Guerra en Ucrania
“Me hicieron sentir una criminal, pero era una mujer trans refugiada”

Activistas y organizaciones LGTBIQ+ denuncian la violencia lgtbifóbica que viven las personas refugiadas de la comunidad durante las últimas semanas.
Zi Faámelu 1
Zi Faámelu, refugiada ucraniana, esta semana en las calles de Magdeburgo (Alemania).
31 mar 2022 09:10

Nadie está a salvo en una guerra, pero en el caso de las mujeres trans, ni siquiera lo estaban antes del comienzo de la invasión rusa en Ucrania. Zi Faámelu es una de las voces que representa el sentir de las mujeres transgénero que han intentado huir del país cuando empezaron los bombardeos. Con 31 años, nacida y criada como hombre en el seno de una familia conservadora de Crimea, ha conseguido escapar cruzando la frontera a Rumanía a nado. No pudo hacerlo a través de los corredores humanitarios ordinarios, pues en su pasaporte aún tenía la clasificación de género masculina, lo que le impedía abandonar el país al ser considerada un hombre en la obligación de unirse al servicio militar ucraniano, de acuerdo con la ley marcial impuesta por el presidente Zelensky. Ahora se encuentra refugiada junto a una familia de acogida en la ciudad de Magdeburgo, al este de Alemania.

Desde un primer momento, la artista e influencer, que cuenta con un amplio reconocimiento en el país y miles de reproducciones en su canal de YouTube, pidió auxilio por redes sociales mientras se encontraba en la capital del país el pasado 24 de febrero: “Soy una mujer trans ahora atrapada en Kiev, mi vida corre peligro. No estoy autorizada a dejar el país por un decreto presidencial. Las mujeres trans sentimos desesperanza y desesperación”, escribió en su cuenta Twitter.

“El propio Zelensky hizo una broma sobre mí antes de las últimas elecciones, así que te puedes imaginar lo normalizada que está la violencia hacia nosotras”, dice Faámelu

Durante las últimas semanas, la población LGTBQI+ ha vivido una guerra dual. Por un lado, el terror de la muerte, los bombardeos, el estruendo de las alarmas antiaéreas, el hambre y los sistemáticos crímenes contra civiles en todo el país. Y por otro, el miedo a ser, a la discriminación y a la violencia homófoba y tránsfoba en momentos de vulnerabilidad absoluta. “La comunidad LGBTQI+ nunca se ha sentido a salvo en Ucrania. Más allá de eso, nunca nos hemos sentido a gusto. Muchas personas de nuestro equipo que participaban en el Orgullo de Járkiv y otros eventos públicos, salieron de sus casas preparadas para ser atacadas”, cuenta Ruslana Hnatchenko de la organización Járkiv Pride, en una de las ciudades más golpeadas por la ofensiva rusa. “Hemos recibido amenazas y hemos sido atacadas por movimientos de extrema derecha muchas veces. Siempre intentamos llevar instrumentos de autodefensa como gas pimienta, o vemos dónde refugiarnos. Antes teníamos planes y estrategias para protegernos, pero ahora con los bombardeos es imposible de prever”.

De refugiadas a objetivos militares

De acuerdo con Faámelu la transfobia en Ucrania siempre ha estado a la orden del día. “Las mujeres trans son tratadas como hombres en Ucrania, es una broma, es como si pensaran que nos disfrazamos y volvemos a ser hombres cuando volvemos a casa… yo ni siquiera sabía lo que era ser transgénero”, cuenta la artista a El Salto. “El propio Zelensky hizo una broma sobre mí antes de las últimas elecciones, así que te puedes imaginar lo normalizada que está la violencia hacia nosotras. Ni siquiera hay leyes que nos protejan. Nos tratan como payasos, se ríen y hacen bromas, es una comedia para ellos”, espeta.

La artista aún recuerda todo lo que tuvo que experimentar en su proceso de transición. Y es que, de acuerdo a la legislación ucraniana, una persona transgénero ha de someterse a varias inspecciones médicas y psiquiátricas para poder cambiar su género en su documentación personal. “Tienes que demostrar que eres un ser humano y que mereces existir y atravesar muchos procesos y pruebas. Yo he oído historias realmente horribles. Tienes que ir a un psiquiátrico y pasar allí un tiempo, por eso muchas mujeres se niegan a vivir eso y ahora se quedan atrapadas aquí”, cuenta Faámelu.

En este sentido, Edward Reese, activista de la organización LGBTIQ+ Kiev Pride y hombre trans, certifica que, aunque los protocolos nacionales de transición fueron revisados tras la despatologización oficial de las identidades transgénero por parte de la OMS en 2018, aún quedan diversas mejoras que realizar y que no han sido aún adoptadas. “Nos hemos esforzado mucho por intentar cambiar estos protocolos, además de poner en marcha nuevas iniciativas, como la propuesta de una ley de delito de odio, antes de la invasión, pero ahora todo ha cambiado. Estamos en guerra y no hay tiempo para hablar de homofobia y transfobia”, sentencia.

Guerra en Ucrania
La paz insumisa de Yurii y Lena
Los testimonios del ucraniano Yurii y la rusa Lena probablemente no representen a una mayoría, ni gusten a mucha gente, pero muestran un camino difícil, el de la insumisión a la guerra.


Durante las semanas de guerra, estas violencias se han exacerbado, como muestra el caso de Faámelu, quien ha sobrevivido a una dura huida de su propio país natal. Recuerda el primer día de bombardeos, cuando recibió una llamada de una organización LGBTIQ+ que le advirtió de que había civiles armados persiguiendo a personas del colectivo. “Todo el mundo tenía armas, secuestraban a la gente. Yo no tenía miedo de la guerra, tenía miedo de los homófobos y tránsfobos armados en el país”, afirma.

En su primer intento de escapar viajó junto a un amigo y su familia a la frontera con Rumanía, pero la detuvieron en un checkpoint. “Me hicieron salir del coche y me decían ‘no nos gusta la gente como tú’. Hicieron fotos a mi documentación y la difundieron entre otros miembros del ejército. Estaban mapeando mis movimientos y me era imposible abandonar el país”, cuenta. Los soldados la retuvieron y la llevaron a la oficina militar para alistarla en el ejército. Algo que tuvo que vivir hasta en dos ocasiones. Dos intentos fallidos de huida. “Me conocían, había una orden superior para que me uniera al ejército, querían verme allí”, explica. La última vez que intentó cruzar legalmente la frontera iba acompañada de un amigo de nacionalidad rumana. Ambos intentaron sobornar a los soldados ucranianos introduciendo 3.000 euros en el pasaporte de Faámelu, pero no funcionó. Fue trasladada una vez más a dependencias militares, después de que los soldados propinaran una paliza a su compañero de viaje.

Solo en la última semana de marzo, Kharkiv Pride ha asistido a más de 200 personas de la comunidad movilizando acciones por más de 350.000 grivnas (11.000 euros)

La única opción que tenía era escapar esa misma noche. Un contacto le acercó en coche a una zona boscosa de la frontera, donde transcurría el río Prut, que une Rumanía con Ucrania. Había dejado todas sus pertenencias personales en el cuartel y tenía envuelto su pasaporte en una bolsa de plástico, que introdujo en su sujetador. Una vez en la frontera, fue perseguida de nuevo por dos guardias ucranianos: “¿Estás preparada para morir hoy? Acabaremos contigo” le gritaban. “Me sentía como una criminal, pero era una mujer trans refugiada”. Se tiró por un barranco y se sumergió en el río, consiguiendo llegar a la otra orilla, donde se desvaneció y fue posteriormente asistida por las autoridades rumanas. “Tragué mucha agua, nadé hasta el otro lado y me arrastré como un bebé, me acosté y me dije a mí misma que aunque me capturaban estaba bien, porque estaba muy cansada, no me merecían”, cuenta. Antes de desmayarse recuerda hasta diez vehículos militares en la frontera ucraniana, que se habían desplazado para intentar detenerla. Cuando despertó, tenía la cara cortada y el cuerpo magullado y lleno de arañazos de los arbustos del bosque. Seguía en Rumanía. “Me consideraron refugiada. Les dije que soy una mujer transgénero y que me querían matar”, cuenta. Después, la trasladaron a un centro de acogida de refugiados. A mediados del mes de marzo y gracias a la ayuda de unos amigos, pudo desplazarse finalmente a Alemania, donde ha solicitado protección internacional.

Ser refugiado y miembro la comunidad LGBTIQ+

Diversas organizaciones internacionales consultadas por este medio coinciden en que los miembros del colectivo sufren una discriminación diferencial por su orientación sexual o su identidad de género y que tienen necesidades específicas que no se suplen en centros de acogida ordinarios (asistencia psicológica especializada e inclusiva, un entorno LGTBIQ+ friendly, tratamiento médico adaptado, etc.). A través de la organización colectiva, interseccional y transnacional, estas entidades han logrado convertirse en agentes fundamentales en el marco de la European Pride Organizers Association (EPOA), unidas para defender y preservar los derechos humanos de la comunidad dentro y fuera de Ucrania. “Ser une refugiade queer puede ser muy traumático por la homofobia y transfobia que tienes que confrontar. Yo ahora soy un refugiado fuera de mi país y tengo que explicar a la gente por qué tiene que tratarme en masculino. Para quienes no sean activistas esto puede ser muy doloroso”, cuenta Reese de Kiev Pride. “Por eso nos hemos unido junto a otras organizaciones, para proveer asistencia psicológica online y cuidar a otros miembros”.

Les compañeres trans y no binaries pueden enfrentarse a problemas de identificación en el control fronterizo, aunque algunas organizaciones les estén ayudando a cruzar legalmente. Pedimos a todo el mundo que intenten cruzar de esta manera y no ilegalmente. Aunque es un reto, pero esta es la realidad de la guerra”, expone Hnatchenko del Kharkiv Pride. “Nosotras llevamos a cabo diversas acciones, unimos a nuestro equipo y a la comunidad, mantenemos reuniones regulares sobre los eventos en el este del país, apoyamos financieramente a los miembros de la comunidad que estén en situaciones difíciles por la guerra, gestionamos grupos de apoyo para personas que sigan en zonas peligrosas del país, llevamos una lista de organizaciones e individuos preparados para acoger refugiados LGBTQI+, y estamos preparando una campaña de unidad para la sociedad ucraniana”. Solo en la última semana de marzo, la organización ha asistido a más de 200 personas de la comunidad movilizando acciones por más de 350.000 grivnas (11.000 euros).

Respecto a los peligros a los que se enfrentan específicamente las mujeres transgénero, Maciocha expone la peligrosidad de la trata sexual en los desplazamientos fronterizos

Más allá de las fronteras ucranianas, otras asociaciones como la Parady Równosci [Marcha del Orgullo] en Varsovia llevan semanas asistiendo a refugiados en la frontera polaca: “La mayor parte de los miembros de la comunidad están aún en Ucrania. Al principio muchos querían quedarse para defender su tierra, aunque la situación ha ido cada vez más a peor, sobre todo en Kiyv y Járkiv”, explica Julia Maciocha, presidenta de la organización en la capital polaca. “Nosotras intentamos que no pasen por ninguna situación peligrosa, ofrecemos atención especializada en diez ciudades de Polonia. No queremos que vayan a un centro de refugiados genérico, donde pueden ser discriminadas. Ayudamos a las personas transgénero a seguir adelante con su transición, también brindamos asistencia en el tratamiento del VIH… Nos esforzamos por que no sean discriminadas. Cuando estás en mitad del trauma no tienes fuerzas para confrontar más violencia”. Respecto a los peligros a los que se enfrentan específicamente las mujeres transgénero, Maciocha expone la peligrosidad de la trata sexual en los desplazamientos fronterizos. “Ya hemos visto a hombres intentando captar mujeres y han sido llevados ante las autoridades porque querían prostituirlas”, denuncia.

En el Estado español, la organización Kif-Kif, en colaboración con la Plataforma Trans, también ha llevado a cabo acciones de denuncia e incidencia política para hacer un manifiesto dirigido al gobierno ucraniano en defensa de las personas refugiadas trans. “No podemos consentir que no se esté teniendo en cuenta la identidad de género”, denuncia Paula Ferrarese de Kif-Kif. La entidad también ha impulsado un crowdfunding junto a la organización moldava Genderdoc-M para recaudar fondos con el fin de apoyar a los miembros de la comunidad en el país de tránsito. Posteriormente, al llegar a sus lugares de destino, continúan surgiendo nuevas trabas burocráticas. “La principal dificultad es la concepción del asilo por motivos de identidad sexual y de género, es difícil probar que has sufrido lgbtifobia”, expone Ferrarese. Además de las carencias presentes en la normativa de protección internacional para brindar una acogida adaptada a los miembros de la comunidad, en el caso de España, una disposición de la propia Ley Trans —artículo 44— representa una dificultad añadida a la acogida de refugiadas trans, ya que les obliga a empezar su cambio de nombre en los países de origen. Ante esta nueva problemática, la organización ha promovido la campaña Transmigrantes.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

La internacional Sonora
El Salto Radio Svetlana Gánnushkina: “Rusia obliga a miles de inmigrantes a combatir en Ucrania”
La defensora de DDHH rusa del “El Comité de Asistencia Cívica” explica las políticas migratorias racistas de Rusia desde la URSS hasta la última gran redada islamófoba
Libertad de prensa
Libertad de prensa Un centenar de periodistas piden la liberación de Pablo González ante el Consulado de Polonia
El periodista lleva más de dos años en prisión preventiva en Polonia, después de ser detenido cuando se dirigía a cubrir la crisis de refugiados en la frontera con Ucrania. A día de hoy se desconocen los cargos específicos contra su persona.
Análisis
Análisis Miremos más allá de las elecciones europeas y retomemos el ¡No a la guerra!
En las elecciones europeas nos jugábamos mucho porque marcarían nuestro devenir y aporte como europeos a cómo hacer frente y movernos frente al agotamiento del modelo surgido tras el colapso de la Unión Soviética.
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie , la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra undefined
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.