Manteros
Manteros en València: persecución y resistencia colectiva

La detención de Ibrahima Tine en la Estació del Nord (València) vuelve a poner sobre la mesa la persecución y el abandono institucional que afrontan los manteros en la capital valenciana. Pese a la precariedad y a la criminalización, los manteros siguen buscando la fórmula para organizarse y reivindicar sus derechos de forma colectiva.

Ibrahima Tine manteros valencia
Ibrahima Tine reclama que su detención por la policía local de València fue injusta y desproporcionada Mathias Rodríguez

“Me tumbaron al suelo y se pusieron encima. Primero dos agentes y luego llegaron más. Yo gritaba por favor que me dejaran respirar, que se habían confundido, porque yo no estaba vendiendo nada ese día”, relata Ibrahima Tine sobre su detención llevada a cabo por la Policía Local hace dos semanas en el centro de València. Una actuación que califica como “injusta y desproporcionada”, y que le llevará a los tribunales acusado de atentado a la autoridad. Tras una noche en comisaría, ha quedado en libertad provisional sin fianza, a esperas de que se celebre el juicio y con la obligación de personarse una vez al mes en las oficinas de comisaría.

Según relata Tine, se encontraba recogiendo las bolsas de mercancía que tiraron sus compañeros en medio de una persecución de la policía local. “Ya no les basta con quitarles la mercancía. Ahora corren detrás de personas que solo venden en la calle para buscarse la vida”, explica. La viralidad de los vídeos registrados por transeúntes y vecinos en el momento de la detención provocó una respuesta inmediata de las organizaciones sociales, que el pasado domingo realizaron una concentración en el centro de la ciudad para condenar la violencia y la persecución que sufren los manteros en la ciudad.

“Corren detrás de nosotros como si fuéramos delincuentes cuando lo único que estamos haciendo es intentar sobrevivir”, reclama un mantero que lleva más de 10 años viviendo en València y que sigue sin poder acceder a un permiso de residencia

“La policía nos persigue mientras nosotros buscamos la forma de sobrevivir. Corren detrás de nosotros como si fuéramos delincuentes cuando lo único que estamos haciendo es intentar sobrevivir”, reclama uno de los manteros que lleva más de 10 años viviendo en València y que sigue sin poder acceder a un permiso de residencia. “No tenemos otra opción. Vendemos para comer, para pagar la habitación, la luz, el agua. Si la tuviéramos, dejaríamos de correr delante de la policía, pero hacemos esto para poder sobrevivir”, explica otro de los vendedores

Criminalización y precariedad

“Convocamos esta concentración para rechazar la actuación sobre Ibrahima y para decir que los migrantes, y los manteros, tenemos los mismos derechos y merecemos el mismo respecto que cualquier otra persona”, defiende  Papa Balla, presidente de la Federación Unión Africana en España. “Entendemos que no se está abordando el problema desde un enfoque social y que, alentados por algunas campañas mediáticas de criminalización, se les persigue y se va a la caza del mantero provocando incidentes graves como el de Ibrahima”, explican desde València Acull. Un enfoque social que ayudaría a entender su situación de vulnerabilidad en el proceso migratorio, con una ley de extranjería que les excluye del mercado laboral y que les empuja a sobrevivir de la manta.

“Existe un negocio detrás de nuestras mantas y somos nosotros los que siempre salimos perjudicados”, remarca otro de los manteros. “No tenemos ninguna protección. Nos atacan diciendo que vendemos falsificaciones, pero nosotros compramos la mercancía aquí, en València. Nos dicen que no pagamos impuestos pero la ley de extranjería no nos permite regularizar nuestra situación”, subraya.

Según la última encuesta de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU), la mayoría de las compras de productos falsos realizadas por los valencianos se produce a través de internet, aunque los manteros cargan con la mayor parte del estigma

Respecto a las falsificaciones, según la última encuesta de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU), la mayoría de las compras de productos falsos realizadas por los valencianos, un 40,2% del total, se produce a través de internet. Le siguen los puestos legales de venta ambulante, como mercados no sedentarios y rastros, con un 32,28%, y en tercer lugar se encuentra el “top manta” con un 19,05%, aunque solo estos últimos cargan con la mayor parte del estigma.

Inacción de las instituciones

El pasado jueves 29 de octubre, el Pleno del Ayuntamiento rechazaba una propuesta que pretendía, una vez más, poner a los manteros como la causa de los problemas que sufre el pequeño comercio. “Las grandes superficies están ahogando al comercio local y de barrio, pero es más fácil decir que van a por nosotros los manteros”, argumenta Elimane Nguirane, trabajador social y uno de los portavoces de los manteros en las reuniones con el consistorio.

Cierto es que desde la aprobación del Plan Municipal de Inmigración e Interculturalidad, en 2019, el Ayuntamiento de València había iniciado un camino para “explorar alternativas” y mejorar las condiciones de trabajo del colectivo mantero en la ciudad. Un plan vigente hasta 2022, con el que se pretendía “trabajar en un proceso para conseguir, con la forma de una cooperativa, sociedad laboral u otra, su inclusión en los mercados extraordinarios de calle, entre otras líneas de acción”.

“Desde la concejalía de inmigración era fundamental trabajar para garantizar derechos y conciliar, encontrando sinergias entre los sectores afectados sin criminalizar ni estigmatizar a personas que necesitan oportunidades para el empleo digno y con derechos”, destaca Neus Fábregas, quien fuera Concejala de Cooperación al Desarrollo y Migración durante la anterior legislatura. “Con respecto a los manteros, el plan se ha quedado ahí y creo que nadie ha continuado con las líneas de trabajo que habíamos planteado”, expresa Fábregas, y lamenta que por falta de voluntad política no se siga avanzando en buscar soluciones desde las competencias que tiene el Ayuntamiento y en coordinación con asociaciones de comerciantes y mediadores de la policía local.

Colectivos que trabajan con personas migrantes en la ciudad reclaman que se reactive el Consejo Local de Inmigración para seguir buscando alternativas a los problemas que sufren los manteros en la ciudad

Por otro lado, asociaciones y organizaciones que trabajan con personas migrantes en la ciudad reclaman que se reactive el Consejo Local de Inmigración para seguir buscando alternativas a los problemas que sufren los manteros en la ciudad. “Hay un consejo local de inmigración que no está teniendo actividad y que no está teniendo la fluidez que debería”, reconoce Rosario Polito, vicepresidenta del Consejo local de Inmigración en representación del tejido asociativo. “Los manteros al final son la cara visible de una estructura de negocio que hay detrás. Son víctimas de las mafias, de la persecución y de la criminalización pública, por lo que de alguna manera el Ayuntamiento debería seguir trabajando para darles algún tipo de cobertura”, declara.

Organización y lucha colectiva

Con el ejemplo de otras ciudades, como Madrid o Barcelona, se viene gestando en València desde hace ya varios años la creación de un movimiento colectivo que sirva como referente en la defensa de sus derechos y en el reconocimiento de los manteros como sujetos políticos. “El colectivo está empezando un proceso para ser reconocidos políticamente como interlocutores. Es un camino difícil que conlleva muchas reuniones para ver cuáles son nuestros problemas y cuáles serán los siguientes pasos que debemos dar”, explica Nguirane.

“Desde una cooperativa o un sindicato podríamos ofrecer asesoramiento legal, acompañamiento y formación para los que están en situación irregular y en concreto para los manteros. Podemos ofrecer cursos y conocimientos para que puedan encontrar otras vías de sustento, además de poder debatir públicamente sobre nuestros problemas”, explica Mor Diagne, ex-mantero y portavoz del colectivo. “Existe un embrión de movimiento mantero que ahora buscamos reactivar. Esperamos que en poco tiempo podamos anunciar la creación de una cooperativa o de un sindicato mantero aquí en València”, resume Balla.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

El Salto ruge con Pantera
El Salto 🖤 Pantera Una de esas cartas que nadie lee
Este 2022 El Salto va a cumplir cinco años. Gracias al apoyo de nuestras suscriptoras estamos ilusionados en que sean otros 25 años dedicados a la información que nos mueve
El Salto ruge con Pantera
El Salto 🖤 Pantera El aguante y la intemperie
Allí donde confluyen las intemperies queremos encontrarnos. Caminar juntos hacia unos años que no sean tan malos.
Manteros
Racismo institucional Fiscalía pide siete años de cárcel para dos personas por los altercados tras la muerte de Mame Mbaye
La Fiscalía les acusa de delitos de desórdenes públicos, atentado a la autoridad, lesiones y daños, y les reclama 40.000 euros por romper varios vidrios y contenedores.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Genocidio
Genocidio Crece el boicot a empresas que trabajan con Israel: Barclays, excluido de los festivales británicos
La multinacional Intel anuncia que congela una inversión de 25.000 millones de dólares en Israel. Crecen los problemas financieros e internos para el régimen de Benjamin Netanyahu.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.
Análisis
Análisis La tortura: causar el mayor daño posible al pueblo palestino
Las imágenes de soldados de la ocupación israelíes humillando a hombres palestinos en calzoncillos, con las manos atadas a las espaldas y ojos vendados, nos recuerdan que la tortura persiste en nuestras sociedades. No solo eso, ya no se esconde.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Extrema derecha
Opinión De cómplices, islamofobia, fascismos ‘vendepatrias’ y libertad adulterada
La extrema derecha adultera el concepto de ‘libertad’ como sustituto de éxito, un sinónimo sustitutivo de triunfar para poder abusar, presumir y consumir, alienado, tu vida y la de todos los otros.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
Más noticias
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplir dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.

Recomendadas

América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.