Migración
Zarzis: del otro lado del Mediterráneo

Zarzis es una pequeña ciudad costera al este de Túnez, donde se entrecruza la vida y la muerte de cientos de personas migrantes que cada año intentan cruzar a Europa.

“La milicia que nos arrestó son traficantes de personas. Nos mantuvieron en la cárcel”. Abdullah Yahya, de 20 años, se sienta encorvado sobre una silla de plástico en la terraza de un café. Rememora su experiencia antes de Zarzis, como migrante en Libia. “En el momento en que llegamos allí, nos golpearon. Me encerraron y todos los días me tiraban un trozo de pan para comer”.

La historia de Abdullah se asemeja a la de cientos de miles de migrantes de África subsahariana, que atraviesan una Libia asolada por el conflicto, con la esperanza de llegar a Europa. Aquellos que logran llegar a la costa parten en frágiles embarcaciones, esperando conseguir buenos trabajos y una vida mejor del otro lado del Mediterráneo.

Sin embargo, son cientos los que, como Abdullah, terminan en Zarzis, una pequeña ciudad portuaria en el sureste de Túnez, que en los últimos años se ha convertido inesperadamente en un microcosmos del drama migratorio. Aunque, a primera vista, Zarzis parece una ciudad costera más, sus playas, calles y casas están habitadas por incontables historias de vidas suspendidas y cotidianas muertes de personas migrantes.

Cuando hay naufragios provenientes de la misma Túnez o de Libia, aquellos rescatados por la guardia costera son frecuentemente desembarcados en Zarzis. También hay personas migrantes que llegan a esta pequeña ciudad a pie, huyendo a través de la frontera del desierto del infierno en el que viven en Libia. Mientras quedan varados en Zarzis, algunos aspiran a hacer otro intento de cruzar el Mediterráneo, unos pocos buscan su repatriación y hay quienes intentan ganarse la vida en este nuevo hogar inesperado.

“Me llevaron a la prisión de Oussama. Allí estuve seis meses. Nos golpearon. Para ser libre tienes que pagar”, relata Abdullah

“De donde vengo, tenemos problemas tribales”, explica Abdullah refiriéndose a su pequeña ciudad natal en el sur de Darfur, en Sudán. Su voz baja y postura encorvada revelan a un joven aún traumatizado. “Los árabes tenían mulas pastando en nuestras tierras. El problema comienza cuando hablas con el árabe y le preguntas por qué sus animales están en tu tierra; te disparará de inmediato”.

Sin más opciones de trabajo que la agricultura, Abdullah decidió que tenía que probar suerte cruzando el Mediterráneo hacia Europa. Dejó atrás a su madre en enero del año pasado, se subió a un Toyota Cruiser con otros treinta migrantes y condujeron durante dos días hasta Chad. De ahí continuaron durante días hacia el norte, a la frontera sur con Libia. Al llegar trabajó en una mina de oro durante un mes, a treinta y cinco metros bajo tierra, y ahorró dinero suficiente para continuar su viaje.

En el transcurso de otro mes, Abdullah viajó en taxis y camiones, escondiéndose de las milicias y bandas armadas en media docena de ciudades más, hasta que llegó a la ciudad costera noroccidental de Zawiya. Allí pasó otro mes trabajando, esta vez en el puerto, reuniendo el dinero suficiente para pagar su lugar en una embarcación hacia Europa.

Según ACNUR, de las personas que registraron en 2020, el 93% de los migrantes que llegaron a Túnez vía Libia sufrieron alguna forma de abuso

Finalmente, en abril de 2020, Abdullah se encontró en la playa, haciendo fila para saltar a bordo del barco junto con otros 75 migrantes. “Fue entonces cuando llegaron las milicias, con máscaras. Dispararon al aire y corrimos por nuestras vidas”, explica Abdullah, casi inexpresivo. Lo arrestaron. “Me llevaron a la prisión de Oussama. Allí estuve seis meses. Nos golpearon. Para ser libre tienes que pagar”.

La experiencia de Abdullah no es excepcional, sino que es similar a la de la mayoría de personas en su situación. En Libia, un país que ha estado en conflicto desde hace una década, los abusos a las personas migrantes prevalecen. Según ACNUR, de las personas que registraron en 2020, el 93% de los migrantes que llegaron a Túnez vía Libia sufrieron alguna forma de abuso (tortura, malos tratos en detención, violencia sexual o de género).

Después de medio año en prisión, ​​finalmente escapó junto con otras 50 personas. Él y otros migrantes tomaron un automóvil más al oeste, hasta la última ciudad antes de la frontera con Túnez y de ahí caminaron otras doce horas hasta la ciudad de Medenine, al sur de Zarzis.

“Encontré la oficina de la Cruz Roja en Medenine y dormí afuera hasta que abrieron. Me albergaron en una casa durante seis días y luego me llevaron a Zarzis”, recuerda Abdullah, era septiembre de 2020. En febrero de este año, Abdullah recibió buenas noticias, se le escuchaba feliz por primera vez en mucho tiempo: lo reconocieron como refugiado. Ahora espera ser reubicado.

El día a día en Zarzis

Frente a una de las playas turísticas de Zarzis, Monji Slim, voluntario de la Cruz Roja de Túnez en la provincia de Medenine, donde se encuentra Zarzis, expone la situación sobre los migrantes y refugiados que esperan en esta ciudad. “En Medenine tenemos alrededor de 1.200 solicitantes de asilo, refugiados y migrantes. Pero fluctúa. Siempre hay movimiento: algunas personas vienen o se van por mar, regresan a Libia o se trasladan a otras áreas de Túnez para trabajar”.

Slim explica que Túnez casi nunca es el destino final. “Primero quieren ir de Libia a Europa, pero cuando tienen problemas con los traficantes de personas, van a la cárcel o abusan de ellos, escapan de Libia y vienen aquí en busca de protección”. Otras veces “la guardia costera los recoge en el mar”, cuando sus motores fallan y se adentran en aguas tunecinas, relata.

“Fue un terrible accidente. El helicóptero vino por nosotros, pero solo nos salvó a 32 de 125”, recuerda Philomène

El invierno es la temporada de recolección de aceitunas, un buen momento para que los migrantes atrapados en Zarzis encuentren trabajo de jornaleros. En una fábrica de procesamiento de aceitunas en las afueras de Zarzis trabaja Philomène, proveniente de Goma, al este de la República Democrática del Congo. Huyó de la pobreza extrema y de una familia inestable hace ya quince años.

Pasó ocho meses en Libia, donde estuvo en prisión con otros migrantes. Recuerda que, al salir, los ojos le dolieron al exponerse a la luz del sol, pues había pasado todo su encierro en la oscuridad. En su intento por cruzar a Europa, su embarcación se volcó por las fuertes olas. “Fue un terrible accidente. El helicóptero vino por nosotros, pero solo nos salvó a 32 de 125 [migrantes]”, recuerda. Fue la organización humanitaria SOS Méditerranée la que rescató a Philomène y a su hijo Junior.

Ambos viven en una pequeña habitación en la planta de procesamiento de olivo. Philomène ahorra dinero recogiendo y procesando aceitunas y Junior, de ocho años, va a la escuela pública tunecina. La educación para los menores es prácticamente la única responsabilidad que el Estado tunecino asume en cuanto a la población migrante. Sin embargo, Philomène piensa intentar cruzar una vez más. “Psicológicamente estoy mejor aquí que en Libia. Pero si encuentro un barco en Zarzis, intentaré cruzar de nuevo“.

Del otro lado de la ciudad se cuenta una historia diferente. En el modesto restaurante Zarzis African Kitchen, Samuel Diamond se mueve con platos en mano entre la cocina y las mesas, charlando rápidamente con dos clientes en pidgin nigeriano.

Diamond, de 30 años, es el propietario y chef del restaurante. “Yo nunca quise ir a Europa. Solo irme de Nigeria”, afirma. En su país de origen se dedicaba al periodismo, pero en 2016 huyó para escapar de la persecución. Tras pasar dos años en Libia, escapó a Túnez a través del desierto en 2018. Diamond se dio cuenta de que los tunecinos no lo emplearían sin papeles oficiales, por lo que decidió seguir adelante con su vida iniciando su propio negocio. En diciembre de 2019 abrió su restaurante.

La mayoría de sus clientes son migrantes y refugiados del África subsahariana. A pesar de la mezcla cultural en Zarzis, el contacto es limitado entre los lugareños y los migrantes de fuera de Túnez. Diamond explica que, aun así, de vez en cuando vienen tunecinos a comer a su local.

Pescadores y rescatistas

A Zarzis llegan también los cuerpos de personas migrantes que la corriente arrastró hasta sus playas y aquellos encontrados en el mar por pescadores locales. Con una precaria Guardia Costera tunecina, los pescadores se han convertido en la última década en rescatistas, salvando a los migrantes que naufragan tras abandonar las costas libias.

Chemsidin Bourasile, un veterano pescador, recuerda que empezó a ver las primeras embarcaciones con personas de África subsahariana en 2005. Con los años, él y sus colegas asumieron una responsabilidad inesperada. “He visto cosas aterradoras”, dice con voz cortada. “Alrededor de 2011 [justo después de la revolución tunecina] llegó a ser difícil navegar por tantos cadáveres que había en el agua”.

Entre las lápidas hay algunas más pequeñas, que desvelan que ahí fue enterrado un bebé

Uno de los problemas para el rescate de las personas migrantes en el mar es la coordinación. “A veces llamamos a la Guardia Costera para que salven un barco y no responden. Tienen la mitad del equipo que deberían tener para ayudar a los migrantes o detener la pesca ilegal. Incluso le dimos a los guardacostas uno de nuestros muelles”, explica el pescador. Pretendían así mejorar la cooperación y mejorar los limitados medios de los guardacostas.

“Nuestro papel como pescadores es llamar a las autoridades cuando encontramos un bote y darles la ubicación y saber si los salvamos nosotros y los llevamos al puerto”, expone Bourasile, para agregar que incluso pescadores como él han recibido capacitaciones en rescate marítimo por organizaciones como Médicos Sin Fronteras.

El Jardín de África

Unos metros detrás del estadio de fútbol de Zarzis se encuentra un cementerio. Mongi Slim y sus compañeros entierran ahí los cuerpos rescatados o aquellos que la corriente lleva a la playas de Zarzis y alrededores.

El cementerio lo comenzaron en 2019, pues en el anterior ya no había espacio. Hasta ahora han enterrado aquí a 157 personas migrantes. Pequeños signos de madera marcan sobre las lápidas la fecha cuando el cadáver fue encontrado. Entre las lápidas hay algunas más pequeñas, que desvelan que ahí fue enterrado un bebé.

En la entrada del cementerio hay dos cuartos aún en construcción. Slim explica que uno será un archivo que almacene la información de las personas aquí enterradas. En el otro, una pila de cemento se levanta en el centro. “Aquí queremos construir una cámara fría”, señala Slim: a veces las morgues de los hospitales están saturadas, y los cuerpos de los migrantes se quedan sin lugar, pues no son prioridad.

Slim explica que al cementerio lo quieren llamar “El jardín de África”. En él hay ya construidas otras 300 tumbas, que con los meses se irán ocupando por los cuerpos de personas migrantes ahogadas en el mar Mediterráneo, 300 almas a las que nadie llevará flores.

Arquivado en: Túnez Migración
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Racismo
Migración Túnez, de esperanza democrática a ejemplo de “racismo de Estado”
La escalada racista alentada por el presidente Said constituye un intento de ocultar la profunda crisis económica e institucional que vive el país. Organizaciones y activistas tunecinos se articulan para dar apoyo a las personas subsaharianas.
Migración
Pacto europeo de migración y asilo Meloni marca la agenda política migratoria de la UE
La firma de un acuerdo sobre migración con Túnez y la organización de la Conferencia Internacional de Migraciones y Desarrollo son dos de los hitos de una apuesta que habla de crisis y urgencia para legitimar violaciones de los derechos humanos.
Actualidad africana
Actualidad africana El cambio tendrá que esperar
Las últimas elecciones en Nigeria no han cumplido con la expectativa de renovación. Algo parecido ocurre con la revisión de las alianzas internacionales en el continente.
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplir dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
Justicia
Joaquín Urías Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.
Que no te lo cuenten
EL SALTO RADIO De elecciones europeas y protestas universitarias
VV.AA.
Yolanda Díaz deja la primera línea en Sumar, pero sigue en la formación, mientras que las protestas en contra del genocidio en Gaza siguen en las universidades
Unión Europea
Unión Europea La antifascista Ilaria Salis sale de su arresto en Hungría para poner rumbo al Parlamento Europeo
La profesora italiana, detenida en Hungría desde febrero de 2023 ha sido liberada tras obtener un escaño en las pasadas elecciones por la lista de Alleanza Verdi Sinistra (AVS).
Más noticias
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.

Recomendadas

Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.