Política
El año en que las izquierdas volvieron a la guerra total (y 2024 promete más)

El progresismo español dio cátedra de luchas intestinas y desmesuras personales, con el duelo Podemos-Sumar como protagonista del culebrón, aunque el PSOE también sufrió fuego amigo.

La última vez que la izquierda transformadora había vivido días tan álgidos fue seguramente en 2019, cuando Iñigo Errejón, arropado por poderosas terminales mediáticas, decidió romper Podemos e irse en la antesala del cierre de listas para las autonómicas de Madrid. Con menos hedor a traición pero más letanía en el tiempo, la disputa entre los de Yolanda Díaz y la cúpula “pablista” por el dominio del espacio a la izquierda del PSOE se prolongó todo el año y tuvo su clímax antes de las generales.

Impensable 2023 si se recuerda aquella mañana del 24 de marzo de 2021, cuando la ministra se secaba las lágrimas en el hemiciclo ante un Iglesias que se despedía del Congreso para encabezar la papeleta para gobernar Madrid. Y que luego hacía un sentido discurso sobre su legado. Menos de un año después, esa sociedad política estaría hecha trizas.

Los temblores han llegado hasta los últimos días del año, en una batalla que no tiene descanso

Los temblores han llegado hasta los últimos días del año, en una batalla que no tiene descanso: las bases de Podemos Galicia decidieron por amplio margen que no querían una coalición con sumar en esa nacionalidad histórica que tendrá elecciones en febrero. La unidad fue torpedeada desde Madrid también: el propio Iglesias pidió votar en contra de ella y llamó al voto útil al Bloque Nacionalista Galego (BNG).

Un año de cortocircuitos

La secuencia de conflictos estuvo marcada por las citas electorales de mayo y el adelanto para julio, lo que hizo más frenéticas las negociaciones y la disputa de espacios. Desde ya antes de la primavera en la ejecutiva morada más cercana a Ione Belarra e Irene Montero aseguraban que los de Díaz querían hacer un desgaste de Podemos en las municipales para que sea más fácil aplastarlos en el pacto de las listas para las generales, utilizando a las confluencias soberanistas aliadas como alfiles para esa estrategia.

Los ‘yolanders’ respondían que las críticas constantes -y en algún momento muy duras- de Iglesias y algunos otros morados no ayudaban a la construcción de confianza y si bien decían en voz alta que anhelaban la unidad, con los hechos demostraban que el objetivo de sustitución era real. El veto a Montero, negado incomprensiblemente hasta hoy por Díaz, pero de indudable veracidad (y admitido por otros partidos de Sumar en su momento y fuera de micrófono) llevaron las relaciones al choque total.

El polvorín no paró y ante cada hito político relevante la tensión creció, tanto en la campaña como en la organización del grupo parlamentario, en las votaciones de la Mesa del Congreso y a la hora de definir las portavocías y los oradores en el hemiciclo. En septiembre El Salto ya publicaba los rumores con mucha base sobre la candidatura de la exministra de Igualdad para las europeas y con Podemos en solitario, algo confirmado hace pocos días.

La tensión siguió escalando, con bochornos sin sentido como la teatralización del ofrecimiento de ministerio a Nacho Álvarez

La tensión siguió escalando, con bochornos sin sentido como la teatralización del ofrecimiento de ministerio a Nacho Álvarez y, curiosamente, en la misma semana en que hubo un acuerdo sin fisuras y en paz (el reparto de portavocías en comisiones y la entrega a Podemos de la comisión de Derechos Sociales), los de Belarra anunciaron su escisión del grupo parlamentario y la partida rumbo al grupo Mixto.

“La ida de Podemos aclara un poco el escenario, cada uno con su camino”, opina ante la pregunta de El Salto un diputado de Sumar que cuenta con la confianza personal de Díaz. Cree que la escisión, al fin y al cabo, es buena para la estrategia que viene: “Este 2024 será un año importante en la construcción territorial y política (de Movimiento Sumar)”.

Cuando se le sugiere alguna autocrítica, o admisión de algún error del equipo de Díaz, ironiza: “Cada día que pasa demuestran (los de Podemos) que se hizo bien”, en referencia a la forma en que se los trató. Además, cree que lo ocurrido en Galicia es parte de la estrategia para las europeas, “en lo único que piensa Iglesias”. Igualmente, reconoce que “siempre se pueden hacer las cosas mejor” y cree que, a corto plazo, lo que debe mejorar el liderazgo de Díaz es la “coordinación con las demás fuerzas políticas” del espacio para no repetir errores.

La inestabilidad en la izquierda española contrastó en 2023 con las aguas calmas al interior de las soberanistas

La inestabilidad en la izquierda española contrastó en 2023 con las aguas calmas al interior de las soberanistas. Electoralmente, en añadido, a EH Bildu y BNG les fue mejor y quienes tuvieron peores resultados fueron Esquerra Republicana y la CUP, aunque eso no deparó en guerras intestinas. Los de Més de Illes Balears y Compromís, que a nivel estatal funcionan coaligados con Sumar, también sostuvieron sus performances en las urnas y tienen el frente interno ordenado.

Un dirigente de uno de los soberanismos progresistas, también diputado, se anima a opinar en off sobre el fratricidio que atestiguó este año en la izquierda española: “Nosotros necesitamos que haya una izquierda española que entienda la plurinacionalidad del Estado, no podríamos avanzar hacia un confederalismo o cambiar el modelo si no tenemos colaboración con fuerzas de izquierda. Sumar parecía ese vehículo pero se ha dilapidado pronto. Pero tenemos que tener una izquierda española que nos entienda”.

En su mirada, una de las causas de tanta lucha intestina es la diferencia de base: “Nosotros somos fuerzas muy arraigadas en los territorios, con mucha implantación local y con punto de apoyo. Estos movimientos de izquierda, como Podemos, han subido como cohete y bajado como cohete. Mira todo lo que han vivido en ocho años solamente, cuando muchos de nosotros militamos en partidos de más de cuatro décadas”. También coincide en que Díaz “repite el error de Podemos al ser tan vertical”.

Tanto Sumar como Podemos utilizaron, con diferentes tonos, los medios como trincheras hasta acabar espantando a muchos votantes

Asimismo, cree que los medios de comunicación han jugado su carta en esta partida belicosa. “Se nota mucho la diferencia entre el centro y la periferia. Las luchas mediáticas desgastan mucho”, añade. Tanto Sumar como Podemos utilizaron, con diferentes tonos, los medios como trincheras hasta acabar espantando a muchos votantes. Cabe recordar que no es la única forma: al interior del BNG, de Bildu o del PNV también hay diferencias y discusiones, pero que casi no trascienden y no están a merced del clickbait.

En eso el PSOE, siempre más ordenado y vertical, también tuvo lo suyo. Cuando se vio que ser acercaba el ocaso de Sánchez, cobraron más fuerza las voces de García-Page, siempre discordante, e irrumpieron en escena con virulencia Felipe González y Alfonso Guerra, este último con necesidad de vender libros mediando.

El ascenso en el poder territorial del PP y en las encuestas de cara a las generales dio más oxígeno a las voces críticas. Algunos ya pensaban en el día después. Fiel a su estilo frío y de jamás resignarse, Sánchez mantuvo la apuesta y contra todos los pronósticos mejoró sus resultados electorales y acabó consiguiendo ser reelecto. El surfear con éxito la ola de la adversidad le permitió acallar esas voces críticas y hasta se permitió expulsar del partido a Nicolás Redondo Terreros. Fue un aviso simbólico: hacer leña del árbol caído no se perdonará.

Los nuevos retos

Las autonómicas de Galicia y Euskadi y las elecciones europeas previstas para junio son el nuevo escenario de contienda para las izquierdas, en donde las fuerzas se volverán a medir. Para la Xunta la única duda es finalmente qué tipo de candidaturas serán las de Sumar y Podemos, si en solitario o con Anova y Esquerda Unida. Lo que nadie duda es que la fragmentación sólo es funcional al mantenimiento del poder del PP y el BNG aspirará a concentrar el voto útil.

Nada parece indicar que el sector ‘pablista’ vaya a bendecir un acuerdo vasco si no lo hizo con el caso gallego

Para el País Vasco, sin fecha electoral aún, los intentos de una coalición siguen en pie. Fuentes de Sumar señalaron que Lander Martínez continúa en las conversaciones con Podemos, Izquierda Unida y Equo, aunque lo que ocurre con Galicia “revuelve un poco las cosas”. Elkarrekin Podemos, nombre de la marca de la actual coalición, seguramente cambiará y es probable que se llegue a un preacuerdo, aunque las bases acabarán decidiendo. Nada parece indicar que el sector ‘pablista’ vaya a bendecir un acuerdo vasco si no lo hizo con el caso gallego.

Pero un reto que también viene asomando es la implantación territorial de Sumar, que quiere comenzar a tener su propia estructura jurídica y organizacional en todas las regiones. La dirigente de Compromís, Amparo Piquer, fue clar al respecto: “En el País Valencià hay una fuerza, que es Compromís, referente de la izquierda y el valencianismo, que es verde y feminista. Por tanto, no vemos conveniente ni necesario que se implante otra organización porque de este espacio ya hay un partido referente. Aparte, tenemos un acuerdo previo de no competencia electoral. Sumar ya reconoce a Compromís como la fuerza principal de la izquierda valenciana”.

Un dirigente de otra de las confluencias aliadas de Díaz advierte: “Si quieren competir con nosotros a nivel local, ahí las cosas irán mal. Dependerá si todo es coordinado y en colaboración, o si es agresivo”. En Sumar izan la bandera blanca y dicen que la construcción no implicará competir a nivel autonómico y municipal sino “ampliar los espacios por todos lados para los que no se sienten representados con posiciones nacionalistas”.

Estos movimientos plantean también un enigma de cara a las europeas. Los de Díaz ya perdieron a Podemos y desean tener la plataforma más amplia posible, aunque ningún partido que se vea amenazado en su terruño querrá ser funcional a ayudar a la vicepresidenta. Aquí vuelve a ser clave la mano izquierda que sepa tener Díaz.

En Sumar hay voces que en el refugio del anonimato admiten que Díaz debió ser menos guiada por el rencor y ser más pragmática en su relación con Podemos. Hay ejemplos públicos de otro tipo de liderazgo: el portavoz del grupo Socialista, uno de los cargos de mayor exposición y poder del PSOE en el Estado, lo ostenta un exrival en las primarias y viejo crítico de Sánchez, Patxi López.

La desmesura en el enfado personal no ha sido exclusividad de Díaz. La cúpula de Podemos también tuvo momentos de una virulencia que podría haberse ahorrado

La desmesura en el enfado personal no ha sido exclusividad de Díaz. La cúpula de Podemos también tuvo momentos de una virulencia que podría haberse ahorrado. Es cierto también que quien se vea amenazado de su existencia y en probados intentos de sustitución pataleará más, y que quien aspire a liderar un grupo diverso debe saber tener generosidad.

“De la que nos salvamos el 23J”, dijo hace poco Sánchez en el Centro Cultural de Bellas Artes, al presentar su libro. Es de los conceptos más compartidos por la mayoría trasversal del 53% que votó en contra de un gobierno Feijóo-Abascal. El año de la guerra total de las izquierdas fue el año en el que estuvimos al filo de perder derechos y conquistas sociales. Que todo sea, para bien y para mal, una lección aprendida.

Arquivado en: Política
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Política
Vivenda O PSOE tomba a ordenanza de Santiago de Compostela para ilegalizar 600 pisos turísticos
A agrupación municipal do PSdeG decidiu absterse e polo tanto botar abaixo a normativa que pretendía acabar coas VUT que non teñen habilitación municipal e que se vota o vindeiro luns.
Lawfare
Tribunales La Audiencia de València reabre el caso de Mónica Oltra
El Tribunal acepta el recurso de la acusación y señala como una “hipótesis plausible” que las personas bajo cuya tutela y protección se encontraba la víctima “habrían pretendido ocultar” los hechos.
msandara
6/1/2024 0:16

Artículo de parte, parece encargado, se olvida de lo que significa el que los llamados inscritos hagan ciegamente, lean los, lo que diga o editorialice Pablo Iglesias, no han invento la democracia en unas plazas. Si que han conseguido que lo virtual parezca real, repasemos las cifras de la consulta y son bastante juntitos. Lo que están haciendo se llama Leninismo, la nueva política está cada día más vieja y alejada de los problemas reales. El ego o los ecos están por encima de los intereses de la clase trabajadora. Pero con el poco bagaje politico que tienen, solo se mueven en sus propios medios.

0
0
RamonA
2/1/2024 20:05

¡Se acabó! A Podemos le toca hacer política, apoyar las reivindicaciones de los movimientos sociales y la clase trabajadora, prepararse para las elecciones autonómicas y europeas, y crear organización en los territorios. Pero, sobre todo, construir un modelo alternativo al que ofrecen los partidos del régimen, PXXE y PP. Las “guerras de las izquierdas” sólo benefician a las derechas socioliberales, neoliberales y fascistas.

3
0
Elsaltu
2/1/2024 14:14

Y dale con lo de “la guerra de las izquierdas “! Yo veo más correcto decir “la guerra contra Podemos”: no creo necesario enumerar a los seguidores de EL SALTO las perrerías de todo tipo por parte de la oligarquía a través de sus medios de comunicación, jueces, policías, etc. Traidores… ahora le han encargado a Yolanda que trate de rematarlos y punto.

10
0
charlotte.gesner
2/1/2024 12:45

ADEMÁS, el enfoque del artículo es machista ("pablista) y no reconoce la dirección femenina de Podemos ni a los militantes como cabezas pensantes (y con dignidad), sino como teledirigidos por "los pablistas" en línea con el razonamiento de la prensa de derechas y de la progresía.

6
1
charlotte.gesner
2/1/2024 12:20

Curioso artículo rozando la equidistancia. Hablan muchos de Sumar pero siempre en "off" y desde el anonimato (¿no se puede hablar libremente en ese partido-movimiento- coalición??). El periodista, sin embargo no ha visto necesario buscar la opinión de nadie de Podemos (que seguramente habrían tenido el valor de permir que trascendiera sus nombres). El acoso, las condiciones leoninas y el trato humillante con tomaduras de pelo constantes ¿es una cosa tan banal como "falta de mano izquierda de Díaz"? . ¿A santo de qué está guida Díaz (desde el principio) por el rencor hacia Podemos? ¿Qué le habíamos hecho?
"En Sumar hay voces que en el refugio del anonimato admiten que Díaz debió ser menos guiada por el rencor y ser más pragmática en su relación con Podemos".
.
Hay que cambiar el "menos guiada" por el "no guiada" y el "más pragmática" por "ser pragmática y justa".

9
0
cuidaditoquevoy
1/1/2024 19:02

estos años han sido más efectivos que decenios de iu. Si es imposible ir juntos en un frente amplio con democracia interna, habrá que ir separados. Yo apoyo a podemos.

9
2
Hodei Alcantara
Hodei Alcantara
1/1/2024 19:22

Perdona pero IU ha sido el único referente estatal de izquierdas desde los años 80. Llevan en su historial la lucha antifascista y republicana, antifranquista y antiimperialista contra la OTAN.

1
6
Narfio
1/1/2024 22:26

Hodei, "cuidaditoquevoy" no ha dicho que IU no haya sido el referente estatatal de izquierdas todo este tiempo (concretamente desde 1992, no "desde los años 80" como tú dices). Solo dice que en estos años, Podemos ha hecho más que IU en 30. Si hablamos a nivel nacional, me parece que es una cosa que no se puede discutir.
Si te cabreas será porque eres un "fan". Yo he votado IU desde el 94. Ahora me parece que Podemos es más útil y efectivo que IU. Lo que no quiere decir que no considere a IU útil y necesaria. Yo sería partidario de que hubiera un partido/coalición que se llamara Unidas Podemos. A mí Sumar, de verdad que me sobra. (Y no soy de Compromís).

4
1
Hodei Alcantara
Hodei Alcantara
1/1/2024 23:47

Claro que Podemos ha sido muy útil en estos últimos años, pero la trayectoria histórica y política de IU como coalición es mucho mayor.
También estoy de acuerdo contigo en que preferiría mantener la formula de Unidas Podemos que la de Sumar.

3
2
Hodei Alcantara
Hodei Alcantara
1/1/2024 15:10

Toda esta lucha fraticida está llena de egoísmo e individualismo burocrático. Que medidas en favor de la transformación social van a tomar estos partidos, si únicamente se dedican a defender sus puestos y poder?
La democracia se basa en los consejos de trabajadores, donde todos elijamos y revoquemos a nuestros delegados, y no está democracia de publicidad al servicio del capital.

2
2
Duke27
1/1/2024 13:48

Va a ser un año movidito. Es obvio que desde Sumar por desgracia sigue el plan de terminar con Podemos, pero aun mucha gente apoya al partido. Y más cuando se van viendo los continuos errores que va cometiendo Sumar (puerto Valencia, recorte en prestación para mayores 52 años, subida IVA gas y electricidad, nombramiento de una transexcluyente en el ministerio de la mujer, etc) y solo llevamos un mes de gobierno. Y con la implantación a la fuerza en territorios de forma hostil no van a hacer nada más que empeorarlo. En Galicia excepto EU por el momento todos les han dicho que no, no creo que en Euskadi vaya mejor. Las militancias ven a Sumar con muchos recelos.

9
0
Narfio
1/1/2024 22:28

Pero si es que no hay tantos militantes ni votantes para tantos partidos!

0
0
fllorentearrebola
1/1/2024 11:33

La ascensión y merecidísima caída de Pudimos ilustra a la perfección los límites ideológicos, organizativos y morales de la vieja izquierda autoritaria, cesarista, jacobina y centralista que tanto daño ha hecho a las clases bajas y a los ecosistemas de este país desgraciado. Nunca una organización tuvo peores, por antidemocráticos, inmaduros y egoícos, líderes y lideresas, como Pudimos, nunca tantos y tantas oportunistas se lanzaron a la conquista de puestecitos con sueldos y pensiones que de ningún otro modo hubieran alcanzado, nunca se construyó una máquina política que traicionase tan radicalmente sus orígenes, y que premiase tan vehemente a los peores, a las y los más inmorales y ambiciosos... Lo de Pudimos (y sus secuelas aún peores como Más País y la operación elitista denominada Sumar que acabará como Nueva Izquierda: en el PSOE) se estudiará en el futuro como el ejemplo de lo que es: una derrota autoinflingida, un estalinismo sin marxismo, una carrera de traiciones... Sólo habrá una incógnita inexplicable: cómo a pesar del daño social que ha provocado conserva una caterva de forofos acríticos, de fanáticos y palmeros tan ruidosos: esos que por ejemplo se lanzarán ahora a crujirme sin aportar ni un sólo argumento.

7
14
scruky
1/1/2024 18:00

Un apunte: Yolanda Díaz no ha cambiado su discurso desde que se hizo popular, es más se ha dejado de hablar de matrias y lenguaje inclusivo (seguramente siguiendo directrices de otra gente) para centrarse en el laboralismo.

Se dió de baja de IU hace años pero sigue siendo miembro del PCE, creo que no se entiende que la falta de ruido que era algo que ya hacía Alberto Garzón no significa moderación en los programas, quizás a Sumar le falta un Doberman, a la gente le gusta Rufián y la versión Yoli-datos más que presentar a unos ministros serios y eficientes, ña batalla cultural y todo eso

0
5
Antonino
2/1/2024 15:15

Argumentos, aportas pocos o ninguno.. Rencor y demagogia, bastante. Seguro que ningún otro partido ha actuado con tanta verticalidad.... Ni PP, ni psoe. Además, seguro también, ha habido mejores ejecutivos desde la llamada Transición que el compuesto por psoe y Podemos. Lo bueno de todas tus distribas, es que muy seguramente no vas a tener mejor Gobierno que ése en tu vida.

0
0
Chineosky
2/1/2024 8:46

Bravo! Acaba Vd. estimad@ contertuli@, de reproducir el manoseado argumentario del cuñado perfecto. Ha puesto el ventilador de la m...da y se ha quedado a gusto. Se lo podía haber ahorrado, no es más que su subconsciente recitando, como loro amaestrado, el padrenuestro de los mierdos de comunicacion. Solo le ha faltado anadir: "claro que yo hubiese hecho lo mismo". Tod@s menos yo, deberían hacer autocrítica.

1
1
fpg999
1/1/2024 21:53

¡Qué ínfulas!

0
1
Literatura
Pedro Feijoo “A crispación é a emoción na que máis se inviste. Aos medios interésalles que teñamos un inimigo”
O escritor gañou hai uns meses o Premio Xerais con 'Ninguén contará a verdade', unha ficción ancorada na historia recente do poder político e a corrupción na que calquera pode atopar referentes reais: de Feijóo a Rueda pasando polos seus fontaneiros.
Argentina
Extrema derecha Milei recibe dos medallas en Madrid en un nuevo viaje “no oficial” sufragado con dinero público
El presidente argentino vuelve a España entre acusaciones cruzadas con el Gobierno de Sánchez, medallas de Díaz Ayuso y la extrema derecha y una concentración para denunciar la crisis social que ha desencadenado su gestión ultraliberal.
Alquiler
Alquileres Barcelona anuncia que no renovará más de 10.000 licencias de pisos turísticos
Collboni ha explicado que antes de noviembre de 2028, fecha máxima en la que caducan las licencias turísticas, se convertirán en pisos residenciales.
Opinión
Opinión La derrota de Israel y el futuro del mundo
El 7 de octubre desencadenó el estallido de la locura asesina: la crueldad y el horror ya no pueden relegarse a un espacio marginal, porque han pasado a ocupar el centro de la historia.
Personas refugiadas
Personas refugiadas 120 millones de desplazadas: cada vez más gente debe irse de su tierra, la comunidad internacional no responde
Mientras crecen los factores de expulsión que empujan a la gente a dejar su hogar, los estados fallan a la hora de atender las necesidades de las personas refugiadas, dificultando el acceso a la protección internacional.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Sáhara Occidental
Sahara Occidental El Sahara Occidental Ocupado, un territorio de represión sistemática
Un informe realizado por el Grupo de Trabajo sobre Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, ACAPS y NOVACT documenta 133 casos de vulneración de derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos.
Comunidad de Madrid
Análisis La trampa de Ayuso en la Ley Mbappé: no obliga a los ricos a invertir en España
La deducción del IRPF por inversiones de nuevos contribuyentes procedentes del extranjero no asegura que se genere ni un sólo empleo ni se invierta ni un sólo euro en la Comunidad de Madrid ni en el país.
Comunidad de Madrid
Sierra de Madrid Vecinos de El Boalo, Cerceda y Mataelpino marchan contra el año de gobierno ‘de la motosierra’
Más de 300 vecinos de Bocema se manifestaron contra la cancelación de numerosos servicios a la ciudadanía, tras el año de gobierno de derechas.
Crisis climática
Análisis Jugando con el clima en Bonn
Aunque muchos gobiernos puedan creer que ganan algo con sus posiciones, la realidad es que están atrapados en una versión climática del dilema del prisionero.
Más noticias
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
El Salto Radio
El Salto Radio Señales de Humo: recopilatorio de la temporada
Ofrecemos en este último programa de la temporada un recopilatorio y resumen de lo que ha dado de si la temporada de Señales de Humo, la primera que se difunde en El Salto Radio.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Gobierno vasco
Gobierno Vasco Imanol Pradales ya es Lehendakari
La legislatura del Parlamento Vasco echa a andar con un parlamento igualitario donde el Lehendakari será un hombre y el jefe de la oposición también.

Recomendadas

Grecia
Personas refugiadas Grecia, cuando las personas con estatuto de refugiadas no acceden a ninguna protección
Procedentes del Congo y Camerún, Rosario y Virginie fueron víctimas de matrimonio forzoso, de tortura, de trata de personas con fines de explotación sexual, de la guerra. Sus historias revelan la crueldad de las políticas europeas.
Renta básica
Ingreso Mínimo Vital Resultados limitados y mucho sufrimiento: España deberá responder por el IMV ante la UE
Colectivos y personas afectadas han presentado una reclamación colectiva contra la administración por infringir la Carta Social Europea por su gestión de una prestación que, denuncian múltiples actores, tiene un alcance muy inferior al prometido.
Unión Europea
Unión Europea El giro Von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.