Túnez
Apatía electoral en el bastión de la izquierda tunecina

Redeyef, uno de los bastiones de la izquierda en Túnez y cuna de las revueltas mineras de 2008, vive con apatía las primeras elecciones municipales celebradas tras la revolución.

Redeyef
Plaza de los Mártires en Redeyef (Túnez) Ricard González
Redeyef (Túnez)
5 may 2018 07:05

Más allá de algún póster desperdigado, el único signo de campaña electoral municipal en Redeyef es la canción de rap que berrean los altavoces de un humilde local con el logotipo de Mashrua, la escisión del partido gobernante conservador Nidá Tunis. En su interior, un joven se muestra desconcertado ante las preguntas de un corresponsal extranjero, y se limita a ofrecer un folleto de propaganda preparado para los comicios municipales del próximo domingo 6 de mayo. A él solo le han contratado para pinchar música. El local está situado en la céntrica Plaza de los Mártires, que preside una torre con las fotografías de las víctimas de la “intifada” de 2008 y la Revolución de 2011.

La combativa Redeyef, una pequeña ciudad de 27.000 habitantes circundada por minas y fábricas, ha sido fuente habitual de titulares durante los últimos seis meses. En este periodo, centenares de jóvenes parados que exigían un trabajo digno al Gobierno bloquearon la salida de los fosfatos, paralizando buena parte de una industria vital para el país. El Gobierno amenazó con enviar al Ejército, pero finalmente no se atrevió. Los agentes de policía, incapaces de desalojarlos de las entradas de las fábricas, acabaron huyendo de la ciudad. Ahora, la entrada a su comisaría, asaltada en enero por la multitud, la ocupa un vendedor ambulante de cacharros.

Desde finales de marzo, las dos partes sellaron una tregua que ha permitido retomar la extracción y procesamiento del valioso mineral. Para resolver otras crisis parecidas en la región, el Gobierno ha ofrecido centenares de empleos en la compañía pública de fosfatos. “La solución pasa por un verdadero desarrollo, por invertir aquí. Pero el Gobierno solo ofrece ‘trabajos fantasma’, un sueldo por no hacer nada... Son mejores que nada”, se encoge de hombros Yusef Tabbabi, uno de los cabecillas de las protestas. Los lugareños tienen experiencia en eso de echar pulsos al Gobierno. En 2008, su “intifada” mantuvo en jaque durante al Estado nada menos que seis meses, y algunos historiadores consideran que aquella rebelión fue el principio del fin del régimen de Ben Alí.

A sus 32 años, Tabbabi ya ha desarrollado un tumor cerebral benigno que se debe tratar a más de 500 kilómetros, pues no hay ningún gran hospital en toda la provincia de Gafsa (400.000 habitantes). “No soy el único. Hay muchos casos, incluso entre niños. Es evidente que es la factura que pagamos por la contaminación que generan las fábricas”, se queja este graduado en Turismo. Como muchos de sus compañeros, se debe conformar con un trabajo ocasional de jornalero en la construcción por cinco euros al día. La lucha contra la polución será una de las principales demandas que deberá atender el alcalde que surja de las primeras elecciones municipales libres de la historia del país.

Redeyef 2
Carteles electorales para los comicios municipales de mayo de 2018 en Redeyef. Ricard González

A pesar de la riqueza de su subsuelo, la provincia de Gafsa es una de las más pobres del país. Los registros de todos sus indicadores de desarrollo son sensiblemente peores a la media nacional: 28% de tasa de paro frente 13%, o 27% de analfabetismo frente al 18%. La situación no es muy diferente en las provincias colindantes. Durante las dictaduras de Burguiba y Ben Alí, el Sahel, la región costera de donde provenía la élite política tunecina desde 1956, acaparó buena parte de las infraestructuras. Curiosamente, durante la colonización francesa, Gafsa era una de las zonas más avanzadas. Los habitantes de Redeyef presumen de que aquí se instaló el primer campo de tenis de toda África y una de sus primeras salas de cine, que todavía se conserva en pie.

Primeras elecciones municipales

Los analistas destacan la importancia de los comicios municipales, última etapa de una transición democrática admirada en el exterior por ser la única aún viva de las llamadas “primaveras árabes”. “La descentralización debe ayudar a superar las desigualdades entre las regiones, una de las principales demandas de la Revolución”, asevera Bassem Mattar, responsable de la ONG Atide, que vela por la transparencia del proceso electoral. Sin embargo, los habitantes de Gafsa no parecen demasiado entusiasmados con la contienda, primer eslabón en un largo proceso de redistribución del poder político.

“No pienso votar. La Revolución no ha mejorado nuestra vida en nada. El ciudadano de a pie, y sobre todo los jóvenes, hemos perdido la confianza en toda la clase política, la de aquí y la de allí. Los políticos solo persiguen sus intereses particulares”, espeta Hatim Kirifi, un parado de 29 años que estudió lengua española en la universidad. En cambio, los políticos locales sí se muestran esperanzados. “Siempre hemos apoyado la descentralización. El poder político debe estar lo más cercano posible a los ciudadanos, así sus decisiones serán más acertadas y la calidad de los servicios públicos será mayor”, sostiene Moncef Adibi, director de campaña de Ennahda, el partido islamista moderado que se impuso en esta región en las legislativas de 2014.

Aunque Gafsa es un bastión tradicional del sindicalismo y la lucha obrera, ni los propios representantes de los partidos de izquierda confían en su victoria en las municipales. “Creo que conseguiremos entre un 8% y un 10% de los votos aquí”, admite resignado Samir Amrusia, un dirigente del Frente Popular, la principal fuerza de la izquierda tunecina. “En esta región, aún cuenta la solidaridad tribal, y tanto Ennahda como Nidá juegan con ello”, añade.

Estos dos partidos son los únicos que han presentado listas en los 350 municipios del país, seguidos muy de lejos por el Frente Popular, con 120. Los islamistas y los miembros reciclados del antiguo régimen, muchos de los cuales copan la estructura de Nidá, como el propio El-Khanashi, son las dos únicas fuerzas que poseen unas engrasadas maquinarias electorales, lo que les permite dominar la escena política de Túnez.

Para Rabah bin Ozman, voluntario del Foro Tunecino por los Derechos Económicos y Sociales (FTDES), la izquierda también es responsable de su ostracismo: “Los partidos progresistas están agriamente enfrentados entre ellos por rencillas de hace décadas, algo que desmoviliza. Además, algunos partidos viven anclados en el pasado. No pasa lo mismo con los islamistas. La Ennahda de 2018 no es como la de 2011. Ha evolucionado en base a la realidad”, se queja este activista.

Arquivado en: Elecciones Túnez
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Racismo
Migración Túnez, de esperanza democrática a ejemplo de “racismo de Estado”
La escalada racista alentada por el presidente Said constituye un intento de ocultar la profunda crisis económica e institucional que vive el país. Organizaciones y activistas tunecinos se articulan para dar apoyo a las personas subsaharianas.
Migración
Pacto europeo de migración y asilo Meloni marca la agenda política migratoria de la UE
La firma de un acuerdo sobre migración con Túnez y la organización de la Conferencia Internacional de Migraciones y Desarrollo son dos de los hitos de una apuesta que habla de crisis y urgencia para legitimar violaciones de los derechos humanos.
Actualidad africana
Actualidad africana El cambio tendrá que esperar
Las últimas elecciones en Nigeria no han cumplido con la expectativa de renovación. Algo parecido ocurre con la revisión de las alianzas internacionales en el continente.
#15676
7/5/2018 15:51

Las Benneton revolutions han destruido a la autentica izquierda. Mas dictadura, renovada. Gracias Neo-liberators.

3
0
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.