Filosofía
Coños de alquitrán

En este ominoso apocalipsis vírico que habitamos, ¿qué tipo de sueño emancipatorio surgirá de nuestros cuerpos, membranas y deseos? ¿Cómo resignificaremos esa melancolía pobre en mundo que neutraliza y silencia toda desobediencia, toda lucha o subversión? ¿Qué sujeto político, micro y somatopolítico saldrá de esta mutación?
Conyos de alquitran portada
DIBUJO: maría maquieira

Para Sofía.

“Mais laisson, il y a là un pli apocalyptique.”
(“Déjalo, hay ahí un pliegue apocalíptico”)

Jacques Derrida


El cielo se cae, nos dice Davi Kopenawa, chamán, militante e intelectual yanomami, en un tono escatológico y profético que nos alerta de un posible final de los tiempos. Se desmorona ante nosotros, se viene abajo y nos engulle. Nuestro trágico y vulgar destino parece irremediablemente condenado a un derrumbe garantizado, en el que seremos sepultados por residuos y fragmentos de contaminación, basura interestelar, desechos que flotan en la atmósfera. La profecía yanomami del desmoronamiento del cielo nada tiene que ver, sin embargo, con cierta culpa o castigo sobrevenido por los abusos del hombre en la naturaleza. Hay que pensarla, más bien, a modo de ciclos, de reordenamientos espacio-temporales de las capas y estratos que conforman el universo. Dichas conmociones y desplazamientos se deben, fundamentalmente, al desgaste y envejecimiento de un mundo cargado de cuerpos.

El cielo se cae, se viene abajo, por el peso de los muertos: pesan los cadáveres que acumulamos en la tierra, en todo tipo de tumbas, mausoleos y criptas; pesan sus almas que moran en las capas celestes. El fin del mundo es entonces relatado en un tono apocalíptico, pero no aterrador ni punitivo. Tendrá lugar cuando la frontera entre vivos y muertos se difumine y las almas de nuestros antepasados se derramen como cascadas sobre nosotros. En una suerte de reordenamiento espacial, ante el desfondamiento de las esferas celestes sobre las terrestres, los vivos se verán obligados a habitar espacios subterráneos, las concavidades y pasadizos secretos del inframundo, mientras las almas de los muertos, como polvos estelares, se irán apropiando de la tierra.

Conyos de alquitran 1
Ampliar
DIBUJO: maría maquieira

Hemos fantaseado con el fin del mundo en todos los escenarios posibles, dislocando el tiempo y el espacio, acelerando la caída. Hemos sacado al mundo de sus goznes, de quicio, por injusto, por dis-yunto. Out of joint. Nunca, sin embargo, fuimos capaces de presagiar un apocalipsis tan aséptico y esterilizado como el que se ha instalado entre nosotros. En apenas unos días, el aislamiento y confinamiento higiénicos no solo nos ha retirado del mundo, del espacio público, sino que se ha propagado incontroladamente por nuestras venas, tejidos y tendones. Limpiamos compulsivamente la carne, nuestra carne, con sus restos, desechos y escamas. Lejos quedan esas narraciones escatológicas en las que cierta animalidad o regresión canibalística parecían apropiarse de una humanidad que no había sabido hacerse cargo del mundo. En este ominoso apocalipsis vírico, hemos terminado por transformarnos en mónadas aisladas y compartimentalizadas, obligadas a desinfectarse cada vez que atraviesan un umbral.

Ceci n’est pas un monde, nos dice Viveiros de Castro, es un pseudomundo, un sin-mundo, en el que los cuerpos-frontera con su carne-profiláctica, sus fluidos contenidos en mascarillas y guantes, se desplazan silenciosa y apáticamente por las arterias de una ciudad fantasma. ¿Qué aspecto tendrán los supervivientes del último día en la tierra? ¿Cómo será este mundo sin nosotros, escenario que ya hemos dejado de habitar? ¿Es posible acaso preguntarnos si cabe un mundo por venir? O hemos alcanzado tal grado de desencanto vital y de apatía existencial que ni siquiera el fin del mundo nos toma ya por sorpresa, pues en el fondo somos conscientes de que nuestra civilización y sus voraces modos de vida está irremediablemente condenada a un cataclismo de magnitudes insólitas.

Conyos de alquitran 2
Ampliar
DIBUJO: maría maquieira

Y hay noches extrañas, inquietas, soñadas, en las que tienen lugar encuentros onírico-apocalípticos. Hay en la urbe contaminada, por el virus y las excrecencias, parcelada y fragmentada, agujeros y fosas, oquedades en las que esconderse de la vigilancia profiláctica. Auténticos abismos erótico-somáticos, político-deseantes, sumideros y desagües en los que tu cuerpo y el mío se encuentran y resuenan, vibran y se estremecen. Me follas, en los estratos subterráneos de la tierra, rodeadas de coches, apestadas de monóxido de carbono y gasolina. Me lames y muerdes, recorres mi cuerpo con tus manos perfumadas de gel hidroalcohólico. Arrancas torpemente mis pantalones y bragas. Me follas, con tus pequeños dedos, mal pintados de laca roja, resecos y cansados de una larga jornada laboral. Muerdes mis pezones y mi clítoris, mientras empujas tu lengua hacia mis concavidades secretas. Me corro, en tu mano, en tu boca, en un sucio coche, en un parking, bajo capas y capas de moléculas de virus, muertos y fantasmas. La ciudad entera cae sobre nosotras, agotadas y exhaustas, sudando miedos, incertidumbres, soledades, precariedad y curros de mierda en las periferias suburbanas. Te abrazo y al acercarme percibo, en tu pelo revuelto, ese dulce perfume que caracteriza tu piel, mezclado con el olor de mi sexo, olor a noche y a alquitrán. Un conocido sabor a melaza y a infancia invade por completo la cavidad de mi boca.

Follar pandémicamente, apocalípticamente, como si el mundo se acabara y solo quedáramos tú y yo, escondidas en esa cueva subterránea que nos acoge en su seno. ¿Somos acaso las últimas supervivientes del colapso? Follar en un antro, en el entre, en el hiato del tacto que se quiebra, mientras el mundo se desmorona, se desfonda, estalla en pedazos. Correrse en las entrañas del monstruo, en no-lugares sórdidos y mugrientos, contaminando con nuestros besos y sudores todo espacio de asepsia social. Tocar, palpar, penetrar, mojar, chupar. Todo parece plegarse, detenerse cuando lubrico en tus labios. Y quedo suspendida y en suspenso. Difiero el mundo, lo paro, lo saco de sus goznes, en un orgasmo apocalíptico que nos viste de asfalto y brea. Me hundo en tus manos, tus axilas, tus senos. Me invagino en la superficie de tus heridas. Repolitizando el pliegue, las membranas y tejidos que conforman nuestros cuerpos; resignificando esos fluidos que han devenido abyectos: flujo, semen, sangre, sudor y saliva, cargados de virus y patologías, investidos de resistencia somatopolítica. Creamos de este modo mundos paralelos, comunidades erótico-afectivas, refugios secretos en los que desactivar los dispositivos de poder con sus técnicas de neutralización, opresión y colonización de nuestros deseos.

Y al follarnos, al encontrarnos y tocarnos, nuestros cuerpos entran en comunión con otros cuerpos aislados, proletarizados, precarizados, colonizados, espectralizados y olvidados en la distopía necrocapitalísica que estamos viviendo. Viene a nuestro encuentro, como esas almas errantes de la cosmogonía yanomami, “un vasto conjunto de cuerpos mineralizados, vegetalizados, animalizados, feminizados y racializados que realizan el trabajo devaluado de la reproducción energética, sexual, emocional y social de la tecno-vida en el planeta Tierra” (Preciado, 2020). Y es así como devenimos horda, masa, multitud, desafiando los procesos de aislamiento y descoletivización que se han puesto en marcha durante la extraña pandemia.

Follar pandémicamente, apocalípticamente, como si el mundo se acabara y solo quedáramos tú y yo, escondidas en esa cueva subterránea que nos acoge en su seno. ¿Somos acaso las últimas supervivientes del colapso?

El mundo se desmorona ante nuestra mirada. Y andamos con la cabeza hacia abajo, con un abismo bajo nuestros pies. Ese profundo abismo político-existencial ha sido activado y se ha acentuado en este nuevo relato apocalíptico. Como si la tierra se hubiera abierto y las grietas se hubiesen amplificado: las fracturas y fisuras de clase, género y raza parecen haberse multiplicado a grados extremos. Es sin embargo en esa grieta, en esa hendidura, que cual espasmo se hace presente entre nosotras, donde puede producirse, como un destello, toda la fuerza subversiva y revolucionaria de nuestra potencialidad política.

Abgrund: sin suelo, sin tierra, sin fundamento. Asomadas al borde del mundo, dispuestas a invertirlo y trastocarlo con nuestras prácticas, deseos y cuerpos. Puesto que, como advierte Preciado, es en esa ruptura micropolítica donde reside nuestra única oportunidad. Atravesadas por el apocalipsis. Asediadas por el posible fin de este, nuestro mundo herido: habitamos el katechon, esto es, el tiempo antes-del-fin, para deslizarnos, casi sin percibirlo, hacia el eschaton, el fin de los tiempos, “la desaparición ontológica del tiempo: el fin del fin” (Danowski y Viveiros de Castro, 2019: p. 51). ¿Cómo entonces asumir esta epocalidad sin dejarnos atrapar por relatos paralizantes? ¿Qué tipo de sueño emancipatorio proponer y enunciar ante tanto descontento? ¿Cómo escapar de esa melancolía pobre en mundo, estado vital que neutraliza y silencia toda desobediencia, toda lucha o subversión? ¿Qué sujeto político, micro y somatopolítico, saldrá de esta mutación? “¿Cómo podemos pensar en tiempos de urgencia ―señala Haraway― sin los mitos autoindulgentes y autogratificantes del apocalipsis, cuando cada fibra de nuestro ser está entrelazada en, y hasta es cómplice de las redes de procesos en los que, de alguna manera, hay que involucrarse y volver a diseñar?” (Haraway, 2019: pp. 66-67).

Pues la verdadera revolución, nos recuerda Preciado, solo se producirá en el seno de nuestros cuerpos vivos, vulnerables y heridos, precarizados y empobrecidos. Cuerpos que es preciso expropiar a las fuerzas colonizadoras y explotadoras.

De todos los posibles significados de la palabra apocalipsis, destaca Derrida aquellos que tienen cierta relación con el cuerpo, el deseo y la sexualidad. Apokekelummenoi logoi son aquellos textos que tratan de propósitos indecentes, que guardan secretos, que giran en torno a los llamados pudenda. Apokalupsis no es otra cosa que un desvelamiento, como si descubriéramos un velo, levantando aquello que tapa el sexo masculino o femenino, pero también las membranas de los oídos, ojos o párpados. El glande que se desliza tras la retirada del prepucio, el himen que se retira en una penetración. Todo tono apocalíptico tiene en definitiva esa pretensión desveladora, en la que se anuncia la verdad de un fin, la predicción escatológica ante la inminencia del desastre. Apokaluptô es también una pequeña parte del cuerpo, secreta, escondida, oculta a nuestra vista. Cierta a-létheia o doble juego de la verdad en la que el mundo y lo que somos aparece y se esconde, se muestra y encubre en los secretos de la carne, los cuerpos y deseos.

¿Y si resignificáramos esas minúsculas concavidades que nos constituyen? ¿Si hiciéramos refugios subterráneos en los pequeños pliegues de nuestras cartografías somáticas? Grutas, membranas, pabellones auriculares, lenguas y paladares, rodillas y corvas, nucas y entrepiernas en las que escondernos y protegernos de este temporal. Antro / Caverna / Cavidad. “Tejido sobre el que se escriben tantas metáforas del cuerpo” (Derrida, 1997: p. 322). Y si es precisamente ese texto-somático lo que más ha sido acatado por el virus, será en esa trama, en los vínculos que me ligan y unen al otro, donde encontremos la posible salida emancipatoria a estas nuevas modificaciones de la subjetividad que parecen imponerse. De este modo, podríamos producir relaciones amorosas transferenciales que den lugar a condiciones de auténtica imantación (aimantation), a umbrales de transformaciones y mutaciones somático-políticas, resignificando emplazamientos de resistencia micropolítica que generen otras condiciones de vida colectiva.

Conyos de alquitran 3
Ampliar
DIBUJO: maría maquieira

Pues la verdadera revolución, nos recuerda Preciado, solo se producirá en el seno de nuestros cuerpos vivos, vulnerables y heridos, precarizados y empobrecidos. Cuerpos que es preciso expropiar a las fuerzas colonizadoras y explotadoras, para convertirlos en receptáculos de otros cuerpos, lugares de acogida y de albergue que nos permitan enfrentar la intemperie del mundo. Hacer de nuestros cuerpos-expoliados y heridos verdaderos cuerpos-khôra que, como úteros y matrices, funcionen como espacios de refugio, no de hostilidad, violencia o destierro. Así, en este sentido, Rolnik y Guattari nos hablan de cultivar y practicar una “nueva suavidad”. Frente a las semióticas sexuales hegemónicas de dominio de la naturaleza, de colonización y penetración de los cuerpos, de expropiación del deseo del otro, la nueva suavidad sería la invención de otra relación con el cuerpo, presente en los devenires animales, musicales, vegetales, que nos permita “salir de todos esos modos de subjetivación del cuerpo desnudo, del territorio conyugal, de la voluntad de poder sobre el cuerpo del otro, de la posesión de una franja de edad sobre otra, etc.” (Guattari y Rolnik, 2006: 329). También, Bini Adamczak propone el término circlusion en el sentido de envolver, enroscar, abrazar: cir, esto es, alrededor, en torno y claudere, cerrar, ceñir, bloquear.

Frente a las connotaciones de poder y sometimiento que posee la penetración, la circlusion nos invita a pensar una relación sexual sin jerarquías entre penetrado-penetrador, sin la violencia del acto de entrar en un cuerpo ajeno, sin distinción dentro-fuera. Nada más hospitalario que una mano que nos envuelve con su caricia o una vagina que hace de lugar acogedor para el objeto u órgano que entra en ella; resignifiquemos pezones, ingles, anos para convertirlos en espacios de recogimiento y placer; transformemos nuestras bocas en verdaderos hogares cálidos donde calmar nuestros miedos. Y que las pieles que se entrelazan a las nuestras en actos erótico-políticos nos acojan, envuelvan, sostengan, para así volver a enroscarnos al mundo. Amorosamente, amatoriamente, invistiendo de eros y querencia (aimance) toda pulsión thanática, toda desposesión y violencia, toda estrategia política de aniquilación y sometimiento.

Referencias bibliográficas

- Preciado, P. B. (2020): “Nous étions sur le point de faire la révolution féministe… et puis le virus est arrivé”, Liberátion (27 de abril de 2020).

- Danoswki, D. y Viveiros de Castro, E. (2019): ¿Hay un mundo por venir? Ensayo sobre los miedos y los fines, Buenos Aires, Caja Negra Editora.

- Haraway, D. (2019): Seguir con el problema. Generar parentesco en el Chtuluceno, Bilbao, Consonni.

- Derrida, J. (1997): La diseminación, Madrid, Editorial Fundamentos.

- Guattari, F. y Rolnik, S. (2006): Micropolítica. Cartografías del deseo, Madrid, Traficantes de Sueños.

 Este texto forma parte del libro de la autora Sueño y revolución (Madrid, Continta Me Tienes, 2021) con ilustraciones de María Maquieira (algunas de las cuales acompañan el presente texto)




Arquivado en: Sexualidad Filosofía
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Sexualidad
Consultorio de sexualidad Cuando la microbiota vaginal se rebela
El 10% de los microorganismos que viven en la vagina son potencialmente patógenos. Estando en proporciones adecuadas no hacen ningún daño, pero cuando hay un sobrecrecimiento de los mismos pueden dar lugar a una vulvovaginitis.
Feminismos
María del Mar Ramón “A la gente no le importa la salud, le importa la delgadez”
En 'Follar y comer sin culpa' María del Mar Ramón escribe en primera persona sobre su relación con la comida, trastocada por la fiscalización de la sociedad sobre su cuerpo, y sobre su sexualidad, que también se ha construido entre cuestionamientos.
Sexualidad
Salud sexual El sexo de las madres
Olvidar la culpa y conocerse cada vez mejor allana el camino del deseo, como explican Alejandra, Caren, Irene y Silvia.
#89370
8/5/2021 16:07

Grande Meloni!!!! Has pasado directamente a mi top-ten de escritorxs malditxs preferidxs!!! Grandes también Danowski y Viveiros de Castro y grande el sexo circlusivo en tiempos de pandemia!!! Abajo la criminalización vírica de los cuerpos y larga vida a la hospitalidad del por venir, aunque sea apokalíptica!!!!

7
6
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie , la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra undefined
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.