Extractivismo
Cuando el sacrificio nos toca de cerca

Vivimos, en Extremadura, en una futura zona de sacrificio, ese es el papel asignado a nuestra región. Debemos ser conscientes de ello y de todo lo que implica.
Zonas de sacrificio
Jimena García.
Miembro del Colectivo CALA.
29 abr 2021 08:00

Leyendo los planes de la Unión Europea y su nuevo Plan de acción sobre materias primas fundamentales, vemos cómo se apuntala la minería dentro de las propias fronteras de Europa para poder conseguir un abastecimiento interior de minerales estratégicos, necesarios entre otras cosas, para las baterías de coches eléctricos y las energías renovables.

Lo denominan “autosuficiencia energética y productiva” y para conseguirlo pondrán toda su artillería a funcionar: la económica, a través de los Fondos Europeos de Recuperación -lo titulan en su Plan de acción como “criterios de financiación sostenible para los sectores minero, extractivo y de transformación”-; la política, a través de las presiones a los gobiernos y la pérdida (aún mayor) de soberanía popular- de nuevo eufemísticamente lo califican como “alianza europea sobre materias primas, impulsada por la industria”; y la social, aprovechando lugares castigados por la precarización del sector agroganadero, el desempleo y la emigración.

A nivel cultural, nos venden el progreso y las bondades de “subirnos al tren del desarrollo”, hablan con términos como resiliencia, convertir los retos en oportunidades, realizan grandes campañas de publicidad..., ocultando todas las consecuencias negativas de los proyectos, encubriendo las ganancias y privilegios para la industria extractivista y los grandes fondos de inversión especulativos. Nos esconden que, detrás de ese sacrificio, no está el bien común, la lucha contra el calentamiento global u otros objetivos loables, sino el enriquecimiento, aún mayor, de multinacionales, y a su vez, el mantenimiento de un modelo de consumo y crecimiento sin límites, remasterizado de verde y con el sello ECO.

El término “Zonas de sacrificio”, surge en los años setenta en Estados Unidos, a partir de la contaminación por minas de carbón y los efectos de las armas nucleares en la Guerra Fría (Lerner, 2010). Más adelante se apropió y redefinió el concepto en América Latina, como “localidades que concentran prácticas ambientalmente agresivas, donde residen principalmente poblaciones de baja renta que están mayormente expuestas a riesgos ambientales, debido a la tendencia a la instalación de emprendimientos con alto potencial contaminante” (Feminismo Popular y Territorios en Resistencia).

La palabra sacrificio viene del latín “sacra y facere”, que significa “llevar a cabo los ritos sagrados”. Cuando hablamos de zonas de sacrificio, lo sagrado es el mercado, lo sagrado es seguir manteniendo un sistema económico en el que una parte muy pequeña de la población se enriquece cada día más, mientras que a una inmensa mayoría les sacrifica sus territorios, sus cuerpos y sus vidas.

A las mujeres, a las personas que trabajan en el campo, a quienes viven en zonas rurales, a las precarizadas y precarizados, a quienes han tenido que migrar, a quienes viven en territorios neocolonizados y empobrecidos, ya nos tocaba de cerca esa exigencia de sacrificio… nos llevan educando en él durante cientos de años, tanto, que muchas veces nos conformamos con vivir vidas llenas de sacrificio, pensando que “es lo que hay”.

Han conseguido y consiguen que lo naturalicemos, y se nos olvida preguntarnos para quién y para qué se nos exigen esos sacrificios. Nos marean y manipulan con tanta fuerza que muchas veces vemos como parte de una solución a quienes en gran parte son responsables del problema. Como nos contaba Erika González de OMAL en la entrevista que le realizamos el pasado 11 de marzo “Se considera a las corporaciones y multinacionales como agentes fundamentales del desarrollo y del bienestar, de manera que no se las asocia con la profundización de la desigualdad y el crecimiento de la pobreza, sino que se las asocia con la creación del empleo, el crecimiento económico y el progreso.”

Para ser menos manipulables necesitamos, como en las tareas infantiles, aprender a unir los puntos, para poder visualizar y entender el cuadro completo. La exigencia de resignación y abnegación unida al sacrifico, está ligada al control social, que a su vez no se entiende sin la marginalización y la exclusión de una parte importante de la sociedad.

Para entendernos:

Sin un gran número de personas, que creen que su valía se basa en sus trabajos remunerados y que tienen miedo a que, si no consiguen un sueldo, pueden caer en la marginalidad, a las que además se les ha coartado la posibilidad de desarrollarse de otra forma que no sea un empleo; sin muchas personas que pensamos demasiadas veces, que si nos esforzáramos más y más podríamos tener cabida y ser felices en esta economía; sin una sociedad que estigmatiza a quienes menos tienen, que culpa de su pobreza a quienes la sufren, al mismo tiempo que idolatra a empresarios y empresarias de éxito; sin un mundo, que quita valor a la naturaleza, que vive de espaldas a su propia ecodependencia, que utiliza términos como sostenibilidad, resiliencia, ecológico, vaciándolos de sentido, que tiene una mirada cortoplacista y que se despreocupa de qué dejaremos a otras generaciones (desertificación, tierras infértiles, residuos contaminantes...). Sin todos estos puntos, que están unidos entre sí, sería impensable que se aceptaran proyectos extractivistas como los que están planificando para Extremadura. Serían rechazados, aquí y en otras partes de la tierra.

Los discursos del odio, que en la actualidad indignan -con razón- a gran parte de la sociedad, no son sólo los abiertamente fascistas, los discursos del odio también son aquellos que nos hacen pensar que unos territorios, unas personas y unos cuerpos valen menos que otros, y que justifican y exigen sacrificios a quienes infravaloran, para que la rueda económica y social en la que estamos viviendo siga en movimiento.

¿Cómo nos salimos de este papel que se nos ha asignado? En primer lugar, creemos que es fundamental repensarnos, tanto individual como colectivamente, como pueblos, como regiones, preguntarnos hacia dónde nos gustaría ir, darnos el permiso de soñar. 

Prometer que por entrar en la economía globalizada sacrificando zonas y vidas, va a mejorar la calidad de vida en nuestra región es una falacia. Si la Unión Europea llega a ejecutar sus proyectos, con el beneplácito de una parte de la sociedad al más puro estilo “Bienvenido, Mister Marshall”, continuaremos en la línea de la “Extremadura Saqueada” (Coord Gaviria, Naredo y Serna. Ruedo Ibérico, 1978) o, como lo denominó André Gunder Fran en 1966 y recupera Ángel Calle Collado, el sangrante desarrollo del subdesarrollo.

Tenemos la oportunidad de cambiar nuestra mirada. Nos acercamos, aunque sin desearlo, a las consecuencias que nuestro modelo de desarrollo causa en otras zonas del planeta, problemáticas que o se nos ocultan o no queremos ver. No se trata de liderar luchas al estilo NIMBY “Not In My Back Yard” (No en mi patio trasero), se trata de ser consciente de las consecuencias que tiene un modelo económico, un modelo de consumo y un modelo de éxito, que naturaliza el despojo de otras personas y lugares.

Se trata de replantearnos el modelo de movilidad que queremos, repensar nuestras vidas para que cada vez dependan menos de un empleo o un consumo vinculado a una multinacional, y que cada vez valoremos más los trabajos que mejoran nuestra salud, que nos alimentan, en los que no tenemos que autoexplotarnos para llevarlos a cabo.

Se trata de que no utilicen nuestras miserias para conseguir generar conflictos entre nosotras y nosotros mismos. Necesitamos alianzas, diálogo, necesitamos escucharnos, pensar juntas y juntos, con quienes piensan igual y diferente, es fundamental “la convivencia con los diferentes para que se pueda luchar mejor contra los antagónicos” (Paulo Freire. Pedagogía de la Esperanza, 1992).

Hay que ser conscientes de que no podemos cambiar tanto en poco tiempo, pero tampoco se nos puede olvidar que si hipotecamos nuestro futuro, nos negamos toda posibilidad de soñarnos de otra forma, nos negamos la posibilidad de la esperanza. Y esa posibilidad, todavía está en nuestras manos. 

Artículo elaborado para el proyecto “Una mirada a la construcción de acciones transformadoras: Vinculación de causas locales a causas globales y articulación de propuestas y alternativas basadas en la sostenibilidad de la vida”, con reflexiones extraídas del proyecto “Por un ODIO me entra, por otro… nos salimos”, ambos financiados por la AEXCID- Junta de Extremadura.

Sobre o blog
El Blog de Pueblos - Es una apuesta por la solidaridad que ofrece una mirada crítica sobre las diferentes realidades sociales, políticas, económicas y culturales del mundo.Queremos visibilizar la diversidad de colectivos y movimientos sociales del Estado Español y de otras partes del mundo, así como sus luchas, sobre todo en aquellos lugares y momentos históricos donde la voz y la palabra son negadas. Este Blog, impulsado por la asociación Paz con Dignidad, es un instrumento de comunicación para fortalecer e impulsar nexos entre organizaciones del Norte y del Sur que trabajan en procesos de transformación social.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Ecología
Relatos ecotópicos Lo llamábamos el zoo
“Lo llamábamos el zoo” es uno de los relatos finalistas del I Certamen de relatos ecotópicos de Ecologistas en Acción.
Agricultura
El Salto Radio Agro-cultura
Con las carreteras llenas de tractores, en toda Europa y también en nuestro país, es el momento de reflexionar sobre la agro-cultura.
Ecología
Unión Europea El ecologismo celebra que se ratifique el Reglamento sobre la Restauración de la Naturaleza
Amigos de la Tierra, ClientEarth, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF aplauden la decisión del Parlamento Europeo y reclaman empezar a trabajar en un Plan Nacional de Restauración.
#88475
29/4/2021 22:50

Análisis y reflexión. Propuestas para lo global y lo local. Para cada persona y para el colectivo. Auto pensarnos. Qué falta hace!

0
0
#88438
29/4/2021 11:52

Muchas gracias por este artículo. A la gente que sentimos los pueblos en el corazón, nos toca.

Un apunte: ¿no os habéis dado cuenta que para la ciudad "decrecimiento" y para el pueblo "municipalismo"?

¿Un planeta, dos alternativas?

Yo me quedo con el "Anarquismo Libre Libertario", pero en nuestras sociedades es muy difícil.

¿Por qué no, "comunismo libertario"? Si es la que más se acerca a España.

¡Nos vemos!

¡Hasta La Victoria! ¡Vivo!

5
0
Sobre o blog
El Blog de Pueblos - Es una apuesta por la solidaridad que ofrece una mirada crítica sobre las diferentes realidades sociales, políticas, económicas y culturales del mundo.Queremos visibilizar la diversidad de colectivos y movimientos sociales del Estado Español y de otras partes del mundo, así como sus luchas, sobre todo en aquellos lugares y momentos históricos donde la voz y la palabra son negadas. Este Blog, impulsado por la asociación Paz con Dignidad, es un instrumento de comunicación para fortalecer e impulsar nexos entre organizaciones del Norte y del Sur que trabajan en procesos de transformación social.
Ver todas as entradas
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Ocupación israelí
Genocidio EE UU bloquea una condena del Consejo de Seguridad contra Israel por la matanza de civiles hambrientos
Washington vuelve a blindar a Israel ante cualquier iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU mientras Biden empuja para enviar más ayuda a su aliado. Ultraderechistas israelís penetran en Gaza con la intención de establecer un asentamiento.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Política
Posverdad Sobre la neoliberalización de la verdad: ¿qué tienen en común Trump, Ayuso o Netanyahu?
En el neoliberalismo de las narrativas, con ‘lobbies’ propagandísticos, medios y algoritmos de tu parte, cada cual adapta su discurso a su ‘target’ de consumo y se monta su propia película, que ya habrá un público que se la compre.
Cine
Almudena Carracedo y Robert Bahar “Esta película puede ayudar a cerrar muchas conversaciones negacionistas”
Netflix estrena el 1 de marzo ‘No estás sola’, un documental riguroso y situado de la violencia sexual.

Últimas

Análisis
Análisis Cómo Alemania aprendió a amar la bomba
Un 71% de los alemanes se muestra contrario a acceder a la posesión de una arma nuclear propia y en ninguno de los partidos políticos los porcentajes favorables llegan al 40%, aun así, la idea se ha abierto paso en el debate político.
Tribuna
La derecha contra el Pacto Verde Restaurar la naturaleza: por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas
La derecha europea, contra la Ley de Restauración de la Naturaleza y en defensa de la agroindustria extractivista y la insostenibilidad ambiental.
Más noticias
Libertad de expresión
OMC Represión y detenciones en la conferencia de la Organización Mundial del Comercio en Abu Dabi
Las organizaciones de la sociedad civil que han asistido a la conferencia denuncian que los miembros de seguridad están coartando su libertad de expresión, realizando detenciones y les prohíben vestir la kufiya.
Minería
Mina polémica La mina de Aguablanca, en el aire
La caducidad de su Declaración de Impacto Ambiental, denunciada por Ecologistas en Acción, pone en cuestión la licitud de la reapertura de la mina de níquel de Monesterio (Badajoz).
Opinión
Opinión Las políticas de progreso que no lo son
El mejor camino para construir la paz es promover procesos de seguridad común entre países que facilite la multipolaridad, la confianza mutua, y el apoyo entre estados para alcanzar una seguridad compartida.
Feminismos
HACIA EL 8M en Madrid Una cadena humana feminista contra el genocidio del pueblo palestino
Más de 3.000 mujeres participarán el sábado 2 de marzo en una cadena humana organizada por la Comisión 8M de Madrid para denunciar la ocupación y el apartheid que sufre Palestina por parte del Estado de Israel.
Tribuna
Tribuna ¿El final del mayor caso de criminalización de la solidaridad en las fronteras? El juez decide
Casi 8 años después desde que empezara la investigación contra la tripulación del barco de rescate iuventa, el juez decidirá este sábado 2 de marzo si cierra el caso o si las acusadas deberán enfrentarse al juicio principal.

Recomendadas

Argentina
Elizabeth Gómez Alcorta “Milei quiere volver a 1921 con la derogación de la ley del aborto”
Ex ministra de Mujeres, Género y Diversidad de Argentina durante el último gobierno, esta abogada feminista y por la defensa de los derechos humanos, desgrana la situación social y económica después de tres meses de Gobierno de Javier Milei.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.
Madrid
Gran Premio de España El escondite Ifema: la sombra del pufo valenciano sobrevuela la F1 de Ayuso y Almeida
Las cinco ediciones del Gran Premio de Europa que acogió Valencia costaron a las arcas públicas 308 millones de euros. Como en el circuito que Madrid pretende montar, los dirigentes regionales hablaron entonces de “coste cero” para el erario público.
Literatura
Javier Gallego “Es más necesario que nunca que haya una información al margen de lo que ocurre en el centro”
El comunicador Javier Gallego debuta en la novela con ‘La caída del imperio’, el relato de un frenético y largo fin de semana que concluye con el estallido del 15M.