Opinión
Devenir marginales

Lo marginal no se opone a lo representativo, y tampoco a lo minoritario. El verdadero opuesto a lo marginal es lo integrado.
La Ingobernable vuelve al corazón de Madrid - 16
Una joven, en la okupación de un centro social en Madrid en marzo de 2020. Álvaro Minguito
Emmanuel Rodríguez

@emmanuelrog, es miembro del Instituto DM.

Pablo Carmona

Es miembro de la Fundación de los Comunes.

19 feb 2021 08:23

Desde finales de los años setenta Félix Guattari escribió sobre la nueva onda conservadora y neoliberal. Una suerte de contrarrevolución estaba descomponiendo el plano feliz de experimentación y constitución de nuevas formas de vida que se había ensayado desde mayo del 68. Buena parte de aquellas reflexiones quedaron reflejadas en el volumen escrito con Antonio Negri, titulado Las verdades nómadas.

Negri y Guattari quisieron analizar las consecuencias políticas y afectivas de esta revolución neoconservadora en la que Reagan y Thatcher eran sujeto y síntoma. Pero, sobre todo trataron de investigar qué modelos revolucionarios se podían proponer en la era de la subsunción real del capital, en los tiempos del Capitalismo Mundial Integrado (CMI) que parecía producir la verdad del mundo. La idea de que el capitalismo era una axiomática, una máquina de producción de verdad, constituyó un aporte central del trabajo que Guattari desarrolló desde finales de los años sesenta con Gilles Deleuze. Querían nombrar de este modo ese gran proyecto capitalista que trataba de controlar los tiempos singulares de la vida y reducirlos a los tiempos capitalistas bajo la amenaza de la anulación del ser. Se puede recordar el lema del punk de aquellos mismos años: No Future.

Podemos se propuso como una solución a los clásicos traumas izquierdistas, una solución a los binomios mayoría / minoría, representación / marginalidad

A pesar de esa pretensión totalitaria del CMI, Guattari y Negri no dieron paso a la desesperación, la derrota o el nihilismo. Tampoco a las numerosas vías de expresión de la singularidad individualista. El pensamiento de Guattari exploró los malestares y los procesos marginales como lugares centrales de politización, de producción política. ¿Qué nos dice hoy todo esto?

Desde las profundidades

Partamos de una afirmación: el reciente ciclo político, al menos aquel que arranca después del 15M y que se organizó en Podemos, consideró la construcción de mayorías como su principal elemento de validación. La objetivización del significante “victoria” pretendía intervenir —y a la vez superar— los viejos fantasmas de la izquierda. Podemos se propuso como una solución a los clásicos traumas izquierdistas, una solución a los binomios mayoría / minoría, representación / marginalidad, construyendo una fuerza mayoritaria y representativa. Podemos quería jugar en la gran liga de la toma del Estado, producir transformaciones reales y —sobre todo— hacer efectivas las demandas difusas, que caso de no tornarse mayoritarias y representativas, estaban condenadas a la impotencia y la política meramente expresiva.

Podemos fue por eso un encantamiento, un antídoto imaginario frente a la impotencia de lo minoritario. Pero ¿qué promesa se contenía realmente en la doble oposición mayoría-minoría y representatividad-marginalidad? En Guattari, lo marginal surge con una luz nueva: lo marginal no se opone a lo representativo, y tampoco a lo minoritario. El verdadero opuesto a lo marginal es lo integrado, lo capturado, lo territorializado, y a esa condición se reduce la política expresada en términos de representatividad, y también de mayoría / minoría.

El problema de la “integración” es que resulta mucho más correoso y engorroso que aquel de la contrarrevolución

Esta diferenciación puede resultar crucial para comprender nuestro momento político. Durante los últimos años, hemos sido arrastrados por un vasto deslizamiento de tierras. A las aspiraciones de transformación y cambio, a la potencia constituyente que despertó el 15M, se le ha superpuesto una capa de arena en la forma de un fuerte deseo de integración. La denominada “nueva política” se nutre emocionalmente de una necesidad de reconocimiento personal, político y afectivo. Con el paso de los años y los distintos derrumbes electorales, deshecha ya la pretensión de mayoría o la representatividad, solo queda esa arena estéril. Para toda una generación, la política institucional ha sido así menos el espacio de un combate, que un rito de paso hacia la mayoría de edad, la llegada al campo de lo instituido y lo mayoritario como bálsamo y cura de los traumas de reconocimiento e integración.

El problema de la integración

La paradoja de este tiempo no es como en los años ochenta el problema de enfrentar una “contrarrevolución”. Difícilmente se podría decir que el 15M salió derrotado, o incluso que Podemos fuera vencido. En sus términos, ambos procesos fueron una sorpresa; a su modo, un “éxito”. Difícilmente también podríamos decir que el 15M hizo tambalear los cimientos del capitalismo neoliberal, obligando a este a un nuevo movimiento histórico. El problema de la “integración” es que resulta mucho más correoso y engorroso que aquel de la contrarrevolución. Por decirlo sintéticamente, en la contrarrevolución muta el rostro del enemigo. Este absorbe y deforma las formas de vida de la revolución, a fin de vencerlas y someterlas a la axiomática del capital que describían Deleuze, Guattari y Negri.

En la “integración”, en cambio, es el “amigo” quien resulta “mutado” destruyendo y desdibujando las alianzas políticas. Contrarrevolución e integración aíslan, producen soledad y confusión en las nuevas formas de vida y en las potencias constituyentes, pero lo hacen de formas radicalmente diferentes. En la primera, estas son derrotadas política, cultural o incluso militarmente. En la segunda, estas potencias se expresan como depresión, carencia de sentido, falta de horizonte y proyecto fuera del campo del poder instituido. Las fuerzas constituyentes se repliegan sobre sí mismas y reniegan de su potencia.

A ras de suelo: la “nueva política” no es solo la política de Podemos, la política institucional. Es Podemos más los movimiento sociales “integrados”. Dicho de otro modo, la “nueva política” ha logrado ordenar simbólicamente el conjunto de las fuerzas sociales y espacios de producción política autónomos.

El campo de la política no institucional parece cada vez más reducido al rincón de los lobbys ciudadanos

Desde la Transición hasta el 15M, persistió —mejor o peor, pero sin ser nunca extinguida— una potencia subterránea, hecha de múltiples espacios de producción política autónoma que no tenía propósito alguno de integración. Las lógicas post-15M y el ciclo Podemos han impuesto un nuevo paradigma. Uno que obliga a todos los espacios políticos y culturales, hasta los más ajenos, a salir del underground, de su particular marginalidad. Valga señalar aquí algunos cambios en las prioridades: la urgencia por ganar “espacio” en las redes sociales, “crear relato”, emerger como “fuerzas reconocibles”, reconocer los cánones estéticos mayoritarios como propios, “construir pueblo”, etc.

En esta dirección, vemos hoy centros sociales okupados y movimientos radicales midiéndose en términos de utilidad pública, de buen gobierno o de sentido común. El campo de la política no institucional parece cada vez más reducido al rincón de los lobbys ciudadanos. Las campañas, la producción de leyes, la intervención institucional y sus sistemas de alianza han dejado de lado un hecho crucial para toda política que es producción de autonomía: la construcción de instituciones propias. La política como proyecto que dota de densidad a los márgenes sociales —y que escapa y no se mide en los términos de mayorías, minorías y representatividad— ha sido vaciada casi por completo.

El gobierno progre representa en este sentido algo más que un curioso ejemplo. La novedad de tener un gobierno de coalición ha generado una ficción. Ahora Unidas Podemos juega al papel de doble agente. Por un lado, simula tener capacidad de modificar las estructuras básicas del poder mientras asume la responsabilidad de gobierno. Por el otro, susurra al oído de los movimientos en busca de interlocuciones y validaciones que le permitan sobrevivir. En esta lógica, los movimientos y sus demandas pasan a articularse bajo la forma de un lobby donde la mediación política es externalizada y amoldada al campo de lo posible, en su sentido más estrecho. Los portavoces, los manifiestos y la presencia mediática sustituyen a la creación de instituciones y formas de vida, la densidad de las organizaciones y la producción de conflicto.

Encerrados en el campo de la minoría, que quiere influir a toda cosa, que confunde infiltración en el poder con integración en el mismo, los movimientos devienen lobby. Y en este tránsito ya solo tienen capacidad de hablar de las leyes, de la producción de leyes. El Estado en esta lógica es cada vez más, el único horizonte. La integración es su consecuencia.

La política revolucionaria atraviesa un desierto de magnitudes aparentemente infinitas. En la tensión entre producir ley y producir movimientos, instituciones y formas de vida autónomas todo parece decantarse por un nuevo sistema de sociedades civiles comprometidas con el desarrollo de la “oportunidad política”. Nadie, en este terreno, quiere quedarse fuera de la foto, perder influencia, followers, cuota de pantalla en la nueva esfera mediática-institucional post-15M. Y así actuamos como minorías a la caza de los lugares comunes en las interminables guerras culturales de la izquierda. Romper con la lógica mayoría/minorías es asumir sin ambages un nuevo devenir marginal.

La proliferación de los márgenes

En los términos de Deleuze y Guattari, ¿cómo desterritorializarnos, trazar líneas de fuga que nos permitan construir desde los márgenes? Se tratar de ensanchar el campo político de lo imperceptible por las formas de control y codificación de lo instituido. Un mínimo impulso (siempre parcial) a este devenir podría considerarse en la siguiente contraxiomática:

1. La marginalidad es la afirmación de una potencia en germen: formas de vida, instituciones, potencias y nombres ayer apenas pensables. Es en los márgenes donde radican las potencias constituyentes. Tal y como sucede cuando irrumpen los centros sociales okupados en las ciudades.

2. El pánico a ser marginales es el motor afectivo de la integración. Es miedo a un destierro en soledad, frente a las formas de reconocimiento de una sociedad paradójicamente en ruinas. Es a la vez una rendición a la impotencia, una renuncia a la propia potencia.

3. Lo marginal no es minoritario ni mayoritario, sino lo contrario a integrado, asimilado. Y desde luego, no es el nihilismo hecho de nuevo en forma de heroína. Lo marginal es proliferación en nuevas formas de vida irreductibles, en la misma línea que hoy vemos en la hibridación de Black Lives Matter, movimiento queer y autonomía en EEUU.

4. Lo marginal no puede ser representado. La política de los márgenes es irreductible a la política representativa. Es política autónoma que construye sus mediaciones y afianza su propia institucionalidad.

5. Volver a los márgenes implica desechar todas las formas de polaridad instituida, como en principio pareció apuntar el 15M: derecha / izquierda, mayoría / minoría, identidad X contra Z, Catalunya/España, etc.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
#83169
21/2/2021 10:42

Hola! Me gustaría ver algo más de autocrítica por parte de los autores con respecto a su anterior defensas de los "centros sociales de segunda generación" que querían "salir del guetto", es decir, de la marginalidad en la que, supuestamente, se encontraban los "okupados". ¿Por qué ese cambio de postura? ¿Es por vuestra propia trayectoria política o por una valoración más general de lo sucedido con los movimientos autónomos? Salud!

0
0
#83109
20/2/2021 14:56

Muy buena reflexión!! Como objeción diría que recurre a una retórica gremial, de iniciados, haciendo difícil, si no generando rechazo en aquellos a quienes se dirige.
Hoy hay numerosos colectivos activos realizando demandas políticas de justicia social básicas pero totalmente atomizadas. Pueden existir, de hecho los hay, puntos de fricción en cuanto a cuestiones organizativas: las ideas de liderazgo, jerarquía y asimetría de poder están muy extendidas y asumidas como necesarias por temor, sospecho, a afrontar el conflicto como aspecto esencial de la socialización. Sin embargo la violencia del capital y su sadismo está siendo tan desnudo, que brinda una oportunidad para vincular a todas esas agrupaciones en aras a un fin o conjunto de fines comunes. Puede que a priori no sean grupos de afinidades compartidas pero la necesidad que tenemos los unos de los otros nos puede vincular.
El vecindario en el que vivo, hoy es una comunidad de ayuda mutua, tanto porque he puesto mis propiedades en uso compartido -el coche-, porque cuando cocino y me sobra comparto, porque hago obsequios con escaso valor monetario o sin él, como porque pido ayuda en más de una ocasión por mi discapacidad. También porque la fragilidad genera empatía. En el trabajo supone una ocasión irresistible para activar el sadismo de muchos, una forma de placer generado por la organización jerárquica, que, desde el temor a perder es sustento, genera sadomasoquismo, sadismo con el débil como modo de adquirir una sensación interna de poder, y masoquismo o servilismo con el jerárquicamente superior. Un sistema en el que todos temen a uno y uno teme a todos. Hoy es conocido como fascismo gerencial tecnológico, puesto en práctica mediante sistemas burocráticos de "calidad". Por ello no es un espacio adecuado para generar cambios ni propiciar unión.
Pero tal vez se puedan construir puentes entre débiles para ayudarnos a tener una experiencia vital menos desesperada y quién sabe si con sentido, aunque esto último no lo veo claro...
Gracias.

3
0
#83055
19/2/2021 21:57

Cada vez queda menos margen para mantenerse al margen

0
0
#82978
19/2/2021 13:21

"Devenir marginales"... joder, es que la broma se hace sola

0
3
#82968
19/2/2021 12:11

Efectivamente, ha quedado un erial perfectamente yermo para la siembra, pero en un erial sólo germina el fascismo. Buen análisis.
De buscar un 'reset' a aplicar placebo (no-política).

3
2
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplirse dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.
Más noticias
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Desahucios
Barcelona El caso de Joana: a juicio tras recibir una paliza de un mosso en un desahucio ilegal
La joven, activista del movimiento por la vivienda en el Raval, iba a visitar a una amiga cuando se encontró que la estaban echando de casa, aún con el procedimiento archivado. “Van a golpear a la gente organizada”, dice.
Ocupación israelí
Acampadas propalestinas A Policía desaloxa o alumnado acampado no Reitorado e na Facultade de Historia da USC
A primeira hora desta mañá, máis dunha decena de furgóns policiais chegaron ás instalacións universitarias para expulsar o alumnado que se manifestaba desde hai máis dun mes en protesta polo masacre israelí de Gaza
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Mecaner enpresan itxieratik harago, trantsizio ekosozialista da bidea
VV.AA.
Mecaner Urdulizeko metalgintza enpresak jarduera guztia eten du, greba mugagabe baten ostean sindikatuen porrota ekarriz

Recomendadas

Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.
Inteligencia artificial
Inteligencia Artificial y cine ¿Sueñan los cineastas con ovejas eléctricas?
El debate sobre la adopción de la Inteligencia Artificial por las principales disciplinas artísticas sigue candente. La irrupción de Sora vuelve a poner el foco sobre los beneficios y riesgos que conlleva su uso en la generación de imágenes.