Marruecos
Cinco meses tras el terremoto la gente del Atlas marroquí se pregunta: ¿cómo se empieza una vida de nuevo?

Mientras el turismo sigue alimentando ciudades como Marrakech, miles de personas sobreviven en tiendas de campaña enfrentándose al frío, con cicatrices ocultas y sus vidas tambaleándose entre el trauma y la resiliencia.
marruecos post terremoto 1
Hassan (85), camina entre las ruinas de las calles de Imi N Tala, pueblo en el que murieron más de 80 personas. Señala lo que fue su restaurante que quedó reducido a escombros y sigue igual cinco meses después. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Los escombros apilados en la orilla de la carretera, las fachadas agrietadas y edificios aún en pie, pero a punto de colapsar, solo ofrecen una lectura a quien pase por allí: prácticamente nada ha cambiado en los pueblos del Alto Atlas marroquí. “Han pasado cinco meses, pero el tiempo parece haberse detenido para nosotros. Apenas nada ha cambiado y las ayudas prometidas nunca llegan”. Estas son las palabras de Abdelhak, un joven de 23 años, natural de Addouz, que perdió a sus padres y hermanos la noche del 8 de septiembre. Lo cuenta mientras nos enseña el barracón en el que ahora vive con su mujer y su hija Jannette, de año y medio.

marruecos post terremoto 2
Una mujer se lamenta mientras observa el estado actual del pueblo de Imi N Tala, en el que murieron cerca de 80 personas. 5 de febrero, 2024. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Recubierto con plásticos y rocas para protegerlos del viento, se alojan dentro de un barracón con dos compartimentos: uno que sirve de cocina y otro más pequeño donde, sobre la tierra, porque no hay suelo, se apilan finos colchones y mantas que sirven como dormitorio. “Hasta enero estuvimos en tiendas de campaña cerca del río, pero una asociación extranjera envió trabajadores para levantar estos contenedores y salvarnos del frío”, cuenta mientras caminan entre desniveles de tierra hacia otra zona.

Ayudas que no llegan

La falta de actuación por parte del gobierno, cinco meses después, choca con lo prometido a escasas horas del terremoto. Tras rechazar la ayuda de países como Francia, por razones de soberanía y dignidad nacional, el Rey Mohamed VI prometió una inversión de más 11 millones de euros: hasta 14.000 euros por casa destruida y un pago mensual de 250 euros por familia durante un año. 

En octubre, agentes del gobierno visitaron las zonas afectadas para constatar su situación y recopilar datos que inscribirían en el registro de afectados. Así, las víctimas recibirían automáticamente la ayuda mensual y un anticipo de dos mil euros de los destinados a la reconstrucción de su vivienda. Pero la realidad es bien distinta. Lo cuenta Moustaffa, primo de Abdelhak, quien nos recibe dispuesto a contar la versión real de lo que está sucediendo en las montañas del Atlas.

“Las ayudas no llegan a todo el mundo ni tampoco siguen ningún criterio ni continuidad. El gobierno nos envía un código bancario al móvil con el que debemos ir a Amizmiz o Marrakech a obtener el dinero en efectivo”, cuenta. Caminando cinco horas, autostop o en moto quien disponga de ella, es como se desplazan hasta las ciudades donde realizar estas gestiones que, según ellos, deberían correr a cargo de las autoridades. “Hay gente mayor que no tiene teléfono y ni siquiera puede desplazarse”.

marruecos post terremoto 3
Abdelhak conduce una moto con su jefe a la espalda. La comparten para desplazarse a los diferentes sitios de la zona para evitar los largos recorridos a pie. 5 de febrero, 2024, Addouz, Marruecos. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Moustaffa asegura que tardó dos meses en recibir el código y que tan solo cobró la ayuda de un mes. “Yo no he recibido nada”, apunta Abdelhak. Hasta el momento, la unidad colectiva y las donaciones de asociaciones le mantienen a flote, pero no saben por cuánto tiempo. Cinco meses parecen años en una población olvidada que ya sentía el abandono institucional antes del terremoto.

Organizaciones locales estiman que tan solo un 30% de la población de Addouz se ha beneficiado en algún momento de estas ayudas que consideran escasas cuando las familias son numerosas

Organizaciones locales estiman que tan solo un 30% de la población de Addouz se ha beneficiado en algún momento de estas ayudas que consideran escasas cuando las familias son numerosas. “¿Dónde ha ido a parar todo ese dinero del que hablaban? ¿Por qué seguimos viviendo en tiendas o barracones, sin agua corriente, sin luz?” se preguntan. Hay quienes acusan a las autoridades locales de la nefasta gestión mientras ensalzan al Rey, pero muchos otros perdieron hace tiempo la confianza en la figura del monarca que aseguran, les ha abandonado a su suerte.

Dicen no perder la esperanza y que confían en Alá, pero saben que no todo depende de él. Tienen motivos más que suficientes para pensar que recuperar la vida que una vez tuvieron no es un sueño sino un imposible. Los escombros de su vida pasada son retirados por una empresa que obtuvo la concesión estatal para ello y a la que deben pagar si quieren recuperar cualquier recuerdo antes de desaparecer para siempre. “Hace más de un mes que nadie retira escombros aquí. Mientras un camión trabajaba, hubo un desprendimiento y cayó montaña abajo. Desde entonces dijeron que no volverían y así ha sido”, relata Moustaffa.

Protestas reprimidas

Los vasos de té ya están casi vacíos, el plato de dulces va disminuyendo, pero la conversación no cesa. Quieren compartir todo cuanto pueden y arrojar algo de luz a su propio futuro, haciéndose escuchar fuera de allí. “Aquí no podemos manifestarnos, aunque nos gustaría. Hace dos semanas, la gente de Imindounit, un pueblo a 100 kilómetros al suroeste de Marrakech, puso rumbo a la capital para protestar en contra del gobierno, pero su intento fracasó”. Abdhak relata cómo conocidos suyos fueron reprimidos por las autoridades y golpeados con la manguera de bomberos para evitar que llegaran a la ciudad.

Las noticias vuelan y esta no iba a ser menos. La posibilidad de protestar se fue desvaneciendo poco a poco al ver que los intentos fallidos de otras personas no eran más que un augurio de lo que les pasaría a ellos. Motivos no les faltan, pero el miedo a perder más de lo que ya perdieron les pone los pies en la tierra.

marruecos post terremoto 4
Abdelhak (23), descansa sobre un tronco en los cultivos de terraza que están reconstruyendo. Addouz, 5 de febrero, 2024. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Las horas pasan y deben volver al trabajo que les sacará adelante. Su futuro se vio truncado por un terremoto que no solo les arrebató su hogar, sino toda forma de ingresos. Dependientes de la agricultura y la ganadería, ahora trabajan en la reconstrucción de sus cultivos en terrazas donde cosecharán manzanas para venderlas en pueblos y ciudades más grandes. Pero todavía tendrán que esperar para obtener algún beneficio de ello.

Un futuro sin rumbo 

Amin, de tres años, corretea entre las tiendas de plástico que ya son su hogar desde hace cinco meses y aún lo será por unos cuantos más. Su madre, Hannan tiene 29 años, tres hijos y una casa reducida a escombros que no podrá reconstruir dado el riesgo de actividad sísmica en Inghed, su pueblo natal. “No puedo irme, mi vida está aquí y la de mis hijos también. Mi marido murió antes del terremoto y debo quedarme con su familia”.

marruecos post terremoto 5
Hannan (29) y su hijo Amin (3), en la puerta de su tienda de plástico en la que viven desde hace cinco meses en Inghed. Al fondo, puede verse el campamento levantado días después del terremoto y las montañas del Atlas. Inghed, Marruecos, 5 de febrero, 2024. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Habla desde su tienda mientras sirve un plato de cuscús. Lo que más le preocupa es el futuro de sus hijos. Ellos son unos de los más de 100.000 afectados (según datos de UNICEF) por el seísmo y para quienes la vida, ha cambiado por completo. Su educación está ahora en manos de las donaciones recibidas, ya que las actuaciones gubernamentales brillan por su ausencia. Hace un mes, la organización El Baraka Angels instaló una escuela provisional donde asisten a clase y también duermen.

En la inmensidad de las montañas del Atlas, los niños juegan mientras olvidan lo que vivieron y a quienes perdieron. Su futuro no tiene rumbo, pero tampoco lo tenía antes. Una de las profesoras de la escuela asegura que no cree que los niños vean su escuela reconstruida pronto. Original de Marrakech, enseñaba en este colegio antes del terremoto y lo vivido ahí, dice, es horrible. “Cuesta mucho enseñar en un entorno como este. En las áreas rurales las oportunidades para los niños ya eran pocas y ahora son menos”.

marruecos post terremoto 6
Hannan, sentada en la puerta de su tienda durante un momento de entrevista. 6 de febrero de 2024. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Habla de la superación de sus alumnos que afrontan la situación con entusiasmo, a pesar de todo. “Es un reto educar en estas circunstancias”, dice, “pero la educación será la clave para el futuro incierto de unos niños que caerán en el olvido”.  El bullicio de los niños devuelve por unas horas, la alegría a este pueblo olvidado a más de 1.400m de altura. Ahora Hannan trabaja en la escuela. Gana algo de dinero vigilando a los niños y pasa tiempo con sus hijos. Le asusta el mañana, pero sabe se evaden de toda esta situación y de alguna forma, ella también lo hace.

Cuestión de salud

Según cifras de UNICEF, el terremoto afectó a más de 300.000 personas. Miles fueron desplazadas de sus hogares destruidos y muchas sufren estrés postraumático. La asistencia médica en las zonas rurales ya era deficiente antes del terremoto y el desastre no hizo más que agravarlo. Equipos médicos visitan pueblos como Imi N Tala, Inghed o Addouz para asistir necesidades tanto físicas como psíquicas de los habitantes.

Sin embargo, no pueden ofrecer un seguimiento continuado lo que dificulta una progresión en los pacientes, ni la asistencia médica está al alcance de todo el mundo. Saïda y su familia viven a la orilla de la carretera, en una pendiente pronunciada que apenas se divisa. No pertenecen a ningún pueblo y no conocen los horarios de visita médica. Tampoco fueron registrados como afectados, por lo que no reciben ayudas, solo las donaciones de quienes se apiadan de ellos.

marruecos post terremoto 7
Un grupo de niños del pueblo de Inghed descansan en su tiempo libre a la falda de las montañas donde se ha instalado su escuela temporalmente. Inghed, 6 de febrero, 2024, Marruecos. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Sus tiendas de plástico están ahora recubiertas con piedras y ramas para evitar que el viento se las lleve mientras duermen. “Han sido varias noches las que nos hemos quedado a la intemperie. El viento sopla muy fuerte y la lluvia inunda el interior de nuestras casas”, cuenta el hijo mayo, Omar (22), mientras nos enseña un video en el que el viento levanta todo. Él regresó de Casablanca, donde trabajaba, para ayudar a su familia.

“Mi madre sufre estrés postraumático desde el terremoto. Tiene episodios de ansiedad y hay momentos en los que no puede mantener una conversación”, apunta Omar

“Mi madre sufre estrés postraumático desde el terremoto. Tiene episodios de ansiedad y hay momentos en los que no puede mantener una conversación”, apunta Omar. Y es que, aunque el foco siempre estuvo en las pérdidas materiales, la salud mental es un elemento clave para ayudar a las personas a adaptarse, recuperarse y reconstruir sus vidas.

marruecos post terremoto 8
Las tiendas donde Saïda y su familia viven, cubiertas con lonas, ramas y piedras para protegerlas del viento en un punto remoto de las montañas del Alto Atlas marroquí. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

La inseguridad que sienten al vivir bajo estas lonas no ayuda a Saïda en su recuperación. La sensación de que todo puede desmoronarse de nuevo la persigue durante el día, pero, sobre todo, al caer la noche. Ya no duerme igual desde aquel 8 de septiembre. Cualquier ruido le hace estremecerse y el miedo a nuevas réplicas, como la del 2 de enero, vive dentro de ella.

Su hijo quiere buscar ayuda, pero ella lo descarta. Él insiste en que ahora no pueden permitírselo, pero le prometió que ahorrarán dinero para coger un taxi, ir al hospital y pagar la consulta. Acciones tan sencillas como esta son un mundo para las comunidades rurales que acostumbraban a vivir sin muchas necesidades básicas y que ahora son cruciales para sobrevivir. Todos ellos confían en que un día tendrán “no una casa, sino la suya y no una nueva vida, sino la que construyeron con tanto esfuerzo”.

marruecos post terremoto 9
Saïda, junto a su hija de cinco años, delante de una de las tiendas en la que viven. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Empezar de cero

La recuperación de tal devastación no bastará solo con reconstruir las casas y retirar los escombros. Antes, habrán de enmendarse los problemas estructurales de una comunidad abandonada durante décadas que necesitó de un terremoto para ser escuchada.

marruecos post terremoto 10
La famosa plaza de Jemaa El-Fnaa de Marrakech, repleta de gente al atardecer. La vida que regresó a las grandes ciudades a las semanas del terremoto, contrasta con el abandono de las zonas rurales que siguen recuperándose. 7 de febrero 2024. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Todos se preguntan lo mismo: ¿Cómo se empieza una vida de cero? Si no pueden rehacer su vida donde siempre fue, ¿a dónde se dirigirán? El miedo al éxodo forzado invade los pensamientos de quienes comparten su historia. No se ven capaces de migrar a las grandes ciudades en busca de una nueva vida, pues las diferencias pesan más que las oportunidades. Sin embargo, la vida aquí pronto dejará de serlo. La insalubridad, las temperaturas extremas y la falta de servicios esenciales mitigaran poco a poco las ganas de luchar contra un olvido permanente que no hizo más que agravarse tras el desastre.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Historia
Anticolonialismo Cuando la figura de Abd-el-Krim sobrevoló América Latina
A lo largo del siglo XX, las relaciones entre el pueblo rifeño del norte de África y América Latina fueron escasas, pero estuvieron marcadas por las luchas de liberación nacional y los intentos de derrotar al colonialismo en ambos continentes.
Marruecos
Terremoto en Marruecos La solidaridad del pueblo marroquí sustituye a un gobierno incapaz ante las consecuencias del terremoto
Decenas de caravanas con ayuda humanitaria salen de las principales ciudades marroquíes hacia las aldeas del Atlas afectadas por el terremoto.
Marruecos
Terremoto en Marruecos Una ola de solidaridad recorre Marruecos tras el terremoto
Ante los límites de la respuesta de las autoridades tras el terremoto más intenso de la historia de Marruecos, la población del país se organiza para enviar ayuda a los pueblos afectados.
Paco Caro
21/2/2024 23:34

“Rehacer la vida” es algo que sólo la burguesía occidental del hemisferio norte se puede permitir. La mayor parte de la Humanidad, cuando su vida es barrida por una catástrofe, se hunde para no volver a flotar. Tienen un proyecto de una sola oportunidad. Y forman un ejército que no deja de crecer, porque las causas de las catástrofes siguen vigentes.

0
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.