Estación Lviv. Ucrania - 3
Un grupo de militares patrullan en la estación de Lviv (Ucrania). Axel Álvarez

Guerra en Ucrania
Lviv, estación retaguardia

El periodista de guerra Hibai Arbide Aza relata en esta crónica cómo transcurre la primera semana de conflicto en el embudo logístico de la guerra de Ucrania, situado en el oeste del país.
3 mar 2022 19:00

La ciudad de Lviv, en el oeste de Ucrania, está a unos 70 kilómetros de Polonia. Esa distancia es importante: Lviv —llamada Leópolis en español— es hoy el núcleo de transporte más importante de la guerra. Miles de personas se dirigen hacia la ciudad cada día, especialmente desde las ciudades asediadas de Járkiv y Kyiv y las del centro del país. Según ACNUR, hasta el 3 de marzo, un millón de personas han huido de Ucrania. Desde Lviv parten los trenes, que tienen que multiplicar su capacidad para llegar hasta Polonia. En los compartimentos, diseñados para cuatro personas, hoy viajan ocho. Desde el martes, los trenes viajan sin luces y los viajeros tienen que llevar los móviles y dispositivos apagados.

Pero la de transportar a los desplazados hacia Polonia no es la única función de los ferrocarriles. A través de la estación de trenes de Lviv, que por momentos se convierte en un hervidero de gente, también llegan los primeros paquetes de ayuda humanitaria desde el este polaco. Miles de personas llegan a la ciudad desde el este, donde se encuentra el frente, y otras tantos parten como voluntarios hacia la guerra. A unas cuantas horas de allí se encuentra una base militar desde la que parten las tropas regulares, en el tiempo en el que estuvimos allí partieron dos contingentes hacia el frente. Los soldados nos recibieron nerviosos, les tensaron nuestros equipos y cámaras, pero pudimos hacer nuestro trabajo bajo la promesa de no revelar el emplazamiento de la base.

La presencia del ejército en los puntos emblemáticos de la ciudad es constante. Las alarmas suenan varias veces a lo largo del día, aunque de momento el bombardeo más cercano ha tenido lugar a 140 kilómetros de Lviv. En la noche del 2 al 3 de marzo las alarmas sonaron en las ciudades más importantes del país. A las 2:30h de la pasada madrugada todo el país estaba en alerta. A Lviv llegaron las noticias del bombardeo que, cumplido el toque de queda, apuntó a la estación central de tren de Kiev e impactó en el hotel Ibis. 

Estación Lviv. Ucrania - 1
Los desplazados pasan horas en colas antes de tener un pasaje de tren. Axel Álvarez


Muchas personas se han trasladado temporalmente a Lviv pero, especialmente las de clases más elevadas, aún no tienen intención de salir del país, esperan los acontecimientos en los hoteles y apartamentos del centro de la ciudad. Cuando suenan las alarmas antiaéreas, es habitual ver a esas familias, con sus mascotas, junto a las periodistas desplazadas a Lviv esperando a que pase el peligro en los vestíbulos del hotel. La clase también se plasma en la situación de cada cual en la guerra. Nadie duerme en la calle, pero muchos de los que llegan a la ciudad tiene que pasar la espera en tiendas de campaña, fábricas abandonadas o albergues.

Aunque la ciudad está virtualmente parada, siguen funcionando los servicios y la hostelería, de vez en cuando se ve recorrer la ciudad a trabajadores con las mochilas de servicio a domicilio. Como algunas fábricas, las escuelas y las bibliotecas se han puesto al servicio de las necesidades de la guerra. Una de esas escuelas sirve como residencia para huérfanos de la guerra del este. En la biblioteca municipal se tejen redes de camuflaje, según la responsable del centro, más de 3.000 personas —la mayoría mujeres jóvenes— han pasado por allí para coser. En varias fábricas se están produciendo cócteles molotov en cadena. Cada día salen decenas de cajas de este explosivo, de escasa efectividad, al frente. Forma parte de una estrategia comunicativa con la que el Gobierno de Volodímir Zelenski está pasando con éxito la primera curva de la guerra: la actividad permite que no cunda la desesperación entre los civiles que han visto cómo sus padres, hijos o hermanos han marchado hacia la guerra. 

Estación Lviv. Ucrania - 5
Las carpas de la Cruz Roja reparten comida a las personas que esperan un pasaje de tren. Axel Álvarez

El día a día

Zelenski ha conseguido remontar su carisma, casi inexistente desde su elección y hasta el comienzo de la guerra. En mayo de 2019, el polifacético sexto presidente del país, llegó al Gobierno de Kyiv con tres promesas: poner fin a la guerra del Donbás, atajar la corrupción endémica del país y arreglar la situación económica. Antes de la invasión, no había conseguido ninguno de esos objetivos. Las rupturas del alto el fuego en el Donbás habían aumentado a entre cien y 500 según los verificadores internacionales, la regeneración democráticas estaba empantanada y su Gobierno era el pasto de las protestas de pequeños empresarios y autónomos, que sostenían una acampada en Maidán desde hace más de dos años en contra de una reforma fiscal que les castiga.


Sin embargo, la opinión pública se ha volcado en los últimos días con Zelenski, que ha sabido adaptar su capacidad para la comunicación al deseo de la mayoría de los ucranianos de reafirmación frente a la invasión rusa. En ese sentido, no hay muchas expectativas puestas en las conversaciones para un alto el fuego que han tenido lugar en Bielorrusia. Hay un impás. El hecho de que la población haya absorbido el primer impacto de la campaña rusa ha alejado el fantasma de la capitulación, pero no hay una mirada estratégica compartida, solo el empeño por sacar adelante el día a día en una situación excepcional.

Aunque resulta difícil de creer el ambiente en las ciudades roza, en ese sentido, la euforia. Los informes que habían trascendido antes de la guerra indicaban que la capitulación iba a ser cuestión de horas. Es difícil saber hasta qué punto la resistencia actual se debe al ardor patriótico de los ucranianos o a una decisión táctica del Ejército ruso, que puede ser reacio a llevar la guerra a un escenario urbano, hacerla más cruenta y transformar la situación en irreversible de cara a la comunidad internacional. Pero lo cierto es que el nacionalismo ucraniano ha salido reforzado y hoy es omnipresente. En las radios suenan todo tipo de canciones, en todo tipo de estilos, con Ucrania como protagonista absoluta de las letras. La gente usa el saludo “honor a Ucrania” con total soltura y el uso del ucraniano se ha extendido incluso entre población que hasta ahora era rusófona.

Estación Lviv. Ucrania - 6
Dos jóvenes desplazados se dirigen a la estación de Lviv (Ucrania). Axel Álvarez

Distintivo amarillo

La llegada hasta Lviv muestra hasta qué punto la guerra ha comenzado a ser asimilada por el conjunto de la población. Las milicias, constituidas como Núcleos de Defensa Territorial, se encargan de controlar las carreteras y han establecido check points protegidos por barricadas construidas con maderas y sacos de arena. Las milicias son especialmente visibles en los pueblos y ciudades pequeñas, aunque también se hacen notar en las ciudades. El distintivo amarillo en el brazo, a la altura del bíceps, distingue a los miembros de la milicia. La mayoría visten de paisano, aunque también es frecuente ver a ciudadanos vestidos de cazadores. 

Muchos de ellos llevan fusiles de asalto Kaláshnikov. El Gobierno de Volodímir Zelenski repartió 20.000 fusiles AK47, pero algunos de esos ya están siendo vendidos en las páginas de segunda mano y se sospecha que se están usando también en atracos. La frecuencia de este tipo de asaltos se ha incrementado a medida que la guerra se ha desarrollado. Las dos noticias, sobre la venta de Kaláshnikov y el aumento de los atracos, fueron exclusivas del periodista vasco Pablo González, que hoy permanece detenido de manera ilegal por parte del Gobierno polaco.

Los 70 kilómetros que separan Lviv de Polonia hoy forman un recorrido de coches y gente a pie. Esperar largas colas se ha convertido en la tónica para miles de ciudades ucranianos. Entre esas esperas se vislumbra cierta esperanza de que este episodio termine. Entre muchos de los refugiados que ya han cruzado a Polonia se extiende ese mismo deseo. La guerra acaba de comenzar y el tiempo aun no ha hecho mella. Quien sabe si con suerte, la insólita situación que hoy viven decenas de miles de ucranianos, termina antes de que el tiempo comience a alejarles de lo que un día, hace solo una semana, fueron sus vidas.

Nota
Esta crónica ha sido elaborada por la redacción de El Salto con las notas enviadas por Hibai Arbide Aza desde Lviv (Ucrania) en la mañana del 3 de marzo de 2022. 

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

La internacional Sonora
El Salto Radio Svetlana Gánnushkina: “Rusia obliga a miles de inmigrantes a combatir en Ucrania”
La defensora de DDHH rusa del “El Comité de Asistencia Cívica” explica las políticas migratorias racistas de Rusia desde la URSS hasta la última gran redada islamófoba
Libertad de prensa
Libertad de prensa Un centenar de periodistas piden la liberación de Pablo González ante el Consulado de Polonia
El periodista lleva más de dos años en prisión preventiva en Polonia, después de ser detenido cuando se dirigía a cubrir la crisis de refugiados en la frontera con Ucrania. A día de hoy se desconocen los cargos específicos contra su persona.
Análisis
Análisis Miremos más allá de las elecciones europeas y retomemos el ¡No a la guerra!
En las elecciones europeas nos jugábamos mucho porque marcarían nuestro devenir y aporte como europeos a cómo hacer frente y movernos frente al agotamiento del modelo surgido tras el colapso de la Unión Soviética.
Política
Xosé Manuel Beiras “A esquerda estatal á esquerda do PSOE leva ano e medio dando un recital de apoio ao PP”
O histórico líder nacionalista analiza devagar os erros das coalicións coa esquerda federal e acredita en que o futuro da transformación social está fóra das institucións.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda García Page se escuda en los ayuntamientos del PP para no aplicar la Ley de Vivienda en Castilla-La Mancha
La regulación del precio del alquiler no está ni se la espera en las zonas tensionadas de Castilla-La Mancha. El presidente regional Emiliano García Page (PSOE) aduce que los ayuntamiento del PP y Vox no se lo han pedido.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Galicia
Xosé Manuel Beiras “La izquierda estatal a la izquierda del PSOE lleva año y medio dando un recital de apoyo al PP”
El histórico líder nacionalista analiza con calma los errores de las coaliciones con la izquierda federal y confía en que el futuro de la transformación social está fuera de las instituciones.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Palestina y el derecho a la resistencia: tácticas de la resistencia armada palestina
Los ataques del 7 de octubre supusieron un punto de inflexión en el retorno del debate sobre la lucha armada en Palestina, una vía no cerrada de resistencia frente a la ocupación israelí que tiene más de medio siglo de historia.

Últimas

Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
Más noticias
El Salto Radio
El Salto Radio Roses amb espines: visionàries
Amb Irene Polo i Aurora Bertrana tanquem la sèrie radiofònica sobre les pioneres del periodisme escrit en català.
Agrotóxicos
Consumo Un informe revela el cóctel de pesticidas que acompaña a las ensaladas envasadas
Solo cinco de 26 muestras están libres de tóxicos, según un estudio de Justicia Alimentaria. A pesar de que cada pesticida hallado no supera el límite legal, no se tiene en cuenta “el efecto cóctel y acumulativo” de los diferentes tóxicos.
Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.