Francia
La democracia se la juega en Francia

Ante una izquierda dividida y debilitada, el presidente Emmanuel Macron opta por virar el gobierno a la derecha con la intención de arañar votos a la extrema derecha. La desmovilización de la izquierda y la normalización del autoritarismo pueden llevar a Marine Le Pen al Elíseo.
Emmanuele Macron y Marine Le Pen
Emmanuele Macron y Marine Le Pen durante un debate televisivo ante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Archivo El Salto
4 jun 2021 06:00

La victoria aplastante de Emmanuel Macron frente a Marine Le Pen en el 2017 hacía presagiar que se había contenido con éxito la amenaza de la extrema derecha. Sin embargo, fue todo un espejismo. Cuatro años después, la amenaza vuelve con más fuerza que nunca. Quedan poco más de 10 meses para las elecciones y las encuestas pronostican que Le Pen vencería en la primera vuelta y tendría a su vez opciones reales de ganar en una segunda vuelta hipotética contra Macron.

En las elecciones del año que viene se cumplirán 20 años del primer shock de Jean Marie Le Pen, el padre neonazi de Marine que consiguió colarse por primera vez en la segunda vuelta de las presidenciales en el 2002. Desde ese entonces, como recordaba no hace tanto The New York Times, se han construido diques para frenar a la ultraderecha de forma efectiva. No obstante, a medida que pasa el tiempo, hay más dudas sobre si el dique del 2022 pueda ser lo suficientemente resistente como para contener a Le Pen.

Nadie es capaz de medir las consecuencias. Ni siquiera las élites económicas que siguen prefiriendo una opción neoliberal que les dé cierta garantía y que no ponga en peligro sus intereses. El éxito de Le Pen radica en haber sido capaz de convencer a una parte considerable de la población de que su discurso soberanista, reaccionario, proteccionista e islamófobo es la respuesta que necesita para salir de una crisis política en la que Francia lleva años atrapada.

Tal vez la prueba más clara de que Le Pen puede ganar es que se esté lanzando a por el votante tradicional conservador, buscando un discurso más moderado en sus formas en aras de tranquilizar al mundo de los negocios. El ejemplo más reseñable es que Le Pen ya no habla de salirse del euro y ha optado por reivindicar las naciones europeas con la esperanza de que la oleada de extrema derecha transforme su Europa en un paraíso reaccionario. Asimismo, ha intentado camuflar los componentes antiliberales más sangrantes de su partido, como es el caso de la islamofobia, además de realizar pequeños gestos para lavar la imagen de un partido al que ha rebautizado con el nombre del Rassemblement National (RN). Le Pen ha tenido tanto éxito en su empeño que hasta el Financial Times ha llegado a afirmar que Europa sería capaz de absorber el “shock” que supondría una victoria de Le Pen.

Le Pen ya no habla de salirse del euro y ha optado por reivindicar las naciones europeas con la esperanza de que la oleada de extrema derecha transforme su Europa en un paraíso reaccionario

En este sentido, sorprende bastante hasta qué punto la extrema derecha es capaz de adaptarse a las élites económicas de turno (y viceversa), muy en consonancia con lo que hizo Trump al presentarse en 2016 como la figura Anti-Establishment, cargando contra las mismas élites que meses después premiaría de forma inigualable con bajada de impuestos y desregulaciones. Ya sabemos que lo único que le importaba a Trump eran sus negocios y sus corruptelas, de la misma forma que sucede en España con Vox y al igual que se ha podido ver en Francia con Le Pen. De hecho, se acaba de filtrar un informe de la policía francesa donde se ha revelado que el RN “tiene a través de sus ejecutivos y gerentes, un sistema organizado fraudulento de malversación de fondos europeos”, del que se beneficia mediante “trabajos ficticios como asistentes parlamentarios”.

Uno de los aspectos que más preocupa de Francia es que el avance de la extrema derecha se ha producido también a costa de la izquierda. Quizá resulte oportuno recordar que, en el shock de 2002, el Frente Nacional ya se impuso en la primera vuelta al Partido Socialista, antes de que perdiera estrepitosamente contra Jacques Chirac en la segunda vuelta. Es cierto que este shock fue una carambola que las encuestas y los expertos fueron incapaces de prever, pero sí que parece conveniente recordar que la izquierda no estaba en su mejor forma después de que el candidato socialista, Lionel Jospin, hubiese sido primer ministro con Chirac desde el 97.

A partir de entonces, el shock se ha venido repitiendo con bastante más gravedad en la última década, consecuencia también de la crisis económica del 2008. Prueba de ello es que Jean Marie Le Pen solo consiguiese el 17,8 % de votos en las elecciones del 2002, mientras que 15 años más tarde, en el 2017, Marine Le Pen cosechara el 33,9%.

En cualquier caso, resulta injusto culpar a Macron plenamente de la disolución de la socialdemocracia francesa, aunque sea cierto que la decisión de abandonar el Partido Socialista y crear La República En Marcha fue el golpe final. De igual forma, es curioso comparar el entusiasmo con el que las élites económicas acogieron al Macron de 2017, dispuesto a transformar Francia y a superar de nuevo a la izquierda y la derecha, con los lamentos que se escuchan ahora sobre cómo una posible victoria de Le Pen afectaría a la economía y a la estabilidad de Europa. En todo caso, sería más productivo que se realizara una reflexión sobre cómo la destrucción de la izquierda en favor de un centro neoliberal perjudica enormemente a la estabilidad de los países y da alas a la extrema derecha, algo que posiblemente la derecha nunca llegue a reconocer abiertamente.

En todo caso, si hay que encontrar un culpable este sería François Hollande, cuya asombrosa impopularidad condujo al colapso del Partido Socialista. Hollande no tardó mucho en dar marcha atrás a su proyecto europeísta y socialdemócrata, con el que consiguió ganar las elecciones a Nicolas Sarkozy en el año 2012, mandando un mensaje a la burocracia europea que nunca cumplió: “la austeridad no pod[ía] ser una fatalidad”. Dos años más tarde, Hollande confirmaría su giro a la derecha nombrando a Manuel Valls como primer ministro. Valls se mostró como una parodia de sí mismo, con un estilo llamativamente incendiario y colérico que despertaba también algunas risas de indignación entre el público francés que muy bien parodiaba Les Guignols, cuando presentaron a Valls como Tyler Durden de El Club de la lucha.

Les Guignols estaban en lo cierto: Valls se parecía mucho a Sarkozy. El sucesor de Chirac se había comprometido a reformar el capitalismo tras la crisis de 2008, pero pronto pudimos percibir sus escasas intenciones de hacerlo. Asimismo, Sarkozy buscó ganarse al votante de extrema derecha con una nueva normalización del discurso del lepenismo. Esta estrategia la siguió con especial fuerza durante la campaña electoral del 2012, con mensajes abiertamente xenófobos que llegaron a escandalizar hasta a The Wall Street Journal, mereciéndose el apodo de “Nicolas Le Pen”.

Sin embargo, esta normalización de la ultra derecha no es reciente y viene de lejos. Tal como ha sugerido el profesor e investigador Aurelien Mondon, en un artículo en Jacobin del pasado abril, los expresidentes no han tenido un comportamiento demasiado ejemplar en este aspecto. Ya en el año 84, el expresidente francés François Mitterrand dio espacio en la televisión pública a Jean Marie Le Pen para dividir el voto de la derecha. Mondon recuerda que durante su gobierno se llegó a hablar de que la inmigración “había alcanzado un umbral de tolerancia”. Por su parte, el expresidente Valéry Giscard se quejó en el año 85 de que la inmigración “era una amenaza para la identidad nacional”, y, por último, Chirac basó su campaña electoral en el año 95 en la “inseguridad”, estrategia que luego adoptaría Nicolas Sarkozy doce años después.

La normalización de la extrema derecha, unida al fuerte descontento social y la apatía dentro de la izquierda es un combo demasiado peligroso para el futuro de la democracia francesa, ya que es probable que una abstención masiva y una fuerte impopularidad de Macron lleven a Le Pen al Elíseo. Tampoco es que Macron esté ayudando demasiado en los últimos tiempos, es igualmente cierto que ha dado marcha atrás a reformas impopulares, pero lo ha hecho como resultado de la fuerte indignación social desatada. El actual presidente no deja de dar bandazos volviendo a demostrar que su proyecto de Francia no era más que un proyecto vacío. Las protestas de los chalecos amarillos, tal como nos ha comentado Aurelien Mondon “han demostrado que hay mucho descontento en Francia”. Sin embargo, para Mondon esto “es solo una parte de todo el panorama. La desconfianza está muy extendida y adopta muchas formas, y, por desgracia, algunas de estas han sido cubiertas de maneras desproporcionada, mientras que otras se han ignorado”.

Macron, en su afán de superar el eje izquierda-derecha, ha dejado al pueblo francés contra la pared, dado que la alternativa que va cogiendo más fuerza al neoliberalismo es la de la RN, que no es, ni más menos, que el mismo discurso reaccionario y racista de siempre de la extrema derecha

La cuestión es que Macron, en su afán de superar el eje izquierda-derecha, ha dejado al pueblo francés contra la pared, dado que la alternativa que va cogiendo más fuerza al neoliberalismo es la de la RN, que no es, ni más menos, que el mismo discurso reaccionario y racista de siempre de la extrema derecha. Este fenómeno se extiende a otros países y puede observarse muy bien en el caso de España. Es atractivo para mucha gente pensar que la respuesta a la globalización neoliberal pasa por asumir elementos nacionalistas y conservadores que nos lleven a una especie de era mitificada que nunca existió. Esto está conduciendo a un callejón sin salida, ya que estos planteamientos se combinan con una serie de esquemas que son aplicados sin criterio al mundo real, sin importar cuáles son los hechos.

Rojipardismo galo

En cierta forma, estamos volviendo a ver debates que ya estaban superados y se están creando nuevas alianzas que producen verdaderos escalofríos. Quizá el elemento más llamativo tiene que ver con el fenómeno Putin, capaz de unir a la extrema derecha con cierta izquierda que ha perdido el norte en base a quedar imbuida por la propaganda de RT y Sputnik. Me refiero a lo que muchos llaman rojipardismo, una serie de razonamientos disparatados que interpretan la realidad con una serie de premisas absurdas y contradictorias entre sí. Pensándolo bien, no es ni más ni menos que volver al mismo error suicida en el que la izquierda ha caído en el pasado. Llama mucho la atención observar cómo puede escucharse en Francia discursos del tipo: “los musulmanes vienen a reemplazar a una clase trabajadora” y [el islamoizquierdismo] es una ideología sustitutiva de la lucha de clases”, que casan tan bien con ese discurso tan de moda ahora, basado en delirios conspirativos sobre cómo las élites y los lobbies están detrás de los avances en libertades individuales.

Aparte de esta capacidad de la extrema derecha de contaminar su discurso, la izquierda francesa tiene que afrontar el reto de unirse para tener opciones de gobernar en Francia. Es un desafío muy parecido al que vive España, donde cada vez se palpa más el peligro de que Más Madrid y Unidas Podemos no sean capaces de llegar a un acuerdo y los votos de la izquierda se pierdan. En el caso de Francia, el reto es bastante mayor en la medida de que hay tres partidos políticos que hacen a día de hoy imposible que ninguna formación pueda llegar a la segunda vuelta. Hemos preguntado también a Mondon si comparte la opinión extendida y defendida por el medio The Guardian que da a entender que Mélenchon es el principal culpable de que la izquierda francesa se haya mostrado incapaz de unirse y esta ha sido su respuesta:

“Creo que sería simplista considerar a Mélenchon como el único responsable de la división de la izquierda a día de hoy. Más allá de la pura estrategia electoral, él ha sido una de las únicas voces principales en el espectro político que se ha opuesto a la extrema derecha que han abrazado la mayoría de los partidos restantes. Esto no siempre ha sido el caso y algunas de sus opiniones sobre la laicidad no fueron útiles en el pasado, al estar basadas en una forma excluyente de la laicidad que había sido impuesta por la extrema derecha. Sin embargo, parece haber superado esto, lo cual es encomiable. De hecho, es absolutamente esencial para la izquierda dejar de ceder terreno a la derecha y la extrema derecha y que no marquen ellos la agenda”.

Parece claro que una izquierda unida y con un proyecto claro y definido es siempre el mejor antídoto posible. Si no, las posibilidades de Le Pen seguirán aumentando. De momento, las encuestas vaticinan una victoria en la primera vuelta con cerca del 30% de los votos, y una derrota ajustada en la segunda vuelta, superando el RN el 40% y quedándose muy cerca de Macron.

Esto último explica la decisión tan peligrosa que ha tomado Macron en los últimos meses. El actual presidente ha debido pensar que como no es capaz de convencer a la izquierda para que vote, puede convencer a la derecha para que sí lo haga. Para ello, Macron ha vuelto a la misma estrategia de Valls y Sarkozy, realizando medidas inéditas para un presidente que siempre se mostró relativamente progresista en temas sociales. Estas medidas pasan por atacar las libertades individuales, girar su gobierno más a la derecha y confirmar algunas tesis del lepenismo.

Solo hay dos explicaciones a este nuevo bandazo de Macron: o una enorme ambición por mantenerse en el poder o una estrategia kamikaze y negligente. Que un presidente que ha sido considerado por los medios de comunicación como un centrista y un liberal se convierta en una especie de “Emmanuel Le Pen” es demasiado peligroso. Si de verdad Macron quiere asegurar su elección, más le valdría intentar convencer a la izquierda para que vote y no cometer el mismo error que Hillary Clinton en el 2016.

Sin embargo, no parece demasiado inquieto por eso. Hace unos meses, el ministro del interior, Gerald Darmanin, cruzó una línea roja al acusar a Le Pen de no ser lo suficientemente dura con el islam. Algo insólito, pero que no sorprende tanto debido a todas las polémicas que han salpicado al gobierno de Macron en los últimos tiempos con el debate absurdo del islamo-izquierdismo y la amenaza separatista del islam. Macron está avergonzando a los medios liberales que nunca calcularon que iba llegar tan lejos al presentar iniciativas autoritarias que confirman lo peor: Le Pen no gobierna, pero está determinando la política francesa.

Macron está avergonzando a los medios liberales que nunca calcularon que iba llegar tan lejos al presentar iniciativas autoritarias que confirman lo peor: Le Pen no gobierna, pero está determinando la política francesa

Al fin y al cabo, es la misma lección que el Partido Popular debería aprender sobre el riesgo de derechizarse. Las encuestas están confirmando que Vox sigue resistiendo, pese a que el PP ha conseguido acabar del todo con Ciudadanos y absorber la mayoría de sus votos. En esta línea, un análisis incómodo para el PP sería darse cuenta de que en realidad Ciudadanos no quedó destruido por las virtudes políticas de Pablo Casado, sino porque Rivera decidió derechizarse aún más y pactar con la extrema derecha. Si tu discurso se derechiza se acaba legitimando a los movimientos autoritarios, tal como se pudo comprobar cuando Rivera empezó a hablar del “Plan Sánchez” y “su banda” y acabó devorado por Vox. Macron haría bien en aprender de la experiencia de Rivera y descartar la estrategia que, como muy bien comenta el profesor Ziad Majed, se basa en “tratar de competir con la extrema derecha en el terreno de la extrema derecha”.

Quedan poco más de 10 meses y Francia ya está entrando en modo campaña. Al mismo tiempo que Macron juega a derechizarse, Le Pen busca dar una imagen de blanda y de moderada que no es real. Fruto de ello es que en los últimos tiempos hayamos visto a Le Pen fotografiarse con gatitos y sepamos que se ha sacado un certificado de cuidadora de gatos. El objetivo no es ni más ni menos que “suavizar su imagen” y distanciarse de nuevo de su padre, aquel hombre duro neonazi que tenía dóbermans.

Al final forma parte de la misma técnica de siempre. Resulta que Le Pen, la misma amante de los gatos, apoyó una carta de 50 generales retirados que llamaban a un golpe de Estado y que advertía de que el país estaba “al borde del colapso debido a la inmigración y la delincuencia”, además de por “el islamismo y el apoyo que recibe por parte de la izquierda”.

Al mismo tiempo que Macron juega a derechizarse, Le Pen busca dar una imagen de blanda y de moderada que no es real. Fruto de ello es que en los últimos tiempos hayamos visto a Le Pen fotografiarse con gatitos

Cuesta trabajo pensar que un partido así, con opciones de gobernar, pueda apoyar esta carta. Pero cuesta más trabajo pensar que hasta el 58% de los franceses apoyan la carta de los exgenerales. Un hecho escandalosamente preocupante, pero que debe verse en el adecuado contexto, dado que este dato viene de una encuesta que se hizo días después del atentado islamista contra la policía, por lo que puede estar inflado. Inevitablemente surge la misma reflexión de siempre: ¿Hasta qué punto los medios de comunicación son cómplices en el ascenso de la extrema derecha?

Seguramente tengan mucha culpa. En la línea de lo que ha denunciado Arundhati Roy sobre el etnofascista Narendra Modi: “estamos unidos por una tubería de odio que es canalizado por los principales medios de comunicación”. Posiblemente el mayor error que estamos cometiendo en Europa es haberlo normalizado. Sin embargo, no todo está perdido y la izquierda todavía puede ser decisiva para resistir. Para ello, será vital que consiga permanecer unida y se libere de elementos autoritarios que pertenecen al dominio de la extrema derecha. Qué duda cabe de que el reto de la izquierda francesa es muy grande en la medida que parece difícil una candidatura única, pero no es imposible. En cualquier caso, debemos estar atentos a lo que suceda en Francia. El éxito que tenga la izquierda en este intento determinará el futuro del proyecto europeo. La democracia aún puede resistir.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Extrema derecha
Opinión Julios con alivio ante el abismo, a los dos lados del Pirineo
La victoria del Nuevo Frente Popular francés se quedará en nuestras retinas, ya heridas, mientras el juego perverso sigue, imparable, sobre la cancha.
Sidecar
Sidecar Victoria aplazada de la izquierda francesa
Al disolver la Asamblea Nacional, Macron, el 'enfant roi' del Elíseo ha roto sus juguetes y ha pedido a otros que los arreglen.
Vox
Extrema derecha Vox y el último paso de la deriva Buxadé
El ingreso en el grupo parlamentario europeo Patriotas de Orban, Le Pen, Salvini y Wilders, así como la ruptura de los pactos de gobierno autonómicos con el PP forman parte de la deriva de Vox hacia las tesis del Jorge Buxadé.
#92462
13/6/2021 23:34

Ojalá algún día colabore con El Salto uno de los mejores analistas políticos y sociológicos contra el rojipardismo, —con lenguaje claro—, Antonio Maestre ---> «La pinza entre la extrema derecha y la "izquierda" LEPENISTA a la hora de minusvalorar los derechos LGTBI+ llega al punto de despojarle de su condición precaria por tener necesidades de representación legal efectiva y luchar por ellas» --> https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/no-quejes-maricon_129_8031955.html

0
0
#91854
7/6/2021 12:43

Cuando Melenchon y Macron estaban empatados en las encuestas ,Hollande todavia Presidente se pronuncio contra Melenchon para empujar los indecisos socialistas en brazos de su exministro de Hacienda y meterle en la segunda vuelta frente a Le Pen....a los cerdos les encanta ser invitados a los saraos de los granjeros (Orwell dixit)

1
2
#91885
7/6/2021 17:25

Hollande, qué ser más calamitoso para Francia...

2
0
#91698
4/6/2021 18:12

Otra vez metiendo miedo con el fascismo para que salga el candidato liberticida? No aprenden ustedes?

10
24
#91677
4/6/2021 14:55

Para nada. En Francia los demócratas están en las calles siendo reprimidos. Es el Neo-liberalismo de Davos el que se la juega en las urnas.

8
22
#91674
4/6/2021 14:15

Marine Le Pen es en parte el síntoma de que la las políticas sociales en Francia han fallado.
La defensa del Estado de bienestar universal y de los derchos económicos ha quedado relegada a un segundo plano. El comunitarismo que divide a la gente en categorías tal como lo haría una campaña de mercadeo, sin cuestionar el modelo capitalista, ha pasado a ser tema dominante de los debates políticos.
La tolerancia del islamismo patriarcal ha fomentado la polarización electoral. Buena parte del electorado percibe que tanto ecologistas, socialistas y social-demócratas se preocupan más a defender al Islam político y la política de puertas abiertas a la inmigración, por más que el primero sea supremacista y totalitario, y ambos sean ultra-mercantilistas.
Los mismos que reconocen el supremacismo del KKK no lo reconocen en otros grupos por temor a ser considerados racistas, un argumento falaz ya conocido en tiempos de Goering. Y así vamos.

10
25
#91965
8/6/2021 12:32

un stalo ultranacionalista y anti-inmigrantes, qué sorpresa

16
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.

Últimas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Más noticias
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Explotación laboral
Explotación laboral CC OO se persona contra Nacho Cano por dos posibles delitos contra los trabajadores
El sindicato ha confirmado este viernes que se personará como acusación contra el empresario Nacho Cano, investigado por traer a 17 bailarines mexicanos y mexicanas para trabajar en su espectáculo Malinche de manera irregular.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Mugimendu Sozialista
Violencia policial La Ertzaintza desaloja el centro socialista Aresti de Bilbao
Decenas de jóvenes se manifestaron frente a los juzgados de la capital vizcaína para denunciar la actuación represiva del cuerpo policial

Recomendadas

Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro