ejercito ruso plaza roja
Imagen: Kremlin

Análisis
Ruido de sables oxidados en Europa

En Alemania, el ministro de Defensa ha declarado que esperan que en la próxima década se produzca un ataque de Rusia contra la OTAN. No se trata del único país europeo que parece prepararse para un choque militar con Rusia.
11 feb 2024 05:26

El espectro de la guerra fría recorre de nuevo Europa. El pasado 25 de enero los medios informaban de que Alemania está diseñando un nuevo plan de defensa federal, el primero desde la desintegración de la Unión Soviética y el campo socialista. El teniente general del Bundeswehr André Bodemann, al mando de la organización de la defensa territorial (TFK), detalló a la agencia de noticias Dpa las líneas maestras del Plan Operativo Alemania (OPLAN DEU), que estará terminado el próximo mes de marzo.

Como explicó Bodemann, la República Federal Alemana (RFA) ya no se encontraría en un eventual conflicto con Rusia en la primera línea del frente —"no espero batallas de tanques en las tierras bajas del Norte”—, sino que el país se convertiría en un nudo de transporte de tropas y equipos de defensa hacia Europa oriental. Mientras los soldados profesionales del Bundeswehr combatirían, el resto de militares, cuerpos y fuerzas de seguridad del país y la población civil adulta movilizada deberían encargarse de la protección de infraestructuras clave —puertos, vías de transporte, centrales productoras de energía— y la lucha contra el sabotaje y el espionaje.

El Ministerio de Defensa de Austria ha calificado de “muy alta” la probabilidad de una confrontación entre Rusia y la Unión Europea que adoptaría la forma de una “guerra híbrida”

Días atrás, el ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, ya había declarado en una entrevista con el diario Tagesspiegel que la sociedad alemana había de “despertar”, ya que “nuestros expertos calculan un espacio de tiempo de cinco a ocho años” para que se produzca un ataque de Rusia contra la OTAN. Karl-Theodor zu Guttenberg, exministro de Defensa (2009-2011), respaldaba a Pistorius desde las páginas del tabloide Bild asegurando que “con Putin debe tenerse en cuenta todo”, en referencia a un conflicto militar que sería “el siguiente paso del revisionismo” que atribuía al mandatario ruso.

Más tanques y menos escuelas

Alemania no es el único país que parece prepararse para un choque militar con Rusia. Suecia ha desplegado un programa de defensa civil y el ministro responsable del mismo, Carl-Oscar Bohlin, ha llegado a afirmar que “podría haber una guerra” en el país nórdico. De manera similar, entrevistado por la BBC, el secretario de Defensa de Reino Unido, Grant Shapps, presentó un futuro sombrío en el que “nuestros adversarios están ahora más conectados los unos con los otros”, lo que obliga al país a estar “preparado para la guerra”. Reino Unido, añadió, está “desplazándose de un mundo postbélico a uno prebélico”. El jefe de las fuerzas armadas británicas, el general Patrick Sanders, ha alertado por su parte que un incremento de la reserva a 120.000 soldados “no sería suficiente” en caso de guerra y que el Reino Unido necesita crear un “ejército ciudadano”.

El Ministerio de Defensa de Austria ha calificado de “muy alta” la probabilidad de una confrontación entre Rusia y la Unión Europea que adoptaría la forma de una “guerra híbrida” y ha llamado a elevar la capacidad de respuesta militar del Bundesheer. Mientras, desde la prensa liberal, algunos articulistas hacen tronar los tambores de guerra especulando con un ataque a las tres repúblicas bálticas o incluso un escenario de ocupación rusa de todo el territorio ucraniano, seguido por el paso de las tropas rusas por Hungría autorizado por su primer ministro, Viktor Orbán, hasta alcanzar as puertas de Viena, cuyo gobierno capitularía y se convertiría en un estado vasallo del Kremlin. El presidente del Comité Militar de la OTAN, el holandés Rob Bauer, no escondió en una de sus últimas comparecencias ante los medios que la Alianza Atlántica se está “preparando para un conflicto con Rusia” y que sus planes contemplan movilizar no solamente a los ejércitos, sino a la base industrial y las poblaciones de sus estados miembro.

Aquí deberían plantearse toda una serie de preguntas que ni los políticos ni los medios de comunicación de masas hacen ni se hacen a sí mismos, a saber: ¿Dispone Rusia de los recursos necesarios para sostener un conflicto militar con uno o varios estados miembro de la Unión Europea –que también lo son de la OTAN– de manera simultánea? ¿Y para su ocupación posterior? Y sobre todo, ¿con qué objetivo? Las preguntas quedan orilladas cuando llegan al público general gracias, en buena medida, a las producciones, sobre todo estadounidenses, de una industria cultural que ha conseguido hacer calar la imagen de Rusia entre la población como el principal adversario de Occidente.

Manfred Weber se ha mostrado partidario de que otros países europeos, y no solo Francia, dispusiesen de sus propias armas nucleares como parte de una estrategia de disuasión

Una de las ironías de esta historia que no debería escapar a nadie es que los mismos políticos, especialistas y medios de comunicación que nos advierten ahora muy seriamente de la posibilidad de una invasión rusa del Báltico y Europa oriental son los mismos que hace unos meses pronosticaban, con la misma seriedad, una derrota inminente y sin paliativos de Rusia en Ucrania, su degradación a Estado paria en el orden internacional y hasta su desintegración territorial en un proyecto de “descolonización”. La Unión Europea ha aprobado hasta 12 paquetes de sanciones contra Rusia, aunque los que vieron la luz en 2022 habían dejado, en palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a la industria rusa “hecha trizas”. Rusia, decían, se está quedando sin soldados. Rusia es incapaz de producir nuevo armamento, según analistas consultados por la CNN. Rusia se está quedando sin munición. Rusia se está quedando sin misiles. Rusia se está quedando sin tanques. La moral de las tropas rusas se ha desplomado. A sus soldados se les ordena cargar contra las trincheras ucranianas armados con palas por la falta de armamento. Su operación militar es un “fracaso” y una “derrota histórica”, de acuerdo con Anders Åslund en un artículo del mes de junio para el Atlantic Council. Hay decenas de textos, análisis y declaraciones de este tenor, disponibles para quien quiera consultarlos.

Como ha escrito Dan Sabbagh para The Guardian, parece como si la histeria militar –de la que también forman parte los incrementos en los presupuestos de Defensa– se hubiese apoderado de los dirigentes europeos. Los motivos, según Sabbagh, son diversos –no en último lugar figuran los intereses de una industria armamentística que se ha visto reforzada por el conflicto en Ucrania–, pero entre ellos el periodista destaca que la victoria de Donald Trump en las primarias de Iowa y New Hampshire y su posible retorno a la Casa Blanca han hecho que cunda el pánico en los pasillos del poder en Europa si el nuevo presidente apuesta, esta vez en serio, por una política aislacionista (“América First”) y deja a la UE sola en el apoyo a una Ucrania a la que se le acumulan los problemas militares y económicos frente a Rusia. Se despliegan ahora a nivel continental las mismas tácticas de shock que se usaron en Suecia y Finlandia para convencer a su población de la idoneidad de entrar en la OTAN, apelando a la urgencia del momento para bloquear cualquier tipo de debate racional. Quizá nadie lo haya expresado con más crudeza que la experta del Instituto de Relaciones Internacionales de Finlandia Minna Ålander en una entrevista con el diario Süddeutsche Zeitung: “Construir tanques o escuelas es un debate que tensará a la sociedad.” Dando por hecho, claro está, que habrá que sacrificar necesariamente lo segundo para tener más de lo primero.

Sidecar
Sidecar La unidad imperfecta de la OTAN
La cumbre de la OTAN de Vilna se vio acechada por el fantasma de las cumbres pasadas. Como en el pasado, la OTAN prometió intensificar la guerra sin acelerar su conclusión.


Autonomía estratégica y más armas nucleares

En una entrevista con Politico, el jefe de filas de los conservadores europeos, el alemán Manfred Weber, expresaba a las claras este temor compartido. “Queremos la OTAN, pero también queremos ser lo suficientemente fuertes para defendernos sin ella”, afirmó. “Independientemente de quien sea elegido en Estados Unidos, Europa debe ser capaz de sostenerse por sí misma en términos de política exterior y de defenderse de manera independiente”, añadió. En esa misma entrevista, Weber se mostraba partidario de que otros países europeos, y no solo Francia, dispusiesen de sus propias armas nucleares como parte de una estrategia de disuasión. A comienzos de enero, el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Antonio Tajani, retomó la idea de crear un ejército europeo, una necesidad, según él, en un mundo dominado por grandes potencias como “Estados Unidos, China, India y Rusia”.

En suma, quienes detentan el poder en la UE apuestan por recuperar la vieja idea de “autonomía estratégica” o Europa como “segundo pilar de seguridad” (el primero sería Estados Unidos). La idea dista de ser nueva: Winston Churchill propuso un ejército europeo con mando común en 1950, una ambición que recogió el ministro de Defensa francés René Pleven, quien reformuló la idea como Comunidad Europea de Defensa (CED), aunque el proyecto quedó pospuesto por el voto contrario de la Asamblea Nacional francesa. Con todo, la integración de la política de defensa común ha ido avanzando en los últimos años, aunque no a la misma velocidad que en otros ámbitos. Otra de las ironías de esta tendencia es que unos EE UU cada vez más enfocados en centrarse en su rivalidad comercial con China podrían estar interesados en que la Unión Europa promueva esa misma “autonomía” para contener en solitario a Rusia.

Con todo, el objetivo último de este plan, que aparece de manera recurrente en los documentos oficiales del bloque, podría ser menos defensivo que agresivo, en contra de lo que sostienen públicamente los defensores del mismo, como Weber. Es el bloqueo de los hutíes en el Mar Rojo en protesta contra las acciones militares de Israel en Gaza, y no la guerra en Ucrania, lo que permite ver este proyecto bajo una luz muy diferente y mucho menos favorable. El control de las rutas comerciales y el acceso a hidrocarburos y otras materias primas –cada vez más escasas y enterradas en el subsuelo de países que no mantienen en su mayoría precisamente relaciones amistosas con Bruselas– son clave para la supervivencia de un bloque comercial como la UE, una preocupación que ya no se esconde, como demuestra el discurso del año pasado en el Foro Económico Mundial de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

A la hora de la verdad, pues, un ejército europeo para el control neocolonial de África –si se llega a ello y su plan de inversiones en el subcontinente Global Gateway (‘Puerta Global’) no consigue desplazar a la hasta ahora más atractiva nueva Ruta de la Seda china– parece un resultado mucho más probable que el de un enfrentamiento apocalíptico con Rusia en territorio propiamente europeo.

Resuenan las palabras de Rosa Luxemburg en Utopías pacifistas (1911):

“Sólo cuando se pierden de vista estos procesos y desplazamientos y se recuerdan los bienaventurados tiempos del concierto europeo puede decirse que hemos vivido cuarenta años de paz ininterrumpida. Este punto de vista, para el cual los procesos no existen más que en el continente europeo, no se da cuenta de que justamente no tenemos ninguna guerra en Europa desde hace décadas porque las contradicciones internacionales se han desarrollado más allá de los estrechos límites del continente europeo. […] No los partidos socialdemócratas, sino la burguesía propone cada cierto tiempo la idea de una federación europea. Ésta siempre se presentó, no obstante, con una clara tendencia reaccionaria. Personas como el profesor Julius Wolf un conocido antisocialista, son quienes propagaron la idea de una comunidad económica europea, que no significa otra cosa que una unión aduanera para la guerra comercial contra los Estados Unidos de América, y así fue percibida y criticada por los socialdemócratas. Y cada vez que los políticos burgueses enarbolaron el estandarte del europeísmo, de la federación de los estados europeos, fue en referencia explícita o tácita contra el “peligro amarillo”, contra “la parte negra del mundo”, contra “las razas inferiores”, en pocas palabras, fue, en todo momento, un aborto imperialista. […] Las cosas tienen su propia y objetiva lógica. Y la solución de la federación europea sólo puede significar objetivamente en el seno de la sociedad capitalista una guerra aduanera contra los Estados Unidos en el terreno comercial y una lucha racial, colonial y patriótica en el terreno político. La campaña china de los regimientos europeos unidos con el mariscal mundial Wanldersee y el evangelio de los hunos como bandera: ésta es la expresión real y fantástica, la única posible, de ‘la federación de estados europea’ en la sociedad actual”.

El siglo XXI avanza por un túnel cada vez más oscuro.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Análisis
Análisis Cómo Alemania aprendió a amar la bomba
Un 71% de los alemanes se muestra contrario a acceder a la posesión de una arma nuclear propia y en ninguno de los partidos políticos los porcentajes favorables llegan al 40%, aun así, la idea se ha abierto paso en el debate político.
Análisis
Análisis “De la guerra”: del manual a la realidad
Un repaso actualizado al concepto de guerra de Clausewitz, a sus implicaciones políticas y morales y a su eco actual, desde Ucrania a Palestina.
Análisis
Análisis El apoyo de Lula da Silva a Palestina tiene un alto precio
Al igual que el ejecutivo sionista de Netanyahu, la clase dirigente brasileña que vocifera contra Lula da Silva por denunciar el genocidio cometido por Israel, también cree en el fondo que los palestinos son realmente “animales humanos”.
Sererchio
11/2/2024 10:03

Si no hay guerra, nos quieren llevar a la guerra de cualquier manera, es una locura y esto recuerda tanto a lo que ya paso en la IGM, que asusta.

4
0
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Madres protectoras
Nais protectoras Asociacións feministas denuncian a actuación dun xulgado de Galiza que arrincou dous nenos da súa na
Os fillos de R. A. foron separados á forza o 10 de xaneiro da súa nai, que é a súa coidadora principal. O home ten varias denuncias por malos tratos e R. A. puxo en coñecemento das autoridades a súa sospeita sobre a existencia de abusos aos cativos.
Investigación
Investigación El Ministerio de Agricultura dio a la Iglesia cinco millones de euros de la PAC
La mayoría del dinero de la PAC que ingresó la Iglesia y sus entidades vinculadas entre 2018 y 2022 está desacoplado de la producción y se debe a “derechos históricos”.
La vida y ya
La vida y ya El privilegio de ser blanca
Les pedí que buscaran ejemplos. Podían ser violencias que habían vivido o violencias que habían visto.
Senegal
Crisis política en Senegal Senegal, sumido en el desasosiego electoral
Tras aplazar las elecciones del 25 de febrero, en una maniobra considerada ilegal por el consejo constitucional, Macky Sall intenta apaciguar a una población que exige la liberación de los candidatos de la oposición y votar antes del 2 de abril.
Industria armamentística
Industria armamentística Antony Loewenstein: “Hay una obsesión en Occidente con Netanyahu, pero el problema va más allá de él”
Este periodista australiano ha llevado a cabo la investigación más minuciosa sobre la industria armamentística israelí, que se anuncia como probada en combate y se ha servido a dictaduras como la de Pinochet o la del apartheid sudafricano.

Últimas

Ocupación israelí
Genocidio EE UU bloquea una condena del Consejo de Seguridad contra Israel por la matanza de civiles hambrientos
Washington vuelve a blindar a Israel ante cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU mientras Biden empuja para enviar más ayuda a su aliado. Ultraderechistas israelís penetran en Gaza con la intención de establecer un asentamiento.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Sequía
Sequía La ermita del pantano más seco de Cádiz, exhumada del agua pero no de la memoria
El templo del Mimbral, a uno de los lados del pantano de Guadalcacín II, ha estado 30 años enterrado bajo las aguas. Ahora, la sequía que amenaza a Andalucía permite el acceso a una ermita que podría albergar dos fosas comunes de la represión franquista
El Salto Radio
¡Qué Grande Es El Cómic! Lecturas: Cuando el viento sopla
El programa ¡Qué Grande Es El Cómic! analiza la obra culmen de Raymond Briggs, un potente alegato antibelicista ahora reeditado
Más noticias
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Artes escénicas
Artes Escénicas ‘iSlave’: tecnología, esclavos y consumo
En ‘iSlave’, el compositor Alberto Bernal propone, junto a Mar Gómez y Pablo Ramos, reflexionar en el escenario sobre la esclavitud que la tecnología provoca en este sistema a un lado y otro de la pantalla.
Sidecar
Sidecar Línea de sucesión en Indonesia
Prabowo Subianto, elegido presidente de Indonesia el pasado 14 de febrero, es un representante de las fuerzas ultraconservadoras ligadas al siniestro pasado militar del país.
Elecciones autonómicas
Fragmentación de la izquierda Así fracasó la negociación entre Sumar y Podemos Euskadi
Las provocaciones de Pilar Garrido para tratar de controlar Elkarrekin cuando el acuerdo podía prosperar, así como el silencio de Belarra, reforzaron la decisión de Sumar de romper la coalición.
Salud Pública
COMPRAVENTA DE MASCARILLAS Osakidetza destinó 270.000 euros en comprar mascarillas a una firma relacionada con el caso Koldo
Si bien no hay constancia de contratos con la principal empresa de la trama, Soluciones de Gestión y Apoyo de Empresas, el máximo responsable de la citada firma durante la pandemia, José Ángel Escorial, había sido previamente consultor de estrategia.

Recomendadas

Kurdistán
Pueblo kurdo De Kobane a Madrid: la historia de dos amigos kurdos que no olvidaron su tierra
Llegados a España en los años 70, Aziz Mojtar y Mustafá Abdi hicieron su vida en el país mientras tenían la mirada puesta en la lucha de su gente. Cinco décadas después de su llegada, reflexionan sobre la trayectoria revolucionaria del pueblo kurdo.
Cine
Almudena Carracedo y Robert Bahar “Esta película puede ayudar a cerrar muchas conversaciones negacionistas”
Netflix estrena el 1 de marzo ‘No estás sola’, un documental riguroso y situado de la violencia sexual.
Argentina
Elizabeth Gómez Alcorta “Milei quiere volver a 1921 con la derogación de la ley del aborto”
Ex ministra de Mujeres, Género y Diversidad de Argentina durante el último gobierno, esta abogada feminista y por la defensa de los derechos humanos, desgrana la situación social y económica después de tres meses de Gobierno de Javier Milei.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.