Opinión
El futuro tiene una fecha límite: tenemos que atrevernos a ganar ahora

La alienación general, la apatía y el escaso análisis material respecto al significado de nuestras crisis combinadas son muy preocupantes. Este no es un camino para avanzar, no tiene ninguna posibilidad de éxito.
João Camargo

Investigador en crisis climática y militante de Climáximo.

Leonor Canadas

Agrónoma, organizadora de la red internacional Global Climate Jobs y militante de Climaximo.

@leonor_canadas

10 may 2024 06:30

La izquierda se enfrenta a tremendas crisis. Estas crisis son visibles en su falta de visión, su falta de entusiasmo por el futuro, su falta de planes de poder, su falta de confianza en la posibilidad de victoria y un miedo generalizado a asumir riesgos. Es una profecía autocumplida: cuanto menos creemos y menos arriesgamos, menos posibilidades tenemos de triunfar. Estas crisis se manifiestan entonces en una menor capacidad de movilización, en movilizaciones sin objetivos de transformación, en malos resultados electorales y, simplemente, en aceptar jugar con las reglas de un juego que nunca se suponía que debíamos jugar, un juego que históricamente fuimos responsables de romper. La alienación general, la apatía y el escaso análisis material respecto al significado de nuestras crisis combinadas son muy preocupantes. Este no es un camino para avanzar, no tiene ninguna posibilidad de éxito.

Han pasado décadas desde que oímos hablar por primera vez de las crisis medioambiental y climática y de la necesidad de una transición productiva que abandone los combustibles fósiles y la destrucción causada por la constante expansión e intensificación de la producción. Han pasado casi veinte años desde que las crisis financieras de 2007-2008 sacudieron el mundo y la hegemonía neoliberal, desde que asistimos y nos sumamos con esperanza, rabia y emoción al inicio de años llenos de descontento popular convertido en rebeliones, levantamientos, ocupaciones, protestas masivas y otras movilizaciones, reclamando cambios estructurales, desde la Primavera Árabe hasta Occupy e Indignados. En ese periodo necesitábamos más ambición y menos compromiso, más visión radical y propuestas audaces, programas y prácticas revolucionarias. No tuvimos casi nada de eso. Nos dejamos llevar por el canto de sirena del cambio gradual y retrocedimos décadas. Seguimos retrocediendo, pero esta vez hacia un precipicio.

Opinión
Portugal Un camino estrecho entre mil callejones sin salida: izquierda, verdes, extrema derecha y caos climático
En términos de justicia climática, las elecciones portuguesas fueron una secuela de 'Don't look up'. Nadie, desde la extrema derecha a la izquierda, propuso un programa compatible siquiera con un escenario de 2ºC del insuficiente Acuerdo de París.

Tras la pandemia, una crisis del coste de la vida que conectaba estructuralmente la emergencia climática con las crisis socioeconómicas golpeó a los trabajadores y a los pobres mientras las corporaciones y las empresas energéticas declaraban los mayores beneficios de la historia. No sólo se han llenado los bolsillos con nuestro dinero, sino que nunca lo han hecho con tantos beneficios como ahora, mientras pasamos hambre, somos desplazados, perseguidos y, en muchos lugares, asesinados. Sin embargo, la izquierda política y social está fracasando rotundamente a la hora de responder adecuadamente al momento. La extrema derecha ocupó el espacio y la retórica antisistema que ha quedado vacante en su mayor parte. Es irrelevante que la ultraderecha sea la primera línea de la defensa del capitalismo, el poder narrativo es poder y tiene una expresión material, y ellos se han hecho con una parte importante del mismo, quedando la izquierda en pie defendiendo instituciones decrépitas del capitalismo tardío y dejándose equiparar con el status quo.

Si la izquierda política y social no dan un paso al frente, cualquier polarización será entre la extrema derecha y el centro extremo: resultará en el colapso de las condiciones materiales para la civilización

Los próximos años serán años de descontento y malestar social. La única manera de que eso no se convierta en combustible para el fascismo y la extrema derecha es que surja un nuevo poder en la izquierda, que establezca programas rupturistas de transformación social y productiva y adopte estrategias y tácticas compatibles, impulsando el cambio de sistema y la revolución necesaria para lograrlo. Si la izquierda política y social no da un paso al frente, cualquier polarización existente será entre la extrema derecha y el centro extremo, lo que resultará en el colapso no sólo del capitalismo, sino de las condiciones materiales para la civilización humana a gran escala.

La emergencia medioambiental y climática no es una cuestión secundaria en el camino que elijamos hacia adelante. La crisis climática es el clímax de todas las crisis del capitalismo, una crisis humanitaria global que ya está amenazando los derechos humanos, las vidas y los equilibrios medioambientales como nunca antes. Esta crisis debe definir directamente la estrategia y los programas que darán forma al futuro. O abordamos esta crisis, o ningún programa de transformación será viable. Lo que hagamos de la izquierda en los próximos años definirá no sólo el futuro de la izquierda, sino el futuro de la Humanidad.

La lucha continúa, pero no para siempre. Las crisis climática establece plazos para que se produzca el cambio. Debemos ser honestos y serios sobre lo que significa el colapso

Debe surgir ahora una Izquierda Ecosocialista, preparada para dar un paso al frente y planificar el poder, articulada a escala global. Debe ser una izquierda ecosocialista internacionalista, antiimperialista, anticolonialista, antirracista y transfeminista. Una que no esté dispuesta a renunciar a un nuevo futuro, y que esté dispuesta a imaginar y construir los caminos para conquistarlo.

La lucha continúa, pero no para siempre. Las crisis medioambiental y climática establecen plazos para que se produzca el cambio. Debemos ser honestos y serios sobre lo que significa el colapso climático para nuestras luchas por la justicia, la paz y el pan, la vivienda, la educación y la salud para todos: significa que necesitamos estrategias para ganar estas batallas a corto plazo, no a largo plazo. Estas estrategias están más allá del horizonte de las elecciones y los ciclos electorales, deben rechazar cualquier papel de mero conciliador de intereses de clase.

La lucha que tenemos por delante es una lucha de clases. Las élites del capitalismo han declarado una guerra a muerte a la humanidad perpetuando un sistema económico dependiente de los combustibles fósiles. Ninguna otra guerra traerá tanta muerte, destrucción y violencia como la guerra que nos hacen a nosotros, bajo el capitalismo alimentado por combustibles fósiles. Ninguna cantidad de propaganda en torno a la transición verde puede ocultar el simple hecho de que no se está produciendo ninguna transición, sólo hay una parte de energías renovables entrando en un sistema energético en continua expansión que se utiliza para destruirlo todo, al tiempo que empuja a muchos territorios por encima del umbral de la habitabilidad.

Es hora de que nosotras - tanto la izquierda de los movimientos sociales como la de los sindicatos o los partidos políticos - asumamos nuestros propios fracasos y afrontemos el presente y el futuro de frente, con valentía y confianza. Si no nos organizamos para la revuelta y la rebelión ahora, es muy posible que no tengamos oportunidad de hacerlo en el futuro.

La tarea que tenemos por delante es el cambio de sistema: una transformación completa y radical de nuestro sistema socioeconómico a corto plazo. Para ello es esencial una izquierda revolucionaria ecosocialista. Se trata de una tarea de las generaciones vivas de hoy, que no debe producirse en un futuro imprevisible, sino a corto plazo. El esfuerzo organizativo para hacer realidad esta respuesta será gigantesco, y requerirá un verdadero compromiso por parte de una  nueva izquierda revolucionaria sin titubeos que se arriesga a perderlo todo si no se atreve a ganar.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Andalucismo
Tercera ola andalucista La continuidad de la tercera ola andalucista
El andalucismo se encuentra en un punto de inflexión en el cual debe decidir qué objetivos perseguirá a futuro como movimiento.
Opinión
Bifurcaciones madrileñas: romper con la mala política

Aunque las lecciones sean dolorosas, una bifurcación en la cual seamos capaces de optimizar las opciones de las izquierdas tampoco es necesariamente una mala noticia: se pueden recoger más votos y a la vez, normalizar que existen diferentes proyectos para afrontar la situación.

nfernandezosinaga
11/5/2024 7:44

Creo que todos los lectores de este articulo diremos que estamos de acuerdo con todo lo que se menciona aquui....pero como iniciar ese movimiento masivo del que hablas?

1
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.