Opinión
La fuerza superadora

La mayoría habló, no lo hizo posible y no se fijó en lo que de verdad importa. Perder estaba dentro de lo previsible, hacerlo con los resultados finalmente obtenidos, no. Para tener opciones en 2023, la nueva derrota de las fuerzas progresistas madrileñas el 4 de mayo debe dar paso a una reflexión profunda y a decisiones extraordinarias.
10 may 2021 13:30

Parece que nada vale en Madrid, nada funciona. Centrarse frente a polarizarse; intentar proponer discursos más transversales frente a más radicales; oponer la doctrina progresista al conservadurismo; evidenciar la necesidad de la universalidad de los derechos frente a la arbitrariedad de los privilegios; mostrar la desigualdad territorial del eje norte-sur; contraponer al interés privado la defensa de lo público; abundar en la cuestión de clase del eje arriba-abajo; confrontar ideológicamente el eje derecha-izquierda; distinguir el modelo de sociedad capitalismo/neoliberalismo del socialismo/comunismo; luchar contra el fascismo oponiendo democracia; acompasar la lucha institucional con la movilización desde el afuera; cuestionar el poder político, económico y mediático reflejándolo en su espejo…

Se ha probado con todo. Con independencia del porcentaje de participación, se haga lo que se haga, la derecha se presenta invencible. Derrota tras derrota, año tras año, lustro tras lustro, década tras década. Toda una vida. Las lógicas integradoras y colaborativas que se dieron durante El corto verano del municipalismo en la legislatura de 2015- 2019 no son más que un recuerdo y la excepción que confirma la regla.

La gente no parece sentirse amenazada por la desprotección que la izquierda reprende, más bien parece haber asumido sobrevivir en estas condiciones

El pueblo es soberano y las urnas han hablado. Arropada por los poderes fácticos, la derecha ha planteado una campaña agresiva y provocadora, asentada sobre un concepto, ‘Libertad’, que ha conectado con un electorado amplio de forma indiscutible. Esa conexión no se ha establecido en base a hechos o propuestas, sino en función de aspiraciones y motivaciones. El significante atribuido ha sido clave. La gente no parece sentirse amenazada por la desprotección que la izquierda reprende, más bien parece haber asumido sobrevivir en estas condiciones, haciendo equilibrios en un escenario en el que la inclusión y la exclusión del sistema se convierten en dos polos de un continuo sin delimitaciones claras.

Esta ley de la selva, este sálvese quien pueda, este fascismo en última instancia, no son un riesgo potencial sino una realidad hace tiempo inoculada en la ciudadanía en forma de capitalismo insolidario y atroz, que hace que se niegue la vulnerabilidad de las personas apelando al darwinismo social, la competencia, la autosuficiencia, la segmentación y la atomización; que hace que la mejora de las condiciones materiales sea la comparación odiosa y el sueño perseguido; que hace que el despojo de derechos no se viva como una afrenta sino como una ilusión de ascensor social; que hace que el miedo a un cambio sea mayor que la sola imaginación de su posibilidad; que hace que los estilos de vida actuales sean sólo cuestionables cuando ya sea demasiado tarde.

Ese es el problema real de la izquierda. De poco sirve echar balones fuera y mucho menos insultar al electorado. ‘Madrid es de derechas’ es un mantra manido que acompaña, justifica y dilapida, pero no es real. Según el CIS, 6 de cada 10 madrileñas y madrileños se declara de izquierdas. Cierto es que en la cita electoral actual ha habido una movilización récord que debería haber favorecido a las fuerzas progresistas que la impulsaban, pero no ha sido así. Sin embargo, no hay que precipitarse en las conclusiones, los datos indican que la configuración urbana y la renta son elementos determinantes, también que el margen abstencionista en pueblos y barrios populares sigue siendo mayor que los que se dan en los feudos clásicos de la derecha. Queda trabajo por hacer para llegar a capas de población cuyo desafecto es tan constante como variado en las razones que lo explican.

Para Salvar Madrid, se debe avanzar de forma consciente hacia una propuesta que supere el desencanto, la desafección, el aislamiento y la derrota asegurada, transformándolos en motivación, ilusión, trabajo conjunto y opciones de victoria. El momento para cavilar es oportuno, las tres fuerzas apeladas se hallan en revisión de sus opciones.

De asaltar los cielos a casi rozar el suelo en Madrid, UP ha salvado el partido y mejorado ligeramente su escenario de partida, pero ha quedado muy lejos de las expectativas creadas. Las consecuencias las asumió su candidato en primera persona la noche electoral, con valentía y sin escurrir bultos. La trayectoria de este partido y lo acaecido en torno a la figura de su líder, ha sido determinante. Se abre una nueva etapa que hay que ver cómo se proyecta y qué protagonismo otorga a sus bases y a sus socios de coalición.

El PSM está en caída libre desde hace tiempo por acción u omisión de Ferraz que no tiene en cuenta a unas bases que, por baja autoestima o miedo mediante, tampoco se mueven no sea que queden fuera de la foto

Más Madrid ha obtenido unos buenos resultados, fruto de su cosecha y de la oportunidad que le ha brindado la debilidad de otros. Sin que imponga ni penalice el legado del que es origen, ha sabido explotar los beneficios de un contexto que le era propicio y al que le es simpático, consolidando su espacio y legitimando a su candidata como cabeza de la oposición a Ayuso. Está por ver cómo ejerce su nueva condición y si su modelo de corte regionalista es consistente o de nuevo un exportable traspié en otros lares y niveles.

La izquierda suele perder por defecto, pero en esta ocasión y cada uno en su rol, ambas fuerzas han hecho buenas campañas y han ampliado sus márgenes, cosa buena pero insuficiente pues esto va de bloque.

El crecimiento de la alternativa a su izquierda y la importante transferencia de voto antes socialista al PP, señalan al PSOE como el gran culpable de la pérdida de peso del bloque progresista. Lo peor no ha sido que lo haya intentado y no lo haya logrado, sino la sensación que ha dejado. Parezca que el PSOE no quiera ganar Madrid. El PSM está en caída libre desde hace tiempo por acción u omisión de Ferraz que no tiene en cuenta a unas bases que, por baja autoestima o miedo mediante, tampoco se mueven no sea que queden fuera de la foto. Habrá que ver cómo reaccionan ante las dimisiones de sus primeros espadas territoriales, si aprovechando la oportunidad para vincularse a la realidad madrileña o la de seguir jugando con Madrid como moneda de cambio en la partida estatal.

En todo caso, la nueva derrota de las fuerzas políticas progresistas madrileñas el 4 de mayo debe dar paso a una reflexión profunda que, al contrario de cómo cada fuerza la está planteando, debe ser compartida. El 2023 está a la vuelta de la esquina y precisa más, exige adoptar decisiones extraordinarias. La izquierda no sólo debe buscar respuestas que expliquen lo pasado o su propia reafirmación, debe buscar hipótesis viables que se concreten en mensajes certeros que le permita tener opciones en el futuro inmediato y para el siguiente ciclo.

Se hace cada vez más imprescindible un espacio de reflexión conjunta, que facilite las relaciones, refuerce los vínculos y los procesos de afección entre los distintos contextos en los que nos desenvolvemos

¿Qué ocurre en Madrid? ¿Qué realidades atraviesan las vidas de su gente? ¿Es posible operar sobre ellas? ¿Cómo trabajar en los barrios y pueblos? ¿Qué satisfactores ofrecer para cubrir sus necesidades? ¿Qué motivaciones de fondo determinan el voto? ¿Cómo influir en ellas? ¿Por qué no gana la izquierda? ¿Qué va a pasar en UP? ¿Qué hará Más Madrid? ¿Hacia qué lado pivotará el PSOE? ¿Puede la izquierda no contar con el PSOE si quiere ganar? ¿Puede un único partido apropiarse del feminismo? ¿Cómo encarar la crisis económica que se viene? ¿Damos importancia al colapso ecosocial o corremos un tupido velo? ¿Se está a tiempo?

La próxima cita electoral es dentro de dos años, ¿nos resignamos a la derrota o anticipamos algo? ¿Cocina lenta o comida rápida? ¿Se establecerá un dialogo entre las fuerzas de izquierda o irá de nuevo cada una a lo suyo? ¿Tres marcas, dos o una? ¿Frente amplio? ¿Campaña coordinada? ¿Programa común? ¿Con qué medidas concretas? ¿Con qué modelo fiscal? ¿Sobre qué prioridades de gasto? ¿Es Madrid moneda de cambio o le damos valor de uso? ¿Es la institución la herramienta sine qua non para la transformación social? ¿Es la vía institucional la única a transitar?

Son sólo algunas preguntas que rondan, hay más que todas y todos nos estamos haciendo. Se trata de responderlas en un marco de cooperación, en un proceso que potencie la inteligencia colectiva que en su momento nos hizo fuertes y sin la cual no somos nada. Recuperar esta seña de identidad perdida entre rupturas y jerarquías es un elemento clave como primer paso de cualquier ‘cómo’. Se hace cada vez más imprescindible un espacio de reflexión conjunta, que facilite las relaciones, refuerce los vínculos y los procesos de afección entre los distintos contextos en los que nos desenvolvemos; que articule espacios de participación política que superen toda sigla; que apueste por la interdependencia y no por el aislamiento; que llame al apoyo mutuo entre comunidades políticas; que empodere para poder resistir y potenciar el cambio que se anhela.

Habrá quien baje los brazos, quien vea en esto un imposible, es comprensible, aunque toda tristeza debe ser una fase efímera. La autocritica solo es útil si provoca cambios reales y la política es algo que haces o que te hacen. La única solución válida pasa por lamerse las heridas, levantarse y seguir luchando. Como ocurre en lo personal cuando se es presa de un problema, en lo político hay que reunir fuerzas para superar esta situación. La fuerza superadora no es sólo la energía que impulsa, es en sí misma un norte, una utopía.

Esto no va de victorias parciales sino de suma del conjunto. Se conmina a pensar juntas porque la solución apela a todas. Dos años pasan rápido, aprovechémoslos o perdamos de nuevo.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Regularización Iniciativas populares vs pactos institucionales: caminos colectivos frente a los callejones sin salida
Mientras el pasado martes la perseverancia de los colectivos migrantes se anotaba una victoria en el Congreso, el miércoles el Parlamento Europeo ratificaba de nuevo, como único horizonte, la razón securitaria.
Opinión
Opinión Ni un voto al genocidio contra el pueblo palestino
Conocemos el compromiso del Estado español con el statu quo imperialista, por lo que nuestra ingente tarea es forzar al gobierno español a hacer algo que no quiere hacer.
Opinión
Familia La familia: un fenómeno contrarrevolucionario que perpetúa el statu quo
La política radical, aquella que va a la raíz del problema, no será llevada a cabo por aquellos que poseen la losa de la familia, aquellos que son presos de la debilidad afectiva.
#89679
11/5/2021 10:55

Me encanta el olor a lagrimas posmodernas en la mañana.

7
1
#89666
11/5/2021 8:08

No se, tan difícil es cuestionar la Estrategia de UP, incluso a la lista? Por ahí hay errores de bulto que no se mencionan ni de pasada

10
1
#89644
10/5/2021 21:35

Y bla, bla, bla,...

10
3
Sanidad privada
Privatización Defensa adjudica a Quirón el servicio de vigilancia de la salud de su plantilla
Tras el escándalo, el principal cliente del novio de Ayuso gana el concurso para realizar exámenes de salud a la plantilla del Ministerio de Defensa, que hasta 2020 se realizaban en el Hospital público Gómez Ulla.
República del Sudán
Un año de guerra Sudán, la guerra del futuro que aplastó la revolución
La confrontación entre el ejército y las milicias en Sudán implica una guerra contra la población que se levantó por la democracia y ahora lucha por su supervivencia.
Conflictos bélicos
Escalada bélica Irán lanza un ataque limitado y da por concluida su misión contra Israel
Israel asegura que ha interceptado el 99% de los proyectiles lanzados por Irán. Los líderes del G-7 se reunirán esta tarde para hablar de la “desescalada” de un conflicto que sigue amenazando a toda la región de Oriente Medio.
Genocidio
Genocidio Clamor entre empleadas de las big tech ante la complicidad de Google con el genocidio israelí en Palestina
El gigante tecnológico de Silicon Valley ha firmado este mismo año un acuerdo de colaboración con Israel que, según sus propios trabajadores, puede aumentar la capacidad de videovigilancia y selección de objetivos militares a través de Google Photos.
Opinión
Regularización Iniciativas populares vs pactos institucionales: caminos colectivos frente a los callejones sin salida
Mientras el pasado martes la perseverancia de los colectivos migrantes se anotaba una victoria en el Congreso, el miércoles el Parlamento Europeo ratificaba de nuevo, como único horizonte, la razón securitaria.
Green European Journal
Green European Journal Europa a las urnas: no (todo) es cuestión de participación
Una escasa participación en las elecciones europeas puede socavar la legitimidad democrática del Parlamento Europeo al reflejar la anteposición de la identidad nacional a la europea.

Últimas

Barcelona
Barcelona Condenada la subcontrata de Facebook por discriminar salarialmente según la nacionalidad de sus trabajadores
Barcelona Digital Services divide a los 1.800 moderadores de contenido de la red social según su nacionalidad: el Grupo B (pasaporte español, portugués e italiano) percibe hasta un 28% menos que el Grupo A (franceses, holandeses y nórdicos).
Sequía
Feria de Abril Arte flamenco para luchar contra la sequía
Una acción de Juventud por el Clima Sevilla en la Feria de Abril se suma con unas sevillanas de denuncia a la Acción Global por el Clima del viernes 19 de abril, convocada por Fridays for Future.
Sidecar
Sidecar El fin de la inocencia
¿Por qué las burguesías blancas están visceralmente del lado de Israel? Una respuesta sería que las burguesías occidentales consideran que la situación de Israel está íntimamente ligada a la suya.
Más noticias
Opinión
Opinión El FMI insta a no alinearse en la segunda Guerra Fría
Aunque reconoce que la globalización ha terminado, la segunda del FMI hace un llamamiento a los gobiernos para que «preserven la cooperación económica en medio de la fragmentación geoeconómica» debida a la segunda Guerra Fría.
La vida y ya
La vida y ya Desertemos
Se habló de la poesía como una forma de darle la vuelta al reloj de arena para que el tiempo no se agote. No del todo al menos.
Cine
Cine ‘La Haine’, hasta aquí nada ha cambiado
Treinta años después de su estreno, la película ‘La Haine’ regresará convertida en un musical. Su director, Mathieu Kassovitz, y el productor del nuevo proyecto, Farid Benlagha, desvelan algunos detalles.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda El Gobierno “da alas a la patronal inmobiliaria” en su reunión con los agentes de vivienda
El ejecutivo de Sánchez insiste en dar “seguridad jurídica” a los propietarios y no ofrece soluciones para atajar la explosión de los pisos turísticos ni los contratos de temporada.

Recomendadas

Ocupación israelí
Ocupación israelí Los países del Sur protagonizan la defensa de Palestina en los tribunales internacionales
Nueve iniciativas legales lanzadas por más de 50 países, casi todos del Sur global, intentan que Israel y los países occidentales que lo han permitido paguen en los tribunales por la masacre de más de 30.000 palestinos.
OTAN
Menorca El ofrecimiento de Maó como puerto OTAN despierta el rechazo entre la población
La confirmación de este puerto como enclave permanente para la flota militar internacional reactiva la plataforma Menorca per la Pau.
País Valenciano
Antifascismo Guillem Agulló, tres décadas de dignidad y antifascismo
A 31 años del asesinato de Guillem Agulló Salvador, su padre Guillem Agulló Lázaro (Burjassot, L´horta Nord, 1950) explica la situación que están viviendo a raíz de las últimas decisiones de la derecha y la extrema derecha.
Migración
Fronteras Colectivos claman contra el Pacto de Migración y Asilo ante su votación en la Eurocámara
Hoy, 10 de abril, se debatirá y votará en el Parlamento Europeo el Pacto de Migración y Asilo. Colectivos y organizaciones de la sociedad civil intentan frenar lo que consideran un marco de vulneración de derechos de las personas migrantes.