Senegal
Sencirk, cuando el circo es el camino

Esta agrupación de circo proveniente de Senegal es al mismo tiempo compañía y escuela con enfoque social. Creada por Modou Fata Touré tiene como finalidad ser un apoyo para niños y jóvenes con pocos recursos, que a través de las artes circenses puedan acercarse a una realidad que les permita conocerse mejor por dentro y por fuera.
Sencirk Senegal 1
Una de las integrantes en un ensayo de Sencirk/ Belén B. Massieu
Con el apoyo del equipo de “África en las Universidades Andaluzas” de MAD África.
21 sep 2022 08:05

El capirote de la carpa azul de Sencirk se vislumbra tras unos muros de hormigón que protegen las inmediaciones de la Piscina Municipal de Dakar. Un camino arbolado por el que corretean niños con trajes escolares, da paso a la entrada a esta compañía. Nos recibe un mapa blanquecino del continente africano, donde se puede leer en inglés “África dividida: corrupción, guerra, pobreza”. A su lado, según nos cuentan, en algún espectáculo hubo uno igual, vacío, “para que entre todos construyésemos el África que queremos”. La bienvenida al espacio deja claras las intenciones de la primera compañía de circo de Senegal: el circo puede ser más que acrobacias y entretenimiento.

Sencirk está ligado a la historia personal de su fundador, Madou Fata Touré, quien huyó de una escuela coránica en Gambia y llegó a Senegal mes y medio después en busca de su abuela. Al no encontrarla, se vio durmiendo y deambulando por las calles hasta toparse con el centro de acogida L’empire des enfants. Allí, además de cariño y formación, conoció a Djef Djel, la asociación sueca que le acercó al circo por primera vez. Tras una estancia en Suecia, donde aprendió las artes circenses en profundidad, volvió a Senegal con la determinación de compartir lo aprendido con gente como él.

"Nuestra idea es que vean el circo más allá de un hobby, puede ser una manera de llegar a fin de mes”

Desde entonces han pasado casi 15 años en los que Sencirk ha ido creciendo y formándose como una asociación que apoya a niños y jóvenes con pocos recursos para formarlos en este tipo de circo. “Nuestra idea es que vean el circo más allá de un hobby, puede ser una manera de llegar a fin de mes”, cuenta Marietou T. Marame, directora artística.

Actualmente, trabajan con más de 200 niños desde los cuatro años en escuelas y centros sociales, en los que emplean las técnicas artísticas con una clara intencionalidad educativa. Los valores del circo social, señalan, van de dentro hacia fuera. Este circo social quiere romper la barrera entre lo artístico, lo deportivo y lo social para encontrar el espacio desde el que puedan educar de manera lúdica a los niños y niñas.

Circo en Senegal
Carpa del circo Sencirk en Dakar. Foto de Belén B. Massieu

Como recalca Marame, esta enseñanza mezcla el fortalecimiento externo —que permite llevar a cabo ejercicios acrobáticos, de equilibrio o elasticidad como base— con habilidades necesarias en el día a día como son la empatía o la estabilidad emocional. En definitiva, el conocimiento y el respeto hacia el otro y hacia uno mismo.

Muchos de los niños con los que trabajan han sido talibés, como lo fue Madou Fata, “jóvenes que estudian el Corán, que pasan parte de su día viviendo en la calle y que, en muchas ocasiones, se ven obligados a hacer otras cosas para mantenerse”, relata Marame. “Aunque ahora mismo hay centros dedicados para trabajar con ellos”— continúa— “nosotros participamos en su educación también dando clases de circo para que puedan comprobar que ser artista o profesor de circo puede ser una profesión aquí en Senegal”.

Marame, artista, directora de espectáculos y también encargada de la parte pedagógica, es una de las integrantes que nos recibe. Cuenta que llegó a Sencirk cuando se consiguió la carpa y la asociación empezó a crecer. “Yo practicaba gimnasia artística y una amiga que vio el proyecto y lo que se hacía me animó a venir. Tras conocerlo de lleno quise que más gente viniera y, como en red, fuimos viniendo cada vez más gente y más artistas”, dice.

Ahora mismo son unas 20 personas, todas ellas artistas y profesoras al mismo tiempo. “Aquí hacemos un poco de todo, es una especie de círculo social. La mayoría viene aquí con una situación social de dificultad, de precariedad. No trabajan o no están escolarizados, y a raíz del circo encuentran algo a lo que poder dedicarse y en lo que pueden enfocar el futuro”, detalla Marame.

Sencirk Senegal 3
El circo puede favorecer el conocimiento de uno mismo y su aporte con los demás. / Belén B. Massieu

Ella recalca la importancia de haber estrechado lazos con las escuelas y con centros sociales. Por un lado, para poder llegar a más niños y de forma más regular. Por otro, para poder mantenerse. “Las clases de circo y las escuelas de verano nos hacen poder pagar a los artistas a final de mes y también poder crear nuevos espectáculos”, explica, mientras cuenta que parte de la compañía se encuentra precisamente exponiendo una de las obras en un festival de circo en el extranjero.

En Sencirk se observa el marco de “una formación de formadores” que diría el teórico de circo social Antonio Alcántara. En este sentido, el circo, además de su componente artístico intrínseco, es una herramienta educativa que transforma a la persona y que funciona asimismo como motor autónomo para avanzar como sociedad.

“Ver a una mujer ya no solo haciendo danza, teatro o circo, sino trabajando como tal, choca mucho con los valores culturales que todavía están presentes”, cuenta Marietou T. Marame

Así, desde la compañía han visto necesario abrirse a un público más amplio. “Últimamente también hemos añadido cursos para adultos, podéis apuntaros si queréis”, nos invita entre risas Marame. Y es que ella cuenta con ilusión cómo Sencirk lo ha hecho conocerse a sí misma y progresar como artista. “La primera vez que tuve que participar en un espectáculo no sabía qué hacer, tenía mucho pánico escénico y no me veía capaz, pero el circo, tal y como lo queremos enseñar aquí, te da fuerza tanto interior como exteriormente para poder confiar en una misma”, detalla con firmeza.

Cada vez más mujeres

A raíz de esta anécdota, su compañera Adji Mbéne Lam, encargada de los asuntos contables y de proyectos, explica que actualmente la compañía está mayoritariamente formada por hombres, pero que cada vez hay más mujeres: “Aquí en Senegal la mujer está todavía muy relegada a la casa, al cuidado del hogar y ya está, pero yo estoy casada y tengo dos hijos y vengo aquí a ejercer mi profesión todos los días”. “¡Claro!”, añade feliz Marame, pues cuenta que, en general, es difícil dedicarse a la cultura en el país, pero que para una mujer lo es todavía más.
Sencirk Senegal 4
Un momento de distensión durante un ensayo / Belén B. Masdieu

Reconoce que hay deportes muy valorados y prestigiosos como la lucha tradicional y el fútbol, ambos espacios mayoritariamente para hombres. Sin embargo, “ver a una mujer ya no solo haciendo danza, teatro o circo, sino trabajando como tal, choca mucho con los valores culturales que todavía están presentes”.

Mbéne añade que “empieza a ser aceptado que una mujer vaya a una oficina o algún trabajo de este estilo, pero no tanto que se dedique a enseñar en una carpa de circo”. Sin embargo, ella, con una sonrisa desbordante, expresa que estar en contacto con este tipo de circo le ha hecho querer seguir trabajando en esta línea.

Ante la pregunta del apoyo estatal que reciben se ríen y se miran cómplices. Mbéne apunta que obtienen un pequeño aporte del ayuntamiento, pero que la mayor parte de los fondos del circo viene de organizaciones extranjeras, “por eso es importante dedicarles tiempo a los proyectos”, cuenta, a lo que Marame la interrumpe: “¡Nos hace un poco la vida más fácil a todos!”.

Sencirk Senegal 2
En Sencirk se especializan en diferentes técnicas circenses/ Belén B. Massieu

Sencirk ha participado en festivales internacionales en Francia, Suecia y también España, con espectáculos propios como Chiopite, la primera obra propia donde relatan la historia de vida de su creador, Madou Fata Touré. Ambas mujeres, además, cuentan que en sus obras quieren tener una fuerte incidencia social, partiendo de combinar la cuestión política del país con historias concretas y quieren hacer partícipe al espectador como parte fundamental del cambio social que buscan como compañía.

Sin embargo, Robert Diouf, un compañero que se une a la conversación, expone que “el Estado no es capaz de reconocer la labor cultural y social de Sencirk, ni tampoco de sus integrantes”. Él mismo, que ha sido doblemente campeón africano de patinaje, no ha recibido ningún pronunciamiento del presidente al respecto.

Un primer festival

No obstante, esta falta de reconocimiento estatal no les ha impedido llevar a cabo el primer festival de circo de Senegal. Bajo el nombre de Festival des arts du cirque de Dakar a mediados de mayo se dio el encuentro, en el que participaron diferentes compañías provenientes de Costa de Marfil, Guinea Conakry o Burkina Faso. Esto permitió compartir experiencias y maneras de hacer circo en diferentes países del África occidental.

Como cuenta Marame, una de sus bases es “el compartir, el generar ese sentimiento de empatía que solo se crea cuando nos juntamos”. Así, la directora artística de Sencirk concluye: “Al final no podemos olvidar que el artista de circo es como un poeta, solo que expresa con el cuerpo lo que a veces nos cuesta decir con palabras”, algo que, al final, no es más que un equilibrio perfecto entre lo que sentimos y cómo se lo contamos a los demás. 

Sencirk Senegal 5 carpa
Entrada a la carpa de Sencirk/ Belén B. Massieu


Arquivado en: Senegal

Relacionadas

En el margen
Djibril Mbaye “Cuando eres niño, ves pasar un avión y piensas: ‘¿cuándo me subo?’”
El percusionista y músico Djibril Mbaye proviene de una familia de griots. La música le ha permitido “buscarse la vida” tanto en su Senegal natal como en España, el país al que llegó hace más de dos décadas.
Actualidad africana
Actualidad africana El descontento social y el aumento del precio de los productos básicos cocinan una tormenta perfecta
El Cuerno de África está viviendo la peor sequía, al menos, de las últimas cuatro décadas, que está generando una hambruna extrema. Mientras, los precios de los productos más básicos aumentan sin control en todo el continente y propician las condiciones para estallidos sociales.
Migración
Soda Niasse “Quienes solo tienen un odio visceral que les consume por dentro se van a autodestruir”
Desde Las Palmas de Gran Canaria, participa en las redes locales de apoyo a las personas migrantes. La senegalesa Soda Niasse habla con claridad y sin rodeos del colonialismo y la hipocresía que atraviesan las políticas migratorias.

Destacadas

Italia
Elecciones generales Los herederos del fascismo obtienen el 26,2% del voto y podrán gobernar en Italia
Giorgia Meloni, de Fratelli d'Italia, obtiene uno de cada cuatro votos y contará con el apoyo externo de la coalición que completan Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.
Gas natural
Gas natural licuado, la solución energética para Europa que pone al mundo al límite
Casi el 70% del gas que se consume en la UE viene a través de gasoductos, y el resto viene del gas natural licuado. Ante el peligro del cierre del grifo desde Moscú, Europa lleva meses intentando incrementar el volumen de gas natural licuado que compra desde el extranjero.
Monarquía
La despedida de Isabel II, un show que refuerza a las monarquías
El funeral de la reina ofrece un balón de oxígeno al resto de monarquías occidentales, entre ellas la española. Un extremadamente largo velatorio para justificar y reforzar la anomalía histórica de su institución.
Opinión
En diálogo con el movimiento socialista: tesis para la organización que viene
Dentro del contexto del debate organizativo en curso —donde están entrando en diálogo posiciones autónomas y socialistas— este texto se busca ahondar en algunos puntos ya puestos sobre la mesa y rescatar otros tantos que quizás no se han tratado con la suficiente profundidad. Se enuncia desde lugares autónomos, mas no se toman estos como casillas inamovibles. El deseo es que circule y pueda abrir ventanas interesantes dentro de la actual y nutrida discusión.
Migración
Migraciones Marlaska, Melilla y la violencia en la frontera sur
La continuidad del ministro de Interior tras los hechos del pasado 24 de junio normaliza la impunidad ante las muertes en la frontera.

Últimas

Literatura
Juan Pinilla “La biografía de Saramago es la de los donnadies y los desheredados”
El investigador y cantaor Juan Pinilla publica con la editorial Atrapasueños el libro ‘Saramago. El Nobel de lo imposible’, un laborioso y profundo estudio sobre el escritor portugués que llega a las librerías en pleno centenario de su nacimiento.
Opinión
Vuelva usted mañana: la enfermedad crónica de la administración en la era digital
A la e-administración le queda mucho camino por recorrer: sigue siendo poco más que una fantasiosa quimera, una distante utopía con la que los usuarios más críticos no dejan de soñar.
Chile
A Fronteira Insistirmos, persistirmos, resistirmos
O rexeitamento en Chile exixe unha lectura que se afaste das antinomías tradicionais e atenda unha memoria americana común.
Migración
Migración València se manifiesta por tercera ocasión para exigir justicia por la Masacre de Melilla
El movimiento antirracista de València se concentra una vez más para exigir una investigación independiente y protección para las supervivientes en espera de juicio en Marruecos.
El Salto Radio
Que No Te Lo Cuenten De ecología y humanidad
VV.AA.
Nueva edición del noticiero quincenal de El Salto
Antifascismo
Antirracismo El mundialito que resiste a la metrópoli
El Mundialito mixto antirracista de Bilbao cumplió su sexta edición, mientras que en Iruñea preparan su estreno.

Recomendadas

Fascismo
Las elecciones en Italia como espejo en el que mirarse
Recordar los desmadres de Berlusconi o la base social del fascismo histórico puede parecer un ejercicio infructuoso, pero lo cierto es que permite abordar la cuestión aportando la perspectiva de la memoria. Y tal vez la memoria sea lo único que nos pueda salvar.
Extrema derecha
Italia, año cero
A las crisis cíclicas y de difícil explicación hasta para la propia ciudadanía italiana, se suman los formateos políticos que el sistema sufre en cada elección desde hace más de una década.
Elecciones
Elecciones 2023 Las municipales y Sumar, el nuevo órdago de Podemos
El partido a la izquierda del PSOE que cambió la historia de la política moderna de España sigue buscando su rumbo tras la era Iglesias. Las autonómicas y municipales de mayo próximo ya están sobre la mesa y está por verse cómo será la relación con IU y con los de Yolanda Díaz. La marca electoral de los morados, en el ojo del huracán.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
Literatura
Literatura Alejandra Pizarnik, de la A a la Z
Hace 50 años que se echa de menos la voz de la poeta única, singularísima, que fue Alejandra Pizarnik. Nació en Buenos Aires, en 1936, en una familia de inmigrantes y desde muy niña sus pasiones fueron leer, escribir, escandalizar un poco... Comenzó estudios de Filosofía y Letras que no acabó, tomó clases de pintura, leyó desaforadamente, viajó, volvió… y siempre escribió poesía, narraciones y diarios de donde se han extraído la mayor parte de las entradas de este diccionario, que intenta recomponer algunos fragmentos de ese puzle llamado Alejandra Pizarnik.
Represión
Miles de personas se concentran en Madrid en apoyo a las sindicalistas de la Pastelería Suiza condenadas a prisión
La manifestación convocada por el sindicato CNT ha reunido en la capital a alrededor de 10.000 personas con el objetivo de “denunciar la criminalización de la acción sindical” y exigir la “inmediata absolución” de las seis sindicalistas condenadas a prisión en la Pastelería Suiza de Xixón.
Migración
Surge en València el Movimiento Fuerza Migrante para motivar el voto
El Movimiento Fuerza Migrante (MFM) se ha presentado recientemente en la ciudad de València con el objetivo claro de movilizar el voto migrante y organizarse de cara a los comicios del 2023.