Opinión
Unidad quizá no, pero no estaría mal un plan

En cinco años el espacio que antes fue de Unidas Podemos ha perdido 880.000 votos en las elecciones europeas. Ninguna de las dos fuerzas actuales consiguen llegar mínimamente a los deciles más pobres de la población.
Varios SUMAR Yolanda Diaz - 9
Yolanda Díaz en la presentación de su proceso de escucha en julio de 2022. David F. Sabadell
Pablo Elorduy
11 jun 2024 12:38

El problema no fueron los votos que Sumar perdió con respecto a Podemos el pasado domingo, el principal problema fueron los 880.000 votos que no fueron ni a unos ni a otros, que se quedaron en casa o llegaron al PSOE. Desde el momento en el que se realiza esa resta sobre los resultados de “la unidad” en las europeas de 2019 —que no fueron para echar cohetes—, Yolanda Díaz tenía solo una salida. La situación solo se resolvía (y no se resuelve) con un paso atrás que nadie sabe muy bien dónde deja a Díaz. La decisión de ayer no implica que renuncie a presentarse a liderar el espacio en las elecciones generales, aunque sí le deja en una posición de debilidad para hacerlo.

Las distintas marcas de la izquierda “a la izquierda”, en conjunto y por separado, han tocado suelo en estas elecciones. Podemos ha conseguido medio millón de votos después de una fuerte movilización y con el apoyo de su dispositivo mediático afín, Canal Red, modesto pero con línea directa con los suyos. Sumar ha languidecido en campaña y en esta ocasión ha contado con menos apoyo de los grandes medios de comunicación, que perdieron el interés en la propuesta desde el momento en el que ésta sirvió para partir las aguas de la izquierda.

Para ellos han sido solo 800.000 votos y algo peor. Desde el comienzo el problema no era la candidata, Estrella Galán, que bastante bien lo hizo en el debate televisivo del jueves 6 de junio, sino una sensación de que a nadie le importaba demasiado —salvo quizá a Izquierda Unida— conectar los sectores que forman la base del partido ni con las emociones que se supone que lo nutren. Podemos sí ha conectado, para llegar a una conclusión que es poco concluyente: medio millón de votos, que no está mal para resistir, pero que tampoco permite proyectar un futuro que no se base solo en resistir y ver pasar los cadáveres políticos, uno por uno, de sus antiguos socios y socias.

Para las dos corrientes de ese espacio queda, no obstante, otro drama que analizar. Cuando se cruza el análisis de los datos de voto por secciones censales con los datos de renta, queda claro que ni a Podemos ni a Sumar le votan los deciles más pobres. Como recordaba Nuria Alabao en Ctxt, en un país en el que un tercio de la población no puede irse de vacaciones y un diez por ciento llega a fin de mes “con mucha dificultad” el hecho de que la izquierda “a la izquierda” del PSOE no tenga el más mínimo agarre entre las clases populares la incapacita para seguir creciendo. Las expectativas de ganar apoyos entre las “clases votantes” (que coinciden con las clases medias) es un juego de suma cero y el cociente ha quedado por los suelos en el último año. No hay más voto ahí que rascar.

Hay dos maneras de afrontar el problema incapacitante de no llegar a los deciles más pobres. Uno es pensar que falla la representación. Es a lo que invita el mecanismo electoral y para solucionar ese (ya adelantamos que falso) problema, se han inventado algunas fórmulas: poner a candidatos más “del pueblo”, intentar comunicar de manera más llana (como si los mensajes no fueran ya lo suficientemente llanos) y el casi siempre vacío enunciado de bajar más “al barrio”. 

Desde la salida de Díaz y aun antes, la sensación es que Sumar tenía los territorios pero no tenía un proyecto, y que Podemos tenía el proyecto pero no tiene los territorios

El modelo posterior a los estallidos de 2011 y 2012 apostó por esa vía de híper representación, compró absolutamente los marcos propuestos, en parte porque la política del desborde ponía en riesgo la política de la representación: es decir, había vacantes, había una demanda que llenar y, por tanto, se necesitaban nuevos partidos y liderazgos porque la situación para el sistema era grave. Como dice el cineasta François Bégaudeau en su ensayo Menuda papeleta (Errata Naturae, 2024) “los tiempos de buena salud política marginan las elecciones”. Y así fue en ese ciclo. El Partido Popular arrasó en noviembre de 2011, tenía el poder que nunca ha tenido un partido en este siglo, y, sin embargo, estaba en un embrollo fabuloso.

La segunda manera de afrontar el problema no es incapacitante, pero hoy parece más un brindis al sol que algo realista. Ya saben, que nazcan instituciones del común, fuera de los partidos, de movilización y formación, alegres y festivas, combativas y plagadas de afectos. El enunciado está bien, pero parece claro que esa salida no es apta para quienes protagonizaron el anterior ciclo y apostaron por la híper representación. No cabe duda de que estos tratarán de montarse a esa ola (si llega o cuando llegue) y que dependerá de las formas que tomen esas instancias políticas la decisión si se les deja entrar, participar o cooptar. Pero, dicho claramente, no es algo que les deba preocupar, porque pasará, si tiene que pasar, sin ellos.

Qué puede hacer la izquierda representativa

La cuestión para la izquierda representativa (que no puede dejar de ser representativa porque está en su naturaleza) es qué hacer a partir de ahora para minimizar los daños. Es entonces cuando entra de nuevo el debate acerca de la unidad y la evaluación de los beneficios y posibles pérdidas, de volver a meter las debilidades y los odios en el pasapuré para montar de nuevo un plato ligeramente comestible de cara a la siguiente etapa, que siempre son las elecciones, por más tiempo que quede hasta las próximas. 

Desde la salida de Díaz y aún antes, la sensación es que Sumar —entendida como la amalgama de partidos, no como el partido de Díaz— tenía los territorios, pero no tenía un proyecto, y que Podemos tenía el proyecto, pero no tiene los territorios. Los resultados del domingo no han hecho sino confirmarlo. Podemos ganó en Catalunya, seguramente por el voto de castigo a los Comunes, a ICV o a los dos, pero perdió en los territorios consolidados del invento Sumar, es decir, aquellos donde no se cree en los inventos, pero se ha dejado hacer a Díaz hasta ahora: Andalucía, Asturias y País Valenciano y, en cierta medida, Madrid.

Los incentivos para mantenerse separados son esos. Si Podemos pasa por el aro de la “unidad” desdibujará su proyecto que, aunque sea personalista, proyecto es. Si la amalgama antes conocida como Sumar apuesta por la unidad tendrá tensiones con los actores más antiPodemos de la ecuación (Compromís y Más Madrid, principalmente). Los incentivos para unirse no hace falta explicarlos: la barrera electoral del 5% es un listón insuperable en la mayor parte de las circunscripciones y el pánico de la clase votante al voto perdido seguirá alimentando al PSOE.

Lo que se echa de menos, sin embargo, no son discursos que tiendan puentes o que suelten amarras, sino un mínimo plan para saber cómo tiene pensado la izquierda “a la izquierda” dejar atrás el anterior ciclo de hiper representación y pasar a otra fase, menos electoral y más política. Porque esta etapa, para ellos, no da más de sí.

Arquivado en: Sumar Podemos Opinión
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Turistificación El turista 89.999.999
Si el optimismo de las autoridades y las patronales relacionadas con el sector turístico se confirma podríamos acabar el año 2024 con la cifra récord de 90 millones de visitantes extranjeros. A la rotundidad de ese dato le acompañarán otros igual de
Opinión
Tribuna El odio pasará y caerán los dictadores
Observando desde Chaplin y su Gran dictador el avance en Europa de los viejos monstruos que nunca se fueron.
Opinión
Opinión Una hipocresía sin límites
¿Cómo se logra instalar el discurso del genocida? ¿Cómo se puede creer en la falacia de que el colonizador se defiende del colonizado?
pat.calvo.lopez
14/6/2024 18:37

Excelente análisis, como todos los de Elorduy. Para encarar el futuro hace falta serenidad y generosidad, pero ahora mismo no lo veo posible. Y lo digo por mí la primera... han pasado demasiadas cosas feas.

1
1
Luis M
14/6/2024 12:28

Sí, Asanuma, es paranoia persecutoria tuya. Describir la realidad en la que tanto Sumar como Podemos han sacado malos resultados no es ser antipodemos.

1
1
Asanuma
12/6/2024 14:51

Es posible que solo sean imaginaciones mías: comparados con otros medios ¿los artículos aparecidos en El Salto tras la noche electoral rezuman cierta incomodidad por los resultados de Podemos?. Saludos

1
0
Luis M
14/6/2024 23:04

¿Incomodidad por unos resultados en los que una de las Ministras más valientes desde el 78 saca menos votos que un troll de internet? En serio, ¿cuando vais a ver la aplastante realidad los fanboys de Podemos?

0
1
EsaPersonaDeLaQueUstedMeHabla
12/6/2024 13:10

A lo mejor si se dedicasen a destacar las cosas en las que están de acuerdo y no solo en las que están en desacuerdo, digo a lo mejor, funcionaban un poquito mejor.

0
1
Jac
12/6/2024 8:44

Seguir alimentando al PSOE solo trae a la derecha extrema y a la extrema derecha, el PSOE por si solo no va a sacar suficientes votos para ganar elecciones, que quede claro.....ha salvado los muebles a costa de absorver a votante de la jerigonza de Sumar, menos de Podemos....

1
0
Rubén_1983
11/6/2024 20:44

La izquierda mundial tiene que entender que el contractualismo nacional le ha pasado por encima y que la única opción, ya a largo plazo, es dar un golpe en la mesa y asumir el papel internacionalista que se le presupone. Presentar un proyecto de planificación económica mundial y educar, construir, educar y construir y volver a empezar hasta que este se convierta en hegemónico por el simple derrumbe de la realidad por doloroso que este sea. Ha quedado claro que cabalgando el discurso capitalista no tenemos ninguna opción.

Asumir los errores que hayamos podido cometer históricamente y recuperar la lucha teórica del comunismo, reconstruir la internacional y, aunque sea desde los medios reformistas, asumiendo que no hay medios para otra opción, no parar de hablar sobre la propiedad y las consecuencias de esta. Llevamos desde la caída del muro vendiendo medias verdades por ¿Vergüenza Histórica?

¿Acaso no está la extrema derecha volviendo a un sistema político y nacionalista que dejó 100 millones de muertos en dos guerras europeas?

1
1
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.