Personas sin hogar
Las personas sin hogar: los ojos a los que no nos atrevemos a mirar

En la ciudad de Valencia viven entre 700 y 800 personas sin hogar y los colectivos que les atienden aseguran que han percibido un aumento en este último año. No tener un hogar, en ningún caso, significa no tener una historia ni derecho a contarla.

Hace apenas unos pocos días que ha dejado de llover durante casi toda la jornada en la ciudad de Valencia. Durante esas largas dos semanas, Pepe consolaba a los presentes alegando que al menos no hacía frío: “Dicen en la radio que rondan los 13 grados”. Las lluvias han cesado, al menos de momento, pero por lo demás la rutina se repite: en el transistor, dispuesto entre mantas y abrigos que hacen las veces de almohada improvisada, suena la reconocible voz de Aimar Bretos. El reloj marca las 10 de la noche pasadas y ya ha empezado el programa de cabecera de Pepe, “este en el que habla el que era vicepresidente”. Le gusta porque “son gente entendida, saben de lo que hablan”. 

A Pepe le preocupa “la guerra de Putin” y cree que va a traer, además de muertes, más pobreza y después riqueza para otros. Le fascina la complejidad del mundo y del propio ser humano, al cual analiza —prácticamente desde fuera— con extrañeza. “El ser humano es muy raro”, alega diciendo no entender la crueldad de algunas personas. 

Pepe tiene 78 años y vive en la calle desde julio de 2021. Nació en el valenciano barrio de Orriols, “al lado del estadio del Levante” y luego se mudó a l’Olivereta. Desde que era muy joven, su padre y uno de sus hermanos cayeron en una situación de dependencia y se hizo cargo de todo. El resto de los familiares se desentendieron y fue él quien, durante 40 años, se encargó de los cuidados. “No tenía vida. Mi hermano tenía síndrome de Down y una operación que salió mal lo dejó en cama”. Cuenta que salía a comprar y volvía corriendo a casa porque no lo podía dejar mucho tiempo solo ya que “su situación era muy delicada”. 

“Lo hice lo mejor que pude, quizá otra persona lo habría hecho mejor, pero le puse todo mi amor”. Cuando habla de su hermano, se hace perceptible su emoción y se abre en canal. “No nos hablan sobre la muerte, no nos enseñan que es natural. Cuando mi hermano ya estaba muy enfermo lo ingresaron en el hospital y lo sedaron, cuando murió, entré en su habitación y vi que su cara sonreía, ya había acabado el sufrimiento”, dice mientras se toca la cara como si fuera ajena. “Lo siento, no me esperaba llorar”.

— Pepe, ¿cómo estás? ¿Necesitas algo? –interrumpe un vecino del barrio desde lo lejos. 

Fingiendo normalidad, Pepe le dice que no, que tiene comida, mantas… que la gente le cuida mucho. Cree que es debido a que no crea problemas, que es educado, que no molesta a nadie. Incluso a veces se preocupa porque cree que ocupa demasiado espacio en la parada de autobús en la que se resguarda de la lluvia. Tras una pequeña charla cordial, el vecino recuerda que la radio falla de vez en cuando y se compromete a traerle una nueva. “La que tengo a veces no sintoniza los canales, ya no funciona bien”, asegura Pepe. 

Antonio es otra de las personas sin hogar que reside en Valencia. A pesar de la lluvia y el frío de semanas como la pasada, cubre sus pies únicamente con unas chanclas. Cuenta que tener el pie cerrado agobia una vez te has acostumbrado a tenerlo al aire libre. También escucha la radio, pero se la dosifica durante el día para no quedarse sin pilas. Escoge, generalmente, los deportes o los informativos y se detiene en la cadena según el programa que esté sonando. Afirma que le hace compañía y que la echaba de menos. “Se me rompieron los auriculares. En cuanto dejó de funcionar uno, al poco tiempo se estropeó el otro también. Esto es por la obsolescencia programada”, dice con una risa resignada. Un miembro de la ONG InVisibles le ha traído unos auriculares nuevos y Antonio pregunta cuánto han costado. La etiqueta marca 2,95 euros y el precio le parece excesivo. “Ya sabes que quiero salir yo solo adelante”.

La invisibilidad es una situación que sufren constantemente las personas que viven en la calle, sentir que nadie los ve, que nadie quiere mirar a los ojos a una realidad incómoda que se opta por ignorar

InVisibles es una de las muchas organizaciones que ayuda a las personas sin hogar en Valencia. Ofrecen comida y abrigo y lo utilizan como puente para llegar hasta las personas y poder “crear una relación de confianza en la que puedan sentirse cómodos, arropados y escuchados”. La organización nació en 2016, en plena ola de frio, y recibió ese nombre por los lamentos de un joven que lloraba desconsolando al rezo de “soy invisible”. Esta es una situación que sufren constantemente las personas que viven en la calle, sentir que nadie los ve, que nadie quiere mirar a los ojos a una realidad incómoda que se opta por ignorar. Constantin trabaja como aparcacoches callejero y lamenta que hay gente que ni le responde a los “buenos días”. “No es necesario que me den nada, no es obligatorio, pero al menos respóndeme”, espeta enfadado.

Desde la ONG estiman que, solo en la ciudad de Valencia, viven entre 700 y 800 personas sin hogar y aseguran que han percibido un aumento en este último año. Rosana Villena, presidenta de Invisibles, achaca este incremento a razones como la subida del precio del alquiler, la pandemia, o la pobreza energética.

“Los prejuicios sobre la gente que vive en la calle se rompen en cuanto hablas cinco minutos con alguno”, asegura Villena. Cree que los perfiles son muy heterogéneos y que la realidad es mucho más amplia de lo que nos pensamos, “lo único que tienen en común es la falta de una vivienda digna”, concluye. 

Rosana Villena, presidenta de Invisibles, achaca el incremento de personas sin hogar a razones como la subida del precio del alquiler, la pandemia, o la pobreza energética

Pepe se quedó en la calle porque el dueño de su piso quería utilizarlo como vivienda de arrendamiento vacacional. Igual que la mayoría de personas en su situación, tiene muy difícil conseguir un nuevo alquiler por diversas razones. La brecha digital le impide tener entrada a los portales habituales de búsqueda de pisos, ya que se hace mediante internet y dispositivos tecnológicos a los cuales no todo el mundo puede ni sabe acceder. Su edad es otro escollo importante debido a que la mayoría de los alquileres disponibles buscan el perfil de estudiantes y, por último, la dificultad de no tener un contrato de trabajo, requisito muy demandado.

“Cada vez nos encontramos a más personas que, aun teniendo una prestación económica, siguen en la calle porque no pueden acceder a un piso”, asegura Felipe Bobis, coordinador del área de Reinserción Social de Amigos de la Calle. Su labor, entre otras, es ayudar a las personas sin hogar a encontrar una vivienda digna y afirma, “no es nada sencillo”. Cuenta que tienen que ocultar su situación de calle ya que “eso les cerraría más puertas” y que encontrar arrendatarios que quieran hacer contrato —necesario para poder empadronarse— es una absoluta quimera. 

Andrei llegó hace cinco meses a Valencia con la promesa de unas condiciones laborales muy distintas a las que se encontró. Vio en internet una oferta de trabajo en la recogida de la naranja, que incluía alojamiento y contrato. Tiritando y con discurso acelerado habla sobre el compañero de habitación que le habían asignado. “No dejaba de fumar, beber y gritaba todo el tiempo”. La habitación era como una celda, explica recreándola con el movimiento de sus brazos. Acto seguido y sin permitir asimilar las dimensiones de la habitación, cuenta que esa promesa de contrato era falsa y que lo tuvieron trabajando dos meses de manera irregular y, asegura, cobrando menos de lo acordado.

“Cada vez nos encontramos a más personas que, aun teniendo una prestación económica, siguen en la calle porque no pueden acceder a un piso”, asegura Felipe Bobis

Para las personas migrantes es más difícil acceder a un empleo —y por consiguiente a una vivienda— ya que las empresas son reticentes a contratar a alguien sin documentación y para conseguirla, es necesario obtener un contrato de trabajo. “Es la pescadilla que se muerde la cola”, asegura Francisco Molina, responsable de Actiyam. Por su parte, Ababacar y Hasan coinciden: “hay trabajo, pero no papeles”. 

Berta asegura estar harta de su situación. “Me tengo que ir ya de aquí”, reclama con nerviosismo. Maldice el frío, la lluvia, el viento… pero, sobre todo, la hostilidad de la calle, las miradas ajenas, insultos. 

Desde su teléfono móvil, enseña con orgullo las fotos de sus hijos, varón y mujer, ampliando la cara para que se observen sus bellezas. Cuando le dicen que su hija se parece a ella lo acepta como un halago y suspira por ir de vuelta a su país para verlos de nuevo. Las mujeres sin hogar son minoría respecto a los hombres, pero, según apunta Rosana Villena, “para ellas es mucho más difícil estar en la calle”. Según el segundo Censo de Personas Sin Hogar realizado a mediados de diciembre del año pasado, las mujeres representaban, en aquella “foto fija”, el 19% de la población sin hogar valenciana y de ese porcentaje, el 20% había sido víctima de agresiones sexuales.

Según el segundo Censo de Personas Sin Hogar realizado a mediados de diciembre del año pasado, las mujeres representaban el 19% de la población sin hogar valenciana y de ese porcentaje, el 20% había sido víctima de agresiones sexuales

Miroslav, en un pulido “spanglish” sobre el cual bromea, recuerda vívidamente el periodo del confinamiento. Cuenta que estuvo tres meses sentado en el mismo banco, sin moverse del mismo parque. Asegura que no le faltaba de nada, que le traían comida los y las voluntarias de organizaciones, que ese no era el problema. “En la calle no estás solo, la gente viene y te da comida, pero nadie te puede ayudar con tu cabeza. Ahí sí que estás solo”. Cerrando los ojos y poniendo las yemas de sus índices a la altura de la sien, cuenta que le preocupa que su mente va demasiado rápido, que piensa mucho y que su cabeza va “demasiado lejos”. Su carácter le hace también rechazar la ausencia de pensamientos y cree que debe encontrar un equilibrio. “Si pienso mucho estoy mal, si pienso poco también”.

A Misroslav le gustaría poder volver a su país de origen, donde está toda su familia, pero le produce mucho dolor no poderles contar su situación. Sereno, pero visiblemente apenado, asegura que “no poderle contar a tu familia lo que te pasa, es peor que vivir en la calle”.

Rosana Villena, directora de Invisibles, señala que los problemas de salud mental son una de las principales realidades que se viven en la calle y lo califica como un tema acuciante. “Encontramos casos de personas que tenían un problema de salud mental y acabaron en la calle y personas que no lo tenían y por estar en la calle lo han adquirido”. Lo mismo sucede con las adicciones, las cuales, según un estudio de Metges del Món realizado entre el 2018 y el 2020, están presentes en, aproximadamente, la mitad de las personas sin hogar.

Esta noche Pepe la pasará en vela porque mañana, a las ocho y media, tiene cita en el médico y no quiere llegar tarde. Le da miedo quedarse dormido y perder su turno. Lamenta que tendrá que llevarse las bolsas consigo porque el supermercado en el que suele guardar sus pertenencias no abre hasta las nueve. Con la noche ya cerrada, a punto de empezar el programa de deportes de su emisora favorita, nos despedimos con un apretón de manos y le deseamos buenas noches. “Gracias por tomaros la molestia de venir y hablar conmigo”, responde, confirmando esta sensación de invisibilidad.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar
El Salto Radio
El Salto Radio La insurrección de la Justicia
El 1 de febrero de 1954 el Abbé Pierre lanza un llamamiento a la acción a través de las ondas de Radio Luxemburgo. La respuesta no se hizo esperar.
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplir dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
Justicia
Joaquín Urías Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.
Que no te lo cuenten
EL SALTO RADIO De elecciones europeas y protestas universitarias
VV.AA.
Yolanda Díaz deja la primera línea en Sumar, pero sigue en la formación, mientras que las protestas en contra del genocidio en Gaza siguen en las universidades
Unión Europea
Unión Europea La antifascista Ilaria Salis sale de su arresto en Hungría para poner rumbo al Parlamento Europeo
La profesora italiana, detenida en Hungría desde febrero de 2023 ha sido liberada tras obtener un escaño en las pasadas elecciones por la lista de Alleanza Verdi Sinistra (AVS).
Más noticias
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.

Recomendadas

Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.