Crisis económica
Wolfgang Streeck: “El apoyo a Israel causará un daño duradero a Alemania como democracia liberal”

El sociólogo Wolfgang Streeck valora el momento de guerra y crisis que vive la Unión Europea, que define como un campo de batalla ampliado de las disputas entre los Estados europeos.
Wolfgang Streeck 3
El sociólogo y analista político aleman, Wolfgang Streeck. David F. Sabadell
12 feb 2024 06:04

En esta entrevista Wolfgang Streeck (Lengerich, Alemania, 1946) evalúa el crecimiento de la extrema derecha en su país y las posibilidades de futuro de la Unión Europea, envuelta en una crisis infinita.

Empecemos por el descontento existente en Alemania, que se refleja en las diversas huelgas (ferroviarios), protestas (agricultores) y manifestaciones (Palestina) de estas semanas. ¿Hasta qué punto no augura nada bueno la convocatoria de una huelga general por parte de la ultraderechista Alternative für Deutschland (AfD)?
Ni siquiera he oído hablar de ella, obviamente porque no leo habitualmente los periódicos británicos, con su información típicamente sobria, bien informada y sensata sobre Alemania. Es evidente que existe una franja lunática en el extremo derecho del espectro político alemán, incluso más lunática que los amigos de Liz Truss, supongo, y ciertamente lo suficientemente espeluznante y escalofriante no sólo para los medios de comunicación, sino también para los partidos gobernantes, que están buscando desesperadamente formas de asustar a los votantes para que no voten a AfD.

El bombo es increíble: he leído sobre una extraña reunión sobre «remigración», celebrada en un hotel de Brandemburgo el pasado mes noviembre, en la que dos o tres funcionarios de AfD discutieron con un identitario austriaco un «plan maestro» para efectuar deportaciones masivas de alemanes insuficientemente alemanes, comparada con la Conferencia de Wannsee de 1942, que diseñó el plan para proceder al exterminio de los judíos. Todo el episodio, y la reacción exagerada al mismo, es similar a las docenas de pensionistas que la policía detuvo [en 2022], liderados por un tal Graf von no se qué más y una ama de casa perturbada, que supuestamente planeaban una revolución en Berlín con la pretensión del tal Graf de ser nombrado kaiser o algo así. Podemos descansar en paz estos días al respecto.

¿Cuál es tu teoría sobre AfD? ¿Qué explica el creciente apoyo al partido y hacia dónde crees que se dirige?
Se trata de un fenómeno general, que se manifiesta de Noruega a Italia y que también aflora en el Reino Unido y Estados Unidos, donde la marca local del populismo de derecha ha encontrado un hogar en los viejos partidos conservadores de centro, los tories y los Republicanos. En todas partes, ello indica un descontento generalizado con el sistema de partidos establecido, de centro izquierda y centro derecha, y también con los partidos socialistas situados a la izquierda del centro izquierda. (En el Reino Unido y España, así como en algunos otros países, el separatismo regional ofrece otra salida a la desafección con la política democrática neoliberal). Subyace una profunda incertidumbre sobre el futuro, una sensación de cambio rápido e impredecible, que trastorna los modos de vida tradicionales. La gente se siente abandonada por los gobiernos liberal-democráticos; se siente arrojada a una vorágine de agitación social y busca un nuevo tipo de protección política, habiendo perdido la confianza en la política tradicional. Por supuesto, Giorgia Meloni, Marine Le Pen, Donald Trump y compañía tampoco protegerán en absoluto a la ciudadanía. Pero la gente tardará en darse cuenta, ¿quizá una o dos décadas?

“Esperemos que Wagenknecht tenga éxito allí donde los partidos establecidos han fracasado tan estrepitosamente, esto es, en poner fin al crecimiento de AfD”

¿Cómo relacionas la situación política en Alemania con la crisis general del capitalismo?
Una vez más, dejando a un lado las especificidades nacionales, esta «crisis general» se manifiesta hoy como una crisis del Estado, que se ve desbordado por demandas sobre su capacidad de gobierno que no puede satisfacer. Un indicio de la naturaleza de esta crisis es la oscilación impotente de la política económica registrada durante el último lustro entre la intervención y la abstención del Estado y la experimentación interminable con todo tipo de combinaciones posibles entre ambas. Ninguna de ellas ha sido capaz de abordar el problema ni de evitar que siga creciendo.

Lo que hay detrás de esta crisis infinita es, en resumen, lo que Marx llama el avance de la socialización de la producción en las sociedades capitalistas en las que los medios de producción siguen siendo de propiedad privada. A medida que las sociedades capitalistas maduran, cada vez más ámbitos de la vida social, incluida la obtención privada de beneficios, necesitan ser regulados y facilitados por los gobiernos; al mismo tiempo, las relaciones de propiedad capitalistas, en particular bajo el capitalismo globalizado, impiden que los Estados adquieran los medios que necesitarían para proporcionar una infraestructura colectiva para la producción capitalista avanzada, para reparar los daños causados por la «destrucción creativa» capitalista y para asegurar la legitimidad política requerida en una democracia. Una expresión de todo ello es la crisis fiscal endémica y cada vez más grave sufrida por el Estado capitalista-democrático, que propicia una percepción generalizada de su fracaso entre sus electores. Hay todo tipo de patologías políticas implicadas en este escenario que obviamente no puedo abordar aquí.

Alemania, por otro lado, es más que nunca, después de las guerras en Ucrania y Palestina, una dependencia estadounidense

¿Qué opinas de Sahra Wagenknecht? ¿Es su partido, Alianza Sahra Wagenknecht - Razón y Justicia, una fuente de optimismo o, como ha escrito recientemente el sociólogo Oliver Nachtwey, simplemente «una nueva forma de bonapartismo», que da voz a los sectores reaccionarios de las clases medias?
Recordemos en primer lugar que Sahra Wagenknecht no se presenta a emperadora y, que yo sepa, no se está planeando ningún golpe de Estado, al menos de momento. Considero su partido como una oferta democrático-igualitaria dirigida a quienes ya no se sienten representados por la corriente política predominante: una alternativa a la alternativa autoritario-neoliberal. Esperemos que Wagenknecht tenga éxito allí donde los partidos establecidos han fracasado tan estrepitosamente, esto es, en poner fin al crecimiento de AfD, que lleva ya una década prosperando bajo la benévola mirada de la CDU, el SPD, los Verdes y compañía.

Sidecar
Sidecar ¿Virtudes soberanas? En torno a Sahra Wagenknecht
Si Wagenknecht se está apoderando de territorio hasta ahora en manos de AfD no es porque lo esté ganando para la izquierda, sino porque está reciclando los argumentos de la derecha nacionalista.


A escala federal, si todo va bien, cabe esperar que el nuevo partido aporte un elemento de honesto realismo al discurso público, capaz de organizar una oposición parlamentaria seria, contundente y despiadadamente implacable y bien informada frente a un gobierno que no ha hecho nada para poner fin a la crisis de las infraestructuras físicas, a la decadencia del sistema escolar, a los daños causados por el cambio climático, a la escasez de vivienda, al aumento de la pobreza en el extremo inferior de la pirámide de distribución de la renta, al vasallaje a Estados Unidos en política exterior, al alejamiento de la Unión Europea y en tantos otros temas. Y en los Länder [estados federales alemanes] del este, tres de los cuales elegirán sus parlamentos este año, Wagenknecht puede arrebatar suficientes votantes a AfD para evitar que se convierta en el mayor partido en todos ellos y garantizar así, que puedan formarse gobiernos parlamentarios viables, quizá incluso con su presencia como socio de coalición.

¿Hasta qué punto es sostenible el apoyo alemán tanto a Ucrania como a Israel?
Resulta arduo hacer predicciones. Los estadounidenses prevén que Alemania, junto con la UE, asuma su papel en la guerra de Ucrania, mientras ellos se ocupan de Palestina, Irán y China. Si los alemanes no pueden cumplir, por razones políticas o prácticas, y la guerra termina en desastre —la caída del actual gobierno ucraniano nacionalista-extremista, el abandono del Estado ucraniano por los oligarcas ucranianos y su éxodo a Londres o Nueva York y, en general, la existencia tras la guerra de una Ucrania residual, política, económica, democrática y demográficamente inviable y acosada permanentemente por Rusia­—, entonces Estados Unidos y los Estados miembros orientales de la UE siempre podrán culpar a Alemania por el desastre, lo cual les resultara reparador.

En cuanto a Israel, el Estado alemán está utilizando todos sus medios disponibles para propagar la identificación popular y legal de cualquier expresión de horror por lo que está sucediendo en Gaza y Cisjordania con el antisemitismo con la esperanza de que ello suprima el debate público sobre su incesante apoyo a los crímenes de guerra que está cometiendo el gobierno israelí. Creo que esto causará un daño duradero a Alemania como democracia liberal. Por ejemplo, existe ahora toda una generación de jóvenes periodistas y sociólogos asimilando que, si quieren hacer carrera, deben aprender a fingir que no ven algo que todo el mundo ve y a no hablar de ello por staatsraison [razón de Estado].

“Los votantes que buscan protección frente a la destrucción creativa capitalista acuden a los nuevos nacionalistas en lugar de a los viejos socialistas”

¿Qué significaría una Alemania y una Francia de extrema derecha para la Unión Europea?
AfD no estará en el gobierno federal después de las próximas elecciones y estoy tentado a decir, que tampoco lo hará en el futuro en ningún caso. Así pues, no habrá una «Alemania de extrema derecha». Le Pen, por otra parte, podría ser presidenta, pero existen, si se quiere expresar así, intereses nacionales franceses duros, entre ellos seguir siendo el único Estado miembro de la UE con armas nucleares y defender el puesto de Francia como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Alemania, por otro lado, es más que nunca, después de las guerras en Ucrania y Palestina, una dependencia estadounidense encargada, entre otras cosas, de dirigir la UE en línea con los intereses transatlánticos estadounidenses y ello no cambiará a menos que Trump sea reelegido y decida renunciar por completo a Europa, lo cual no es improbable, momento en el que se desatará una situación infernal. El concepto del «tándem» franco-alemán o viceversa, que impulsa y dirige la «integración» europea, dejo de ser útil ya durante los últimos años de Angela Merkel: Francia no será dirigida por Alemania (ya sea gobernada la primera por la extrema derecha o por la izquierda blanda) y Alemania será dirigida por Estados Unidos más que por una Francia dura e intransigente. Hace ya tiempo que la UE es demasiado diversa internamente y está demasiado infiltrada por Estados Unidos como para ser algo más que un campo de batalla ampliado para la política nacional de cada uno de sus Estados miembros. La UE se convertirá en un subdepartamento de la OTAN, cuando la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen suceda al actual jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, lo cual se antoja probable.

¿Qué opinas de la joven generación de pensadores económicos alemanes? Hay determinados indicios de que están menos atados a las viejas ortodoxias ordoliberales que las generaciones anteriores y de que algunos de sus miembros incluso están desafiando activamente el viejo consenso, especialmente a medida que sus disfunciones, por ejemplo, el límite impuesto al endeudamiento, se hacen patentes.
Los economistas se dedican a vender recetas para lograr el éxito económico. Si sus viejas recetas no funcionan, inventan otras nuevas y lo llaman progreso científico acumulativo. (Si las nuevas recetas tampoco funcionan entonces «se precisa de más investigación».) Hoy, en el actual periodo de posausteridad, se supone que será la deuda pública y no la consolidación presupuestaria lo que nos salvará. Pero si no nos rescató en el pasado, ¿por qué debería hacerlo ahora?

Desde finales de la década de 1970 el crecimiento económico no ha dejado de disminuir, mientras que el endeudamiento público no ha dejado de aumentar, lo cual se ha debido a que la brecha entre los crecientes gastos generales del capitalismo y la decreciente contribución que los gobiernos podían extraer del capital para pagarlos tuvo que cubrirse pidiendo prestado al capital en lugar de gravarlo con impuestos, porque en una economía política cada vez más internacionalizada, si intentas que el capital se pague a sí mismo este desaparece, tímido como un ciervo. Pedir prestado a los ricos ocupa el lugar de cobrar impuestos a los ricos, esto es, les permitimos que se queden con sus beneficios excedentarios y para colmo les pagamos intereses porque lo hagan. Para los gobiernos se trata de apostar por unos tipos de interés bajos para siempre y por un crecimiento económico rápido a la espera de superar sus actuales niveles e endeudamiento en un futuro indeterminado. Si esto no funciona, la crisis fiscal del Estado dará paso a la próxima crisis financiera mundial. En resumen: son los impuestos, no el endeudamiento público, estúpido.

¿Qué explica el desplome del apoyo al SPD y cuáles son las lecciones para el Partido Laborista británico, dado que Keir Starmer parece haberse inspirado en Olaf Scholz?
El colapso del SPD debe contemplarse en el contexto del hundimiento general de la socialdemocracia en la mayoría de los sistemas multipartidistas europeos. La socialdemocracia no ha encontrado una cuarta vía tras el desastre de la tercera. Los votantes que buscan protección frente a la destrucción creativa capitalista acuden a los nuevos nacionalistas en lugar de a los viejos socialistas. Y los que quieren más inmigración, más intervenciones militares contra imperios malvados de todo tipo y menos emisiones de carbono siempre pueden votar a los Verdes.

Lamento tener que decir que me cuesta creer que Olaf Scholz haya «inspirado» a nadie, ¿en qué podría hacerlo? Tal y como están las cosas, tras las próximas elecciones federales su partido podría buscar refugio en una coalición como socio menor de una CDU más o menos victoriosa, como curiosamente hizo tras las dos elecciones estatales celebradas de 2023 en Berlín y Hesse. Por supuesto, eso sellaría su desaparición final, aunque podría permitirle un aplazamiento de la ejecución hasta que su actual líder alcance la edad de jubilación. ¿Una lección de Alemania para Sir Keir? Respice finem; prepárense para lo peor.

The New Stateman
Artículo original: Get ready for the worst publicado por The New Statesman y traducido con permiso expreso por El Salto.
Sobre o blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Milei ¿Argentina colapsa?
Javier Milei es el nombre de la nueva pandemia que asola Argentina.
Análisis
Análisis El Norte global ignora la “tormenta perfecta” que se cierne sobre el Sur Global
La mayoría de las economías han sido transformadas irreversiblemente por la liberalización económica tanto a escala nacional como internacional y lo han sido con persistentes nefastas consecuencias.
Ecofeminismo
Ecología Crisis de crisis: las múltiples cabezas del paradigma capitalista
Si bien las cabezas de la crisis son múltiples, la base del sistema es el mismo cuerpo, el mismo monstruo, y las soluciones a investigar tienen que considerar este factor.
Acaido
13/2/2024 1:34

Alemania, nazi con los judíos y nazi con los palestinos.
Doblemente nazi.

1
0
Sobre o blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas as entradas
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Madres protectoras
Nais protectoras Asociacións feministas denuncian a actuación dun xulgado de Galiza que arrincou dous nenos da súa na
Os fillos de R. A. foron separados á forza o 10 de xaneiro da súa nai, que é a súa coidadora principal. O home ten varias denuncias por malos tratos e R. A. puxo en coñecemento das autoridades a súa sospeita sobre a existencia de abusos aos cativos.
Investigación
Investigación El Ministerio de Agricultura dio a la Iglesia cinco millones de euros de la PAC
La mayoría del dinero de la PAC que ingresó la Iglesia y sus entidades vinculadas entre 2018 y 2022 está desacoplado de la producción y se debe a “derechos históricos”.
La vida y ya
La vida y ya El privilegio de ser blanca
Les pedí que buscaran ejemplos. Podían ser violencias que habían vivido o violencias que habían visto.
Senegal
Crisis política en Senegal Senegal, sumido en el desasosiego electoral
Tras aplazar las elecciones del 25 de febrero, en una maniobra considerada ilegal por el consejo constitucional, Macky Sall intenta apaciguar a una población que exige la liberación de los candidatos de la oposición y votar antes del 2 de abril.
Industria armamentística
Industria armamentística Antony Loewenstein: “Hay una obsesión en Occidente con Netanyahu, pero el problema va más allá de él”
Este periodista australiano ha llevado a cabo la investigación más minuciosa sobre la industria armamentística israelí, que se anuncia como probada en combate y se ha servido a dictaduras como la de Pinochet o la del apartheid sudafricano.

Últimas

Ocupación israelí
Genocidio EE UU bloquea una condena del Consejo de Seguridad contra Israel por la matanza de civiles hambrientos
Washington vuelve a blindar a Israel ante cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU mientras Biden empuja para enviar más ayuda a su aliado. Ultraderechistas israelís penetran en Gaza con la intención de establecer un asentamiento.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Sequía
Sequía La ermita del pantano más seco de Cádiz, exhumada del agua pero no de la memoria
El templo del Mimbral, a uno de los lados del pantano de Guadalcacín II, ha estado 30 años enterrado bajo las aguas. Ahora, la sequía que amenaza a Andalucía permite el acceso a una ermita que podría albergar dos fosas comunes de la represión franquista
El Salto Radio
¡Qué Grande Es El Cómic! Lecturas: Cuando el viento sopla
El programa ¡Qué Grande Es El Cómic! analiza la obra culmen de Raymond Briggs, un potente alegato antibelicista ahora reeditado
Más noticias
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Artes escénicas
Artes Escénicas ‘iSlave’: tecnología, esclavos y consumo
En ‘iSlave’, el compositor Alberto Bernal propone, junto a Mar Gómez y Pablo Ramos, reflexionar en el escenario sobre la esclavitud que la tecnología provoca en este sistema a un lado y otro de la pantalla.
Sidecar
Sidecar Línea de sucesión en Indonesia
Prabowo Subianto, elegido presidente de Indonesia el pasado 14 de febrero, es un representante de las fuerzas ultraconservadoras ligadas al siniestro pasado militar del país.
Elecciones autonómicas
Fragmentación de la izquierda Así fracasó la negociación entre Sumar y Podemos Euskadi
Las provocaciones de Pilar Garrido para tratar de controlar Elkarrekin cuando el acuerdo podía prosperar, así como el silencio de Belarra, reforzaron la decisión de Sumar de romper la coalición.
Salud Pública
COMPRAVENTA DE MASCARILLAS Osakidetza destinó 270.000 euros en comprar mascarillas a una firma relacionada con el caso Koldo
Si bien no hay constancia de contratos con la principal empresa de la trama, Soluciones de Gestión y Apoyo de Empresas, el máximo responsable de la citada firma durante la pandemia, José Ángel Escorial, había sido previamente consultor de estrategia.

Recomendadas

Kurdistán
Pueblo kurdo De Kobane a Madrid: la historia de dos amigos kurdos que no olvidaron su tierra
Llegados a España en los años 70, Aziz Mojtar y Mustafá Abdi hicieron su vida en el país mientras tenían la mirada puesta en la lucha de su gente. Cinco décadas después de su llegada, reflexionan sobre la trayectoria revolucionaria del pueblo kurdo.
Cine
Almudena Carracedo y Robert Bahar “Esta película puede ayudar a cerrar muchas conversaciones negacionistas”
Netflix estrena el 1 de marzo ‘No estás sola’, un documental riguroso y situado de la violencia sexual.
Argentina
Elizabeth Gómez Alcorta “Milei quiere volver a 1921 con la derogación de la ley del aborto”
Ex ministra de Mujeres, Género y Diversidad de Argentina durante el último gobierno, esta abogada feminista y por la defensa de los derechos humanos, desgrana la situación social y económica después de tres meses de Gobierno de Javier Milei.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.