Juicio del 1 de Octubre
Volvió la ‘rosa de foc’

Crónica de las protestas que ayer prendieron en Barcelona y otras ciudades de Catalunya.
Disturbios en Barcelona Proces
Barricadas de fuego en la noche barcelonesa. Foto: Miguel Lopez Mallach para La Directa.
Marc Almodóvar
16 oct 2019 11:28

Las resacas son duras. Y las de esta sentencia se preven complejas. Marchena, queriendo cerrar un libro, ha abierto una caja de Pandora. Es lo que tiene llevar a los juzgados lo que nunca debió salir de las ágoras y las calles, de los parlamentos y las plazas.

Aún con la resaca de la ocupación del aeropuerto, con su fuerza y también con sus cargas, sus excesos policiales y su último ojo robado por las ilegales pelotas de goma, llegaban las primeras noticias de cortes de carretera. Nuevos focos de protestas a lo largo de medio país. Mientras, los activistas se peleaban por descargarse y validar la aplicación de Tsunami Democràtic, ese ente todavía abstracto que en pocas horas ha revolucionado medio país, en un estilo de protesta más distópica que un capítulo de Black Mirror.

El problema es que aunque llegasen a desactivar al Tsunami Democràtic, otros saldrían. Y eso parece que no les entra en la cabeza. A sociedades represivas líquidas, convocatorias libres líquidas

El ministro Grande-Marlaska, con sonrisa burlona, anunciaba que estaban investigando quién hay detrás de ello. Se ve que le genera esto más interés que en su momento saber qué había detrás de las denuncias de tortura a decenas de vascos que pasaron por sus manos. Cosas que pasan.

Y, así, media España preguntándose quiénes son Tsunami Democràtic y medio CNI detrás de él. A la vista del éxito que tuvieron en encontrar las 10.000 urnas del 1 de octubre o en saber quién era M. Rajoy, no sé yo si le daría muchas esperanzas a la cosa. Pero bueno.

El problema es que aunque llegasen a desactivar a estos, otros saldrían. Y eso parece que no les entra en la cabeza. A sociedades represivas líquidas, convocatorias libres líquidas.

Ayer, de hecho, Tsunami Democràtic no convocó nada. La gente andaba todavía peleándose para hacer funcionar ese misterioso aplicativo. Y la que se lió.

Por la tarde, Òmnium y ANC habían convocado en las delegaciones del gobierno de las capitales de provincia y en media docena más de capitales de comarca. Simples vigilias con velas para mostrar el rechazo, con minuto de silencio y todo. Todo muy proceso sedicioso, vaya. Los CDR hicieron una convocatoria paralela.

En Barcelona, cordones policiales vallados y cerrados con candado impedían el acceso a seis manzanas alrededor del edificio. Una hilera de Mossos seguida por otra de la Policía Nacional. “Perdone, ¿no se puede pasar?”. Va a ser que no. “Inténtelo más tarde” les decían, “rollo a medianoche”.

Un cordón de voluntarios intentaba añadir más refuerzo al descrito cordón ante la estupefacción de los manifestantes, que iban llegando en columnas.

Y, esperando, algunas velas encendidas. Algún retrato de Marchena en llamas. Decenas de miles de personas.

Los primeros forcejeos, en el cordón de la calle Mallorca con Paseo de Gracia. Se desmonta la valla. Exaltación popular. La tensión va en aumento. La policía intenta hacer recular con alguna salva. La gente responde. “Ni un paso atrás”.

Como un chiste mal contado, a pocos kilómetros de ahí, la gala del premio Planeta está en ese momento concediendo a Javier Cercas el galardón por una novela sobre un Mosso de Esquadra

El cordón recula 50 metros y se estabiliza a media manzana de casas. Un chaval se sube a un porche de una tienda y se pone a bailar hasta que se marca un calvo de campeonato ante el júbilo de los asistentes. “Los Mossos también son, fuerzas de ocupación” se oye cantar. Ante la tensión, una mujer visiblemente nerviosa agarra un megáfono y entona “La canción del pueblo”, de Los Miserables.

Canta el pueblo su canción
nada la puede detener
esta es la música del pueblo
y no se deja someter

Por su reacción parece su antídoto contra los nervios. Otros se lo toman con más calma. Encima del tejado de un quiosco, un chico leyendo como si nada. Lo que parece el nuevo libro de Eric Snowden. Todo muy acorde.

Ante el cordón policial se hace una pequeña hoguera, que con los minutos se va haciendo mayor. Llueven cosas. A cada tiro policial, “ni un paso atrás” como contundente respuesta de la masa.

Otra vez la masa.

A cada ademán de adelanto de la línea un “A por ellos” cantado con jolgorio.

La tensión escala. El escenario se repite en otros accesos. La organización desconvoca. Los voluntarios se marchan. La veda está abierta. La policía tiene ganas. Y no son los únicos.

Cargas con saña: tratan de aumentar el perímetro policial. Los manifestantes reculan. Intentan mantener alguna posición, sin éxito. Parece que ningún perímetro parece suficiente para los policías, que siguen empujando y haciendo correr lecheras para amedrentar a los manifestantes.

Furgonas arrastrando, de nuevo, manifestantes. Policías volviendo a cargar de cintura para arriba. Mossos resbalando por la cera que hay en los suelos. A alguno, de tanto ímpetu, le sale volando la porra y la tiene que recoger cinco metros más allá. Peloteras otra vez disparando. Unos Mossos reparando ansiosos una rueda pinchada por los cristales de un contenedor volcado en plena operación. Mientras, sus compañeros no dejan de repartir.

La gente explota gritando “Buch dimissió” contra el consejero de Interior del Gobierno de la Generalitat de Cataluña. Como un chiste mal contado, a pocos kilómetros de ahí, la gala del premio Planeta está en ese momento concediendo a Javier Cercas el galardón por una novela sobre un Mosso de Esquadra.

En el centro, sin embargo, se reparten otro tipo de premios. Los policías hacen recular la protesta hasta la Diagonal, con focos de hogueras esparcidos por medio paseo de Gracia. Una moto ha sido comida por las llamas. Una calle está cortada con motos de una empresa de alquiler. Decenas de fuegos pueblan el centro de Barcelona como hacía tiempo que no veíamos. La calle Aragón tiene una enorme barricada ardiendo.

Y entre las hogueras, el siempre eterno repartidor precario de Uber. Y los turistas descolocados. Algunos echándose, cómo no, su rico selfie. A lo gangsta, si hace falta. Y una señora que sale a pasear el perro como si nada y grita, “pero ¿qué ha pasado aquí?”. Pues nada, señora, qué le voy a contar a usted...

Aparentemente, se registran en otras ciudades escenarios parecidos. En Tarragona, un Nacional apaleó al primer secretario de la mesa del Parlament. “Cada vez que le decía que era diputado, me soltaba un porrazo” declaró. Allí mismo también denuncian a nacionales entrando en una consulta médica para identificar manifestantes que habían ido a ser atendidos.

Volvió la rosa de foc, la leyenda de esa ciudad que llevó a Engels a decir eso de “Barcelona, el centro fabril más importante de España, que tiene en su haber histórico más combates de barricadas que ninguna otra ciudad del mundo”. En dos días hemos pasado del modelo Hong Kong al modelo chaleco amarillo. Y todo, repito, sin que el Black Mirror del Tsunami Democràtic hubiera abierto boca.

Así no, gritan algunos. Ni que nos haya ido muy bien de la otra forma, dicen otros. Y, como siempre, salen los defensores del contenedor público. Que qué injusticia. Que qué culpa tienen los contenedores. Curioso país donde hay gente que otorga más derechos a un contenedor que a un mantero.

La protesta de ayer ya no era solo contra la sentencia. También lo era contra la repuesta a la sentencia

Algunos difunden el vídeo de un policía nacional añadiendo una valla a la hoguera. Algunos quieren ver ahí un atisbo de montaje detrás de todo. Que si las hogueras ardieron muy rápido. Que si cómo es posible. Pero es que en otro vídeo es un viejo quien decide añadir más combustible. Parece evidente que, con razón o sin, un sector de la gente ha hecho un clic. Ha dicho, ya basta. Tras siete años de un modelo de protesta determinado, tras unas condenas estratosféricas a los jordis por liderar esas manifestaciones rozando lo ridículamente pacífico, tras la ausencia de una unidad estratégica de acción... ¿a alguien realmente le puede sorprender esto?

“Si al que te propone la revolución de las sonrisas le rompes los dientes...”, leía en las redes. La protesta de ayer ya no era solo contra la sentencia. También lo era contra la repuesta a la sentencia. Y contra la inocencia de unos políticos catalanes todavía descolocados. No sé si se acabó la revuelta de las sonrisas, pero parece que nadie puede impedir que en todo caso sea una sonrisa con mirada firme.

Y, evidentemente, en Madrid no faltan los que quieren aprovechar cualquier cosa para aplicar cualquier medida desproporcionada. Sin darse cuenta que eso solo será echar más gasolina al fuego. Casado no tardó en pedir, otra vez, la aplicación de la dichosa Ley de Seguridad Nacional para que ningún Cuerpo policial, dice, “esté sujeto a directrices de los independentistas y se proteja su integridad”. Sinceramente, no se puede vivir más alienado. Mossos repartiendo a diestro y siniestro, disparando a gente que simplemente anda, arrollando manifestantes y rematando a gente en el suelo y sale Casado diciendo cualquier cosa. Mientras, Vox pidiendo que se deje de dar dinero público a los CDR. Sin risas ni nada. Y que se aplique, por lo menos, el estado de emergencia. Dicen los de El Jueves que andan enfadados porque la sentencia no incluye fusilamientos.

Y un nuevo día llega. Con anuncios de cortes en el Ave, en decenas de carreteras y otras tantas columnas de manifestantes empezando las marchas que el viernes deben llegar a Barcelona en plena huelga general.

Marchena esperaba cerrar un libro y ha abierto una caja de Pandora.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Espionaje
Espionaje ¿Quién le corta las alas a Pegasus?
El Parlamento Europeo tiene la llave para establecer un marco que limite los daños creados por el software Pegasus, de la compañía israelí NSO. España ha sido el último país en el que ha estallado un escándalo relacionado con este sistema de espionaje digital.
Espionaje
Caso Pegasus Moncloa revela que Sánchez y Robles fueron espiados durante los meses de preparación del indulto a los condenados del 1-O
El Ejecutivo encargó dos informes al Centro Criptológico Nacional que han revelado que presidente y minista de Defensa fueron víctimas de incursiones en sus teléfonos móviles a través del software Pegasus.
Catalunya
Crisis territorial Pedro Sánchez anuncia la aprobación inminente de los indultos a los nueve condenados por el 1 de octubre
El Consejo de Ministros aprobará el 22 de junio de 2021 los nueve indultos a condenados por el referéndum del 1 de octubre de 2017. Sánchez lo ha anunciado en Barcelona esta mañana.
Mirlo
16/10/2019 23:45

De verdad, ¿y nadie tiene en cuenta que lo que arde está contaminando con productos muy tóxicos nuestra preciosa atmósfera? Yo lo veo un gran delito mediambiental, por el que alguien debería ser juzgado.

0
0
#41443
17/10/2019 9:34

Jaja, hay que reconocer que el chiste es ocurrente. pero ya sabes, no te tires pedos que esos también contaminan.

2
0
Mirlo
18/10/2019 14:58

Eres capaz de argumentar que hogueras de contenedores y neumáticos, contaminan igual que los pedos idependentistas ¿?

0
0
#41363
16/10/2019 18:21

Ante la sentencia que condena a casi 100 años de prisión a parte de la anterior presidencia del parlamento y al anterior gobierno autonómico y los dirigentes de lo ANC y Òmnium, desde Endavant OSAN queremos hacer las siguientes valoraciones:

La sentencia es un nuevo montaje judicial para lanzar un mensaje amenazante contra el independentismo y demostrar hasta donde llega el poder del estado y es capaz de usarlo y de saltarse sus propias leyes. Y es, a la vez, una nueva demostración de la debilidad de un estado que, ante sus enormes contradicciones, solo tiene como salida reforzar su carácter autoritario y demostrar que el estado español, como proyecto nacional y de clase, es irreformable.

Esta represión ha vivido hoy un nuevo episodio de una larga historia. El estado español solo ha podido sostener su proyecto nacional y de clase a través de un represión sistemática y generalizada contra todas aquellas personas que han osado cuestionar los cimientos sobre los cuales este estado se estaba construyendo.

Esta represión, ahora y aquí, no se ciñe solo a las nueve personas condenadas hoy en prisión. La sentencia de hoy tiene relevancia por quién son las personas condenadas, pero como sentencia de represión política es una más de esta oleada represiva que en nuestro pueblo desde hace dos años sufre: son también los otros presos políticos, las personas que han tenido que marchar al exilio y los centenares de personas encausadas en procesos judiciales derivados de las movilizaciones de estos últimos dos años.

De los montajes judiciales en Euskal Herria se ha pasado a los montajes judiciales en los Países Catalanes. El resultado es un laminado sistemático de los derechos civiles y políticos en estas dos naciones, y de rebote, también, al conjunto del estado español. Porque eso sí que va de autodeterminación. No estamos ante un conflicto de dos partes iguales, cada una con sus razones: estamos ante un conflicto en que un estado niega sistemáticamente el derecho de autodeterminación de una nación sin estado. Ningún proyecto de transformación profunda en ningún lugar del estado podrá salir bien sin defender este derecho de forma efectiva.

Por todo esto, desde Endavant hacemos un llamamiento a la movilización en todo los Países Catalanes para protestar contra esta sentencia, para denunciar al estado y su aparato represivo y para afirmar que el único camino es el ejercicio del derecho de autodeterminación

9
4
#41371
16/10/2019 19:15

y quien me garantiza a mi que Endavant OSAN no es un montaje fascista de la derecha acomodada catalana?

4
4
#41374
16/10/2019 19:20

Bah en nada están en la calle... 100 años suena guay, pero no, no es como lo del País Vasco

3
4
#41376
16/10/2019 19:27

Que triste tiene que ser la vida de un individuo para que haber nacido arbitrariamente en un territorio de fronteras imaginarias sea motivo de pensar que eres mejor que otro que también ha nacido arbitrariamente en otro lugar...que vida mas penosa que el unico gran merito y esfuerzo es el haber nacido en un territorio!

6
9
#83397
23/2/2021 19:45

Que triste creer que todos los territorios son iguales (te delatas, crees que son iguales al tuyo) cuándo es al revés, todos son diferentes. Sobre todo si la lengua, la cultura, los valores ,las formas de actuar, trabajar, o pensar .Pero te delatas de nuevo, diferentes quiere decir diferente no mejor....

1
0
#41341
16/10/2019 16:56

Si funcionó en Ecuador, por qué no iba a funcionar en Catalunya?

5
0
#41359
16/10/2019 18:11

en Ecuador la gente no tiene qué comer, en Catlunya después de la mani se sale de fiesta

6
8
#41340
16/10/2019 16:56

Las cloacas del estado prenden la mecha

5
4
#41352
16/10/2019 17:47

tontería tu comentario...

4
5
#41310
16/10/2019 15:39

La mayoría de los manifestantes no se arriesgará a poner en peligro su estilo de vida. Quemar cosas y hacer fotos un día bien. Pero al día siguiente volver a la normalidad. Que no se engañe nadie, no se van a arriesgar a perder plata

3
9
#41287
16/10/2019 14:24

¿ Para cuándo un levantamiento popular para derribar los régimenes fascitas y darle la soberanía al pueblo?. Buen artículo.

7
6
#41262
16/10/2019 12:47

Ecuador nos muestra que la protesta sostenida durante una docena de dias de la mitad de la población es eficaz. Pero, ¿la mitad indepe de .Cat sera capaz de una protesta sostenida durante una quincena de dias? Es la era de lo instantaneo: café instantaneo, Instagram, mensajería al momento, inmediatez para todo,... parece que el globo de la protesta callejera se desinflará pronto ... ¡o quizá no??

3
1
#41251
16/10/2019 12:03

Me gustan estas crónicas con ese sustrato de matices 'humanoides' de pisar tierra... Gracoas.

4
0
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
Unión Europea
Unión Europea El giro von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Artes escénicas
Artes escénicas María San Miguel quiere hacer un teatro “que te pase por el cuerpo, hasta la arcada si es necesario”
La actriz, directora y productora afronta con su compañía Proyecto 43-2 un montaje documental que parte de Federico García Lorca y entra de lleno en la cuestión de la memoria histórica, las fosas comunes del franquismo y el teatro que se hace hoy.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.
Frontera sur
Masacre de Melilla Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista
Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Más noticias
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.
Análisis
Análisis La tortura: causar el mayor daño posible al pueblo palestino
Las imágenes de soldados de la ocupación israelíes humillando a hombres palestinos en calzoncillos, con las manos atadas a las espaldas y ojos vendados, nos recuerdan que la tortura persiste en nuestras sociedades. No solo eso, ya no se esconde.

Recomendadas

Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.