Migración
¿Quién teme a la migración?

Alimentar el relato del miedo de la migración está hipotecando Europa y castigando injustamente a una generación africana que busca algún futuro.
Jóvenes estudiantes de cocina en Sam Sam (Pikine, Senegal).
La escuela de hosterlería de Sam Sam (Pikine, Senegal) forma profesionalmente a las jóvenes de la periferia de Dakar.

@MiquelCarr

24 ene 2024 12:38

Lo peor es el miedo. Cuando las personas, un colectivo o una sociedad entera caen en sus garras, les atenaza hasta dejarlos inmóviles. Distorsiona su perspectiva, secuestra su futuro y consigue que todo gire alrededor de sí mismo: el miedo a morir, a no cumplir con las expectativas, a no ser aceptados. O a que los desposeídos del mundo nos invadan, movilizados por un oscuro plan orquestado en algún club de élite, con membresía reservada.

Hacerse con ese miedo supone conseguir un capital político excepcional. No gestionarlo, una vez aparece, un suicido en toda regla, si se aspira a estar al frente de los que temen. En estos días hemos visto cómo en Catalunya y en el resto de España se ha puesto encima de la mesa el tema de la migración, con la perspectiva de las elecciones europeas y de una larga campaña electoral en la que, a buen seguro, se reproducirá y aumentará el terror a la migración. Asociar esta a la delincuencia es un recurso muy manido pero siempre efectivo, porque aporta razones y datos a nuestra conveniencia, para seguir construyendo el relato de la amenaza y la deshumanización del otro que alimenta el miedo. Como digo, alguien alimenta esa visión y a continuación coge la bandera y se pone al frente, ofreciendo una soluciones que consolidan ese marco. Hagamos el muro más alto, pongamos más pistolas encima de la mesa. Lo que sea para respirar en paz, cueste lo que cueste.

En los arrabales de Dakar, la mafia migratoria ni está ni se le espera. La mafia, fíjense bien en la palabra y su papel central en el relato que, de manera machacona, los medios nos hacen llegar. Los malos de la película contra los que hay que luchar, la amenaza hecha carne que justifica todas nuestra alambradas y metralletas. Eso es mucho más fácil de explicar que los motivos por los cuales la mayoría de los jóvenes en Pikine tiene en la cabeza pirarse de aquí, más pronto que tarde. Claro que existen las mafias que violan, extorsionan y trafican con personas, a lo largo de todas las rutas que llevan a Europa, pero en absoluto andan por las calles embaucando al personal para que se dirijan hacia al Norte. No, no funciona así. La gente se organiza, en una sociedad comunitaria como esta, que intenta sobrevivir cada día gracias a las redes que sostienen un mundo insostenible: uno consigue la barca, otro la lleva, el otro consigue la pasta en una tontine, el de más allá paga a la policía en Mauritania para que los dejen pasar. En el trayecto, que puede durar años, es fácil caer en manos de esos grupos de delicuentes y asesinos, y todo lo que se haga contra ellos es poco.

Y hacemos menos todavía, por muchos valores europeos que tengamos, en realidad ponemos a la gente que emigra en sus manos. La migración legal es una odisea: conseguir una cita para las embajadas europeas en África y empezar los trámites del visado, puede costar meses. Si pagas a una empresa externa (he oído tarifas entre los 200 y los 600 euros; solo por la cita, sí, ha leído usted bien) a lo mejor las cosas van algo más rápidas. A veces estas consiguen los datos que los demandantes de visa introducen en los formularios de las embajadas, y los emplean para ofrecer lucrativos servicios a esas personas. A lo mejor la mafia no es exactamente como la habíamos pensado y trabaja en un despacho con aire acondicionado, lejos de las arenas del desierto. Por acción u omisión, llegar a nuestra orilla con los papeles en regla y un billete de avión no es para nada evidente. «Que vengan, pero con un orden», decía Aznar décadas atrás. Es tan fácil como pisar la manguera para que no salga agua.

Lo que mueve a este gente es la falta de oportunidades, pero también la desinformación sobre los peligros del camino, con o sin mafias. Algunas ONG como Dunia Kato, Open Arms, Fundació Camins, Microcrédits Solidaris per Àfrica y otras trabajan duro, con el apoyo de la cooperación municipal catalana (Terrassa, Sant Boi, Granollers, Mataró y más), para que por lo menos la decisión de hacer el hatillo sea con todos los elementos en la mano. A veces hay que enseñar las imágenes de lo que queda de los viajeros, devorados por el Sáhara, el Atlántico o el Mediterráneo, o compartir el mensaje de aquellas personas que consiguieron llegar al otro lado. Pero a buen seguro que la tarea principal es construir imágenes de futuro en estos barrios. Ver a tu vecino abrir su propio negocio o conseguir trabajo, gracias al acceso a una formación profesional o de cualquier tipo, da otras perspectiva a la vida. Para eso hay que acompañar, orientar hacia algún lado, financiar las ideas que tiene la gente y que siempre tendrá, más cornás da el hambre. Aquí no hay bancos que te den para poner una panadería, no, pero podría haberlos. Para eso la cooperación tiene que invertir muchísimo más en el Ministerio de Educación o en el de Economía Social, no en el del Interior o el de Defensa. Con aulas que superan los 70 o 80 alumnos, matrículas que pueden suponer el 5-10% de los ingresos de las familias (extensísimas) por cada hijo, falta de profesorado y de centros especializados, el déficit de cuidados y de herramientas para construir un futuro propio es evidente en Senegal y muchos países de África. Pero el tembleque solo nos deja pulsar la opción de Frontex.

Podemos seguir gestionando nuestro miedo y seguir a sus profetas, pero hagan números, mañana será tarde y lo pagaremos caro: es mucho más rentable, y sobre todo justo, invertir en la esperanza de esta juventud y de este continente.

Sobre o blog
Un blog desde la convicción de que la cooperación internacional es política con letras mayúsculas, lo otro se llama caridad. El internacionalismo nos hizo así, es la única manera de vincular las luchas en las que creemos, aquí y en todas partes.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Sobre o blog
Un blog desde la convicción de que la cooperación internacional es política con letras mayúsculas, lo otro se llama caridad. El internacionalismo nos hizo así, es la única manera de vincular las luchas en las que creemos, aquí y en todas partes.
Ver todas as entradas
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie, la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.