija es el resultado de un juicio político. Ilaria representa un tipo de oposición que no es bien recibida por el gobierno húngaro y, por tanto, debe ser procesada independientemente de lo que haya hecho y de los delitos de los que se la acuse”, dice a El Salto Roberto Salis, el padre de la profesora italiana encerrada en una prisión de Budapest desde el 11 de febrero de 2023.

Aquel día, Ilaria, 39 años, se encontraba en un taxi junto a dos chicos alemanes que, como ella, habían llegado a Hungría unas horas antes para manifestarse contra una concentración internacional neonazi. La policía la detuvo y, a partir de ese momento, comenzó para ella una pesadilla inimaginable.

La policía y los jueces la acusan de haber participado, el día anterior, en una agresión contra dos manifestantes neonazis que participaban en el llamado “Día del Honor”, una jornada que cada año celebra el frustrado intento de las tropas de Hitler y los fascistas húngaros de romper el asedio del Ejército Rojo en 1945. “Nunca habríamos imaginado el calvario por el que está pasando mi hija. Suponiendo que Ilaria esté realmente implicada en el ataque a los dos ultraderechistas, se trataría de un incidente menor”, comenta Roberto Salis.

De hecho, los dos neonazis sufrieron heridas que los médicos juzgaron curables en 5 y 8 días y ni siquiera denunciaron el ataque. A pesar de eso, la fiscalía húngara pide una condena de 24 años de prisión para Ilaria Salis, porque en su opinión las heridas infligidas podrían incluso haber causado la muerte de los dos agredidos.

Aunque la embajada italiana en Hungría conocía las inaceptables condiciones de detención de Ilaria, la opinión pública italiana no supo de la violación sistemática de sus derechos hasta que la prensa empezó a contarlo

Desde su detención, Ilaria Salis ha sido sometida a un trato inhumano y persecutorio. En las cartas que consiguió enviar a su familia en otoño, después de muchos meses de aislamiento, la antifascista italiana denunció que por una larga temporada ha recibido comida sólo una vez al día y que su celda está invadida por chinches que le han provocado una grave dermatitis que sus carceleros se han negado a tratar. Las celdas y los espacios comunes están invadidos por cucarachas y ratones y las reclusas permanecen encerradas en sus celdas 23 horas al día. Ilaria no puede trabajar ni asistir a un curso para aprender húngaro, se ve obligada a vivir en una pequeña celda con otras ocho reclusas y tiene que pasar las horas al “aire libre” en un espacio subterráneo desde donde apenas se ve el cielo.

En octubre, la antifascista contó que, tras su detención, le confiscaron los zapatos y la ropa y la obligaron a llevar ropa sucia y maloliente y botas de tacón de aguja que le dieron sus carceleros. Durante cinco semanas no recibió toallas, jabón, papel higiénico ni tampones. Aunque el personal de la embajada italiana en Hungría era consciente de las inaceptables condiciones de detención, la opinión pública italiana no descubrió la violación sistemática de los derechos fundamentales de Ilaria hasta enero, cuando la prensa empezó a contar lo que estaba pasando.

Las imágenes de la chica esposada por las muñecas y los tobillos y controlada con una correa por una policía durante toda la primera vista del juicio, el 29 de enero, indignaron a la opinión pública. Ilaria había ya sido encadenada anteriormente para ser llevada al tribunal, pero el embajador italiano en Hungría prefirió no denunciarlo ni protestar ante las autoridades húngaras. El primer ministro, el nacionalista de extrema derecha Viktor Orbán, es un gran aliado de la presidenta del Consejo de Ministros italiana, Giorgia Meloni, y del líder de la Liga, Matteo Salvini.

“Durante siete meses, la Fiscalía General húngara prohibió cualquier comunicación entre mi hija y la familia, e Ilaria estaba aterrorizada de contar lo que pasaba en la cárcel por miedo a más represalias. Pero cuando la información se hizo pública y, sobre todo, cuando empezaron a circular las fotos de Ilaria encadenada, la prensa hizo su deber”, cuenta su padre.

Para coordinar las actividades de denuncia y los contactos con los periodistas, y presionar al gobierno italiano que hasta entonces había mostrado un claro desinterés por la antifascista italiana, hace unos meses Roberto Salis, los abogados de Ilaria y varios intelectuales crearon un comité. Desde entonces se han multiplicado las iniciativas de denuncia y solidaridad: manifestaciones, ruedas de prensa, asambleas, manifiestos, entrevistas en la televisión y en la radio. Incluso el conocido dibujante italiano, Zero Calcare, dedicó unos cómics a la antifascista detenida.

Después de que la prensa italiana y luego la internacional informaran a la opinión pública sobre las condiciones de Ilaria, algo se movió y las autoridades penitenciarias húngaras mejoraron las condiciones de su encarcelamiento, aunque en algunos casos solo son mejoras cosméticas. “Estamos lejos de los estándares internacionales esperados, pero los cambios introducidos demuestran que lo que se reservaba a Ilaria no era un trato ‘normal’, como afirmaban las autoridades húngaras, sino que hacia mi hija existe una actitud punitiva”, explica Salis.

Aunque algunos representantes de la derecha y de la extrema derecha italianas defienden a las autoridades húngaras y exigen que Ilaria Salis sea condenada a un “castigo ejemplar”, en las últimas semanas la indignación generalizada ha obligado al gobierno Meloni a exigir a sus colegas húngaros que respeten por lo menos los derechos civiles de la antifascista.  Pero ante el activismo italiano el ministro húngaro de Asuntos Exteriores reaccionó hablando de “injerencias y presiones inaceptables ante los tribunales ”de su país.

“En Hungría el poder judicial está claramente controlado por el poder ejecutivo y, por tanto, el gobierno italiano no debería tener escrúpulos en intervenir ante el gobierno húngaro para poner fin a la inaceptable persecución de mi hija. La única injerencia real en el poder judicial húngaro ha sido la del portavoz del Primer Ministro, Zoltan Kovacs, del embajador de Budapest en Italia, Adam Kovacs, y del Ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Péter Szijjártó. Contraviniendo las prácticas normales del Estado de Derecho, que todo país miembro de la Unión Europea tendría que respetar, ya han decidido que mi hija es culpable y que, por tanto, debe cumplir una condena ejemplar”, denuncia Roberto Salis. “Hungría es un Estado en el que los derechos fundamentales, incluida la presunción de inocencia de un acusado hasta que la acusación pueda demostrar su culpabilidad mediante pruebas, no están garantizados e incluso se rechazan con orgullo. Hungría está gobernada por un régimen autoritario que aplica políticas discriminatorias y represivas contra los opositores”.

“Padres y amigos temen por la seguridad de Ilaria. Tras su detención, en una calle de Budapest apareció un mural que la representaba ahorcada, y en Internet algunos extremistas de derechas publicaron su dirección italiana”

En varias ocasiones, los abogados de Ilaria Salis pidieron sin éxito a los jueces húngaros que la profesora fuera puesta en libertad o que, al menos, se le permitiera cumplir el arresto domiciliario en Italia, tal y como establece la Decisión Marco 829 de 2009 de la legislación europea, que ha sido aceptada tanto por Italia como por Hungría. “Hasta algunos partidos italianos de derechas, que consideran el de Orban un modelo en el que inspirarse, apoyan la necesidad de que Ilaria sea juzgada en Hungría y cumpla allí su condena”, señala su padre.

A la espera de la próxima vista del juicio, prevista para el 28 de marzo, la familia y los abogados han decidido cambiar de estrategia: “pediremos al tribunal húngaro que Ilaria pueda cumplir su detención preventiva bajo arresto domiciliario, y hemos tomado medidas para encontrar un alojamiento donde mi hija pueda quedarse. Tuvimos muchas dificultades para encontrar una vivienda por el miedo a represalias o a las simpatías ultraderechistas de muchos propietarios de Budapest”. Pero la familia no tuvo remedio después de que el gobierno Meloni se negara a poner a su disposición la embajada en Budapest por supuestos problemas de “seguridad nacional”.

Sin embargo, padres y amigos temen por la seguridad de Ilaria. Tras su detención, en una calle de Budapest apareció un mural que la representaba ahorcada, y en Internet algunos extremistas de derechas publicaron su dirección italiana. También está claro que ningún juicio puede celebrarse de forma justa en un contexto de fuertes presiones políticas del gobierno húngaro, que considera el antifascismo un delito y acoge a cientos de neonazis que participan en marchas que celebran los ejércitos de Hitler todos los años en febrero.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Opinión
Opinión El enemigo justo
Los jóvenes napolitanos han encontrado el camino correcto, no desde el antifascismo de pura fachada, sino desde la solidaridad con el pueblo palestino.
Opinión
Opinión La necesidad de reelaborar la memoria del fascismo italiano
El autor reclama la necesidad de organizar una ofensiva en torno a la elaboración del pasado fascista y la política del recuerdo en Italia.
derROTista
20/3/2024 22:38

Siendo Hungría una dictadura a estas alturas de la película, no sé por qué tendría que sorprenderos esta noticia...

Ya en el "sistema híbrido" polaco está el caso de Pablo González

0
0
Pietro
18/3/2024 12:00

Ustedes están afuera de la realidad.La comunista tana que anda a Hungría a golpear los que en el propio territorio,piensan libremente,el que la hace la paga.Y 24 años son pocos(no se van a cumplir lamentablemente).Se declara educadora ,imagínense el peligro para los niños.Estoy trabajando personalmente para que no pueda enseñar más,ni asumir una función pública.

0
0
HERRIBERO
14/3/2024 18:15

Da igual el nombre de la persona encarcelada, los "motivos" en esta España de pandereta, cerrado y sacristía llevan humoristas y "titiriteros" tiempos por tener y "mantener" una ley "mordaza" tan exclusivamente fuera del sentido humano, que lo que sucede en esta UE lo consideran normal. El fascismo penetra con el neoliberalismo y ahí están ciertas fuerzas de izquierda. . . ¡Dividiendo el esfuerzo común de la ética política!

4
0
Humanista
14/3/2024 13:21

Jóvenes europeas como ella, con conciencia social comunitaria, las hay. Mis respetos, son un germen, y el fascismo sigloXXI lo sabe...

5
0
Preocupado
13/3/2024 23:47

Tengo entendido, de la existencia de una internacional progresista que se moviliza en contra de los abusos de poder a nivel internacional y en este medio "El Salto" nunca he oído mención alguna al respecto.

2
0
Paco Caro
13/3/2024 15:14

Un ejemplo para toda la derecha europea. Ese es el proyecto.

4
0
Agapito
13/3/2024 14:00

La deriva europea: añádase el encarcelamiento en Polonia del periodista español Pablo González, desde hace más de dos años, sin juicio, sin acusación y la diplomacia patria sin actuar.

8
0
Asanuma
13/3/2024 10:41

Anque los perfiles del Estado húngaro son distintos al Estado español, aquí tenemos casos parecidos donde las tramas mediáticas, policiales y judiciales envían injustamente a la cárcel a jóvenes anti-fascistas, "por la gracia de Dios".

5
0
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.