Fiestas populares
Les fogueres populars i combatives reivindican su espacio en la fiesta de Alacant

Colectivos de la ciudad buscan su hueco en unas fiestas ampliamente institucionalizadas y cuyo desarrollo ha perdido su filosofía original de reutilización de materiales y crítica a los poderes establecidos.
Fogueres Populars i combatives
Fogueres Populars i combatives. Foto: La Meca
21 jun 2022 10:30

Tras dos años de parón por la pandemia, la ciudad de Alacant ha podido reencontrarse con su fiesta por excelencia: les Fogueres de Sant Joan. Celebradas entre las noches del 20 al 24 de junio —esta última, momento de la cremà o quema de monumentos—, en estas fiestas la población se reúne en tradicionales barracas o queda para ver las mascletàs, un espectáculo pirotécnico no exento de polémica por su lugar de celebración: la Plaça dels Cavalls o Plaza de los Luceros ya tuvo que ser restaurada y la oposición política al alcalde de Alacant (Luis Barcala, PP) sigue demandando el cambio de ubicación del espectáculo pirotécnico para proteger la plaza más emblemática de la ciudad, demanda que este año no ha sido respondida. 

Este año habrá 180 hogueras —monumentos— y alrededor de cincuenta barracas en la ciudad de Alacant. Aunque las cifras no son desdeñables, hay quien todavía no encuentra su espacio en la dinámica tradicional de las fiestas: ese fue el origen del nacimiento de les fogueres populars i combatives d'Alacant hace unos 13 años. “Varios colectivos de la ciudad de Alacant las impulsaron al percibir que no había ninguna alternativa al modelo de ocio de Les Fogueres tradicional, que es la fórmula de botellón y poco más”, expresa Natalia, una de las integrantes del colectivo de la iniciativa, que anualmente cierra una programación de conciertos, charlas y otros encuentros. 

Entre las actividades de este año, se encuentra la celebración de l'Espai veïnal la Cantonà, un espacio que cumple un año de ocupación en el barrio de Carolinas y que servirá como 'racó' durante la celebración de estas fiestas alternativas, en la que se ha cedido espacios en la programación a distintos colectivos de la ciudad. Durante estos cuatro días, habrá charlas —la Mostra del Llibre Anarquista ha organizado una conversación con Carlos Taibo el próximo miércoles—, conciertos, olletas populares e incluso torneos, además de, por supuesto, la tradicional cremà de la hoguera, que en el caso de Les fogueres populars i combatives es itinerante. 

De hecho, la hoguera fabricada de manera colectiva por el grupo tiene incluso más trayectoria —un par de años más— que las propias Fogueres populars i combatives. La Mesa de Carnaval (la Meca), el colectivo que organiza los carnavales de la ciudad —una fiesta que en sus orígenes tenía un carácter también alternativo, crítico y popular— lleva alrededor de una quincena fabricando la hoguera, un monumento itinerante que se sacaba a pasear por la ciudad en un carro con un objetivo de crítica local. “Al igual que el objetivo de los carnavales es hacer una crítica global, les fogueres siempre han sido una oportunidad para focalizarse en el territorio”, expresa Natalia.

Un monumento diferente

Otro de los aspectos fundamentales de les Fogueres populars es que intentan retomar los orígenes de la fiesta.  “En la propia construcción de la hoguera, el corcho ha invadido un oficio, una práctica tradicional que se hacía con madera, con cartón, con cosas que no valían o de las que te querías deshacer”, explica Natalia. Ahora, continúa, pocos talleres utilizan madera. “Esto nos parece muy grave, porque una reflexión que hacemos es que si las hogueras se quemaran de día nos escandalizaríamos con todo el humo negro que hay, sería considerado un delito contra el medio ambiente”. Por eso, desde les Fogueres Populars i Combatives reivindican las denominadas “fogueres sense fum negre”, realizando todo el proceso de fabricación del monumento “con materiales que encontramos y reutilizamos (palés, sillas, cartón...) y reivindicando esta manera tradicional de hacer los monumentos, con todo el simbolismo que conlleva esa filosofía”. 

Más allá de los materiales y el proceso, otro de los aspectos en los que trabajan en la fabricación de la hoguera —que les lleva entre uno y dos meses— es la presencia de una crítica a los poderes políticos. “Actualmente las hogueras no suelen ser nada dañinas en cuanto a crítica, y reproducen todos los estereotipos con un humor muy burdo, muy rancio y conservador que siempre pone en el foco a las mismas personas y los mismos colectivos”. El origen de satírica de estas fiestas ha quedado relegado por la expresión meramente estética, “cuestionando poco a las instituciones y a los propios políticos, cuando es el objetivo original de las fiestas: que el pueblo exprese qué le parece bien y qué no de cómo está funcionando su entorno y sociedad”, defiende Natalia. Por eso, dice, desde su espacio intentan “poner el foco en las políticas locales y señalar a los políticos que hacen de su posición un chiringuito”.

Fiestas populares
Gil-Manuel Hernández “Cualquiera que intente cuestionar la ortodoxia fallera es tachado de traidor”
Profesor universitario y sociólogo, Hernández lleva años investigando la evolución de las Fallas y las consecuencias de un ‘franquismo psíquico’ que todavía perdura en la fiesta.

De hecho, este año la hoguera está enfocada en la denominada ordenanza de la vergüenza, que criminaliza a las personas sin hogar y a las trabajadoras sexuales planteando sanciones económicas por ocupar el espacio público sin ofrecer alternativas habitacionales ni desarrollando políticas sociales fuertes. “Hemos tematizado la hoguera en Alicante ciudad sin ley, con unos sheriffs que controlan el percal, representando La Plaça dels Cavalls, y señalando a Barcala por su nefasta gestión en los asuntos sociales de la ciudad de Alicante con apoyo de ciudadanos y Vox, con una Bellea trans representada en la Hoguera para poner un poco de justicia en la situación”, describe la integrante del colectivo. 

Pobreza
Pobreza El Ayuntamiento de Alicante empieza a poner multas a las personas que viven en la calle
La policía local ha empezado a aplicar la tildada desde los colectivos sociales como “ordenanza de la vergüenza”, una norma impulsada desde el Consistorio alicantino por el PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox que multa a las personas sin hogar y trabajadoras sexuales amparándose en la ‘convivencia cívica’.

Minorías, desmovilización y dificultades

Natalia reconoce, no obstante, que son una minoría. “Hay una desmovilización general que también está afectando a esta fiesta. Sabemos que somos una minoría, pero también somos personas que vivimos aquí y no encontramos un sitio donde estar en la fiesta”, resume. Define el proceso como una lucha, porque a las dificultades económicas —no tienen subvenciones— se suman las democráticas y las derivadas del cansancio colectivo. “Pero sabemos que si no creamos nosotras la alternativa, la alternativa no va a existir”.

Por eso sus planes pasan por intentar acercar la preparación de la hoguera popular i combativa a más personas, hacer contactos estratégicos con asociaciones de vecinos y jóvenes para aproximar la práctica y la actividad, “que además es un proceso muy divertido”. La premisa es clara: “Aunque seamos una minoría, necesitamos estos espacios”. 

Relacionadas

Fiestas populares
Noizko barrakak berriro?
Zer egin, bada, Iruñeko hiriak horren beharrezkoa duen festa babesteko, hobetzeko, jasangarriago egiteko, berdintasunera bultzatzeko eta, bide batez, animaliak alde batera uzteko?
Migración
Huelva Navidades en el asentamiento de El Bosque
Invisibles, ignorados, sin derechos. Lejos de la familia. Con la tristeza a cuestas por la muerte de Ato y Esaadia en un incendio. Así celebran las fiestas navideñas en el asentamiento de El Bosque, en Lucena del Puerto.

Destacadas

Deportes
Deportes El movimiento antiolímpico se organiza en París
Reunidos en la capital francesa a finales de mayo, activistas contra los Juegos de Londres, Río de Janeiro, Tokio, Hamburgo, París, Los Ángeles y Pirineos-Barcelona expusieron los abusos y derivas en materia de seguridad, vivienda, ecología y desperdicio de dinero público que suponen los Juegos modernos.
Carta desde Europa
Medios de destrucción
Por muy terrible que sea para el pueblo ucraniano, la guerra de Ucrania no es más que una cuestión secundaria inserta en una historia de dimensiones mucho mayores.
Laboral
Perspectiva de género El Supremo fija que las madres se beneficien de 112 días de cotización por parto también para la prejubilación
La sentencia insiste en la necesidad de aplicar la perspectiva de género y toma como guía la Ley de Igualdad. Las llamadas “cotizaciones ficticias” están contempladas para el acceso a pensiones contributivas, pero no para el subsidio previo.
Sanidad pública
Colapso sanitario Seis días esperando cama en las Urgencias de La Paz
Salas con capacidad para 18 camas que albergan a 45 pacientes y enfermeras con puestos asignados en los pasillos. Trabajadores y usuarios denuncian el “colapso” de este gran hospital madrileño y apuntan al cierre de las urgencias de primaria y al despido de los refuerzos covid como principales causas.
Extrema derecha
Desregulación ambiental Naomi Klein: Estados Unidos está en medio de un “golpe de estado judicial”
“El golpe judicial continuo que viene de este tribunal no ha terminado en absoluto”, advirtió la autora de “La doctrina del shock”.

Últimas

Violencia policial
Movimientos sociales Detienen a un vecino de Sevilla en una manifestación contra los cortes de luz
La policía detuvo ayer lunes en Sevilla a Juan G., un vecino que se manifestaba contra los recortes de la luz. Este 5 de julio se celebra una concentración que pide su liberación inmediata.
Pensamiento
El hilo invisible de Bookchin
El pensamiento de Murray Bookchin sigue siendo actual y necesario. Por eso la reedición por Capitán Swing de su obra clave, ‘Ecología de la libertad’, es una gran noticia.
Accidentes laborales
Seguridad laboral Un empresario que intentó que un trabajador sin contrato ocultara su accidente laboral grave es detenido en Alacant
El trabajador accidentado accedió a dar en el hospital la versión propuesta por su jefe de que se trataba de “un accidente doméstico” cuando este le dijo que podía tener problemas con extranjería si decía que fue en el trabajo. Hacía jornadas de más de 9 horas diarias por menos de 800 euros sin ningún tipo de prevención de riesgos laborales, lo que derivó en una caída de tres metros de altura con fractura cerebral y lesión medular.
Sanidad pública
Sanidad Pública Madrid gasta 3.000 millones de euros menos que el resto del Estado en Sanidad
Madrid es la comunidad que menos gasta en Sanidad, un 3,7% con respecto a su PIB. Además, es la penúltima que menos dinero destina por habitante, 1.340 euros. Así se indica en un nuevo informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) y el sindicato CC OO.

Recomendadas

Rif
Armas químicas en el Rif, olvido y justicia
Un siglo después de la barbarie cometida contra la población civil del Rif España sin reconocer su responsabilidad, lejos de cualquier política de reparación.
Presupuestos Generales del Estado
Crisis económica La reforma fiscal “no puede esperar más”, dice Unidas Podemos
La única forma de “equilibrar la balanza fiscal” es haciendo que “los que más tienen paguen lo que les corresponde”, dice la secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, en una declaración en el Secretariado del partido.
Trabajo sexual
Derechos Trabajadoras sexuales ante las leyes abolicionistas: “Necesitamos derechos tanto si queremos abandonar como si queremos quedarnos”
El estigma y lo que llaman “la industria del rescate” son algunos de los problemas que señalan Séfora Jiménez, María José Barrera, Ninfa y Verónika Wolf, que reclaman superar la falsa dicotomía entre abolición o regulación de la prostitución. Temen la propuesta de ley abolicionista del PSOE, pero advierten de que ya existen mecanismos para criminalizarlas.
Memoria histórica
Fosas Comunes Las ‘costras’ de la memoria española que hurga una periodista polaca
Katarzyna Kobylarczyk publica un libro donde recoge historias de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. Aunque en un principio estaba pensado para público polaco, su alta calidad y profundidad de enfoque ha hecho que sea traducido a español y a ucraniano.
Leyes Mordaza
Libertades La reforma a ley Mordaza, esa promesa de campaña que el PSOE se resiste a cumplir
Esta semana ha sido el séptimo aniversario de la entrada en vigor de la ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP cuando tenía mayoría absoluta. Su modificación es hasta ahora el compromiso que más está costando cumplir al Gobierno de coalición. Presión de los colectivos sociales y partidos aliados para una reforma ambiciosa que Sánchez parece no desear. Por qué representa un déficit democrático para una España del siglo XXI.
Militarismo
¿Las chicas son guerreras?
Para atraer el talento femenino a la causa otanista, sus portavoces han tirado del esencialismo de género más primitivo, basado en la idea de que las mujeres somos pacíficas por naturaleza.