Opinión
Confesiones de un militante valiente

A veces pienso que nuestras trifulcas son solo para gente ociosa que no tiene otras ocupaciones.
cuchillo

Conviene recordarlo por si alguien lo ha olvidado: en mayo habrá elecciones.

Sí, comprendo el desánimo del lector. ¿A quién le gusta que le recuerden asuntos desagradables? Las elecciones son esa cosa molesta que nos obliga a la militancia a hacer campaña electoral, andar por la calle, pegar carteles, organizar actos, hablar con otra gente que no sean los tuyos y, peor aún, ¡tratar de convencerla! En fin, a qué seguir. Todos conocemos las servidumbres de esa liturgia fastidiosa, de esa aburrida monserga que durante unos días nos distrae de lo verdaderamente importante: la bronca del Twitter.

Pero, en fin, nos guste o no, las hay. ¡Ay! ¡Si dieran concejales y diputados por desbarrar en las redes sociales! ¡Otro gallo nos cantaría! ¡Mayoría absolutísima! ¿No debería ser así? ¿No debería premiarse ese esfuerzo, titánico, insomne, agónico, de tantos luchadores de izquierdas? ¿No debería tener su fruto todo ese desvelo de incontables horas diarias frente a la pantalla ocupadas en rebatir, sermonear, repetir, injuriar, reñir, adular, tergiversar, mentir...? ¡Luchar, joder! ¡Digamos la palabra correcta! ¡LUCHAR! ¡Esta es la lucha de nuestros tiempos! La barricada donde nos batimos en noble y heroico combate cotidiano. Antaño nuestros ancestros de izquierdas batallaron en fábricas, campos y calles. Y nos legaron su esfuerzo, su dolor, su exilio o su sangre para que hoy, recogiendo el testigo, nosotros podamos enarbolar de nuevo la bandera de la justicia social chapoteando en trincheras tan llenas de fango, ratas y mugre que ríete tú del Somme.

La masa indocta, en general, no tiene ni puta idea de nuestras broncas. Entre otras cosas, porque nuestro horario bullero es matinal y a esas horas la clase trabajadora a los que nos dirigimos pues… está trabajando.

Contra un enemigo, además, infinitamente más maligno e inteligente que los capitalistas, los fascistas y sus esbirros. Estos eran crueles, sí, detentaban un poder omnímodo, podían asesinarte, llevar a la miseria a tu familia, explotarte... pero argumentando eran unos zopencos. El enemigo era malo, pero gilipollas. Sin embargo hoy luchamos contra un adversario mucho más maquiavélico, preparado y ladino. El lector habrá adivinado de qué clase de peligrosos facinerosos estoy hablando. Sí, exactamente: nuestros excompañeros.

¿Qué mérito tiene debatir con la asnada de la ultraderecha? ¿A qué molestarse? Que sigan en su burricie. ¡Pero contra los nuestros! ¡Eso es otro cantar! ¡He aquí una lucha formidable! Se cita mucho a Gramsci. Si yo estuviese en mi celda, tranquilo, a mi rollo, a plato puesto, también escribiría obras maestras. Pero me hubiera gustado verlo en mi lucha diaria contra tipejos de la peor especie (la mía), armados con mi misma verborrea, utilizando mis mismas demagogias arteras y ¡lo que es peor! ¡Defendiendo los mismos nobles ideales!

Eso sí que es jodido. No es de extrañar que no nos dé tiempo a escribir ni a leer otra cosa que los tuits. Por suerte, ya veníamos culturizados de antes; si no, ¡aviados íbamos! Y encima, que no se acaba nunca, que nunca se gana. Que nos obliga a estar día tras día, hora tras hora, repitiendo las mismas paridas, las mismas consignas, los mismos odios, como Sísifos modernos en un esfuerzo sin premio ni fin.

Por cierto, que el otro día vi la película, La llegada y me acojoné vivo. La parte esa en la que la protagonista afirma que el lenguaje condiciona nuestro comportamiento y visión del mundo. Y que si usas un modo de comunicación competitivo que solo se exprese en términos de victoria/derrota, tal es tu modo de entender la realidad. Pensé yo entonces que estar todos los días de nuestra vida escribiendo parrafitos injuriosos en el Twitter nos tiene que estar dejando el cerebro frito. En fin, espero que la hipótesis de Sapir-Whorf no se confirme porque, si no, vamos bien jodidos. De todos modos, ¿quién ha dicho que la lucha sea fácil? Si el descenso a la barbarie es el precio que hay que pagar, pues gustoso lo pago. ¡Soy un soldado! ¡Señor, sí, señor!

En fin, este tema no me gusta. Vuelvo al inicio. Que hay elecciones. ¿Y para qué sirve eso?

Mientras paseo a mi perro trato de alarmar a mis inocentes vecinos paseantes perrunos del mal oculto en tal o cual articulista rojipardo pero no saben ni de la misa a la media ni les importa un pito

Pues hay una escuela de pensamiento, digamos tradicional, por no decir arcaica, que opina que las elecciones tienen la función de elegir a los representantes de los ciudadanos que, se supone, velarán por sus intereses. Según esa escuela primitiva a un habitante de Ponferrada le podrían importar cosas tan peregrinas como que les hayan cerrado las urgencias pediátricas del Picotuerto y a uno de Corcubión que le instalen un aerogenerador en la misma puerta de su casa. Bagatelas. Pues buenos íbamos si tuviésemos que interesarnos por cada una de las miserias que atañen a la ciudadanía. Menos mal que se acabó aquella tabarra infernal del micro abierto en la era del 15M. Llegaba siempre algún pelmazo que en lugar en lugar de ilustrarnos sobre las luchas por la hegemonía se ponía a quejarse del alcantarillado.

En fin, esto, por suerte, ya está completamente desterrado del estudio serio de la politología. Cierto es que todavía quedan unos cuantos millones de ciudadanos a los que les preocupan tales menudencias pero ya irán cayendo de la burra cuando vean que no les hacemos ni puto caso.

Antaño, los programas electorales exhibían el despropósito de cientos de compromisos culturales, económicos, sociales…. ¿Pero quién se lee esa turra en estos tiempos? 280 caracteres, por favor.

Por el contrario, un programa que respete a la ciudadanía no debe encargarse de baratijas sino tratar de resolver las dos o tres cuestiones verdaderamente trascendentes de la sociedad. Lo primero: ¿Primarias abiertas, cerradas o semiabiertas? Yo aquí no sabría decir porque, si bien juego el Gambito Muzio, con negras tiro más bien a la Scheveningen. En todo caso, este es el tema principal de nuestro tiempo y tiene la ventaja de que es un programa breve y que, tanto vale para autonómicas como para municipales, generales o cabildos. Y, seamos honestos, tampoco exige mucha preparación.

El lector habrá adivinado de qué clase de peligrosos facinerosos estoy hablando. Sí, exactamente: nuestros excompañeros

Ya resuelto, podemos ir a otros asuntos no por secundarios menos trascendentes. Por ejemplo: ¿Quién voló el gasoducto? ¿Es consciente la población de los peligros del rojipardismo?

Ya lo digo yo: sin duda, no. Mientras paseo a mi perro trato de alarmar a mis inocentes vecinos paseantes perrunos del mal oculto en tal o cual articulista rojipardo pero no saben ni de la misa a la media ni les importa un pito. Mira que es frustrante. Yo, que me leí Feria al revés buscando mensajes satánicos.

Y, como eso, todo lo demás. Por lo menos, en los primeros tiempos de las huelgas proletarias, un orador se dirigía a una masa obrera informada. Ahora es todo idiocia. Voy a los bares de menú y me pongo a hablar de la izquierda woke, de que si tal periodista le dijo tal cosa a otro y el otro tal otra a este, que si Ferreras, que si el podcast y se me quedan mirando como si fuera gilipollas perdido. La masa indocta, en general, no tiene ni puta idea de nuestras broncas. Entre otras cosas, porque nuestro horario bullero es matinal y a esas horas la clase trabajadora a los que nos dirigimos pues… está trabajando. Hay que joderse.

¿Y para eso me tiro yo horas retuiteando y ampliando en tiempo real la lista de traidores? Pan a los cerdos, gotas que se pierden en la lluvia. A veces hasta pienso que nuestras trifulcas son solo para gente ociosa que no tiene otras ocupaciones.

Aquí es donde tengo uno de los dilemas que más me torturan. Porque si mis vecinos pasan de los programas políticos de la tele, o los podcast y los canales de internet... ¿cómo les voy a explicar quiénes son los buenos y los malos? ¿A quién odiar y a quién amar? Así estoy en un sin vivir: por un lado, queriendo que esos asquerosos programas que odio quiebren pero, por otro, deseando que la gente los vea un poco de refilón para que conozca a mis archienemigos. ¡Ah, la gente! ¡Esa gran desconocida! ¡Qué quebraderos de cabeza da! En fin, ya procuro yo no estar mucho tiempo entre los humanos y regresar rápido a la pantalla para volver al mundo real.

Que vaya este de tercero o de sexto en una lista, eso es una injusticia irreparable. Y, si entretanto gobierna la ultraderecha, pues mala suerte

Para algunos tiquismiquis, toda esta exhibición impúdica de nuestras miserias internas es un fracaso de la izquierda y blablablá. ¡Uy, mírame y no me toques! Yo lo veo al revés. A la plebe le gusta la sangre, joder. Nuestro problema es justamente el contrario: ¡que no lo aireamos lo suficiente! Lo vivimos como si fuese algo vergonzoso. ¿Pero acaso el populacho no babea por Sálvame? Este es el formato, compañeros y compañeras. Cierro los ojos y lo imagino: Jorge Javier, los Matamoros, la Patiño, Kiko, el polígrafo, todos los comentaristas en un Asturias Deluxe, Especial Andalucía, Especial primarias. Yo solo lo dejo caer pero A-RRA-SÁ-BA-MOS.

Al final iba a hablar de las elecciones y me empantané en otras historias. Normal, ¡a quién le importan! Lo cierto es que su única utilidad es dilucidar quién tiene más fuerza y quién podrá imponerse al otro entre los ayer aliados, hoy enemigos, mañana aliados para dominar futuros procesos de unidad de fuerzas de izquierdas que nos permitan participar en otras elecciones y así ad infinitum. Cuesta un poco entenderlo, pero lo lees dos veces y ya está. Yo me trago tuits peor redactados todos los días y me aguanto. Pues esa es la utilidad. Hala, punto pelota.

De hecho, cuando veo a esos pobres desgraciados de la periferia con su matraca de la España vaciada, con su infinita lista de agravios territoriales pienso: ¡que no estamos a eso, hombre! Que sí, que es una pena que no tengas tren, ni médico y la despoblación y tal y cual y Pascual, pero ahora estamos a otra cosa. Estamos a ver si yo quedo por delante de este para luego en las próximas meter a otro delante de aquel y etcétera. Y luego, si eso, si algún día llegase a finalizar todo este proceso interno, pues ya podemos mirar lo de la despoblación y los médicos. Pero no antes, so egoísta.

En cualquier caso, no soy un iluso. Bien sé que para comprender esto hace falta una altura de miras de la que la mayoría social carece. Un tren, pues si no se pone hoy, ya se pondrá mañana. Y si no es mañana, pues pasado. Si total llevan toda la vida sin él. Pero el éxito o el fracaso de unas siglas, eso es un drama cósmico. Que vaya este de tercero o de sexto en una lista, eso es una injusticia irreparable. Y, si entretanto gobierna la ultraderecha, pues mala suerte. De hecho, yo lo digo claro. Si me preguntas a quién prefiero gobernando: ¿a Abascal o a un excompañero? Pues a Abascal. Por lo menos soy sincero.

Arquivado en: Política Opinión
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Precariedad laboral Les vamos a dar unos datos
Facilitar datos es una buena práctica para que se comprendan mejor los discursos, mucho más dependientes de la fluidez oratoria del político de turno y de sus dotes para hacer grandes frases sin decir nada concreto
Opinión
Geopolítica El efecto mariposa en la geopolítica de nuestro tiempo
El planeta se encuentra inmerso en cuatro encrucijadas, cada una de las cuales por sí misma, tiene la potencia para dislocar el mundo que conocimos.
Opinión
Opinión Travestis
La literatura no puede tener como fin la propia literatura porque las palabras siempre dicen cosas por lo que hay que decir cosas con ellas.
Sirianta
Sirianta
11/4/2023 13:19

Jamás he usado Twitter, así que no me siento aludida por el artículo. Lo que me molesta de estas letras es que parece que el autor ha encendido el ventilador para que la mierda salpique a todos lados, el típico truco de poner a la clase política a un mismo nivel. "Todas/os son iguales. Sillones, sillones...". No, gracias, no lo compro; demasiado simple.

1
0
julen
10/4/2023 19:49

Ya está, me has convencido. Ahora viene lo fácil: señálanos, oh, Kalikatres sapientísimo, cuál es el camino de vuelta a casa, ese que va directo a lo importante.

1
0
yermag
yermag
10/4/2023 18:15

Je, je. Fantástico, el mejor artículo humorístico para partirse el culo. ¿Unidas Podemos? ¿Podemos Sumar? o Unidas Sumamos y si nos dividimos Podemos Desunirnos, aunque si nos unimos también es posible que >Unidas Jodamos, ... o nos Jodamos Si Nos Desunimos. En verdad la variedad de combinaciones es notable. Sumar es un proyecto que podría Unir al PCE, el PCPE, el PCE-R, el PCE (Marxista-Leninista), el Partido Comunista Obrero Español (PCOE), el PCTE y el PC a secas (comunistas abstemios), y otros frutos de no sumar y no estar en Unidas Podemos. ¿Podemos Unirnos?, por favor, o por el comunismo. Unirnos e ir en común unión a ver al Papa Paco antes de que sea asesinado por la ultraderecha abascaliana que le tiene mucha inquina y le tacha de Papa rojo.

1
0
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.