Roman Abramovich Chelsea
Roman Abramovich en el estadio del Chelsea, Stamford Bridge.

Fútbol
Roman Abramovich, el Chelsea y el origen del dinero ruso

Las mismas acciones que permitieron a Roman Abramovich amasar una fortuna con la que aterrizar en la Premier League a bombo y platillo le cierran ahora todas las puertas y le convierten en un invitado incómodo.

El Chelsea FC recibía el pasado miércoles al Real Madrid en Stamford Bridge en su camino en busca de una nueva final de la Champions League y rodeado de unas circunstancias excepcionales desde que el 20 de febrero se iniciara la invasión de Ucrania por el ejército ruso. Roman Abramovich, propietario del club inglés, sabía que sus vínculos con Putin podían traerle problemas y trató de evitar cualquier incidencia sobre el club cediendo su control a la fundación del Chelsea y, más tarde, anunciando que ponía sus acciones a la venta. Aun así, las sanciones por parte del gobierno de Boris Johnson llegaron y desde entonces el equipo londinense tiene prohibido fichar jugadores, así como vender o renovar a los que ya tiene en plantilla. Tampoco puede vender entradas para los partidos y se le permite un gasto máximo de 20.000 libras para los desplazamientos como visitante. Una cifra muy baja si tenemos en cuenta que, para partidos de Champions, el coste total puede rondar el doble de esa cantidad.

En los años 90, Abramovich se valió de sus contactos próximos a Yeltsin para amasar su fortuna. Pero entonces los oligarcas rusos eran bienvenidos en toda Europa y a nadie parecía importarle de dónde había salido su dinero o cuáles eran sus vínculos con el poder político

Realmente, la relación entre Abramovich y el Kremlin viene de lejos. De hecho, ya en los años 90 se valió de sus contactos próximos a Yeltsin para amasar su fortuna. Pero entonces los oligarcas rusos eran bienvenidos en toda Europa y a nadie parecía importarle de dónde había salido su dinero o cuáles eran sus vínculos con el poder político.

En Reino Unido pudieron hacerse esas preguntas en 2003, cuando Abramovich compró el Chelsea por 200 millones de libras aproximadamente. De haberlo hecho, hubieran sabido que en 1992, cuando era un empresario del petróleo, se le vinculó con el robo de un tren cargado de gasóleo. Hubieran sabido también de las acusaciones de soborno y fraude después de que en 1995 su asociación con el empresario Boris Berezovsky le facilitara el apoyo político para salir victorioso en la subasta por la petrolera de propiedad pública Sibneft, empresa que compró por 250 millones de dólares aproximadamente y que vendió de vuelta al Estado ruso, diez años más tarde, por 1.300 millones. Y hubieran sabido también que los informes de la investigación relativa a esa compra fueron enviados desde los juzgados directamente al Kremlin, donde fueron puestos a buen recaudo. Sí, no les hubiera costado demasiado saber todo esto. Al fin y al cabo, desde la invasión de Ucrania, la BBC no ha necesitado preguntar mucho para informar de todos estos hechos. Y fue el propio Abramovich quien reconoció en los juzgados británicos haber hecho estos pagos cuando debió declarar, en 2011, por la denuncia de Berezovsky.

Lo cierto es que tanto la Premier League como el propio gobierno del Reino Unido miraron para otro lado en numerosas ocasiones. Lo hicieron en 2003, cuando Abramovich adquirió la propiedad del Chelsea. En ese momento, el club londinense estaba un peldaño por debajo de quienes eran los dos grandes dominadores del fútbol inglés, el Arsenal y el Manchester United. Y fue gracias al dinero de Abramovich como llegaron futbolistas de la talla de Hernán Crespo, la ‘Bruja’ Verón o Makelele. Un año más tarde llegarían Drogba, Robben, Carvalho o Peter Cech. En muy poco tiempo, el Chelsea se convirtió en uno de los equipos más poderosos de la Premier League y de Europa, finalista de la Champions League en 2008 y ganador en 2012 y de nuevo la pasada temporada.

2003 hubiera sido también un buen momento para que la Premier League se preguntara cómo podía afectar a la competición la entrada de tanto dinero proveniente de una fuente ajena al fútbol

2003 hubiera sido también un buen momento para que la Premier League se preguntara cómo podía afectar a la competición la entrada de tanto dinero proveniente de una fuente ajena al fútbol o para que el gobierno del laborista Tony Blair investigara el origen de la fortuna de Abramovich. Sin embargo, fue el entrenador del Arsenal, el francés Arsene Wenger, quien denunció con mayor insistencia la adulteración de la competición provocada por el presupuesto infinito del Chelsea. La UEFA trató de limitar este tipo de prácticas con la implantación en 2010 del Fair Play Financiero, aunque no ha logrado frenar la inflación del mercado de fichajes provocada por la inyección de dinero proveniente de propietarios millonarios o de los llamados “clubes-Estado”.

El gobierno británico, por el contrario, puso en marcha en 2008 el programa Investor Visa, por el que cualquier persona que se comprometiera a invertir en el Reino Unido, primero un millón de libras, que más tarde se amplió a dos millones, accedía a un permiso de residencia especial, que, en el plazo de unos años, podía convertirse en permanente, si las inversiones eran suficientes. Abramovich fue uno de los beneficiarios de este programa y, en ese momento, las autoridades británicas tampoco quisieron preguntar por el origen de su fortuna. Como tampoco preguntaron por la de los más de 2.500 rusos a los que se les aprobó esta “visa dorada” en los 14 años que ha estado vigente el programa. En 2020 un informe del Comité de Inteligencia del Parlamento alertó del riesgo de la influencia rusa en la City londinense y de lo que ya se empezaba a conocer como Londongrado o Moscow on Thames, pero nadie pareció inquietarse. De hecho, este programa de “visas doradas” ha estado disponible hasta el pasado febrero, cuando la invasión de Ucrania ya era inminente.

Abramovich decidió trasladar su residencia a Israel en 2018, después de que se produjera en Londres el envenenamiento del agente ruso Serguei Skripal y su hija

Este cambio, sin embargo, no ha afectado a Abramovich, quien decidió trasladar su residencia a Israel en 2018, después de que se produjera en Londres el envenenamiento del agente ruso Serguei Skripal y su hija. Ahí temió que sus vínculos con Putin pudieran ponerle en peligro, aunque finalmente no se llegó a tomar ninguna medida contra el empresario, más allá de la no renovación del visado. No pudo estar presente en Wembley el día que su equipo venció al Manchester United en la final de la F.A. Cup gracias a un gol de Hazard, pero la propiedad del club no estuvo en riesgo. Abramovich se limitó a cambiar el frío de Londres por las playas de Tel Aviv.

Desde el inicio de la invasión de Ucrania, las cosas han cambiado en el Reino Unido. Rusia se ha convertido en un peligro para toda Europa y se mira con lupa cualquier vínculo con Putin. Abramovich anunció que los beneficios obtenidos por la venta del Chelsea los destinará a todas las víctimas de la guerra y ha estado presente como intermediario en las negociaciones de paz. Allí denunció un intento de envenenamiento, del que se ha acusado tanto a agentes ucranianos como al sector más duro del Kremlin. Mientras trata de ganarse la confianza del mundo occidental, ya no pasan por alto sus ocho años como gobernador de la región de Chukotka, al frente del partido de Putin. Tampoco la compra en 2002 de la petrolera Slavneft, en la que se benefició de la retirada de la puja de otra empresa rival, de origen chino, cuando su representante fue secuestrado al llegar a Moscú.

En Stamford Bridge siguen escuchándose cánticos en favor de Abramovich por parte de una hinchada que no olvida los 19 títulos que han ganado desde su llegada; en el estadio sigue luciendo la pancarta que define al Chelsea como “The Roman Empire”, pero su futuro en el Reino Unido cada vez está más complicado y las mismas acciones que le permitieron amasar una fortuna con la que aterrizar en la Premier a bombo y platillo le cierran ahora todas las puertas y le convierten en un invitado incómodo.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Fútbol
Fútbol Vicente del Bosque como respuesta a las presiones de FIFA y UEFA
El nombramiento del exseleccionador como presidente de la Comisión de Normalización, Representación y Supervisión busca alejar los fantasmas de una intervención política de la RFEF.
Deportes
Deporte Quiero que seas como Beckham
Sobre los Premios Diputación Contigoy las consecuencias de premiar la “excelencia” en el deporte infantil y juvenil.
Fútbol
Perfil Luis Rubiales, de renovar la Real Federación Española de Fútbol a la detención
El 3 de abril, Luis Rubiales era detenido por la Guardia Civil en el aeropuerto de Barajas, a su vuelta de la República Dominicana. El último capítulo de una trayectoria polémica al frente del máximo organismo del fútbol en España.
Tunigu
10/4/2022 12:37

Lo cierto es que estos "oligarcas", empresarios emprendedores y creadores de riqueza en caso de no ser de origen ruso, se empacharon expoliando la riqueza estatal sociètica con la necesaria connivencia y planificaciòn de otros chicos de Chicago y sus sucursales ideológicas extendidas por el llamado mundo occidental. No fue sino una guerra no declarada que se cobrò la vida de miles de personas empobrecidas hasta la miseria en los 90, con aumentos estratosféricos de los suicidios. Cuando el moribundo se recuperò y la guerra económica dejò de ser funcional a los intereses de la codicia sanguinaria del imperio y sus serviles europeos, diseñaron una guerra en la que los muertos, una vez màs, los pondrían otros: el Donbass primero y la Ucrania nazifila y/o indiferente a los crímenes de rusohablantes, a continuaciòn. Todos ellos, nosotros, en manos de los sistemas de propaganda y creaciòn de realidad del decadente imperio hollywoodense.
Sin embargo, no deberíamos perder de vista el telón de fondo de esta escenificación macabra: la energìa que engrasa la maquinaria social industrial desde hace casi doscientos años, se ha terminado; cambiar de modelo socioeconómico no es una opción, es la única salida no bélica.
La oferta del liberalismo en su huida hacia la eugenesia, es un nihilismo consumista consciente, esto es, la generación de un sujeto extraño a un tiempo que ha dejado de pertenecerle porque no se puede proyectar en èl y solo puede permanecer en un instante ininterrumpido de aniquilaciòn.
Tambièn se puede renunciar y optar por una otra vida de austeridad, sin otra ambiciòn que la relación, construir algo juntos; la dificultad reside en encontrar ese otro, en los espacios empobrecidos quedan posibilidades de libertad, pero da miedo, no son còmodos.

0
0
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.