Coronavirus
Nadie va a salvarnos: crónica de una no repatriación

Una de las viejas tradiciones que habíamos adoptado del mundo que conocíamos era la de esperar a que alguien nos sacara las castañas del fuego: Dios, el Estado, el dinero, la anestesia o una madre comprensiva. Pero quizá sea el momento de desempolvar el poder de cambiar las pequeñas cosas y tener en cuenta los errores cometidos. Sirva mi propio fracaso como ejemplo.

rafale blog rostros llegada
Después de conseguir llegar a Madrid tras estar confinado en Italia, el destino final era Granada

El fin del mundo me pilló realizando una estancia de investigación en Calabria, al sur de Italia. En un cómodo apartamento disfruté de los primeros días de reclusión, tratando de hacer trampas con el teletrabajo y viendo desde mi ventana el curioso confinamiento de mis vecinos. Pero tras descubrir que aquello era algo más que un fin de semana largo, empecé a plantearme la posibilidad de volver a casa y contacté con las autoridades consulares.

En aquel momento, el Gobierno llamaba a la calma a los españoles que estábamos en el extranjero. “Podrán volver 'sin problema' pese a la declaración del estado de alarma”, tranquilizaba Pedro Sánchez a pregunta de los periodistas. A pesar de la insistencia de familiares y amigos, era consciente de no ser una prioridad y esperé paciente la oportunidad. A los pocos días llegó la primera: un ferry organizado por Grimaldi Lines, desde Civitavecchia a Barcelona. Lo descarté. Si en condiciones normales, el trayecto Cosenza-Roma se realiza en ocho horas de transporte público, en un Estado de emergencia la aventura se antojaba cuanto menos arriesgada. Además, hacinarse en un barco durante veinte horas no parecía la opción más responsable. Otros compañeros regresaron y sus testimonios hablan por sí solos.

Con la tesitura de que Exteriores estaba buscando alternativas, pasé los días observando por la ventana, engullido por la vorágine de la socialización y tejiendo pequeñas redes. La incertidumbre me obligó a asumir un principio que me reveló el Cónsul de Nápoles, “hoy es hoy y mañana ya veremos”, dijo en una llamada. El jueves 2 de abril, las autoridades me advirtieron que no había planes de vuelta para los más de 300 españoles que estábamos en el sur de Italia.

“Hoy es hoy y mañana ya veremos”, dijo en una llamada el cónsul de Nápoles. El 2 de abril, las autoridades me advirtieron que no había planes de vuelta para los más de 300 españoles que estábamos en el sur de Italia

En ese momento, empecé a darle vueltas a una idea: si no nos movilizábamos y buscábamos una alternativa, alguna compañía lo haría por nosotros, cobrando su correspondiente tributo. El autobús parecía la opción más eficiente. Sin mucho éxito, intenté explorar un apoyo por parte de mi universidad y redes sociales. Siguiendo el principio variable del Cónsul, la situación volteó al día siguiente. La compañía Privilege Style había organizado diversos vuelos de “repatriación”. Serían cuatro: Nápoles-Madrid, Madrid-Roma y Roma-Madrid, el primer día, y Milán-Madrid, el segundo.

El precio ascendía a 289€, a lo que habría que sumar llegar a Roma y de Madrid a casa, lo que dejaba la cifra en cerca de 500€. Aunque en mi caso podría afrontarlo, parecía un abuso y que la aerolínea lo denominase repatriación era cuestionable. Además, Privilege Style imponía una condición: los vuelos despegarían si contaban con más de 140 pasajeros. Sin embargo, por cuestiones sanitarias, habían tenido el detalle de dejar 12 de los 216 asientos libres. Por consiguiente viajaríamos hacinados, como lo habían hecho nuestros compañeros anteriormente en el ferry.

Así pues, tomé la decisión de enfundarme mi camiseta del Che Guevara, atrincherarme en mi morada cocinando potajes de habichuelas y esperar a que cuajara mi alternativa mientras leía a Marx con ‘La Internacional’ sonando de fondo. Mi firmeza duró apenas cinco minutos, los que mi familia y pareja tardaron en conocer la existencia de los vuelos. Entregado a la opción comercial y descartada una más humilde, pagué mi tributo sin mayor dilación. Dos días antes de partir, recibí un correo con las medidas sanitarias que se iban a tomar. Teniendo en cuenta que los pasajeros viajaríamos sin distancias de seguridad, sorprendía una: “Los miembros de la tripulación mantendrán las distancias establecidas por las Autoridades Sanitarias con los pasajeros y sus equipajes”. También fiaban la obtención de mascarillas y guantes a los clientes, teniendo en cuenta que en la mayoría de farmacias italianas estaban agotadas.

Los pasajeros viajaríamos sin distancias de seguridad, y fiaban la obtención de mascarillas y guantes a los clientes, teniendo en cuenta que en la mayoría de farmacias italianas estaban agotadas

El día anterior a la salida, los compañeros que partían de Nápoles recibieron la noticia de que su vuelo había sido cancelado. Privilege Style les tranquilizaba en un alarde de altruismo, revelando que “nuestro objetivo es repatriar a tantas personas nos resulte posible, es por ello que igualmente vamos a facilitar el regreso a España de todos aquellos pasajeros que hayan adquirido su billete”. Finalmente, realojaron a los pasajeros en el vuelo de Roma y pusieron varios autobuses a disposición.

A pesar de la intermediación de las autoridades, la compañía se decantó por solidarizarse con sus propios intereses comerciales. Antes de salir, la situación se volvió caótica: los cerca de 250 pasajeros hacían una inmensa fila para facturar. A juzgar por su aspecto, la mayoría estaba dando por finalizada su beca Erasmus. Aun habiendo sido avisados del deber de entregar un documento firmado y disponer en los mostradores de varias copias, algunos lo ignoraron, conllevando la demora de la salida prevista para las 02:10. En cierto momento, el nerviosismo se apoderó de la expedición y los esfuerzos de los Carabinieri por guardar la distancia de seguridad fueron en vano. Teniendo en cuenta que el personal de la compañía no bajó del avión, el método que escogió el aeropuerto para embarcar fue el clásico “al mogollón”, abarrotando los autobuses que nos conducían hacia el avión.

avion rostros rafale
Estado del avión que llevaría a casa a Rafalé cuando entró a coger sitio

El aparato escogido para la misión fue un Boeing 767, construido en el año 1995 y que Privilege Style había comprado a la aerolínea polaca LOT en 2013. “Qué mala suerte, con la de aviones que estarán parados en los aeropuertos”, pensé. No olvidaré jamás la panorámica de resignación, impotencia y ansiedad que encontré al entrar al avión. Por suerte, el personal de la compañía respetó las distancias de seguridad y sólo la quebraron para ofrecer frutos secos y zumos a un pasaje que dormitaba.

No olvidaré jamás la panorámica de resignación, impotencia y ansiedad que encontré al entrar al avión

Al pronunciado retraso del aterrizaje, hubo que añadirle otro en la entrega de maletas debido a las horas intempestivas, la desaparición de una veintena de ellas y que no hubiese ningún responsable a quien reclamar. A mi salida del aeropuerto, me encontré con un autobús organizado por otra compañía solidarizada con la causa de llevar españolitos a casa. Al preguntar por las condiciones, preferí ahorrarme la dignidad y optar por Renfe. Más tarde, escribí al Consulado y a Privilege Style. De las autoridades recibí comprensión y la sensación de que hicieron lo que pudieron. La compañía nunca respondió, pero según su web sigue abierta a organizar otras no repatriaciones.

cola aeropuerto rafale
Cola para facturar en el proceso de repatriación a España. Había más de 200 personas

Tras el incidente, diversos medios se hicieron eco con calificativos como odisea y denunciando la falta de medidas de seguridad. De hecho, un grupo de compañeros está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales. Sin embargo, a tenor de las advertencias de la compañía, las esperanzas parecen exiguas. Esta pequeña desventura ilustra el salto entre la tranquilidad que ofrecen las administraciones y la cruda realidad, la que convierte al ciudadano en un rehén convencido de que todo funcionará con normalidad. Por desgracia, aun ser esta una insignificante experiencia, observo que se convierte en una tónica durante la crisis.

No puedo evitar fantasear con la idea de que todo hubiera sido distinto en caso de haber organizado ese autobús de vuelta. Hubiéramos tenido más medidas de seguridad, y habríamos actuado bajo un sentido colectivo que nos humaniza

No puedo evitar fantasear con la idea de que todo hubiera sido distinto en caso de haber organizado ese autobús de vuelta. Hubiéramos tardado más, pero habría sido a un coste razonable y con mayores medidas de seguridad. También hubiéramos tenido la experiencia de organizar, actuar con sentido colectivo y sentir algún tipo de cercanía que nos humanizase.

Por fortuna, no sólo de repatriaciones vive el hombre y la oportunidad de tejer pequeñas redes con capacidad de transformación aguarda en un sinfín de situaciones cotidianas. Nadie va a venir a salvarnos y el que lo haga va a exigir el precio que estime oportuno. Es un sistema injusto, pero lleva años funcionando a pleno rendimiento y aunque ahora parezca resquebrajarse, habrá que tener más determinación y seguir luchando para que caiga. El fracaso solo es un motivo más para aspirar a la victoria.

Arquivado en: Coronavirus
Sobre o blog
Ante estos días extraños en los que vivimos entre la tragedia y la esperanza, entre quienes afrontan un futuro incierto en un pasillo de urgencias y quienes unen sus manos para practicar el apoyo mutuo, es necesario poner voz y rostro a todas esas personas que no abren telediarios pero que están construyendo esta página de la historia. Abrimos 'Los rostros de la cuarentena' con el ánimo de dar luz a testimonios de gente desconocida que batalla contra el covid19 desde todos los frentes: tanto dentro de los hospitales y residencias, como en los descansillos de las comunidades, donde se amontona la compra traída a alguna vecina. Tanto en los balcones donde originales iniciativas permiten a las peques tener cine gratis, como en las habitaciones donde las impresoras 3D trabajan a todo meter y un grupo de 'makers' prepara mascarillas para su centro sanitario. Tanto de quienes cuidan de su familia y de otras personas del barrio, como de quienes no pueden tener contacto con sus familiares y viven su destino pendientes de una llamada. Si tienes una historia que contar, este también es tu sitio.¡Bienvenidas!
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Justicia
Transparencia Un fallo judicial aporta más intriga a la reelección de Von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea
El TJUE determina que la alta instancia comunitaria no veló por los derechos ciudadanos a la transparencia al ocultar demasiada información sobre los contratos con las farmacéuticas para obtener vacunas contra el covid-19.
Galicia
Redes clientelares La empresa del cuñado de Feijóo obtuvo 200.000 euros en contratos a dedo de la Xunta mientras era presidente
La sociedad de telemarketing, Universal Support, se ha adjudicado 19,2 millones de euros más en licitaciones con la Consellería de Sanidade dedicadas al rastreo de casos de coronavirus durante la pandemia. Algunos de ellos, siendo la oferta más cara.
#58691
27/4/2020 17:47

Leído el artículo, no dejo de pensar que muchos de los expatriados parecen olvidar que estamos ante una pandemia de alcance mundial. Aprovechando el artículo, he indagado para saber la situación legal pero solo parece que haya recomendaciones por parte del Gobierno. Imagino que el autor del artículo, ante la disyuntiva de quedarse en Italia o volver a España, ha elegido volver asumiendo el riesgo que comporta el hacer un trayecto en avión. Dicho lo cual, el resto de las quejas olvidan la situación en la que nos hayamos todos de absoluta excepcionalidad en todos los sentidos. Saludos

4
0
#57310
17/4/2020 8:56

Pues si de lo que se trataba era de no contagiarse, la opción con mejor aireación era el ferry, ¿no?

2
3
Sobre o blog
Ante estos días extraños en los que vivimos entre la tragedia y la esperanza, entre quienes afrontan un futuro incierto en un pasillo de urgencias y quienes unen sus manos para practicar el apoyo mutuo, es necesario poner voz y rostro a todas esas personas que no abren telediarios pero que están construyendo esta página de la historia. Abrimos 'Los rostros de la cuarentena' con el ánimo de dar luz a testimonios de gente desconocida que batalla contra el covid19 desde todos los frentes: tanto dentro de los hospitales y residencias, como en los descansillos de las comunidades, donde se amontona la compra traída a alguna vecina. Tanto en los balcones donde originales iniciativas permiten a las peques tener cine gratis, como en las habitaciones donde las impresoras 3D trabajan a todo meter y un grupo de 'makers' prepara mascarillas para su centro sanitario. Tanto de quienes cuidan de su familia y de otras personas del barrio, como de quienes no pueden tener contacto con sus familiares y viven su destino pendientes de una llamada. Si tienes una historia que contar, este también es tu sitio.¡Bienvenidas!
Ver todas as entradas
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Madres protectoras
Madres protectoras Un niño y su madre llevan dos años criminalizados por un fallo que dicta su vuelta de Chile a España
Una madre chilena lleva dos años ocultándose con su hijo, a quien reclama el progenitor en España. El Comité de los Derechos del Niño de la ONU dio la razón a la madre sin que ninguna autoridad vele por el cumplimiento de este dictamen.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
PSOE
Polémica en Igualdad El señalamiento por los contratos a su pareja pone en jaque a la directora del Instituto de las Mujeres
La ministra de Igualdad pide explicaciones y Sumar una comparecencia en la Comisión de Igualdad de Isabel García tras la publicación de información sobre supuestos amaños de contratos. García se defiende en un comunicado.

Últimas

Personas con discapacidad
Discapacidade Unha guía para empoderar ás persoas con discapacidade: “Coa nova lei, pasamos de ser persoas mortas a vivas”
A federación Dano Cerebral Galicia busca axudar ás familias e as persoas con discapacidade a entender os cambios legais que implicou a nova lei 8/2021, publicando a “Guía legal para persoas con dano cerebral adquirido”.
Sindicatos
Represión Más de una veintena de convocatorias en una jornada estatal en apoyo a las seis de La Suiza
Después de una rueda de prensa histórica que congregó a ocho sindicatos, crece la solidaridad con las seis jóvenes encausadas tras defender a una trabajadora que denunció acoso sexual en la cafetería La Suiza de Gijón.
Madres protectoras
Acuerdos internacionales Así es el convenio sobre sustracción de menores que cuestiona la ONU por el caso de un niño chileno-español
El tratado de 1980 sobre sustracción internacional de menores rige hoy en 103 países y está en plena campaña de expansión por África. Un dictamen del Comité de los Derechos del Niño de la ONU amenaza su credibilidad, pero cumple dos años silenciado.
Justicia
Transparencia Un fallo judicial aporta más intriga a la reelección de Von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea
El TJUE determina que la alta instancia comunitaria no veló por los derechos ciudadanos a la transparencia al ocultar demasiada información sobre los contratos con las farmacéuticas para obtener vacunas contra el covid-19.
Sidecar
Sidecar Control de daños en la República Islámica de Irán
El Estado iraní se enfrenta a una plétora de contradicciones estructurales. La elección de Masoud Pezeshkian, un reformista, representa el modo elegido para intentar superar esta crisis múltiple.
Más noticias
Libertades
Medios, jueces y mordazas Pedro Sánchez anuncia su plan de regeneración sin tocar el frente ultra del poder judicial
El presidente del Gobierno anuncia un paquete de medidas para regenerar la vida política que incluye una reforma de la ley de publicidad institucional y el fin de los delitos de injurias.
Educación infantil
Educación a la madrileña Alimentos podridos, agua marrón e impagos de nóminas: una escuela infantil pública de Madrid, al límite
En la Escuela Infantil Señor Don Gato, situada en Valdebernardo, ni la empresa que gestiona el centro ni la Consejería de Educación dan soluciones a su preocupante situación y muchas familias ni siquiera pueden dejar ya a sus hijas e hijos.
Ley de Extranjería
Migraciones “No son cromos”: colectivos piden que se respeten los derechos de los menores no acompañados en su reparto
Mientras el Gobierno presentan una proposición de ley para repartir a los niños y niñas no acompañados que han llegado a las costas de Canarias, colectivos ven la medida como necesaria pero recuerdan que es solo un “parche”.
Fiestas populares
Euskal Herria Las txosnas de Gasteiz se plantan ante la Diputación por la obligación de TicketBAI
A pocas semanas del inicio de las fiestas, las txosnas se han plantado ante la Diputación Foral de Álava: “Quieren equiparar las txosnas con cualquier actividad privada que tenga como objetivo el beneficio económico. Si no cambiamos esta situación, este año no podremos poner txosnas”, han señalado.

Recomendadas

Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro
Urbanismo
Urbanismo salvaxe A Universidade de Vigo construíu sen licenza un centro de investigación na illa de Toralla
A institución, que gastou medio millón na obra, recoñece que non ten título habilitante, pero argumenta que “non o necesita”. Nin o Concello de Vigo nin Facenda teñen rexistro algún da construción malia tela empezado en 2017.