Aste Nagusia precovid - 4

Editorial
Del verano del consentimiento al verano de los pinchazos

Si no se cambia la mirada, estos mensajes solo sirven para cimentar el régimen político del terror sexual que mantiene a las mujeres en constante alerta y tiene graves consecuencias en forma de merma de sus derechos.
3 sep 2022 06:00

Iba a ser el verano del consentimiento. El 19 de julio se iba a aprobar la ley de libertad sexual. La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género daba por hecha la previsible aprobación sin cambios en el Senado y Victoria Rosell se aventuraba por la mañana a declarar: “Este será el verano del consentimiento y del solo sí es sí”. La ministra de Igualdad, Irene Montero, también lo tenía por seguro y decía en el Senado: “Desde hoy las agresiones sexuales, el acoso sexual en el trabajo o en la vía pública, la trata con fines de explotación sexual y la explotación sexual serán violencias machistas”.

Pero la aprobación por sorpresa de una enmienda —que solo cambia una letra de la redacción del texto— retrasaba hasta finales de agosto la aprobación de la ley orgánica de garantía integral de la libertad sexual y desdibujaba la campaña que tenía preparada el Ministerio de Igualdad. La etiqueta #SíEsSíFest que aglutinaba una serie de mensajes en tono positivo y naif (“la única estrella de tu vida sexual eres tú”) no solo quedaba desdibujada por el bache del Senado, sino que era arrollada por una actualidad que, junto a los incendios, ha colocado en primer plano el fenómeno de los pinchazos.

A lo largo del verano, decenas de mujeres han denunciado situaciones como esta: mientras se encontraban en un entorno festivo, notaban un pinchazo en el brazo o la pierna y luego se sentían con mareos o somnolencia. Hay varios casos en investigación sin que hasta ahora pueda acreditarse con seguridad la intención de estos pinchazos. La traca final de fiestas que tiene lugar en la última semana de agosto ha seguido dando lugar a titulares que alertan sobre este fenómeno: “Veintiún detenidos y cinco denuncias por pinchazos en la cuarta noche de Aste Nagusia”, “La Feria de Murcia, en alerta contra los pinchazos a mujeres”, “Dos nuevas denuncias por pinchazos a chicas en El Puerto”.

El Ministerio de Igualdad intentó posicionar la idea de que “sí es una palabra sexy”, pero lo cierto es que el mensaje que se repite a las mujeres cuando van a salir de fiesta es “cuidado con los pinchazos y no sueltes la copa”, un mensaje difícil de contrarrestar con un texto legal por mucho que este contemple agravar las penas a las agresiones sexuales que se produzcan bajo sumisión química.

La investigadora Nerea Barjola advertía en El Salto de cómo a través de las informaciones sobre pinchazos a mujeres se restaura una narrativa que no es nueva y que ella ha analizado minuciosamente en relación al crimen de Alcàsser. Si no se cambia la mirada, estos mensajes solo sirven para cimentar el régimen político del terror sexual que mantiene a las mujeres en constante alerta y tiene graves consecuencias en forma de merma de sus derechos.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Editorial
Cambio de ciclo
Ojalá vivamos tiempos interesantes y esta publicación sea útil para quienes demandan un programa revolucionario frente a la explotación.
Editorial
Panem, circensis et CO2
Toca mirar más a Sharm el-Sheij e ir menos a Doha si queremos un futuro.
Editorial
Vade retro Iñaki Arriola
Ante la guerra social contra las nuevas generaciones, el movimiento de vivienda tiene que decidir si, además de construir comunidades en lucha principalmente reactivas, asume la tarea de articular un programa que imponga el derecho a la vivienda (y a la vida digna) en la metrópoli vasconavarra.

Destacadas

Culturas
Errores e incidencias El complicado camino para gastar los 400 euros del Bono Cultural Joven
Los primeros meses de aplicación del Bono Cultural Joven han estado plagados de errores e incidencias que han dificultado el acceso a la iniciativa y su disfrute, tanto para beneficiarios como para establecimientos adheridos.
Espionaje
Un policía infiltrado durante tres años en movimientos sociales Cinco mujeres se querellan por abusos sexuales contra el policía infiltrado en los movimientos sociales
Cinco de las mujeres que tuvieron relaciones con D.H.P., policía que estuvo infiltrado durante tres años en los movimientos sociales catalanes, le acusan de abusos sexuales, delitos contra la integridad moral, revelación de secretos e impedimento del ejercicio de los derechos cívicos.
El Salto Twitch
El Salto Twitch Salvar a Juan Roig y otros titulares marca Hacendado
En el programa Economía Cabreada de este pasado lunes 30 de enero se hizo un repaso a los datos de inflación y un recorrido sobre artículos en defensa de Mercadona y su presidente tras el señalamiento por parte de Unidas Podemos

Últimas

Educación
Construir ciudadanía y crear comunidad desde la escuela
Resumen de un debate todavía abierto acerca de cómo crear comunidad y ciudadanía libre desde (y con) la Escuela como herramienta de transformación.
Política
Política municipal No prospera en el pleno de Badajoz la reprobación de su alcalde tránsfuga
Ignacio Gragera, alcalde electo por Ciudadanos, había anunciado su pase al PP y encabezar su candidatura en las próximas elecciones locales. El tripartito de gobierno pacense se sustenta, a su vez, sobre otro tránsfuga ultraderechista.
Sanidad pública
Sanidad Pública Denuncian que el proyecto de Ayuso para desatascar la Atención Primaria no arranca
La Consejería de Sanidad se había comprometido a limitar las agendas médicas en 22 centros de salud a partir de este lunes 30 de enero. Desde el sindicato médico AMYTS denuncian que este plan aún no ha empezado.
Navarra
Separados pero iguales: la desigualdad escolar en Navarra
Uno de los argumentos principales a favor de la segregación educativa de hoy en día –el preferido por las administraciones navarras– no se aleja demasiado de una lógica de autodefensa de la clase media.

Recomendadas

Perú
Multinacionales Un año después del derrame de Respol en Perú: ni limpieza ni reparación
Los colectivos de pescadores y otros grupos de afectados por la fuga de crudo ocasionada por Repsol el 15 de enero de 2022 denuncian la falta de una vía efectiva de compensación por los daños causados, la pasividad de las instituciones competentes a la hora de intervenir a favor de las víctimas y la persistencia de los remanentes del desastre en el fondo marino y en zonas de difícil acceso.