Opinión
Los torturadores de la EGB

La nostalgia militante de aquel pasado colabora en la impunidad, pues oculta y dulcifica aquella crueldad como algo casi encantador y convierte a las fieras en venerables y admirados maestros en valores.

Como tantos otros niños, en mi infancia leí muchos relatos que hablaban del dolor de otros niños. Niños abandonados, niños huérfanos, niños convalecientes, niños golpeados en hospicios y escuelas. Pareciera, de hecho, que exista todo un género literario que se complace en hacer vivir a sus protagonistas infantiles las más horrendas y espantosas experiencias. Confieso, sin embargo, que entonces no me afectaban mucho, pero hoy, tantos años después, la lectura de estos textos me conmociona de un modo muy distinto.

Sospecho que el cambio es haber tenido hijos propios. Mientras mi hijo duerme, siempre destapado, con su hermoso rostro medio esbozando una sonrisa, leo David Copperfield e imagino a ese otro pobre niño abandonado de todos, en manos de su sádico profesor, Mr. Creackle, y algo se me remueve hasta el tuétano. Comprendo ahora —precisamente porque yo ya no lo soy— lo excepcionales que son los niños y siento la violencia que se ejerce contra ellos como un desgarro en el cosmos, un crimen que supera lo humano, una herida en la misma idea de la bondad.

Cuando yo tenía una edad parecida a la de David Copperfield, tuve mi propio Mr. Creackle en la figura del director de mi colegio. Aunque no le haríamos justicia si lo comparásemos con el personaje de Dickens, porque nuestro Creackle era, sin comparación posible, infinitamente peor.

Aquellos niños de padres ausentes, colocados en una situación de máximo desvalimiento, fueron las víctimas propiciatorias de situaciones casi cotidianas de violencia física y verbal

En aquel colegio los niños se dividían en dos categorías: a los que no se les podía pegar y a los que sí. Los primeros éramos los hijos de la pequeñaburguesía local, vástagos de funcionarios, empleados de banca o pequeños empresarios. Los “pegables” eran niños que provenían del medio rural o, más singularmente, los que vivían en el internado del colegio. En la novela, David Copperfield es enviado al internado precisamente para que sean severos e implacables con él. Pero el único pecado que habían cometido los niños internos de mi colegio era el ser hijos de emigrantes que deseaban para ellos la mejor educación posible.

En lugar de eso, aquellos niños de padres ausentes, colocados en una situación de máximo desvalimiento, fueron las víctimas propiciatorias de situaciones casi cotidianas de violencia física y verbal, que incluían el menosprecio permanente.

¿Qué sueños tenían para sus hijos esas personas obligadas a dejar su hogar, su patria y su familia para ganarse la vida? ¿Cómo iban a imaginar que condenaban así a aquellos niños al maltrato y al fracaso escolar? Aparece aquí algo diferente, algo radicalmente sucio que supera en ruindad a la simple violencia. Y eso que la violencia no era fácil de superar ni tenía nada de simple.

La lección continúa mientras se escucha algún sollozo entrecortado, como un tosido que se escapa sin querer. Porque en aquel colegio los niños lloran siempre en bajito, sin escándalos

El personaje del Sr. Creackle se contentaba con azotar con una vara a los alumnos que fallaban la lección, pero, tras 150 años, los métodos lectivos se van refinando. Valga un ejemplo entre tantos: un niño está en la tarima, atorado, nervioso, incapaz de resolver una ecuación. Nuestro Creackle lo coge por una oreja y le golpea la cabeza contra la pizarra una y otra vez desplegando toda la fuerza de la que es capaz. La violencia de los golpes es tal que las alcayatas ceden y el encerado, de al menos cinco metros de largo, cae al suelo con estrépito. Víctima y verdugo se quedan inmóviles, todavía con la oreja apresada. Temblando de espanto, los demás miramos los surcos que forman las lágrimas en aquella mejilla manchada de tiza.

Un profesor sorprende a un niño mirando unos cromos. Le dice: “Al pasillo”. El niño solloza, ruega: “No, no, al pasillo no”, sabiendo lo que allí ocurrirá. Todavía, agarrando la puerta, con un hilillo de voz implora: “Por favor, por favor”. Pero no hay piedad. A partir de ahí, el resto de los niños solo estamos pendientes del pasillo y sus rumores, e imaginamos a nuestro compañero absolutamente inmóvil, sin respirar, pegado a la pared, deseando atravesarla, tratando de mimetizarse con la pintura amarilla y contando cada minuto para asomarse al cabo de un rato y decir suplicante: —¿Puedo entrar ya?

Quizá esta vez se salve, quizá la clase termine y pueda volver a entrar. Pero no. Escuchamos un portazo, unos pasos poderosos que resuenan por las baldosas y sabemos que el niño está perdido. En clase se hace el silencio, mientras del pasillo llegan, a través del tabique, los sonidos de los insultos y los golpes que semejan aplausos sordos. Luego el director devuelve al niño al aula. Pasea su mirada circular, escrutándonos, pero nosotros hundimos los ojos en los libros. El niño entra sorbiéndose los mocos, con un rasponazo en la sien y dos chorretes de sangre en la nariz. La lección continúa mientras se escucha algún sollozo entrecortado, como un tosido que se escapa sin querer. Porque en aquel colegio los niños lloran siempre en bajito, sin escándalos. Suena el timbre al fin, mira la mancha roja de su camisa y gime: “¿Qué dirá mi abuela cuando la vea?”.

El profesor, en perfecta calma dice: “Déjalo dormir, que ya lo despierto yo” y continúa la clase que transcurre a partir de entonces bajo una amenaza que flota. Cuando termina, se acerca al niño dormido y, con toda la fuerza de su brazo, le asesta una hostia que lo derriba al suelo

Mi hijo duerme plácidamente a mi lado. Es la viva imagen de la inocencia, de la belleza, de la perfección del ser humano. Recuerdo entonces a Ángel, tiene 8 años y se ha quedado dormido en clase. Su compañero de pupitre lo delata, porque en el centro se promueve la delación. El profesor, en perfecta calma dice: “Déjalo dormir, que ya lo despierto yo” y continúa la clase que transcurre a partir de entonces bajo una amenaza que flota. Cuando termina, se acerca al niño dormido y, con toda la fuerza de su brazo, le asesta una hostia que lo derriba al suelo. Ángel se despierta, confuso, mirando al mundo sin comprender. Tiene sin duda algún problema cognitivo y serias dificultades para el aprendizaje; a veces, cuando le preguntan algo, se queda mirando al infinito, absorto, como si estuviese en un lugar remoto e inalcanzable. El lugar donde quizá se refugia de los golpes cotidianos y del grito de “¡subnormal!”.

A veces, la violencia física tiene su prólogo en lo que llamamos “los juicios”. El director interrumpe una clase durante tiempo indefinido tratando de aclarar una serie de crímenes absurdos: alguien ha robado una calabaza en el campo vecino, otros han tirado piedras desde un muro. Pasea teatralmente, como un maestro de escena, se regodea, disfruta burlándose de uno o de otro y despertando las nerviosas risas de hiena de los que, en ese momento, no somos aún las víctimas de sus insultos aunque lo seamos más tarde. Los niños de papá nos libramos de las palizas, pero no del escarnio, de los motes y de las humillaciones. Los juicios pueden durar horas interrogando a uno o a otro a la caza de nuevos delitos igualmente insignificantes. Cuando no encuentra al culpable, obliga a que cada alumno escriba un nombre en un papel, lo sepa o no. Quizá como homenaje a la naciente democracia, las condenas se ejecutan por sufragio universal.

Cada uno, así, vive el terror a su manera e incluso aplicadas niñas de sobresaliente sufren episodios de anorexia nerviosa los domingos, cuando la hora de volver a las clases se acerca. ¿Qué puede mover a un adulto de cuarenta y pocos años a enseñarse así con unos niños? ¿Qué patología anida ahí? Hoy aún no lo entiendo.

Un apartheid clasista

Aquella fue mi EGB. Una EGB que funcionaba como una verdadera criba social donde los niños de estratos socioeconómicos medios o altos, superaban los niveles educativos casi sin querer y el resto encontraba barreras infranqueables. En mi colegio, los niños del casco urbano, y similar posición socioeconómica, teníamos nombre: Jorge, Jacobo, Salva... mientras que a los niños de extracción rural se les llamaba por el apellido: Manteiga, Godoy, Mosquera... Y, puesto que nosotros no éramos conscientes de la verdadera razón para ser indultados de la violencia física, juzgábamos que, si no se nos pegaba, sería porque éramos mejores que aquellos a los que sí. Nada más natural que fuésemos escalando en el sistema educativo y los otros tuviesen su acceso vedado. Toda la vida habíamos oído que eran burros, imbéciles, y su fracaso nos lo confirmaba.

De cuando en cuando leo nostálgicas exaltaciones de aquellos años, según las cuales entonces éramos personas más tolerantes con los demás. Y fruto de esa tolerancia era la libertad para expresarse sin temor a la “censura social” de lo correcto que hoy padecemos. Habíamos sido educados con “valores” y los niños teníamos educación y respeto. Esa nostalgia fabulada evoca una sociedad que se recuerda como más humana, más espontanea, comunitaria y de relaciones sociales más abiertas.

Mi amigo Javier contaba, incluso con cierto orgullo, que a él su padre le pegaba con la goma del butano. Los nostálgicos evocan esa “zapatilla” con cariño

Por el contrario, en cada cumpleaños, primera comunión, en cada pelea en la calle, el clasismo, la aporofobia y la organización social por niveles de renta estaban completamente naturalizados. En la calle podías jugar con unos, pero a tu casa entraban otros. Y las situaciones de pobreza convertían a los niños en poco menos que apestados a los que había que rehuir como si tuviesen algo contagioso.

La violencia estaba normalizada y no era raro ver a padres dando alguna bofetada a sus hijos por la calle. Ya en casa, eran generalizados los castigos con tandas de cintazos o zapatillazos. Mi amigo Javier contaba, incluso con cierto orgullo, que a él su padre le pegaba con la goma del butano. Los nostálgicos evocan esa “zapatilla” con cariño. De nuevo miro a mi hijo dormido: ¿cómo podría pensar que marcarle los muslos con un cinto puede ayudarle en su desarrollo humano? Sin embargo, constantemente vemos a adultos, con ese tono perezrevertiano, ufanándose de los golpes recibidos en la escuela o en el hogar, como si estos hubiesen sido los sólidos cimientos sobre los que se construyó su personalidad.

La tan cacareada tolerancia de entonces tenía más que ver con la uniformidad social que con los buenos sentimientos. Es fácil ser tolerante con los iguales, pero las pocas excepciones a la norma se castigaban severamente. En mi barrio vivía un niño testigo de Jehová. Se llamaba Constantino. Constantino solía aparecer montado sobre una bicicleta destartalada, oxidada y con unos andrajos de goma por llantas. La barahúnda de su vehículo anunciaba su llegada e inevitablemente era recibido con burlas, golpes y desprecios, pues era hereje y, encima, pobre. En uno de mis recuerdos más penosos, veo a la jauría del barrio arrojando la triste bicicleta de Constantino a una zanja que hacía de pozo negro y al niño tratando de sacarla —no tenía otro juguete— de aquel cieno pestilente. Sabíamos que nadie nos castigaría por eso. Por qué volvía una y otra vez con el resto de los niños para ser zaherido es algo que no me explico pero, por otra parte, ¿a dónde iba a ir si no?

Por supuesto, exhibir públicamente la homosexualidad hubiese sido un absoluto suicidio. Pero ni siquiera hacía falta llegar a eso. Tuve un compañero que mostraba cierto amaneramiento en sus gestos y, además, se llamaba Pastor. Pastor pasó toda su adolescencia padeciendo burlas diarias y, lo que es peor, sometido a un aislamiento de facto porque, hablar con Pastor, acercarse a Pastor, incluso rozarse casualmente con él, era motivo de ácidas chanzas. Aquel niño estaba incomunicado en el sentido más absoluto del término.

Lo público nos salva

De cuando en cuando alguna sentencia condena a un padre por darle un cachete a su hijo con penas que a veces nos sorprenden. Suenan entonces las voces nostálgicas que se escandalizan por tales excesos y añoran el respeto a los mayores y la disciplina. Pienso en todos aquellos compañeros míos, tan asiduamente golpeados, expulsados del sistema educativo tras ser aniquilada su autoestima y me pregunto cuántos miles de niños hubiesen tenido otras vidas de haber existido una legislación que protegiese su integridad física y moral.

Mi compañera de entonces D., dice que la llegada al Instituto fue como una epifanía pues descubrió que la educación podía ser fastidiosa o ilusionante, pero no necesariamente aterradora. Lo público nos salvaba de la arbitrariedad y de los abusos. Introducía normas iguales para todos que hacían cumplir funcionarios públicos a los que tu extracción social les era indiferente.

Lo público hubiese salvado también a mis compañeros. Le hubiese dado profesores de apoyo, adaptaciones curriculares a los que lo necesitaban y proporcionado a Ángel un diagnóstico y profesionales adecuados a sus necesidades. Ese conservadurismo nostálgico de la EGB también denosta el sistema educativo actual que, a su juicio, regala los aprobados y reniega del esfuerzo. Me pregunto si añoran aquella alternativa de humillación, desamparo y desatención que sufrían los niños que no tenían un soporte socioeconómico suficiente que los arropara.

Ivan Karamazov, el personaje de Dostoyevsky, prueba la inexistencia de Dios con un argumento basado en los crímenes contra los niños. A juicio de Iván, estos crímenes sobrepasan la escala humana y son tan atroces que, por ello, se vuelven imposibles de castigar. Es decir, no hay castigo que pueda ser proporcionado al delito. Por pura lógica, si no se pueden castigar, menos aún se pueden perdonar. Entonces, si ese Dios los permitió, si no hay castigo que pueda equilibrar el daño ni perdón posible..., ese Dios no existe.

El sueño de la nostalgia produce monstruos

Ausente Dios, nos queda la ley. Nos quedan los servicios públicos, la protección social y ese pensamiento de lo “políticamente correcto” tan denostado, que entre otras cosas, hace que toda aquella barbarie sea ya impensable, que aquellas personas se considerasen hoy delincuentes y sus actos, merecedores de condenas de cárcel. Pero entonces, toda aquella violencia, aquel apartheid social quedó impune y aún gozan los verdugos del prestigio de su comunidad, enterradas sus víctimas en el olvido. Ningún castigo hubiese sido suficiente y ningún castigo sufrieron.

La nostalgia militante de aquel pasado colabora en la impunidad pues oculta y dulcifica aquella crueldad como algo casi encantador y convierte a las fieras en venerables y admirados maestros en valores. Así, el sueño de la nostalgia produce monstruos.

El sueño de mi hijo a veces se sobresalta. Quizá está soñando también con monstruos, dragones de tres cabezas y otros que solo conoce su fantasía. ¿Con qué monstruos soñaban aquellos niños humillados y ofendidos? A nadie le importa. Nadie vela su sueño, nadie calma sus pesadillas.

Arquivado en: Opinión
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Precariedad laboral Les vamos a dar unos datos
Facilitar datos es una buena práctica para que se comprendan mejor los discursos, mucho más dependientes de la fluidez oratoria del político de turno y de sus dotes para hacer grandes frases sin decir nada concreto
Opinión
Geopolítica El efecto mariposa en la geopolítica de nuestro tiempo
El planeta se encuentra inmerso en cuatro encrucijadas, cada una de las cuales por sí misma, tiene la potencia para dislocar el mundo que conocimos.
Opinión
Opinión Travestis
La literatura no puede tener como fin la propia literatura porque las palabras siempre dicen cosas por lo que hay que decir cosas con ellas.
Persona anónima
18/5/2023 23:59

Ni entiendo cómo ese colegio sigue abierto, ni entiendo cómo esta gente puede seguir paseándose por el pueblo de A Estrada con el "papo" y esa áurea de superioridad de la que tanto presumen. Del profesorado que tenían explotado en mi época, tampoco hay mucho bueno que decir, salvo de dos profesores. Debo añadir que además de lo expuesto, se consentían palizas a gente con minusvalías mentales. No contentos con eso, también las daban ellos.
Lo de las diferencias de trato a según hijo de quién fueras llegaba a unos extremos sangrantes, llegando incluso a no poder ponerte enfermo (por lo visto avisar a los padres pobres, llevarte al médico o darte primeros auxilios les daba más trabajo si tenías menos "caché")
Etc, etc, etc....
Después les parecía feo que la gente abandonará el colegio antes de lo que ellos quisieran y aún por encima intentaban poner a los compañeros que se quedaban en esa cárcel en tu contra....
Podría dar para un buen libro

0
0
Xs
21/12/2022 23:22

Tuve la desgracía de conocer también el citado colegio de Lourdes en A Estrada. Todo lo que se cuente sobre malos tratos infligidos por el director del mismo en función del estrato social del alumnado es poco. Todos los que estudiamos allí fuimos testigos silenciosos. Los testimonios de salvajadas darían para llenar tomos y tomos.

2
0
Señorita escarlata
21/12/2022 17:00

Todo lo que se dice es cierto, y más, pero ya no te quiero contar si ibas a un colegio religioso, a finales de los setenta, y eras hijo de "rojo": de pesadilla en el Colegio San Juan de Oviedo

0
0
María Xosé.
21/12/2022 12:28

Desgraciadamente para mí conozco muy bien el colegio del que habla el artículo. Era el Colegio Nra. Sra. de Lourdes en La Estrada y ese director horrible se llamaba D. Enrique. Todo lo que se cuenta es verdad incluso se queda muy corto porque se podría escribir un libro con las barbaridades que vimos en ese colegio. Animo a otros alumnos a que cuenten su caso.

2
0
julen
21/12/2022 10:28

Todo lo que cuentas, lo he conocido en directo. Terrible. Desconozco de qué medios se vale nuestro cuerpo para salir adelante de esos martirios. He leído que algunas personas relatan hechos similares en centros públicos. No lo niego, pero, a diferencia de los centros privados, y casi con seguridad, no se discriminaba por la clase social.
Estupendo artículo. Zorionak.

3
0
Sirianta
Sirianta
19/12/2022 16:51

He estudiado siempre en la escuela pública. Allá por el año 2000, mi profesor de matemáticas de bachillerato disfrutaba amedrentando e insultando a quien sacaba a la pizarra, haciendo llorar a much@s de mis compañer@s y expulsándome de clase en una ocasión por darle un beso en la mejilla a una amiga: "Aquí no estamos para lesbianismos y tonterías. Fuera".
No solo no fue castigado, sino que pocos años después fue nombrado director del instituto.
Aquellos tiempos oscuros no están tan lejos, lamentablemente.

1
0
Marc
19/12/2022 15:09

Excel·lent article, i molt ben escrit. Ara, cal reivindicar la feina dels i les mestres de la pública que, en temps de l'EGB, van empènyer per anar transformant el sistema.

2
0
Asanuma
19/12/2022 14:11

Cada mañana escolar de mis siete años la autoestima apenas esbozada se ahogaba en un pozo de lágrimas del dolor físico y la humillación, maltratado por gente con sotana. Con doce años escuché por primera vez en un confesionario obligatorio la pregunta: ¿te tocas?. Frente a la -estúpida y falaz- nostalgia, nada mejor que la memoria -fifedigna-.

4
0
yermag
yermag
19/12/2022 11:57

Pues yo fui a un Colegio Público, Colegio Nacional, como se decía entonces y maestros y "señoritas" de la selección pública franquista pegaban unos tortazos que daban ganas de dinamitar todos los colegios: "públicos" o privados. El autoritarismo de la época no distinguia mucho entre público (en realidad del Estado) y privado (o sea de curas monjas y empresarios amiguetes del Régimen). Por lo demás muy buen artículo, aunque la defensa de la enseñanza que pagamos con los impuestos ("pública") sea cuestionable en tanto la educación siga siendo sinónimo de amaestramiento para el mercado.

2
1
Sirianta
Sirianta
19/12/2022 16:55

En el último punto le doy toda la razón. La escuela no nació con el ideal de crear un mundo más justo e igualitario llevando la educación al pueblo, sino como herramienta de homogeneización y fábrica de siervos.

0
0
Ce
19/12/2022 11:45

Hablas de un cole privado,no,? Soy de 1980 y en mi cole público no era así

0
0
Arabí
Arabí
19/12/2022 8:04

El artículo me ha dejado tocado, yo siempre he pensado que lo de adorar el pasado es un error, allí se aposentan los conservadores para engañarnos, si existe algún mundo justo debe estar en el futuro.

4
0
Marc
19/12/2022 15:11

Ben dit!

0
0
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.