Opinión
La necesidad de reelaborar la memoria del fascismo italiano

El autor reclama la necesidad de organizar una ofensiva en torno a la elaboración del pasado fascista y la política del recuerdo en Italia.
Manifestación antifascista en Roma - 11
Manifestación antifascista en Roma el pasado 25 de abril. María Girón

Este año el 25 de abril, aniversario de la liberación italiana del nazi-fascismo y fiesta nacional de Italia, adquiere un significado especial, porque quiere gritar a la cara de un gobierno que en parte se remite idealmente a la experiencia de la República Social Italiana de Salò (el Estado títere de la Alemania nazi presidido por Mussolini entre septiembre de 1943 y abril de 1945 ), que Italia no es fascista. Giorgia Meloni fue elegida, recordémoslo, con el 16 por 100 de los sufragios de los electores con derecho al voto. Si entretanto se ha fortalecido, ello se ha debido a su indudable capacidad de comunicación y a opciones de gobierno que podrían ser peores dado el panorama geopolítico, pero sobre todo a la desoladora y persistente falta de un proyecto de oposición y a la ausencia de alternativa. Esto, sin embargo, no agota el discurso sobre el 25 de abril y sobre la Resistencia, cuyas manifestaciones deberían coronarse con un enorme éxito de participación popular.

Y no me refiero al vínculo que en esta edición el 25 de abril evidencia con la tragedia palestina, sino a la elaboración de la memoria de la Resistencia o, más en general, a la elaboración del pasado fascista. Se trata de un problema del cual ni Italia ni Alemania pueden liberarse y que retorna periódicamente cada vez que reaparece como un pasaje ineludible de la conciencia colectiva, cuando no de la identidad misma de la nación. Hoy es el momento de volver a ponerlo sobre el tapete con la esperanza de que pueda contribuir a abrir un camino, un proyecto político, y evitar así que este 25 de abril de 2024 sufra el destino típico de estas manifestaciones, es decir, el de ser un acontecimiento puntual, bonito, exitoso, participativo, pero del que una semana después nadie se acuerda una vez que las conciencias vuelven a estar en paz.

Cientos de miles de soldados italianos cayeron por haber atacado a pueblos que nunca habían amenazado la integridad de nuestro país

Sobre este tema de la elaboración del pasado fascista (Aufarbeitung o Bewältigung der Vergangenheit, ya abordado por Adorno en 1963) he intentado llamar la atención en mi último escrito publicado por la editorial Asterios de Trieste pocos días antes de sufrir un grave accidente que aún me obliga a una larga rehabilitación (1). Se trata de un panfleto de no más de cien páginas en el que abordo el problema del extremismo de derecha en la República Federal de Alemania y en Italia. Utilizando estudios comparativos de historiadores italianos y alemanes, me ha parecido que podía afirmar que la exaltación de la Resistencia como caracterización de la identidad nacional ha llevado a atribuir toda la responsabilidad de las atrocidades cometidas por el fascismo italiano a los militares alemanes y a los cuerpos especiales nazis, como si los italianos («buena gente») no hubieran colaborado en las redadas, deportaciones y torturas. Ello ha producido una forma de autoabsolución (2).

Mientras Alemania ha sido considerada la potencia derrotada y humillada, que cargaba con el peso del genocidio de los judíos y condenada sin apelación, Italia ha sido contemplada como una nación «cobeligerante», medio derrotada, que se liberó parcialmente por sí sola del fascismo (3). Si a esto añadimos la amnistía decretada por Togliatti en 1946 y la admisión del Movimiento Social Italiano a la participación democrática, tolerando el hecho de que estuviera presidido por un exgeneral, al que algunos historiadores consideran autor de crímenes de guerra en África, y un exministro de Defensa de la República de Salò, llegamos a la conclusión de que sería mejor para una correcta elaboración del pasado fascista italiano una persistente política de recuerdo de lo que fue realmente la guerra de Mussolini.

Y que junto al 25 de abril haríamos bien en recordar el 10 de junio de 1940, fecha de la entrada en guerra y de la agresión contra Francia, así como de la apertura de las hostilidades en Túnez; el 28 de octubre de 1940, inicio de la campaña de agresión italiana en Yugoslavia, Albania y Grecia; y el 13 de julio de 1941, inicio de la campaña de agresión contra la Unión Soviética. Sin olvidar tampoco destacar «la manera» en que Mussolini entró en esta guerra, esto es, con una total falta de preparación organizativa y militar, que colocaba a sus tropas frente a un desastre cuasi cierto, las cuales, por muy «heroicamente» que lucharan, sólo podían ser derrotadas y masacradas. Así pues, cientos de miles de soldados italianos cayeron por haber atacado a pueblos que nunca habían amenazado la integridad de nuestro país. La guerra de Mussolini concluyó con el infame epílogo de la mencionada República de Salò, que arrastró a una parte del país a ser cómplice de la Shoah y a luchar codo con codo con las fuerzas especiales nazis, alemanas, rumanas, ucranianas y ustachas croatas, todas ellas protagonistas de comportamientos infames y bárbaros durante los últimos meses de la guerra.

Estoy convencido de que las nuevas generaciones saben muy poco de estos acontecimientos, pero se trata de la historia de sus familias, no de la historia de quién sabe qué parte del mundo. Tal vez sepan más de las foibe –la masacre de italianos istrianos y dálmatas cometida por las tropas de liberación yugoslavas en 1943–, hecho que constituye un episodio marginal de la historia italiana en comparación con la inmensa tragedia de la Segunda Guerra Mundial.

Historia
Historia El triunfo del victimismo nacionalista en Italia
En Italia se celebra el Día del Recuerdo, conmemoración oficial que pretende recordar, entre otras cosas, una supuesta limpieza étnica perpetrada contra población italiana. Una historia sin bases historiográficas que apuntala la cultura nacionalista dominante en el país transalpino, acrítica con la propia historia y racista con las poblaciones oprimidas por el Estado italiano en la primera mitad del siglo XX.


No saben que el pueblo ruso pagó con más de veinte millones de muertos la ambición de Hitler y Mussolini de abatir el comunismo, no saben que gracias a ese enorme sacrificio el nazi-fascismo fue derrotado. Se trata precisamente de confrontar la «política del recuerdo» practicada por la derecha, coronda por un cierto éxito, que propone un episodio marginal como el de las foibe, con la incapacidad de la izquierda para contrarrestarla levantando una acusación contra Mussolini y su régimen, que no tiene posibilidad alguna de apelación por la magnitud de los crímenes cometidos contra el pueblo italiano. Esto me lleva a proponer una campaña de public history persistente, que calle a los nostálgicos del Duce y de sus métodos. Aduciendo esas tres fechas (junio y octubre de 1940, julio de 1941) se rinde justicia al 25 de abril, se rinde justicia a las razones que dieron lugar a la Resistencia.

Por no hablar, entre otras cosas, de la forma en que Badoglio y el rey sumieron a cientos de miles de soldados italianos en una desorientación total, entregándolos sin sospecharlo estos a la venganza alemana tras el armisticio: de los seiscientos mil militares italianos deportados a Alemania por los nazis tras la proclamación de este el 8 de septiembre de 1943 (entre ellos el hermano de mi madre) a los episodios en los que el horror se mezcla con lo grotesco. En este contexto me veo impelido a contar una de esas historias que se te clavan en el cerebro y que te obligan a preguntarte «pero, ¿cómo ha sido esto posible?».

Acorazado Roma

Acorazado Roma, el más moderno, el buque de guerra más potente de la flota italiana, construido en Trieste, astilleros de San Marco. Mi padre diseña parte del sistema eléctrico. El buque, botado en 1940 no se termina realmente, sin embargo, hasta 1942 justo a tiempo para dirigirlo a la base naval de La Spezia. Mientras esperaba entrar en servicio, sufrió un bombardeo que le causó daños menores. Inexplicables meses de inactividad. En julio de 1943 los anglo-estadounidenses desembarcan en Sicilia. A principios de septiembre, la flota italiana estacionada en La Spezia es alertada para bloquear un desembarco aliado en la costa tirrena. Inimaginable el orgullo reinante entre los miles de marineros y fuerzas de combate, convencidos de que iban a defender el suelo patrio. El 8 de septiembre Badoglio firma el armisticio, durante la noche los comandantes de la flota reciben la orden de entregarse a los Aliados. Los barcos zarpan en convoy, se pide a los técnicos alemanes a bordo que desembarcaran, sólo los altos mandos conocían el destino. Y los miles de hombres a bordo, ¿lo ignoraban todo? La formación, con el buque insignia Roma al frente, tiene que reunirse con otros barcos partidos de Génova, siendo el destino de todos ellos La Maddalena en la isla de Cerdeña, donde se pondrán a disposición de las tropas anglo-estadounidenses. Pero pocas millas antes de su llegada, el alto mando italiano emite una contraorden: La Maddalena sigue en manos alemanas (descifrar las órdenes y contraórdenes de nuestros servicios de inteligencia al parecer lleva su tiempo).

Las crónicas escriben que la maniobra de conversión es llevada a cabo por los once buques en perfecto orden. Son las 14:45 horas del 9 de septiembre de 1943. Veinticinco minutos después los bombarderos alemanes aparecen en el cielo a 6000/7000 metros de altura. Uno de ellos deja caer una bomba teledirigida, que perfora el casco del Roma y explota en el agua, luego una segunda que provoca un incendio que se propaga al depósito de municiones. La explosión es aterradora y provoca temperaturas extremadamente altas, de los 1393 hombres que pierden la vida, muchos sufrirán horribles quemaduras. El barco se parte en dos, los restos del naufragio desaparecen en las profundidades y nunca se vuelven a encontrar.

Hasta el 28 de junio de 2012, cuando robots submarinos consiguen localizarlo. El 9 de septiembre de 2023, en el octogésimo aniversario de la tragedia, el presidente Mattarella asistió a la ceremonia en recuerdo de aquel trágico suceso, pronunciando claras palabras sobre el «engaño» del que fueron víctimas aquellos desgraciados. Guido Crosetto, el ministro de Defensa italiano, también estuvo allí. Cito su discurso, recogido en la página web del Ministerio de Defensa italiano: «Estamos hoy aquí para rendir el debido homenaje y perpetuar la memoria de los 1393 marinos italianos que encontraron su sepultura en estas aguas hace ochenta años y para reivindicar juntos el recuerdo imperecedero de lo que significó para nuestro país el viaje del Gruppo Navale della Regia Marina, atracado en La Spezia, a La Maddalena». La prensa, en su cobertura de la ceremonia, no mencionó el contexto en el que se produjo el hundimiento.

¿Por qué murieron aquellos muchachos? ¿En qué tipo de relato situamos este acontecimiento bélico? ¿Podemos hablar de heroísmo, de patriotismo, de epopeya? Cayeron en una trampa, inconscientes, como gatitos ciegos, engañados. ¿Por quién? ¿Por Mussolini o por Badoglio? ¿Cómo se puede construir la conciencia de una nación a partir de un episodio semejante, rayano en lo grotesco, pero terriblemente verídico, un episodio que describe mejor que otros la condición general en la que se encontraban nuestros soldados en la Segunda Guerra Mundial? Muchachos de veinte años, como él, como el tío Giorgio Buffon Fontegher, un chico dulce y bueno, que me había enseñado a montar en bicicleta sujetándome por el sillín, caído en El Ghennadi, Túnez. El Ministerio de Defensa había informado a la familia de que estaba «desaparecido»; su madre y sus hermanos vivieron con la angustia de pensar en aquel cuerpo sin sepultura mordido por los chacales del desierto. Luego, cuando de la familia ya solo quedaba yo, me enteré por pura casualidad de que sus restos se habían vuelto a reunir y reposaban en el Osario de los Caídos de Ultramar de Bari.

Tal vez con estos ejemplos haya conseguido explicarme, cuando hablo de la necesidad de organizar una ofensiva en torno a la elaboración del pasado fascista y la política del recuerdo. O, mejor, de la necesidad de organizar realmente una contraofensiva.

Notas a pie de página
1. Sergio Fontegher Bologna, Alcune note sulla questione dei ceti medi e dell’estremismo di destra in Italia dal dopoguerra a oggi, Trieste, 2024.

2. Filippo Triola (ed.), Destini incrociati? Italia e Germania tra Otto e Novecento, Berlín, Italienzentrum der Universität Berlin, 2020, en particular el ensayo de apertura del profesor Andrea D’Onofrio.

3. El 13 de octubre de 1943 la monarquía y el gobierno de Badoglio declararon la guerra a la Alemania nazi; la declaración de guerra fue entregada personalmente por el consejero de la embajada italiana en Madrid Pierluigi La Terza al embajador alemán destacado ante el gobierno español. Véanse las memorias de Pierluigi La Terza, 13 ottobre 1943, Milán, 1963.
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplirse dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.
Más noticias
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Desahucios
Barcelona El caso de Joana: a juicio tras recibir una paliza de un mosso en un desahucio ilegal
La joven, activista del movimiento por la vivienda en el Raval, iba a visitar a una amiga cuando se encontró que la estaban echando de casa, aún con el procedimiento archivado. “Van a golpear a la gente organizada”, dice.
Ocupación israelí
Acampadas propalestinas A Policía desaloxa o alumnado acampado no Reitorado e na Facultade de Historia da USC
A primeira hora desta mañá, máis dunha decena de furgóns policiais chegaron ás instalacións universitarias para expulsar o alumnado que se manifestaba desde hai máis dun mes en protesta polo masacre israelí de Gaza
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Mecaner enpresan itxieratik harago, trantsizio ekosozialista da bidea
VV.AA.
Mecaner Urdulizeko metalgintza enpresak jarduera guztia eten du, greba mugagabe baten ostean sindikatuen porrota ekarriz

Recomendadas

Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.
Inteligencia artificial
Inteligencia Artificial y cine ¿Sueñan los cineastas con ovejas eléctricas?
El debate sobre la adopción de la Inteligencia Artificial por las principales disciplinas artísticas sigue candente. La irrupción de Sora vuelve a poner el foco sobre los beneficios y riesgos que conlleva su uso en la generación de imágenes.