Opinión
Gibraltar, después de 320 años y cuatro de demora: ¿va siendo hora?

Hoy 2024, parece superado el concepto territorial, incluso el soberano, lo que se cuestiona es que todo el territorio debe estar a disposición de todas las personas que habitan esta llamada “zona de prosperidad compartida”.
Frontera Gibraltar verja
La llamada verja de Gibraltar, con escaso tránsito durante la primera ola del Covid. Alfonso Torres
17 mar 2024 23:38

Recientemente Leo Docherty, secretario de Estado británico para Europa, visitó Gibraltar el 11 de marzo de 2024. Fue un visto y no visto, y aún no se sabe el motivo real, ya que dio una de cara y otra de cruz. La de cruz pudiera ser el mensaje principal. La cara: El Sr. Leo mostraba confianza en alcanzar un acuerdo para la firma del Tratado en torno al Peñón, entre Gran Bretaña y la Unión Europea, que según sus palabras se cerrará “más pronto que tarde”. España ni se la nombra, a pesar de que nada se hará sin acuerdo de ella. La cruz: “Insistió en que son importantes los preparativos para en caso de que el proceso negociador fracase”. 

Pocas personas saben los asuntos que se viene “negociando” en Londres entre los reinos de la Gran Bretaña y España (la UE). Dicen querer alcanzar acuerdo “sobre el futuro de Gibraltar y la denominada zona de prosperidad compartida”. Pero es tan enorme y compleja la trama de aspectos que deben quedar atados, que se antoja muy difícil un acuerdo satisfactorio y por ende duradero. No están de suerte los llanitos ya que si al menos tuvieran peso en el hemiciclo de las Cortes de Madrid haría tiempo que el gobierno español habría concedido todo, todo, lo que hubieran deseado. Pero ese gobierno no precisa de esos apoyos para mantener su exigua mayoría minoritaria. No obstante los cambios de criterio de la diplomacia española en múltiples materias animan a las gentes gibraltareñas a anidar la esperanza del reconocimiento de todas sus demandas incluidas la soberanía sobre el Peñón. El antecedente del Sahara no es moco de pavo, ya que el presidente del gobierno español, emulando al rey emérito hace ahora 50 años, en un viaje relámpago llegó con la bandera del pueblo saharaui y se volvió con la “Alauita”. Total, como él dice, no es un cambio caprichoso, sino por hacer de la necesidad virtud. Con las actuales políticas contradictorias desarrolladas por la presidencia del gobierno de España ¿Puede estar seguro el pueblo español de algo? ¿Y el gibraltareño? Mucho se ha escrito y hablado sobre Gibraltar y no siempre coherentemente, pero hay algunas certezas, por más que los bastardos intereses pretendan bastardearlas. Vamos a enunciarlas: A) Que hace 320 años de la usurpación del Peñón de Gibraltar por la corona inglesa, es incuestionable. B) Que, durante esos 320 años, España nunca ha renunciado a volver a integrar el Peñón y el istmo en el territorio nacional, del que fueron desgajados de manera fraudulenta, también es un hecho. C) Que quienes viven en Gibraltar tienen una perspectiva contraria a estas evidencias, también es un hecho. D) Que los distintos gobiernos de España a lo largo de los años han dado muy poca importancia a restablecer la situación alterada en 1704, también es cierto. E) Que quienes llevan habitando esa roca siglos o decenios algún derecho les asistirá para que se tengan en consideración sus intereses, también parece de cajón. F) Que los distintos sectores de la población llanita, tienen intereses comunes y contrapuestos, es más que evidente. G) Que las gentes de la bahía de Algeciras perciben en su mayoría que hay que llegar a un acuerdo que permita una convivencia en libertad e igualdad, poca duda suscita. Y algunas más que simplemente observando y escuchando a las gentes de un lado y otro de la Berja pueden apuntarse.

Desde 1966. Sólo 2 años antes del CIERRE DE LA VERJA, ya se hablaba en el parlamento de Londres de una “Soberanía Compartida”. Interesante análisis de la cuestión, sobre todo por aquellas fechas, febrero 1970, en el libro “Los republicanos españoles y Gibraltar” de Mariano Granados, publicado como era de esperar en México por la editorial Finisterre. Casi 60 años después, y a pesar del tiempo que el Reino Unido formaba parte de la Unión Europea, estando también España en ella, las negociaciones no van por el camino de “compartir”, ni la soberanía (abstracto), ni el aeropuerto (concreto). Es muy evidente que las clases dirigentes del Peñón tienen interés especial en conseguir una “independencia” que les permita controlar absolutamente todas las reglas del juego de los mercados, porque al fin y al cabo de “negocios” se trata. Tiene mucho más sentido para los mercaderes hablar de “zona de prosperidad compartida”, que de derechos y reciprocidad.  Y como de una economía mercantilista al uso se trata tiene todo el sentido controlar la legalidad para hacer “negocios”. Quienes manejan los grandes negocios del Peñón saben de sobra que la economía mundial se ha globalizado y los grandes fondos de inversión manejan a su antojo los elementos precisos para acumular mayores beneficios. Las cifras que Gibraltar puede representar a esa escala, por grandes que se les antojen a los potentados gibraltareños, son efímeras. Y sin embargo ¡cuantas vueltas se le está dando a este asunto! Sorprenden las idas y venidas de ministros de aquí para allá, en una “negociación” que parece condenada al fracaso ya que en la raíz del asunto todas las partes deben asumir la RECIPROCIDAD como eje central de cualquier acuerdo. Y para seguir ganado mucho dinero eso de la RECIPROCIDAD no sirve.

Es tan enorme y compleja la trama de aspectos que deben quedar atados, que se antoja muy difícil un acuerdo satisfactorio y por ende duradero.

Hoy 2024 parece superado el concepto territorial, incluso el soberano, lo que se cuestiona es que todo el territorio debe estar a disposición de todas las personas que habitan esta llamada “zona de prosperidad compartida”. Que la libertad de movimientos de personas, mercancías y capitales conlleve la igual capacidad de residir, de trabajar, de estudiar, del acceso a la salud, a la ayuda a la dependencia… En definitiva compartir las potencialidades que todas las comunidades tienen y apoyarse mutuamente para dar respuestas a sus necesidades. ¿Es eso tan complicado? Parece que sí cuando se pretende por parte de unos pocos “negociantes” mantener su status que se sostiene en la exclusividad de cómo, cuándo y con qué se negocia. Y a estas gentes, de aquí y de allá, no nos equivoquemos, para conseguir sus fines enarbolan las banderas y sentimientos nacionalistas, ya que el status actual es claramente beneficioso “sólo” para ellos.

Hace 320 años del lío y las dos coronas y la Unión Europea llevan 4 años “avanzando” en las negociaciones. ¿Muchos años? No. Quizás es que la distancia en las posturas iniciales era casi infinita y ya se sabe que hay que tener paciencia. Paciencia que no parece agotarse por igual a ambos lados de la verja. Reino Unido se fue de la Unión Europea hace 4 largos años y Gibraltar mantiene el status prácticamente igual a cuando formaba parte de la Unión. Siguiendo el consejo del Sr Leo: ¿Debería España hacer preparativos para en caso de que el proceso negociador fracase? ¿Habrá llegado el momento de seguir negociando, pero con las reglas del Acuerdo de Schengen? La situación de Gibraltar sería como si de un Marruecos se tratara, por poner un ejemplo muy cercano. En esas circunstancias ¿quién tendría más empeño en concretar esa zona de prosperidad compartida? Un día hace 320 años un almirante inglés izó fraudulentamente la bandera de Inglaterra sin encomendarse a nadie. Bueno sería que la bandera azul y estrellada marcara la diferencia. Eso sí con el mejor de los ánimos para seguir negociando hasta encontrar, cuando se tercie, esa zona de prosperidad común. España no tiene mayor problema que atraer inversiones a esta zona que podría ser calificada por la Unión Europea de Zona de especial incidencia y generar empleo en este lado de la verja, para los miles de personas españolas que trabajan en el Peñón y las 30.000 que están censadas en el paro. Mientras tanto seguir negociando con el mejor talante, ya que el acuerdo puede llegar más tarde que temprano.

Sobre o blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
Sobre o blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas as entradas
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Frontera sur
Masacre de Melilla Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista
Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Genocidio
Genocidio Crece el boicot a empresas que trabajan con Israel: Barclays, excluido de los festivales británicos
La multinacional Intel anuncia que congela una inversión de 25.000 millones de dólares en Israel. Crecen los problemas financieros e internos para el régimen de Benjamin Netanyahu.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.
Análisis
Análisis La tortura: causar el mayor daño posible al pueblo palestino
Las imágenes de soldados de la ocupación israelíes humillando a hombres palestinos en calzoncillos, con las manos atadas a las espaldas y ojos vendados, nos recuerdan que la tortura persiste en nuestras sociedades. No solo eso, ya no se esconde.
Agricultura
Agricultura de próximidad València deniega el permiso a un mercado que denuncia los bajos precios agrícolas
El Ayuntamiento suprime la próxima edición del “Mercado de Precios Justos”, impulsada por Per L'Horta, amparándose en una ordenanza que no impidió realizar las dos ediciones anteriores.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda El Sindicato de Inquilinos cifra en 17.000 los pisos turísticos de Madrid
Este colectivo llama a identificar los pisos turísticos en los barrios de Madrid y presionar para que vuelvan al mercado residencial. Solo seis de cada 100 son legales.

Recomendadas

Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.