Opinión
¿Una primavera Palestina?

Quizá el momento más emocionante que hemos vivido estas semanas ha sido escucha las palabras de agradecimiento de los estudiantes de Gaza, que nos llegaban a través de las redes sociales.
Acampada Universitaria por Palestina en Barcelona
Acampada Universitaria por Palestina en Barcelona Ignasi Bernat
14 may 2024 06:00

Los resultados electorales recientes podrían llevarnos a la desesperanza. Después de una pandemia, varias guerras y una crisis ambiental en curso, parece que una parte de la sociedad se retrae en identidades excluyentes, en el discurso del miedo y el rechazo a los migrantes, en una auténtica “lepenización de los espíritus”. 

Pero son justamente en los momentos de crisis cuando pasan cosas inesperadas. Este mes de mayo, una multitud de estudiantes han acampado en las universidades, subiendo el volumen de las movilizaciones que se llevan realizando desde hace meses. Las imágenes de la represión a estudiantes en los Estados Unidos, en universidades que ni siquiera habían llegado a experimentar protestas durante el rechazo a la guerra de Vietnam, dieron la vuelta al globo. Lo que estamos viendo estas semanas es un movimiento global propalestino, que se extiende a campus del mundo árabe, América, Europa y Asia. 

Y no es para menos. En Gaza no hay ya universidades en pie, todos sus edificios están derruidos. Los últimos acontecimientos han dejado en la Franja casi 35.000 muertos, más de 70.000 heridos y una población que a penas tiene medios para atajar problemas como el hambre o las enfermedades. Gran parte de población de Gaza son niños. 

Mirando hacia atrás, el Estado de Israel lleva medio siglo de proyecto colonial sobre la tierra palestina, asediando, expropiando tierras y expulsando habitantes desde el primer momento. La destrucción de la sociedad palestina es patente, siendo un lugar del mundo ha pasado del mundo otomano al colonialismo inglés para acabar en manos del estado de Israel, reconocido por Naciones Unidas después de la II Guerra Mundial y el genocidio contra el pueblo judío. El territorio palestino fue disminuyendo con las décadas hasta llegar a la situación actual en Gaza.  

Netanyahu no es como el rey David o como Salomón, los reyes judíos mitificados en la tradición cultural y religiosa hebrea. No, se parece más a Herodes, el rey vendido al Imperio Romano, que basaba su poder en los pactos con la gran potencia militar y con esa ayuda exterior fue capaz de aplastar toda disidencia. Hasta el punto, según las leyendas, de llevar a cabo la matanza de los Santos Inocentes. El asesinato de niños, justificado por si algún día naciera un líder capaz de disputarle la corona. 

La acampada

¿Cómo iban los jóvenes politizados a quedarse en casa mientras cada día vemos un genocidio televisado? Llegué a la acampada de los estudiantes en el edificio histórico de la Universidad de Barcelona, un bello edificio con claustros y jardines botánicos. Se trata ni más ni menos que el más antiguo campus de la capital catalana, y contiene las aulas donde estudiaron destacados líderes republicanos como los futuros abogados laboralistas Lluís Companys i Francesc Layret. Es también un edificio que ha vivido en su seno la lucha contra el régimen de Franco y las protestas estudiantiles contra el Plan Bolonia y los recortes de los ominosos años de Artur Mas y Mariano Rajoy. 

Reunidos en el jardín, seguimos en directo el streaming de la votación del claustro, máximo órgano de representación de la Universidad. Hubo diferentes intervenciones. Algunas de ellas con clara influencia de la propaganda oficial israelí, con mención de los muchos premios Nobel que han procurado la Academia de Israel, potencia científica y tecnológica. Pero la votación no dejó lugar a dudas: 59 votos a favor, 23 en contra y 37 abstenciones. La elevada abstención se debía a que era la posición escogida por el rector, como luego supimos, pero eso no evitó que celebráramos esa pequeña victoria. 

Llegué a la acampada de la Universidad de Barcelona, en un bello edificio con claustros y jardines que han vivido la lucha contra Franco, las protestas contra el Plan Bolonia y los recortes de los ominosos años de Artur Mas y Mariano Rajoy.

La gestualidad, el ambiente, los largos debates en asambleas, desde el punto de vista de alguien con treinta años y cierta experiencia militante, eran muy familiares. Por todas partes, entre tiendas de campaña, comisiones de cocina y megáfonos, asambleas con aplausos silenciosos, era fácil ver el recuerdo del movimiento antiglobalización, de los indignados del 2011 y del 1 de octubre del 2017. En la acampada se combinan objetivos concretos unidos a un gran ideal humanista, autoorganización y emociones, debates entre colectivos trotskistas, la comunidad palestina en Catalunya, miembros de partidos políticos, sindicatos estudiantiles y una destacada participación del nuevo sujeto político juvenil, el Moviment Socialista. 

Y es que la acampada del 15 de mayo de 2011 también surgió de un movimiento global. En realidad, empezó mucho antes, fuera de Europa. Fueron muchos los factores, pero la cerilla que encendió el polvorín de la primavera árabe estaba en Túnez. Corría el año 2010 en la ciudad de Sidi Bouzid, cuando un vendedor ambulante llamado Mohamed Bouazizi fue despojado por la policía de sus mercancías y ahorros. Desperado, se prendió fuego en forma de protesta. Al ver su agonía miles de tunecinos se rebelaron contra las malas condiciones sociales, la corrupción y la falta de democracia parlamentaria, empezado un efecto dominó que contagió a muchos países árabes: Libia, Egipto, Argelia y Siria. En algunos de ellos, la situación acabó por desestabilizar sus países entre guerras y terrorismo. 

Pude visitar Túnez hace poco. El presidente Saied mantiene el poder gracia a un estado de excepción, el terrorismo yihadista y el covid espantaron un turismo internacional que ahora a penas se recupera y la tensión se palpa en el ambiente. En la avenida Habib Bourguiba, pude ver una manifestación propalestina de estudiantes tunecinos, denunciando la hipocresía de los gobiernos árabes, que tiene palabras gruesas contra Israel, pero poco hacen para pararle los pies. Pasaron delante de la embajada francesa, antiguo palacio colonial, protegida día y noche por fuerzas militares. Sin duda, el sufrimiento de Gaza está siendo un nuevo revulsivo para el mundo árabe, como lo es también para muchos de los migrantes o descendientes de estos que viven en Europa. 

Los indignados que ocuparon las plazas el día 15 de mayo no eran conscientes de qué día era y su importancia para el pueblo palestino. El 15 de mayo es el día de la Nakba. La Nakba es un término árabe que significa “catástrofe”. Es la condensación en una palaba del dolor, de la expulsión masiva de cientos de miles de palestinos de sus hogares durante la guerra árabe-israelí de 1948, que siguió a la declaración de independencia de Israel. La Nakba resultó en la creación de un gran número de refugiados palestinos que, junto con sus descendientes, continúan enfrentándose a la pérdida de su mundo hasta hoy. Este 15 de mayo, para el movimiento global propalestino, es un día de lucha contra la barbarie. 

¿Cuál será el alcance de este nuevo movimiento surgido en mitad de procesos electorales, catalán y europeo? No parece que la opinión pública pueda estar en principio en contra de jóvenes que se movilizan contra un salvaje genocidio, más bien despiertan simpatía. A mismo tiempo, no parece que exista el mismo riesgo de criminalización y represión que se ha vivido en los Estados Unidos. Veremos cómo afrontan los estudiantes propalestinos el desgaste y el paso del tiempo, pero de momento han conseguido aunar esfuerzos y construir un horizonte de esperanza. Quizá el momento más emocionante que hemos vivido estas semanas ha sido escucha las palabras de agradecimiento de los estudiantes de Gaza, que nos llegaban a través de las redes sociales. La palabra más repetida era esperanza. Para los jóvenes acampados, la primavera palestina es un grito de esperanza y rabia contra un mundo en llamas. 

Arquivado en: Palestina Opinión
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Israel
Genocidio Israel sigue arrasando Gaza y Cisjordania desoyendo a la justicia internacional y las iniciativas diplomáticas
La invasión israelí de Rafah continúa su curso, mientras colonos y ejército de ocupación castigan Cisjordania. 900.000 personas se han visto forzadas a volver a desplazarse en la Franja en las últimas semanas.
Ocupación israelí
Internacional Más de 86 millones, 31 años y 361 colaboraciones: los negocios de la Universidad de Santiago con Israel
Una investigación del estudiantado acampado en las facultades de la capital gallega revela cómo las facultades compostelanas colaboran estrechamente y con dinero público con al menos cinco entidades sionistas desde 1993.
Genocidio
Genocidio Israel llama a consultas a sus embajadores en España y en los países que reconocerán el Estado palestino
El primer ministro noruego, Jonas Gahr Støre, ha justificado su decisión declarando que “no puede haber paz en Oriente Medio sin que Israel y Palestina tengan su propio Estado, es la única solución real al conflicto”.
Hodei Alcantara
Hodei Alcantara
14/5/2024 7:18

Los universitarios y jóvenes de todo el mundo, lejos de la apatía política, están demostrando poseer un humanismo e internacionalismo que puede ser la mecha de un nuevo movimiento socialista democrático.
Frente a ellos, tienen el poder económico aliado del genocidio sionista.

3
0
Especulación inmobiliaria
Especulación inmobiliaria El PSOE retira la Ley del Suelo ante la oposición de sus socios y del PP
La falta de acuerdo con el PP y el voto contrario de Sumar, Podemos, Junts y ERC lleva al gobierno a retirar una reforma que facilita los pelotazos urbanísticos, según las críticas de sus aliados parlamentarios.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Instituciones, fondos buitre e inmobiliarias se dan cita en Madrid en plena crisis de vivienda
Decenas de organizaciones sociales suman sus fuerzas contra la feria inmobiliaria SIMA, un evento que reúne desde el martes a fondos de inversión e instituciones públicas para promocionar el uso de la vivienda como activo financiero.
Palestina
El 28 de mayo España, Irlanda y Noruega anuncian el reconocimiento oficial de Palestina como Estado
El 28 de mayo, Palestina será oficialmente un Estado para España, Noruega e Irlanda. Los tres países han anunciado esa fecha como la del reconocimiento oficial de Palestina como Estado.

Últimas

Genocidio
Genocidio Israel llama a consultas a sus embajadores en España y en los países que reconocerán el Estado palestino
El primer ministro noruego, Jonas Gahr Støre, ha justificado su decisión declarando que “no puede haber paz en Oriente Medio sin que Israel y Palestina tengan su propio Estado, es la única solución real al conflicto”.
Análisis
Análisis Ventajas e inconvenientes de coger la motosierra
Hagamos un ejercicio de imaginación y cojamos esa motosierra y veamos lo que pasa con la economía.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Una demanda colectiva contra CaixaBank intenta anular 16 cláusulas abusivas en contratos de alquiler
El Sindicat de Llogaters lleva a la justicia a esta entidad financiera, a la que acusa de abusos sistemáticos en pisos de protección oficial levantados con subvenciones públicas por la Obra Social de la Caixa.
Recortes
Educación Huelga educativa contra los recortes, el distrito único y el retroceso del valenciano
La Plataforma en defensa de la enseñanza pública, que agrupa a los principales sindicatos de docentes y tejido educativo, desarrolla hoy la primera huelga de la era PP-Vox.
Fake news
Investigación Así se financia la desinformación en Murcia: ‘OkDiario’ y ‘EsDiario’, los favoritos de López Miras
El Gobierno murciano ha repartido más de 240.000 euros a medios de desinformación en los dos últimos años. De ellos, Eduardo Inda se ha embolsado casi la mitad y EsDiario 54.355 euros.
Más noticias
Cine
Obituario Roger Corman, rey de la serie B, administrador de la cultura ‘freak’ (y sus sesgos)
El autor de ‘El péndulo de la muerte’ dirigió un buen número de películas reivindicables y produjo algunas joyas peculiares dentro de sus pequeños imperios del cine ‘low cost’.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. La prioridad no será de facto: los provinciales solo tendrán prioridad si tienen un convenio autonómico superior o un acuerdo interprofesional previo.
Salud
PRECARIEDAD ALIMENTARIA El Gobierno Vasco adjudica medio millón a una empresa sancionada por servir alimentos en mal estado
La empresa sevillana Plataforma Fermar acumula cinco multas por ofrecer comida en mal estado en residencias para mayores y en centros para menores de edad en Madrid, ha recibido tres millones del Gobierno Vasco para las cárceles.
Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.

Recomendadas

Cine
Cine y vivienda ¿Dónde están los desahucios en las películas españolas?
Con excepciones señaladas como ‘En los márgenes’ o ‘Antidisturbios’, el conflicto de la vivienda sigue ausente de las ficciones que aspiran a retratar nuestro presente.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.