Análisis
Cómo la industria cárnica socava la eficacia de las políticas climáticas

Durante años, los productores de carne han trabajado frenéticamente entre bastidores para que la reducción de la producción de carne se mantenga fuera de los debates sobre política climática.
Accion Make Love Macrogranjas
Globo en la accion Make Love no a las macrogranjas de Greenpeace. Foto: Greenpeace

Es investigador del Programa de Derecho y Política Books McCormick Jr. de la Facultad de Derecho de Harvard.


Es un escritor científico residente en Colorado.


Traducción: Sara Hernández, Adriá Voltes
27 feb 2023 05:13

Tomando prestadas estrategias de la industria de los combustibles fósiles, los “mercaderes de la duda” de la carne están financiando investigaciones cuestionables y presionando para que no se aborde la reducción de la producción de carne.

Durante años, los productores de carne han trabajado frenéticamente entre bastidores para que la reducción de la producción de carne se mantenga fuera de los debates sobre política climática. El primer borrador del informe de 2021 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre la mitigación del cambio climático recomendaba transicionar a dietas basadas en vegetales y sistemas agrícolas. Los delegados enviados por el entonces presidente brasileño Jair Bolsonaro —que presidió una quema masiva de la selva amazónica, en parte realizada por los productores de carne de vacuno— contribuyeron a eliminar esa frase.

El hecho de que el IPCC retrocediera ante los grupos de presión permitió que esa ambivalencia hacia la agricultura se trasladara a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de ese año, que se centró en establecer un marco para reducir las emisiones de metano: A pesar de que la ganadería emite un tercio del metano mundial y de que es imposible cumplir los objetivos de emisiones sin abordar el sector alimentario, la cuestión de la contribución de la industria al cambio climático antropogénico se dejó notoriamente fuera del menú político, a pesar de que las opciones alimentarias ofrecidas a los asistentes a la conferencia iban acompañadas de una calculadora de carbono.

La industria cárnica utiliza ahora datos científicos dudosos combinados con relaciones públicas hábiles para convencernos de que tenemos que hacer cualquier cosa que no sea lo que los científicos coinciden en que debemos hacer

La ciudadanía es muy consciente, a estas alturas, del obstruccionismo de los grupos de presión de los combustibles fósiles en materia de política climática. Sabemos, por ejemplo, que había más grupos de presión de combustibles fósiles que delegados de cualquier país en la COP26 y que el número ha aumentado aún más en la COP27 de este año. Es más difícil hacer números sobre los que representan a la industria cárnica. Sin embargo, su influencia es evidente.

El plan que el presidente Biden anunció el viernes en la COP27 de este año —que tiene el mérito de incluir los alimentos en la agenda— establecía objetivos específicos en materia de energía, pero era claramente vago en cuanto a la agricultura. El presidente se limitó a decir que tenía la intención de ampliar a nivel mundial los programas nacionales de agricultura “climáticamente inteligente”, programas sobre los que el secretario de Agricultura Tom Vilsack había declarado anteriormente que no requerirían ninguna reducción de la producción de carne. Esto va en consonancia con el compromiso del año pasado sobre el metano, que estableció nuevas normas estrictas para los sectores de la energía y los residuos, pero abordó la agricultura “a través de la innovación tecnológica, así como incentivos y asociaciones” con empresas como Bayer y JBS, un doble rasero celebrado por los grupos de presión de la industria cárnica.

En los últimos años han aumentado las críticas a la ganadería y su contribución al cambio climático, y también la contraofensiva de la industria. Inspirándose en las actuaciones de la industria de los combustibles fósiles durante su campaña de 50 años para sembrar la duda sobre el papel de los combustibles fósiles en el cambio climático, la industria cárnica utiliza ahora datos científicos dudosos combinados con relaciones públicas hábiles para convencer a todo el mundo, desde el público general hasta los líderes mundiales, de que tenemos que hacer cualquier cosa que no sea lo que los científicos coinciden en que debemos hacer: reducir el sector cárnico.

Una de las tácticas más eficaces empleadas por el lobby de la carne es el uso de métodos de contabilidad creativa para ocultar su impacto climático. Como algunos gases de efecto invernadero son más potentes que otros, al cuantificar las emisiones, los climatólogos utilizan un cociente llamado potencial de calentamiento global, o GWP (del inglés Global-warming potential), para reducirlo todo a una sola cifra: dióxido de carbono equivalente, o CO2e. Dado que gases como el metano contribuyen a un calentamiento rápido pero se descomponen en la atmósfera, el GWP cambia en función del marco temporal. Por ejemplo, mientras que el potencial de calentamiento global del metano en 100 años, GWP100, es 28 veces el del dióxido de carbono, en 20 años, el metano es aproximadamente 86 veces más potente que el CO2. La cifra de 100 años es la que suele citarse, pero muchos climatólogos afirman que esto resta importancia a la reducción de la contaminación por metano y óxido nitroso en el futuro inmediato, ya que no disponemos de un siglo para detener el cambio climático.

Canalizando millones de dólares a través de canales ocultos, el lobby de la agroindustria animal ha financiado la promoción del GWP* como la nueva norma de contabilidad de gases de efecto invernadero

Los mayores emisores de metano, incluida la industria cárnica, no se detienen ahí a la hora de restar importancia a los daños del metano. En lugar de utilizar la cifra GWP100, que ya subestima el calentamiento por metano, prefieren otra: el GWP*. El GWP* se desarrolló porque, aunque el GWP es la herramienta universal para contabilizar las emisiones de un país, industria o empresa, no funciona bien para la modelización, ya que no puede captar la transitoriedad de gases como el metano. El nuevo cociente, GWP*, es en cambio una herramienta para predecir el cambio de temperatura global. Como el planeta no se calienta más cuando los niveles de metano son estables, el GWP* de un nivel constante de metano es cero. La industria cárnica no tardó en darse cuenta de que, mientras no aumentaran las emisiones de metano, podría afirmar que no estaba contribuyendo al calentamiento global, y empezó a presionar para que el GWP* se utilizara como métrica contable, aunque no es en absoluto para lo que se diseñó. Canalizando millones de dólares a través de canales ocultos, el lobby de la agroindustria animal ha financiado la promoción del GWP* como la nueva norma de contabilidad de gases de efecto invernadero, a través de grupos que van desde el CLEAR Center de la U.C. Davis hasta los grupos de presión de la COP. Cuestionar el cálculo climático convencional ayuda a la industria cárnica no sólo a restar importancia a sus emisiones, sino a sembrar la sospecha de que las estadísticas del IPCC difaman injustamente a la industria.

La segunda línea de defensa que la industria cárnica ha estado promoviendo se centra en soluciones tecnológicas para los daños medioambientales causados por el ganado. En el caso del metano, la industria se ha apresurado a financiar la investigación de aditivos alimentarios para vacas a base de algas marinas, destinados a reducir el metano producido por sus sistemas digestivos. Si bien los estudios piloto de la industria estimaron el potencial de reducción de emisiones de tales aditivos hasta en un 80% en la etapa de engorde, no mencionaron que esto se traduce en una reducción de las emisiones en el ciclo de vida de solo alrededor del 9%. La industria se apresura a crear prensa positiva para sugerir que todo lo que se necesita para que las vacas sean respetuosas con el clima son algas o máscaras de captura de metano para las vacas, pero estas soluciones están lejos de ser ampliamente viables o escalables. En todos estos casos, las mejoras medioambientales necesarias no pueden conseguirse con soluciones rápidas. Sin embargo, al difundir agresivamente su mensaje a periodistas y empresas, la industria cárnica ha prolongado el debate sobre la sostenibilidad medioambiental de la carne, sugiriendo que los impactos medioambientales no son características fundamentales de la ganadería, solo molestos inconvenientes.

Pero quizá la táctica más atroz del lobby de la carne sea venderse a sí mismo como la solución a los problemas que crea. Las granjas y cebaderos industriales, al concentrar a miles de animales en espacios reducidos, también crean enormes lagunas de estiércol que generan metano y se filtran o directamente se vierten en los cursos de agua, contribuyendo a las llamadas zonas muertas que se expanden desde los deltas de los ríos. Pero mientras los científicos insisten en la necesidad de reducir los residuos animales, la industria ha conseguido lucrativas exenciones fiscales para aumentarlos, pregonando los ostensibles beneficios medioambientales de la transformación del estiércol en biogás metano, convirtiendo los residuos en una fuente de ingresos. Gracias al éxito de los grupos de presión, los digestores de metano se han clasificado en la Ley de Reducción de la Inflación de Biden como generación de energía renovable, con enormes créditos fiscales que incentivan la expansión de las lecherías industriales, la industria ganadera afirma con entusiasmo que “¡la leche se ha convertido en un subproducto de la producción de estiércol!”.

Del mismo modo, la llamada agricultura del carbono se ha convertido en una fuente de ingresos para el sector ganadero. Aunque los grupos internacionales de expertos e incluso las propias investigaciones del sector demuestran que el secuestro de carbono en el suelo no puede persistir durante un periodo de tiempo significativo, la industria sigue insistiendo en que con la gestión adecuada, la ganadería puede llegar a tener una huella de carbono negativa. Los créditos de carbono se negocian ahora como acciones en mercados especulativos, y tanto la agroindustria como el petróleo los respaldan como herramienta para la reducción de emisiones. El USDA proporciona calculadoras de créditos de carbono para ayudar a los ganaderos a calificar y comprar créditos, ayudándoles a ellos, o a quienquiera que compre sus créditos, a borrar sus emisiones con compensaciones de carbono basadas en suposiciones imprecisas y datos declarados por ellos mismos. Al igual que los aditivos de algas marinas, el cultivo de carbono genera buena prensa para la industria. Y al presentar sus operaciones como soluciones climáticas, los sectores cárnico y lácteo pueden hacer que sus críticos sean hostiles no sólo a sus industrias, sino al propio progreso climático.

En 2017, la financiación de la industria superó a las subvenciones públicas para financiar la mayor parte de la investigación en Estados Unidos por primera vez en casi un siglo

En esta batalla por la política y la opinión pública, las afirmaciones científicas se esgrimen como armas y la propia industria es una armería, financiando la investigación y a los científicos que luchan desde su rincón. Tanto la industria tabaquera como la de los combustibles fósiles han gastado mucho en científicos y expertos que impulsaran investigaciones y argumentos para defender sus intereses, a veces incluso utilizando a los mismos expertos. La industria cárnica —que parte con la ventaja de tener ya estrechos vínculos con los programas de agricultura y zootecnia de las universidades— invierte en investigación bajo el lema de reducir su huella de carbono. Sin embargo, esta investigación también se utiliza —posiblemente para eso está diseñada, de hecho— para desafiar la crítica en el tribunal de la opinión pública. Una investigación reciente de Greenpeace Unearthed, por ejemplo, detalla cómo un grupo de presión de la industria ganadera concibió y financió un centro de comunicaciones en la U.C. Davis y lo utilizó para difundir desinformación sobre el impacto de la industria cárnica en el clima. En la escena mundial, el sector ganadero ejerce una influencia considerable en organizaciones internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, que promueve la industria mediante asociaciones público-privadas para el desarrollo de la agroindustria, a diferencia del enfoque de otras organizaciones de la ONU con la energía.

Este problema va más allá de un solo académico o incluso de un solo centro académico. En 2017, la financiación de la industria superó a las subvenciones públicas para financiar la mayor parte de la investigación en Estados Unidos por primera vez en casi un siglo. El largo juego corporativo para suplantar a la ciencia pública ha logrado transformar no solo la producción, sino también la cultura del mundo académico. Los investigadores se muestran reacios a criticar incluso los escándalos de corrupción científica más atroces cuando saben que sus propias subvenciones también proceden de instituciones privadas. Este patrón erosiona la confianza pública en las instituciones científicas, lo que a su vez beneficia a la industria: al crear un espacio para la incertidumbre, las empresas que financian la desinformación sobre sus productos pueden exigir asientos en el escenario político y la representación de “ambas partes” en los medios de comunicación.

Cuando la ciencia llegó a la conclusión inequívoca de que los cigarrillos y el humo ajeno eran cancerígenos, la industria tabacalera trató de cuestionar estos hallazgos, financiando su propia investigación y ejerciendo presión para poner en duda el consenso científico emergente. Este retraso en una regulación significativa probablemente causó millones de muertes evitables. Estas tácticas de retraso y agnotología —ignorancia deliberada, en lugar de ausencia orgánica de conocimiento— fueron retomadas por la industria de los combustibles fósiles, que ha empleado regularmente a grupos de presión y científicos para cuestionar el consenso sobre el papel de los combustibles fósiles en el cambio climático. Estas continuas tácticas dilatorias han contribuido a impedir una regulación vinculante y nos han encaminado a incumplir el objetivo de mantener el calentamiento en 1,5 grados Celsius (2,7 grados Fahrenheit). Los historiadores Naomi Oreskes y Erik Conway llaman “mercaderes de la duda” a quienes cuestionan el consenso científico y enturbian el debate público en nombre de industrias perjudiciales. Su juego no es necesariamente la negación rotunda, sino el equívoco activo y perpetuo. El objetivo es alargar el debate e introducir la duda donde no debería haberla para defender el statu quo.

En medio de las crisis globales climática y de extinción de especies, provocadas en parte por la ganadería, los mercaderes de la duda de la carne han logrado plenamente su objetivo: sus intereses se han infiltrado en las más altas esferas de la política mundial y sus ideas han arraigado en los debates públicos sobre el sistema alimentario. En los últimos años, los activistas han avanzado en la identificación y reducción de la influencia de la industria de los combustibles fósiles en los medios de comunicación y el mundo académico, mediante campañas de desinversión, el seguimiento de las contribuciones políticas, la exigencia de cobertura informativa y mucho más. Ahora debemos hacer lo mismo con la carne. La buena noticia es que conocemos su estrategia. La mala es que se nos acaba el tiempo.

New Republic
Artículo original: How the Meat Industry Undermines Effective Climate Policy, publicado por The New Republic y traducido con permiso expreso por Sara Hernández y Adriá Voltes para El Salto.
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Análisis
Fútbol Eurocopa 2024: cuando el fútbol es más político que nunca
El ejemplo social y político de la selección francesa sirve para vislumbrar el futuro del combinado español, en el que por primera vez dos jugadores racializados nacidos en España han sido los líderes del equipo.
Ecofeminismo
Análisis La perspectiva ecofeminista en un nuevo horizonte ecosocial
El enfoque ecofeminista es fundamental en el planteamiento de un paradigma para un nuevo horizonte ecosocial por su capacidad de fomentar soluciones sinérgicas.
Análisis
Análisis La hoja de ruta de la izquierda en Uruguay
Tras las elecciones internas del 30 de junio, el escenario que las encuestas venían vaticinando en Uruguay parece consolidado: el Frente Amplio parte con ventaja de cara a las elecciones generales de octubre del 2024.
felipe
27/2/2023 12:59

Tras una larguísima sequía, es de celebrar la publicación de artículos e informes como este, u otros relacionados. ¿Qué larga sequía? Me explicaré. EE.UU. es uno de los países del mundo donde más carne comen, si no el que más, y en Europa, España se lleva la palma. En 1995 vi un documental de un norteamericano, quien demostraba al respecto, el silencio de los ecologistas norteamericanos (Sierra,...), porque estaban pagados por los grupos de presión de la industria de la carne, para ocultar que buena parte del calentamiento global era consecuencia de su injustificable exagerado consumo. Yo llevaba muchos años leyendo sobre ecologismo y de hecho actuaba entonces en un grupo,,, pero lo desconocía, y me puse a investigar, no solamente en las publicaciones españolas, también en las europeas y más allá, sin encontrar absolutamente nada, más allá de dos líneas de 1988 de Ecologistas en Acción, en las que afirmaban sería aconsejable comer menos carne. Se hablaba de los coches, la industrias, etc. pero nada de la carne, cosa que dejaba en evidencia su completa ignorancia, cosa que en los años recientes ha cambiado sustancialmente, cierto, pero a la vez resulta evidente que la pelea por limitar la ingesta cárnica sigue siendo el patito feo, casi un tema tabú, es decir que no es uno de los ejes centrales en la lucha contra el calentamiento etc., más allá del asunto de las macro granjas, Km 0, etc. y opino que debería serlo, por muy impopular que sea. Está muy bien eso de que no corra el agua mientras te cepillas los dientes, pero es una insignificancia frente, por ejemplo, a los 10000 litros de agua que se llevó a sus espaldas el precioso filete ante tus ojos en el plato. Exigir un racionamiento con cartilla chip o como les de la gana (perfectamente estudiado, claro) en la compra de carne de cada persona, de --por poner un mero ejemplo-- tres o cuatro kilos mensuales máximos, eso, es revolucionario.

2
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.

Últimas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Más noticias
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Explotación laboral
Explotación laboral CC OO se persona contra Nacho Cano por dos posibles delitos contra los trabajadores
El sindicato ha confirmado este viernes que se personará como acusación contra el empresario Nacho Cano, investigado por traer a 17 bailarines mexicanos y mexicanas para trabajar en su espectáculo Malinche de manera irregular.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Mugimendu Sozialista
Violencia policial La Ertzaintza desaloja el centro socialista Aresti de Bilbao
Decenas de jóvenes se manifestaron frente a los juzgados de la capital vizcaína para denunciar la actuación represiva del cuerpo policial

Recomendadas

Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro