Espionaje
Mollitiam Industries: el Pegasus español que depreda la libertad de prensa en Colombia y medra con dinero público

Mollitiam Industries, una empresa madrileña de ciberinteligencia que colabora con el CNI, vendió un software al Ejército colombiano para vigilar a líderes de la oposición y periodistas. Ha recibido casi 2,5 millones de euros en fondos de innovación tanto nacionales como europeos para mejorar sus capacidades y firmado contratos con la Guardia Civil para monitorizar redes sociales.
montaje mollitiam
El software espía de Mollitiam habría sido usado para monitorear al exgobernador de Nariño Camilo Romero, al senador Roy Barreras, a la magistrada Cristina Lombana y a Alejandro Santos, director de la revista Semana. Sancho Somalo
12 may 2022 06:58

Pegasus, el software israelí utilizado para vigilar a miembros del Gobierno y líderes independentistas, no es el único disponible en el lucrativo mercado del ciberespionaje. De hecho, altos cargos del Estado profundo —los cuerpos de policía y el servicio de inteligencia— han utilizado una tecnología similar para sus propios fines, aunque fabricada por una empresa española.

Esta es la historia de Mollitiam Industries, uno de los 20 depredadores de la libertad de prensa que utilizan tecnologías de vigilancia, según la lista de Reporteros sin Fronteras (RsF). Esta organización ha acusado a la firma española nacida en Toledo de haber vendido programas de vigilancia al ejército colombiano para que llevara a cabo prácticas de espionaje ilegales. De hecho, aquello fue un escándalo con repercusiones aún más graves que el Catalangate, en palabras de Citizen Lab, pues provocó las dimisiones de altos cargos militares en Colombia antes de que se conociera el escándalo.

‘Chuzadas’, Iván Duque y un software de espionaje español

Pocos días antes de que acabara 2019, el 27 de diciembre, el presidente colombiano Iván Duque anunció ante la prensa que el comandante del Ejército Nicacio de Jesús Martínez debía abandonar su cargo en la institución por razones familiares. Apenas tres semanas después, una investigación de la revista Semana indicaba que detrás de esta decisión existían otros motivos de peso: el alto oficial habría salido por un escándalo de ‘chuzadas’ (espionaje) ilegales que había estallado desde batallones de ciberinteligencia, pertenecientes a las brigadas de inteligencia y contrainteligencia militar.

Ocurrió gracias a una herramienta destinada a interceptar correos, llamadas y mensajes de texto, y WhatsApp. Según El Espectactor, estas habrían sido usadas para monitorear al senador Roy Barreras, al exgobernador de Nariño Camilo Romero y a la magistrada Cristina Lombana. Otros blancos fueron Alejandro Santos, director de la revista Semana, y algunos de sus reporteros que publicaron artículos sobre crímenes cometidos por militares. En los pliegos de contratación, además, quedó establecido que los programas maliciosos debían tener la capacidad de ejecutarse sin que el antivirus detecte su acción y debían ser “invisibles” para el 90% de los sistemas de seguridad, y así infiltrarse con facilidad en su blanco.

De acuerdo con la documentación revelada por la revista, este software tiene un valor menor a los 3.000 millones de pesos (700.000 euros), y se trata de un producto llamado Invisible Man vendido al ejército colombiano por una empresa española llamada Mollitiam Industries, creada en Toledo allá por 2018. Invisible Man y Night Crawler son los productos más importantes de la firma, nacida como una unidad ciberofensiva de propiedad conjunta de la consultora de ingeniería In-Nova y la empresa de ciberseguridad StackOverflow Ltd.

La empresa de ciberespionaje, que no aparece en el sistema de proveedores del Estado colombiano, se presenta a sí misma como una compañía de ciberinteligencia cuyo objetivo es “dotar a instituciones gubernamentales de información relevante necesaria para la toma de decisiones ante el nuevo contexto de vulnerabilidades, amenazas y ataques originados y potenciados desde el ámbito de las redes y el entorno de las comunicaciones”.

Estas tecnologías siguieron aplicándose en Colombia después del escándalo para espiar incluso a coroneles, generales y comandantes de otras fuerzas

Y estas tecnologías siguieron aplicándose en Colombia después del escándalo para espiar incluso a coroneles, generales y comandantes de otras fuerzas. El 21 de julio de 2021, la Policía de Colombia adjudicó un contrato de ciberinteligencia para perfilar a usuarios de redes sociales por 4.291 millones de pesos (más de 920.000 euros) a la Unión Temporal Phoenix, un conjunto de empresas donde está la empresa que fue utilizada por el Ejército para espiar a políticos, periodistas y activistas en 2019. Según los pliegos del contrato, el software que debe desarrollar esta empresa debe permitir monitorizar redes como Facebook, Telegram, Twitter, Instagram y perfilar las cuentas más influenciadoras o con mayor interacción, facilitando su geolocalización o ubicación.

La internalización de Mollitiam

Las soluciones de software de Mollitiam han sido utilizadas en operaciones de ciberinteligencia por cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, agencias de inteligencia y grandes empresas en diferentes regiones a nivel mundial. De un lado, ha entrado en el Golfo Pérsico y conseguido varios contratos con Dubai, un país que también empleó el programa Pegasus hasta para espiar a la princesa Latifa.

Aunque no se conocen todos sus clientes, la agencia de inteligencia y la unidad de comando del ciberespacio de España trabajan con la empresa y funcionarios en Brasil y Perú, quienes también han comprado sus productos. De hecho, Mollitiam es parte de las delegaciones industriales nacionales que viajan con cargos del Estado a las reuniones con el Ejército de Tierra de este último país. A su vez, El Espectador ha informado de otras relaciones con gobiernos de América Latina. Por ejemplo, existen contratos con Ecuador, firmados poco después de que Lenín Moreno llegara al poder.

Mollitiam Industries reconoce en su página web que debe obtener una autorización del gobierno español para exportar algunos de sus productos y afirma tener prohibido vender su tecnología a países que enfrentan sanciones de la UE. No obstante, tras ser preguntados por este medio, ni la empresa ni el Ministerio de Defensa han querido pronunciarse sobre una cuestión crucial: como ocurrió en Israel con Pegasus, las licencias para la exportación de programas espía han sido una carta fundamental en las estrategias de seguridad nacional.

En cualquier caso, como afirman los expertos consultados por la revista Wired, las regulaciones existentes no hacen lo suficiente para proteger los derechos humanos. “Las autoridades españolas ahora deben asegurarse de bloquear las exportaciones de tecnología de vigilancia y garantizar que el público tenga acceso a la información que detalle cuáles han sido aprobadas y dónde”, decía Edin Omanovic, director de defensa de Privacy International. Una recomendación que el Gobierno español no ha seguido.

Monitorización en las redes de la Guardia Civil

A finales del pasado año, la empresa española presentó una demostración sobre la última tecnología utilizada para controlar de manera invisible objetivos específicos. Y lo hizo en una conferencia cuyo patrocinador principal es NSO Group, la empresa que provee el software Pegasus. Poco después, uno de los miembros de esta empresa apareció en los micrófonos de COPE para explicar cómo sus tecnologías están contribuyendo a la modernización de la administración pública.

Ahora bien, no mencionó ninguno de los contratos públicos firmados por Mollitiam Industries con la Administración pública, ni mucho menos cuáles son sus objetivos, pues no se detallan en las licitaciones públicas. De acuerdo a los datos a los que ha tenido acceso El Salto, esta firma de inteligencia vendió una “herramienta de monitorización de redes sociales” a la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil por un valor de 18.089,50 euros (con IVA) en septiembre de 2020. A este respeto, Mollitiam comercializa una herramienta que, según afirma, permite la “vigilancia masiva de perfiles e identidades digitales” en las redes sociales y la web oscura.

De acuerdo a los datos a los que ha tenido acceso El Salto, esta firma de inteligencia vendió una herramienta de monitorización de redes sociales a la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil en septiembre de 2020 y otra de monitorización de terminales móviles a la UCO en 2021

Apenas un año después, el 29 de diciembre de 2021, se firmó un contrato de una cuantía mucho mayor, 302.500 euros, con el mismo órgano de contratación para la adquisición de un “sistema de monitorización remota de comunicaciones de terminales móviles”. El destinatario fue la Unidad Central Operativa (UCO) de la Jefatura de Policía Judicial de la Guardia Civil. Esta licitación se enmarca en un proyecto de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF, por sus siglas en inglés) denominado Gran Agreement 831528 – Gradiuntur, que tiene como objetivo “luchar contra las redes del crimen organizado que operan en Europa”, según aparece en el texto de la licitación. 

¿Es el objetivo de estos contratos simplemente vigilar a contrabandistas de tabaco y desarrollar herramientas para detectar el aumento de bandas que fabrican cigarrillos ilegales, como se ha informado sobre las dotaciones tecnológicas de la Guardia Civil? ¿Pueden servir esas tecnología para extender la vigilancia hacia la sociedad civil, movimientos sociales o líderes políticos? ¿Qué tipo de cuentas y contenido trata de monitorizar la Guardia Civil en las redes sociales? Ciertamente, no existen respuestas a estas preguntas, solo conocemos que el Estado ha financiado a una empresa acusada de desarrollar tecnologías de espionaje en Colombia después de conocerse que ello se realizó de manera irregular. Hasta el periódico francés Le Monde reconoce que la firma ofrece soluciones que facilitan la vigilancia y la recopilación de información desde teléfonos celulares, ordenadores de sobremesa y otros dispositivos.

Dentro del sector se la reconoce como una de las empresas más prometedoras dado su historial. Así lo atestigua su presencia en el famoso evento ISS World Middle East Fair 2021, un sarao donde se reúnen los profesionales de las fuerzas del orden, las agencias gubernamentales de inteligencia y la seguridad nacional de todo el mundo para firmar contratos cibernéticos. También se ha hecho un nombre en estas ferias debido a sus buenas relaciones con el Estado español, pues se ha publicado que presta servicio al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) español y al Mando Conjunto de Ciberdefensa (MCCD) en lo que respecta a software espía muy adaptable a los sistemas operativos Windows, MacOS y Android.


El espionaje como política industrial

El dinero público que ha recibido Mollitiam Industries es difícil de estimar con exactitud, pues muchas partidas son ocultas o no aparecen lo suficiente desagregadas en los documentos. Ahora bien, después de que se conociera el escándalo en Colombia y la declaración del Reporteros sin Fronteras, sabemos que el CDTI destinó más de 2,2 millones euros a cinco nuevas coinversiones en capital riesgo. Ocurrió en mayo de 2021 a través del programa Innvierte, que forma parte de la Estrategia Española de Ciencia y tiene como objetivo impulsar empresas de base tecnológica o innovadoras, uno de los pilares.

Una de esas cinco fue Mollitiam Industries, quien recibió una aportación conjunta de 450.000 euros entre el CDTI y Easo Ventures, un vehículo de inversión que cuenta con el apoyo económico del Gobierno Vasco, la Diputación de Gipuzkoa y el Gobierno de Navarra a través de Sodena. 

El CDTI y Easo Ventures destinaron 450.000 euros en 2021 Mollitiam Industries

Por otro lado, Innvierte destinó otros 599.956 euros en 2020 a un consorcio en el que participaba la firma de ciberinteligencia, junto a Vodafone y otras empresas, con el objetivo de “hacer frente a ciberataques de entornos conectados de alta criticidad, tales como la Industria 4.0, las Smart Cities o las Infraestructuras críticas”. Mollitiam Industries también recibió dinero del programa Innvierte en 2019, aunque no es posible conocer la cuantía. Esto es, el ciberespionaje parece emerger como una de las patas de la política industrial en el Estado español en la era digital.

Mollitiam reconoce en su página web haber participado en hasta ocho proyectos de investigación y desarrollo (R&D, según sus siglas en inglés) con las administraciones públicas españolas: Phoenix, una plataforma para obtener datos abiertos de fuentes de investigación, cinco planes individuales financiados conjuntamente entre el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Unión Europea, así como un programa con la Cámara de Comercio española y la Comunidad de Madrid.

De nuevo, las cuantías de estos partenariados no son siempre públicas, pero sabemos que Castilla-La Mancha le entregó dos subvenciones de 36.230,63 y 137.016 euros en 2019. Por otro lado, la ayuda acumulada procedente del Ministerio de Hacienda que esta firma española recibió en 2019 asciende a 242.211,69 euros. Las webs prensa especializadas que han seguido el caso, como Intelligence Online, también ha informado de que Mollitiam Industries está trabajando en un proyecto de “Vigilancia masiva de perfiles digitales” estimado en 650.000 euros, parcialmente financiado por el Fondo de Desarrollo Regional de la Unión Europea.

La organización Brigadas Internacionales de Paz, nominada al premio Nobel en 2001, considera “sumamente grave” este hecho y afirma que, “a pesar de que durante años se ha insistido en la eliminación del concepto de ‘enemigo interno’ de la doctrina nacional, los organismos de inteligencia militar continúen utilizando fondos públicos e internacionales para perfilar y perseguir a defensores de derechos humanos, periodistas y a la oposición política, aparentemente sin control ni consecuencias reales por sus acciones”.

Escribía Philip Mirowski, uno de los grandes teóricos del neoliberalismo, que “los mercados no producen libertad sino control social”. La guerra de Ucrania ha llevado esta máxima hasta su último exponente, provocando un aumento del gasto militar y el interés en España de muchas empresas extranjeras de vigilancia. La firma de seguridad Palantir, polémica por sus contratos con la CIA y el Pentágono, anunció recientemente que abrirá una oficina en este país y comenzará la contratación de expertos para su sede española. Ahora bien, puede que ya tengamos una firma como Palantir en España. O como NSO Group, la empresa detrás de Pegasus. Puede, también, que esté siendo el Estado, sumido en una grave crisis de legitimidad por la profundidad de sus cloacas, quien esté financiado las tecnologías de vigilancia que —en un hipotético triunfo de la ultraderecha— se vuelvan en su contra. De lo que no cabe duda es de que esta tecnología se usa en otros países con el amparo de las autoridades españolas.

Arquivado en: Tecnología Espionaje
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
PNV
CLIENTELISMO Ibermática crea una fundación liderada por excargos del PNV tras la crítica por pérdida de arraigo
Adquirida por el grupo sevillano Ayesa, la que fuera “la joya tecnológica vasca” mantendrá su marca a través de una fundación controlada por Joseba Intxaurraga, exconcejal del PNV en Bilbao y exsecretario de la vicepresidencia del Gobierno Vasco.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Agrotóxicos
Consumo Un informe revela el cóctel de pesticidas que acompaña a las ensaladas envasadas
Solo cinco de 26 muestras están libres de tóxicos, según un estudio de Justicia Alimentaria. A pesar de que cada pesticida hallado no supera el límite legal, no se tiene en cuenta “el efecto cóctel y acumulativo” de los diferentes tóxicos.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.
Euskal Herria
Euskadi y Navarra Interior paga pluses a los policías de Euskadi y Navarra seis años después de la desaparición de ETA
Además de los beneficios económicos, también pueden disfrutar de “permisos especiales de descanso” y conseguir a cruz de la Orden del Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil con distintivo blanco. Ello habría tenido un coste de casi 23 millones.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.