Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 2
José Luis Flores (i) y Sayonara Sierra (d). / Archivo familiar.

Ecuador
Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador

Ernesto quedó huérfano después de que sus padres fuesen víctimas del terrorismo de Estado que asoló Ecuador en los 80. Hoy se encuentra en prisión acusado de colaborar con la guerrilla colombiana.

Periodista

22 jun 2022 06:00

Cayó la noche en Quito y empezó la operación. Aquel 29 de septiembre de 1986, el intendente general de la policía, Jaime Nevárez Espinoza, había dado orden a sus subalternos de que registrasen una vivienda ubicada en el número 366 de la calle Manuela Sáenz, en las faldas del volcán Pichincha. El edificio, verde pálido, de tres pisos y parapetado tras un muro blanco, ya había sido vigilado —y descartado— meses atrás. No fue hasta que cuatro guerrilleros de Alfaro Vive ¡Carajo! (AVC) fueron capturados camino a Colombia, que la inteligencia ecuatoriana tuvo la certeza de que el inmueble actuaba como piso franco de la organización. La delación, por cierto, se produjo bajo tortura. Según relataron los cautivos, recibieron tales descargas eléctricas que sintieron cómo se les salían los ojos de las cuencas.

Aquel día, en la “casa de seguridad” descansaban dos alfaristas: Robert Regalado, con el pelo un poco largo y cara de niño, y José Luis Flores, apuesto, sorprendentemente parecido al primer Fidel Castro, aquel que aún no se dejaba crecer la barba. Este último, además, había invitado a pasar unas horas juntos a su esposa, Sayonara Sierra, una joven veinteañera que no pertenecía a la guerrilla. Mientras en el interior de la vivienda todo transcurría con normalidad, no pasaba lo mismo fuera. Las declaraciones de los vecinos recogen que el operativo policial cercó el barrio, que durmieron a los perros callejeros para que no ladrasen y que indicaron a los moradores que, para precautelar, no debían asomarse a las ventanas. Poco después, bajo la tenue luz naranja de las farolas, se produjo el asalto.

Está convencida de que sus amigos están cumpliendo condena por su esfuerzo en recuperar la memoria histórica Alfaro Vive ¡Carajo!, guerrilla a la que homenajean recurrentemente en sus redes y actos sociales

La prensa de la época recogió en apenas tres líneas lo sucedido, y afirmó, siguiendo la versión oficial, que el allanamiento fue rápido, con el único incidente de un tiroteo que duró, como máximo, un cuarto de hora. Según la policía, el intercambio de disparos fue iniciado por los guerrilleros, que no consintieron rendirse. La Comisión de la Verdad que investigó el caso, en cambio, dio mayor credibilidad a las averiguaciones de la familia Flores-Sierra: acorralados, los alfaristas no opusieron demasiada resistencia, y las fuerzas especiales ecuatorianas accedieron a la vivienda desde la planta superior. Una vez dados al encuentro, Robert y José Luis fueron ejecutados de dos disparos en el pecho y uno en la cabeza. Sayonara trató de huir o de gritar, y por esta razón, quizá, se ensañaron más con ella. Su cráneo y su torso fueron destrozados a golpes, y entre sus piernas se halló un rastro de semen seco. Nunca se practicó la prueba de ADN para determinar si respondía a una relación deseada con su pareja o si fue violada por la policía. Ambos dejaron en el mundo a un hijo de dos años llamado Ernesto, como el Ché.

Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 1
Pancarta exigiendo la libertad de los ocho detenidos. / Esteban Suárez.

Cuarenta años después, el 19 de mayo de 2022, a Ernesto lo despiertan unos golpes ásperos en la entrada del domicilio que comparte con su abuela, la mujer que le crio. Apenas han penetrado por la ventana los primeros rayos de sol cuando la anciana, de 81 años, se da de bruces con varios desconocidos que han reventado los cristales de la puerta. Entre agentes judiciales y policías suman seis los extraños que merodean por la casa, revolviendo y fotografiando cada rincón. Ernesto, mientras, permanece apartado y escoltado. Está acusado de un delito de trata. Según le comunican, creen que traslada ecuatorianos hasta Colombia para ser entrenados por la Segunda Marquetalia, una de las disidencias de las FARC. En el registro no le encuentran ningún arma, pero le requisan octavillas, libros, manuscritos, ropa, material informático y un álbum fotográfico personal. También se llevan uno de los pocos objetos que conserva de su madre. “Solo para herirle”, me dice su tía, Natalia Sierra, al confirmarme que también le confiscan el DNI de Sayonara. Irónicamente, el distrito policial en el que se produce el registro se llama Manuela Sáenz, como la calle de la casa 366. El hilo invisible de la Historia insiste en conectar a madres y a hijos.

El Caso Dominó

Junto a Ernesto son detenidas otras siete personas. Aunque con distintos grados de organicidad, todos están relacionados con el Movimiento Guevarista (MGTL), un colectivo marxista fundado hace 15 años y cuyas acciones, legales hasta el momento, son publicitadas en redes sociales. Así lo subraya Jessica, una de las actuales portavoces del grupo, que me explica que se dedican a impartir talleres de formación política, así como gestionan un club de artes marciales, un comedor social, un gabinete psicológico y una biblioteca.

Dice la portavoz que si algún día ha marcado la vida política de la organización es el 26 de octubre de 2021. Aquella jornada se produjeron varias protestas en Ecuador contra el aumento del precio del combustible, que en la capital culminaron con enfrentamientos entre manifestantes y policías. La ministra del Interior de entonces, Alexandra Vela, compareció ante los medios para acusar al MGTL de provocar los incidentes. Desde entonces “se hizo más patente la persecución y el hostigamiento”, continúa Jessica, y añade que “quienes boicotearon la manifestación, que hasta el momento había sido pacífica, fueron policías infiltrados”. Si bien este extremo no puede comprobarse, en el seguimiento policial realizado aquel día contra miembros guevaristas, informe que figura en la causa, no hay asiento de que protagonizasen actos vandálicos. Días después, las palabras de Vela fueron desmentidas por Ernesto, figura visible del movimiento, en una rueda de prensa: “Lo que dijo la ministra es falso. Sí participamos de las marchas, pero cuando se dieron las agresiones de la policía nos retiramos”.

Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 3
Ernesto imparte un taller de formación. / MGTL.

Con el paso de los días, me sigue relatando la portavoz, varios de sus compañeros sufrieron identificaciones en las calles, y sospechan que las cámaras de seguridad instaladas en las inmediaciones de la Casa de Trabajo Popular, un inmueble cedido en comodato al grupo, no son utilizadas para preservar la tranquilidad del sector, sino para vigilar sus movimientos. La intranquilidad fue tal que, antes de su detención, Ernesto ya había avisado a la organización de que había un taxi aparcado día y noche frente a su domicilio.

Aunque Jessica aún no lo sabía, el seguimiento había comenzado meses atrás. En concreto, en agosto. Según consta en el expediente del caso, que reúne unos 1.200 folios, la Unidad Nacional de Lucha contra el Crimen Organizado (ULCO) recibió una “información reservada” que aseguraba que “el indio”, otro de los detenidos, traficaba armas con los Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR), que es como se conoce en Colombia a las disidencias de las FARC. En virtud del soplo, el fiscal Wilson Toainga autorizó la comisión de “técnicas especiales de seguimiento” contra el sospechoso, cuyo repertorio incluye videovigilancia y pinchazos telefónicos. En total son 120 páginas de transcripciones y fotografías, además de algunos CD con material audiovisual. En estas hojas se puede ver a los encausados reunidos, desplazándose o entrando en sus domicilios. Anexan los registros de las compañías de autobuses utilizadas, tickets de los supermercados en los que compraban o impresiones de pantalla de sus redes sociales. En definitiva, todo lo que hicieron desde el 11 de agosto de 2021 hasta el 13 de mayo de 2022. La investigación fue bautizada Caso Dominó, seguramente por la forma en la que fueron sumando nombres al expediente: todo aquel que se juntaba con “el indio” caía, como una hilera de fichas del popular juego. Ernesto, por su parte, apenas aparece en el reporte.

“Asociarse con personas de una misma ideología y expresarla no puede ser un delito. Después de un año de seguimiento lo único que han encontrado es que son de izquierdas”

“Fiscalía es quien tiene la carga de la prueba. Les llevan investigando desde hace un año y no han podido probar nada”. José Paul Gallardo, defensor contratado por la madre de una de las detenidas, no aprecia cosa punible en las evidencias recabadas por la policía. En su opinión, lo único que demuestran las fotografías es que se conocían y se citaban con frecuencia. “Asociarse con personas de una misma ideología y expresarla no puede ser un delito. Después de un año de seguimiento lo único que han encontrado es que son de izquierdas”. Sin embargo, lo que sí refleja el informe es que varios militantes del MGTL viajaron a Colombia durante el último año. El documento incluye un oficio en el que constan los movimientos migratorios de dos de los acusados, pero no así de otros a los que el seguimiento sitúa más allá del río Mataje. De ello, Fiscalía deduce que los no registrados pasaron de manera ilegal la frontera.

Patricio Almeida, otro de los abogados defensores, discute esta versión. “Fiscalía no debe probar que se hicieron viajes, sino que en ellos se hizo algo ilícito. Todos los seguimientos llegan hasta Arauca [departamento del norte de Colombia], pero no hay nada sobre lo que se hizo a partir de ahí”. Argumenta, también, que estos viajes se hicieron para acudir a un festival de cine —del que existen fotografías—, por razones laborales e, incluso, como visita familiar. La madre de un investigado vive, precisamente, en Colombia. A Ernesto nadie le sitúa fuera de Ecuador durante el último año.

Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 4
Guevarista dando clases particulares en una comunidad indígena. / MGTL.

“Un montaje para criminalizar la protesta social”

En algún punto la investigación cambió. El MGTL dejó de ser acusado de tráfico de armas y pasó a serlo de delincuencia organizada en concurso con trata de personas. Este recrudecimiento de las imputaciones se debió al testimonio de tres individuos que aseguraron haber sido engañados y enviados a un campamento de la Segunda Marquetalia. El trío mantiene una relación de parentesco, un padre (J.), un cuñado (A.) y una hija (R.).

Estas declaraciones son fundamentalmente coherentes entre sí. Cuentan que uno de los detenidos ofreció a J. un viaje a Argentina para recibir formación en liderazgo, con un estipendio de 400 dólares. La invitación, más tarde, fue extendida a los otros dos testigos, que también aceptaron. Llegada la fecha del traslado, fueron hospedados en la Casa de Trabajo Popular, momento en el que les informaron de que, finalmente, irían a Colombia. Allí coincidieron —dicen— con otros tres encausados. Según este relato, A. y R. viajaron en avión, pero J. tuvo que hacerlo por tierra y de forma encubierta, debido a un problema legal. La cuadrilla —los tres testigos y un miembro del MGTL— se reunió en Bogotá y, de ahí, atravesó medio país hasta un campamento guerrillero en Venezuela. 

Para Patricio Almeida esta narración es un “montaje total”. Su hipótesis es que R. fue detenida por el ejército, y que le ofrecieron “colaborar” a cambio de su libertad. Sea o no cierta esta suposición, no he podido encontrar en el expediente ninguna conversación telefónica o fotografía de los testigos junto a los detenidos, ni rondando la Casa de Trabajo Popular ni viajando hasta Colombia, a pesar de que todo ello coincide, en fechas, con los seguimientos policiales. Asimismo, hay una discordancia manifiesta en el punto de encuentro de los expedicionarios: R. y J. dicen haberse encontrado en Bogotá, mientras que A. sostiene que fue en Medellín. También resulta problemático, me cuenta el abogado, la ruta que señalan haber tomado hasta el campamento, ya que atraviesa zonas en la que está presente el Frente 10, una guerrilla rival de la Segunda Marquetalia. 

Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 5
Expediente del Caso Dominó. Adrián Tarín Sanz

Aquí no acaban, para Almeida, las ficciones. Los tres testigos dicen haber comunicado a los líderes de la guerrilla que habían sido engañados y, al mismo tiempo, haber recibido uniformes y armamento nada más llegar. “¿Cómo le entrego a alguien al que le estoy forzando un arma? ¿O a alguien que recién iba a prepararse?”, se pregunta en voz alta. Siguiendo los testimonios, esta obligación se produce mediante la firma de un contrato entre la Segunda Marquetalia y el MGTL, lo que resulta inverosímil para una maniobra secreta que, por su condición, debería hacerse, en opinión del abogado, verbalmente. Pero, quizá, lo más llamativo de la denuncia de J. es que involucra a personajes relevantes de la política ecuatoriana. Indica que, en una ocasión, los monitores de la guerrilla les contaron que “[Rafael] Correa era un buen presidente y que estaba siendo instruido por ellos en Bélgica. (…) Nos indicaron que [Andrés] Arauz también había sido instruido en México por dos años. (…) Los de la guerrilla dijeron que iban a venir a Ecuador a secuestrar a dos millonarios, Álvaro Noboa y Juan Eljuri, [y] que cuando haya paro van a venir a botar [echar] al presidente [Guillermo] Lasso”.

Según Jessica, vocera guevarista, temen verse involucrados en “un montaje”, por lo que “se han visto obligados a huir” a pesar de que “algunos tienen hijos muy pequeños y no pueden trabajar por miedo a que les localicen”

En las declaraciones también son nombrados otros militantes del MGTL que no estaban en sus domicilios el día de las detenciones. Hoy se encuentran en paradero desconocido y sin posibilidad de defensa legal. Según Jessica, vocera guevarista, temen verse involucrados en “un montaje”, por lo que “se han visto obligados a huir” a pesar de que “algunos tienen hijos muy pequeños y no pueden trabajar por miedo a que les localicen”. Estas personas, según los registros gráficos y las escuchas policiales, cruzaron a Colombia en varias ocasiones —primero fueron deportados, pero luego lo tuvieron éxito—, en compañía de otros individuos, que Fiscalía considera manipulados. 

Estos testimonios son troncales en la acusación. En ellos, Ernesto no es nombrado ni una sola vez.

Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 6
Guevarista posando en la Amazonía. / MGTL.

La cárcel como trinchera

Además de las detenciones, el 19 de mayo se practicaron once registros. En todos los inmuebles se consignaron una gran cantidad de objetos triviales, salvo en uno, donde se encontraron dos fierros: una escopeta vieja y una pistola, además de munición sin percutir. En Ecuador la tenencia de armas no es legal, pero hasta el momento, comentan los abogados, no se ha peritado su utilización. Patricio Almeida, en este sentido, añade que, por el deterioro y falta de potencia, no puede ser material vendible o vendido por la Segunda Marquetalia. 

Después de los registros, los ocho fueron esposados y conducidos hasta la Unidad de Flagrancia, en Quito. En el imponente edificio, pintado de un brillante color azul y situado frente al céntrico Parque Ejido, permanecieron hasta la madrugada siguiente, cuando fueron puestos a disposición judicial. Frente a la jueza denunciaron que no se les había permitido presenciar las requisas, por lo que no podían asegurar que lo consignado fuesen pertenencias. Algo parecido ocurre con las fotografías y grabaciones del seguimiento, que todavía no han sido entregadas a la defensa para que puedan verificar su integridad. Los acusados, por último, denuncian que la prueba de cotejo de voces para comprobar la veracidad de los pinchazos telefónicos se hizo de manera oculta, sin el consentimiento informado ni la presencia de abogados. “Tenemos un debido proceso bastante irregular”, sentencia Rosa Bolaños, abogada de Ernesto.

Ecuador atraviesa una de las peores crisis carcelarias de su historia, con hacinamientos y sangrientas matanzas, que solo en 2021 costaron la vida de 2.331 presos, según datos del Ministerio de Gobierno.

Bolaños es una mujer bregada en la disputa político-judicial. No en vano, pertenece a la organización de derechos humanos INREDH. Por su experiencia, intuye que la jueza de formulación de cargos “tenía un criterio de prejuzgamiento”. No solo porque “asumió sin ningún cuestionamiento la versión de Fiscalía”, sino también por haberles decretado prisión preventiva, una medida de última ratio que, a su parecer, vulnera la presunción de inocencia. Tampoco valoró los arraigos y estados de salud esgrimidos. Entre los detenidos se encuentran personas con empleos estables y con hijos o abuelos dependientes a su cargo. Algunos, además, padecen enfermedades severas, como bipolaridad, un tumor cerebral o el síndrome degenerativo de Marfán.

Ernesto y el fantasma de la guerra sucia en Ecuador - 7
Manifestantes portan carteles en apoyo de los detenidos. / Montse Rivera.

Una situación especialmente delicada si se tiene en cuenta que Ecuador atraviesa una de las peores crisis carcelarias de su historia, con hacinamientos y sangrientas matanzas, que solo en 2021 costaron la vida de 2.331 presos, según datos del Ministerio de Gobierno. Natalia Sierra, tía de Ernesto, está especialmente preocupado por ello, ya que considera las cárceles del país como “un espacio para la muerte”. Todavía no ha podido visitarle, circunstancia que, según el sistema penal ecuatoriano, se prolongará durante varios meses. Los ocho guevaristas, repartidos entre la cárcel quiteña de El Inca y la de máxima seguridad de Latacunga, pueden llegar a habitar entre aquellos muros de hormigón hasta un año sin que haya sentencia.

Cerca de cumplir su primer mes encarcelado, Ernesto se encuentra animado, según ha podido saber Jessica. “Los compañeros están muy firmes, su convicción sigue intacta, están unidos y no se han fragmentado”. De hecho, continúa, se están tomando su presidio como una “trinchera más”, y me asegura que Ernesto y Gabriela están impartiendo de manera voluntaria formación académica y psicológica a otros reos. Está convencida de que sus amigos están cumpliendo condena por su esfuerzo en recuperar la memoria histórica Alfaro Vive ¡Carajo!, guerrilla a la que homenajean recurrentemente en sus redes y actos sociales. La misma a la que perteneció José Luis, el guerrillero del que se enamoró Sayonara. Lo político, a veces, también es personal.

NOTA: Fiscalía no ha atendido a las preguntas del periodista ni ha entregado el expediente de la investigación. Su respuesta fue escueta: “No es factible atender la vocería solicitada con el agente fiscal que lleva el caso por temas de seguridad y con la finalidad de precautelar su integridad”.

Relacionadas

Ecuador
Ecuador Tres semanas de movilización en Ecuador terminan en victoria indígena
La palabra “victoria” sonó en una abarrotada Casa de la Cultura, en Quito. “Podemos estar cansados, pero jamás derrotados”, dijo el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza.
Ecuador
Ecuador, un país herido que vuelve a estallar
¿Cómo es posible que un país que el mundo reconoció por sus propuestas de cambio orientadas por la noción de Buen Vivir se encuentre hoy atrapado en una espiral de empobrecimiento y violencia?
América Latina
Levantamiento en Ecuador El movimiento indígena ecuatoriano arrincona al presidente neoliberal Guillermo Lasso
El Paro Nacional liderado por la confederación indígena ecuatoriana cumple diez días y compromete la aplicación de la agenda privatizadora del Gobierno.

Destacadas

Deportes
Deportes El movimiento antiolímpico se organiza en París
Reunidos en la capital francesa a finales de mayo, activistas contra los Juegos de Londres, Río de Janeiro, Tokio, Hamburgo, París, Los Ángeles y Pirineos-Barcelona expusieron los abusos y derivas en materia de seguridad, vivienda, ecología y desperdicio de dinero público que suponen los Juegos modernos.
Carta desde Europa
Medios de destrucción
Por muy terrible que sea para el pueblo ucraniano, la guerra de Ucrania no es más que una cuestión secundaria inserta en una historia de dimensiones mucho mayores.
Laboral
Perspectiva de género El Supremo fija que las madres se beneficien de 112 días de cotización por parto también para la prejubilación
La sentencia insiste en la necesidad de aplicar la perspectiva de género y toma como guía la Ley de Igualdad. Las llamadas “cotizaciones ficticias” están contempladas para el acceso a pensiones contributivas, pero no para el subsidio previo.
Rif
Armas químicas en el Rif, olvido y justicia
Un siglo después de la barbarie cometida contra la población civil del Rif España sin reconocer su responsabilidad, lejos de cualquier política de reparación.
Extrema derecha
Desregulación ambiental Naomi Klein: Estados Unidos está en medio de un “golpe de estado judicial”
“El golpe judicial continuo que viene de este tribunal no ha terminado en absoluto”, advirtió la autora de “La doctrina del shock”.

Últimas

Violencia policial
Movimientos sociales Detienen a un vecino de Sevilla en una manifestación contra los cortes de luz
La policía detuvo ayer lunes en Sevilla a Juan G., un vecino que se manifestaba contra los recortes de la luz. Este 5 de julio se celebra una concentración que pide su liberación inmediata.
Pensamiento
El hilo invisible de Bookchin
El pensamiento de Murray Bookchin sigue siendo actual y necesario. Por eso la reedición por Capitán Swing de su obra clave, ‘Ecología de la libertad’, es una gran noticia.
Accidentes laborales
Seguridad laboral Un empresario que intentó que un trabajador sin contrato ocultara su accidente laboral grave es detenido en Alacant
El trabajador accidentado accedió a dar en el hospital la versión propuesta por su jefe de que se trataba de “un accidente doméstico” cuando este le dijo que podía tener problemas con extranjería si decía que fue en el trabajo. Hacía jornadas de más de 9 horas diarias por menos de 800 euros sin ningún tipo de prevención de riesgos laborales, lo que derivó en una caída de tres metros de altura con fractura cerebral y lesión medular.
Sanidad pública
Sanidad Pública Madrid gasta 3.000 millones de euros menos que el resto del Estado en Sanidad
Madrid es la comunidad que menos gasta en Sanidad, un 3,7% con respecto a su PIB. Además, es la penúltima que menos dinero destina por habitante, 1.340 euros. Así se indica en un nuevo informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) y el sindicato CC OO.
Diccionario de la Posverdad
La verdad periodística
El deseo de verdad es esencial para la propia supervivencia: por ejemplo, si las causas de la emergencia climática no se identifican y se actúa en consecuencia, peligra la propia especie humana
Antimilitarismo
Izquierda pacifista, Alba Rico y putinistas
¿Por qué esa izquierda de Santiago Alba Rico tampoco ve el pacifismo como un campo ineludible para la acción política?

Recomendadas

Presupuestos Generales del Estado
Crisis económica La reforma fiscal “no puede esperar más”, dice Unidas Podemos
La única forma de “equilibrar la balanza fiscal” es haciendo que “los que más tienen paguen lo que les corresponde”, dice la secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, en una declaración en el Secretariado del partido.
Trabajo sexual
Derechos Trabajadoras sexuales ante las leyes abolicionistas: “Necesitamos derechos tanto si queremos abandonar como si queremos quedarnos”
El estigma y lo que llaman “la industria del rescate” son algunos de los problemas que señalan Séfora Jiménez, María José Barrera, Ninfa y Verónika Wolf, que reclaman superar la falsa dicotomía entre abolición o regulación de la prostitución. Temen la propuesta de ley abolicionista del PSOE, pero advierten de que ya existen mecanismos para criminalizarlas.
Memoria histórica
Fosas Comunes Las ‘costras’ de la memoria española que hurga una periodista polaca
Katarzyna Kobylarczyk publica un libro donde recoge historias de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. Aunque en un principio estaba pensado para público polaco, su alta calidad y profundidad de enfoque ha hecho que sea traducido a español y a ucraniano.
Leyes Mordaza
Libertades La reforma a ley Mordaza, esa promesa de campaña que el PSOE se resiste a cumplir
Esta semana ha sido el séptimo aniversario de la entrada en vigor de la ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP cuando tenía mayoría absoluta. Su modificación es hasta ahora el compromiso que más está costando cumplir al Gobierno de coalición. Presión de los colectivos sociales y partidos aliados para una reforma ambiciosa que Sánchez parece no desear. Por qué representa un déficit democrático para una España del siglo XXI.
Militarismo
¿Las chicas son guerreras?
Para atraer el talento femenino a la causa otanista, sus portavoces han tirado del esencialismo de género más primitivo, basado en la idea de que las mujeres somos pacíficas por naturaleza.
Derecho a la vivienda
Vivienda Barcelona, se alquila temporalmente
Los alquileres temporales proliferan en la capital catalana y expulsan a sus vecinas de los barrios céntricos. La escasa regulación de esta modalidad contractual, que no precisa de licencia turística y genera elevados honorarios para las agencias inmobiliarias, se ha convertido en el último “agujero” legal que eleva el precio de la vivienda.