Opinión
De banderas y patriotismo

Me preguntaba el otro día uno de mis estudiantes, mientras explicaba a Marx, si se podía ser de izquierdas y ser patriota. Le dije que no.
Bandera española balcón ropa colgada
La caída de la natalidad, desde tiempos del nazismo alemán, se identifica con la decadencia de Europa. Frente a los peligros de la “sustitución étnica” se contrapone el control del cuerpo de las mujeres. Martín Cúneo
13 abr 2024 06:00

Mi relación con la bandera de España nunca ha sido buena. Para mí este símbolo está cargado de unas connotaciones peligrosas, que me llevan a rechazarla. Sin embargo, en los últimos tiempos hay muchas personas, sobre todo gente joven, que lleva pulseras o otros objetos con la bandera. Y muchas personas dicen que es un intento de darle un nuevo valor a la misma, que ya no está asociada al franquismo ni a grupos de extrema derecha, sino a sentirse orgulloso de tu propia nación.

Esto me sigue pareciendo peligroso, quizás más que si sólo la llevaran los fachas, porque es un blanqueamiento del nacionalismo, una forma de limpiar su imagen, pero en el fondo sigue siendo lo mismo.

Empecemos con la idea de que sentirme orgullosa de algo que yo no he hecho, que no ha dependido de mi para nada, como es el haber nacido en un país determinado, me resulta chocante. Me parece absurdo. Me podre sentir orgullosa de mis logros, dejando de lado que en muchos de ellos ha jugado un papel importante mis privilegios. Pero, ¿tengo que sentirme orgullosa de que en España haya habido poetas, como Lorca, escritores, como Rosalía de Castro o Valle Inclán, o pintores, como Picasso? En otros países han tenido a Frida Kahlo o a Virginia Wolf o a Mark Twain. Y no soy yo quien ha escrito esas obras ni pintado esos cuadros. Entonces, según la lógica del patriotismo, ¿me tengo que sentir orgullosa por haber tenido la casualidad de nacer el mismo sitio que estas personas?

Creo que si se introduce el elemento nacional en medio aparece el racismo y la discriminación

Por otro lado, no considero que España sea mejor que cualquier otro país. Tienes sus luces y sus sombras, sus logros y sus miserias. Puedo reconocer que Lorca nació en España y que fue un gran escritor, pero también que murió asesinado por su forma de ser y de pensar. Y que conocemos a Lorca y lo estudiamos en el instituto, pero no a María Luisa Bombal o a Agustina González, ambas amigas del poeta y escritoras. Y si destacamos que los que blandían la banderita en la época de Lorca, fueron los mismos que asesinaron y persiguieron a Lorca, a Agustina González, a Unamuno y a muchas otras personas por su forma de pensar y de vivir.

¿Tengo que sentirme orgullosa del colonialismo? ¿De cómo los países occidentales, como España, siguen aprovechándose de los países del Sur global para mantener un nivel de vida que es injusto e insostenible? ¿De cómo España mantiene relaciones con Israel, responsable de uno de los mayores genocidios de la historia? Son muchas las sombras de este país, que me producen rechazo y asco.

Con esto no quiero decir que no me guste mi país, simplemente no veo motivo para sentirme orgullosa. Me podrá decir alguna persona con la banderita en la muñeca que sólo veo lo negativo. Pero no es cierto, he conocido personas maravillosas, que salen a la calle para defender la sanidad pública, para gritar en contra del exterminio del pueblo palestino, para crear bancos de alimentos durante la pandemia. Pero no creo que dependa de que sean españolas o no. Es más, creo que si se introduce el elemento nacional en medio aparece el racismo y la discriminación. Un buen ejemplo es cuando Hogar Social, el grupo neonazi, repartía comida en la plaza de mi barrio sólo a españoles, una plaza llena de gente racializada que quedaba fuera de sus estándares. Obviamente el resto de las personas que transitaban ese espacio no contaban para este grupo.

La diversidad sólo según sus cánones, para seguir imponiendo sus ideas al resto y mantener las desigualdades sociales que les permiten seguir con el nivel de vida que está destruyendo todo a su paso

Y es que el nacionalismo aparece siempre vinculado a la discriminación, a ver en el Otro a un enemigo, alguien contra el que luchar y aplastar. No hay forma de separar esos dos elementos. La identidad nacional surge en contraposición a la idea del Otro. Es un constructo, que supone que todo aquel que no provenga del mismo lugar que yo, es considerado por debajo, aunque sea de países occidentales. ¡Cuántas veces he oído insulto hacia los franceses o ingleses, sólo por el mero hecho de serlo! Aunque obviamente el desprecio y la discriminación siempre son mayores si las personas provienen de países del Sur global o son racializadas. El privilegio de la blanquitud es crucial en el sistema en el que vivimos.

Por otro lado, que la identidad nacional es una construcción social queda muy patente en España debido a su diversidad cultural. Diversidad que atacan aquellas personas que enarbolan la bandera, queriendo eliminar esas diferencias y crear una unidad ilusoria. Me dirán que no es así, que se puede convivir todas juntas y que la diversidad enriquece. Pero si es así, ¿por qué se está en contra de la amnistía por el 1-O? ¿Y cómo es que los mismos que se empeñan en ver una España unificada estén en contra de las personas migrantes? Las que se atan la bandera a la muñeca o la llevan de llavero son las mismas que ven a un menor marroquí como si fuera un delincuente, pero no les importa que haya menores trabajando en las minas de Coltán o mujeres racializadas recogiendo la fresa en Andalucía. La diversidad sólo según sus cánones, para seguir imponiendo sus ideas al resto y mantener las desigualdades sociales que les permiten seguir con el nivel de vida que está destruyendo todo a su paso. Pero no para aceptar realmente al Otro.

El patriotismo parte de la idea contraria, de la separación, no de la igualdad; de la competitividad y la exclusión, no de la sororidad y la inclusión

Me preguntaba el otro día uno de mis estudiantes, mientras explicaba a Marx, si se podía ser de izquierdas y ser patriota. Le dije que no. Todo el movimiento obrero, desde el marxismo hasta el anarquismo, toda la defensa de los Derechos Humanos se apoya en la solidaridad entre las personas, en ver en el Otro a un igual y en considerar que su lucha es la mía. Los Derecho Humanos, tan olvidados hoy en día, parte del hecho de que son inalienable, es decir, que no se les puede negar a nadie ni por la raza, el país de procedencia, el pensamiento político, la orientación sexual, la identidad, etc. El patriotismo parte de la idea contraria, de la separación, no de la igualdad; de la competitividad y la exclusión, no de la sororidad y la inclusión. El patriotismo necesita que el Otro no sea mi igual, si no ¿para qué crear una idea de patria? Se asienta en la diferencia y genera odio y rechazo hacia el Otro.

Habría que analizar de dónde proviene esta idea de la patria. Se origina en el Romanticismo como una respuesta ante la Ilustración, que destacaba la universalidad de la razón y los derechos de las personas. Para autores como Burke o Bonald, la igualdad y la fraternidad que defendían las revoluciones ilustradas no tenía una base real. Estos pensadores apelaban a la defensa de las desigualdades naturales, al sentimiento de lo propio, de las emociones y lo irracional y a las nuevas nociones de raza y herencia. De ahí que legitimara la superioridad de unas culturas sobre otras.

Esta idea de la nación cala muy bien en las personas porque se apoya en la interdependencia del ser humano, en su condición social y la pertenencia al grupo. El ser humano como ser social necesita del contacto de los otros, sentirse aceptado. Es lo que muestra el concepto de Ubuntu proveniente de la filosofía africana, que llega a afirmar que una persona es persona a través de los demás.

La identidad se construye en base a la diferencia. El nacionalismo da el paso de convertir esa diferencia en algo movido por el odio

Pero la idea de pertenencia, el ser interdependientes o la noción de Ubuntu no implican ver al Otro como un enemigo, mientras que la construcción nacional sí. El nacionalismo destaca, por un lado, el sentimiento de pertenencia y, por otro, la diferencia con lo foráneo. Cuando alguien se siente parte de un grupo es en contraste con el Otro. La identidad se construye en base a la diferencia. El nacionalismo da el paso de convertir esa diferencia en algo movido por el odio, en convertir al Otro, al diferente, en un enemigo ya sea por ser racializada, por su orientación sexual o identidad de género o por su diversidad. Es un enemigo toda persona que no se ajusta al canon marcado por el sistema.

Además, el nacionalismo tiene elementos propios de las religiones totémicas, ya que constituye a la nación como una especie de divinidad, de realidad sagrada, que engloba al individuo y lo protege, como era el tótem en ciertas sociedades. En estas sociedades el individuo accede a lo sagrado, que es una energía o entidad que le cuida, a la que pertenece y que es representada por el tótem. En las sociedades actuales occidentales la bandera y la noción de nación juegan un papel similar, amparan a las personas frente al individualismo deshumanizante propio de este sistema. Así el individuo siente que pertenece a un grupo, que dota de sentido su vida, le da una identidad

Pero esta sensación de sentirse parte del grupo se genera creando un odio hacia el Otro y cargando de culpa a toda persona que no pertenece a esta nueva religión. De ahí que los culpables de los problemas económicos sean los extranjeros, que vienen a quitarnos el trabajo, y no el sistema neoliberal, que tiene que destruir todo a su paso. No es que los países occidentales no hayamos ido a los países del Sur global a esquilmar sus recursos ni a explotar a las personas que viven ahí. Los ladrones son aquellas personas, que, cuando ya no pueden más, tratan de alcanzar un lugar donde vivir. No los Occidentales, que llevamos siglos colonizándoles.

La bandera esconde todas estas miserias apelando a un sentimiento natural del ser humano, como es el de sentirse parte del grupo

Y los culpables de que España vaya mal sean los catalanes, como se quejaba una señora en el Cercanías de Madrid, que, ante un retraso de la línea por una avería, le echo la culpa al independentismo. Será que los catalanes vienen a Madrid a desmantelar el sistema de transporte público, y ya de paso la sanidad, la educación y los servicios sociales. Ayuso y las políticas de privatización y recortes de lo público por parte de la derecha no tienen que ver.

La bandera esconde todas estas miserias apelando a un sentimiento natural del ser humano, como es el de sentirse parte del grupo. Por eso, me genera asco y miedo ver como se blanquea hoy en día este nacionalismo.

¡Qué fácil es dominar a las personas a través del miedo hacia el Otro, a través del odio y de la exclusión! ¡Qué sencillo generar un mundo basado en la discriminación y en la opresión y encima justificarla! Y aún hay gente que me pregunta que por qué no quiero ver banderas de España, pero me recriminan que no me importen las banderas del movimiento LGTBIQ+ o salir a las manifestaciones contra el genocidio del pueblo palestino con su bandera. La diferencia para mí es clara. Una bandera se apoya en la exclusión y en el odio, las otras se alzan contra la injusticia, contra ese mismo odio. No es lo mismo la defensa del territorio contra el colonialismo o contra el sistema cisheteropatriarcal que la idea de que mi nación es la mejor del mundo y que tengo derecho a imponerme a los demás.

Yo no voy a abogar por el nacionalismo ni el patriotismo, ideas que esconden el odio y la opresión, sino por un mundo donde entremos todas y todes, un mundo donde quepan muchos mundos, como dicen los zapatistas. Y me voy a solidarizar con todas las luchas que se alcen contra este monstruo, que es el sistema en el que vivimos, esta cosa escandalosa, como lo llama Amia Pérez Orozco, que considera que unas vidas vale más que otras.

Arquivado en: Nacionalismo Opinión
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
fer g
15/4/2024 8:14

para mi también,el enfoque de la autora es el racional y correcto,como decía Chicho Sánchez Ferlosio,:"dicen que mi patria es un fusil y una bandera.Mi patria son mis herman@s que están labrando la tierra".

0
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.