Antifascismo
Un relato coral contra el fascismo

El periodista Miquel Ramos ha publicado una guía clave para conocer la evolución del movimiento antifascista en España. Se trata de un compendio de experiencias que se proyectan sobre el presente para aportar herramientas de combate contra la violencia de la extrema derecha.

El periodista Miquel Ramos comenzó a recortar noticias sobre los movimientos fascistas con apenas 14 años, coincidiendo con el asesinato del activista antifascista Guillem Agulló en Montanejos (Castelló). Desde entonces hasta hoy se ha convertido en referente ineludible sobre los movimientos de extrema derecha, así como sobre la lucha colectiva (diversa y sin trampa) contra estos.

Hace pocos meses publicó el informe De los neocón a los neonazis: La derecha radical en el Estado español, volumen que coordinó para la Fundación Rosa Luxemburg, y ahora presenta Antifascistas: Así se combatió a la extrema derecha española desde los años 90 en la editorial Capitán Swing. Con prólogo de Pastora Filigrana, Antifascistas es una voluminosa enciclopedia de capítulos breves y contundentes que recoge, en palabras del propio Ramos, “un conjunto de aportaciones personales, un relato subjetivo de quienes han vivido unos hechos concretos en un momento y un lugar determinados y hoy se deciden a contarlos”. En definitiva, “un relato coral que aporta diferentes experiencias, puntos de vista y, sobre todo, reflexiones sobre un movimiento diverso y todavía hoy activo”.

Ramos, conocido por su periodismo de investigación y militante desde la fundación del histórico L’Avanç hasta Diagonal, La Marea y El Salto, entre otros medios, recoge en su libro el desarrollo que ha seguido el fascismo en España desde la muerte de Franco hasta nuestros días, así como las formas que ha adquirido la resistencia antifascista en aquellos años violentos de la extrema derecha y las diferentes historias de la gente que componía esa resistencia a lo largo y ancho del Estado.

En el relato minucioso que compone Ramos se retrata de manera diáfana cómo el fascismo, además de presentarse desde los 80 por medio de formas tan diferentes como las organizaciones CEDADE o Bases Autónomas (BB.AA), siguió y sigue impregnando las estructuras de un Estado que nunca rompió con el franquismo, algo especialmente significativo en el caso de la policía y el ejército, pero que también se manifiesta habitualmente, por ejemplo, en el caso del poder judicial.

El legado de la lucha antifascista que recoge el libro representa también una memoria cargada de esperanza frente a los retos a los que nos enfrentamos en el presente

Se trata de una constante que llega hasta nuestros días y que adquiere múltiples expresiones, como ejemplifican los privilegios y la impunidad recibida por Rodolfo Martín Villa o Billy El Niño, o la permisibilidad con que la justicia y la clase política y mediática conviven con las persistentes celebraciones de exaltación fascista (incluso si en ellas un grupo de policías amenaza con el exterminio a la mitad de la población de este país), mientras se persigue o señala a aquellos que les enfrentan desde el antifascismo (como muestra, entre muchos otros, el caso del joven vallecano Alfon).

La pormenorizada radiografía de Ramos atraviesa de manera ágil episodios tan significativos como el surgimiento y transformación de diferentes grupos fascistas, sus vínculos y relaciones con las diferentes expresiones de la guerra sucia contra ETA, que acabaría desembocando en la creación de los GAL bajo el amparo del gobierno de Felipe González, o la relevancia que tuvo la aparición del fenómeno skinhead en el Estado, tanto para los movimientos fascistas como para los antifascistas (en este caso, a través de los SHARP o los redskin).

Transición
Batallón Vasco Español, Madrid, año 1980

Se cumplen cuatro décadas del año en el que la extrema derecha asesinó más en España desde la llegada de la democracia. El asesinato de Yolanda González condensa las incógnitas en torno a la connivencia entre los ultras, la guerra sucia contra ETA y sus enlaces y superiores en los Cuerpos de Seguridad del Estado.


Pero además, el legado de la lucha antifascista que recoge el libro representa también una memoria cargada de esperanza frente a los retos a los que nos enfrentamos en el presente. Así, por ejemplo, se describe cómo, a partir de los incidentes del 20N de 1988 en Tirso de Molina, en Madrid, donde diferentes grupos se organizaron para vigilar y repeler la agresión que recibían anualmente en esa fecha en el Rastro, se creó el Colectivo Autónomo Antifascista, origen de la Coordinadora Antifascista de Madrid (CAM). En este se integraron CNT, Solidaridad Obrera, CGT y miembros de las Juventudes Comunistas con una finalidad de autodefensa colectiva frente a las agresiones fascistas que pudieran repetirse cada 20N. Y con esa misma finalidad, alrededor de otros grupos de autodefensa se congregarían diferentes sensibilidades antifascistas en el resto del Estado, como ejemplifica también el caso de la Plataforma Antifascista de Zaragoza (PAZ).

La música aparecería como parte inseparable de la resistencia, como seña de identidad y de combate, ya fuera por medio del hip hop, del punk o del ska

Alrededor de la autodefensa, el antifascismo encontró expresiones también en los grupos LGTBI, como se expone con el caso del Front d’Alliberament Gaia de Catalunya (FAGC), que en su preparación para personarse como acusación popular por el asesinato de la travesti Sonia Rescalvo a manos de un grupo neonazi en Barcelona, entraron en contacto con el movimiento okupa, colectivos antimilitaristas y otros grupos junto a los que acabarían organizando el Carnaval Antifeixista con el que se recaudaron fondos para el juicio.

Antifascismo Madrid Universitaria
Manifestación antifascista con motivo del 20N en Ciudad Universitaria, Madrid, en el año 1996. No CC. Álvaro Minguito

El caso de Guillem Agulló también pone de manifiesto el acercamiento que, ante las listas negras descubiertas en manos de los neonazis de Acción Radical en València, se produjo entre las diferentes sensibilidades antifascistas, desde anarquistas de la CNT hasta IU, grupos LGTBI e independentistas catalanes, vascos y gallegos. Otras sinergias de autodefensa profundamente inspiradoras se dieron entre los Color Power (primero en Fuenlabrada y luego en otras regiones de Madrid) y los SHARP y redskin, una unidad que dio la fuerza suficiente para pasar a la ofensiva contra los neonazis, hasta que estos retrocedieron.

Como recordaba sobre esta experiencia la asesora legal Ana Bibang en la presentación del libro en Madrid, el pasado 7 de abril, en aquella época “se puso el cuerpo pero de manera material”, y fue así como “a la ultraderecha se la echó de la calle”. Bibang señalaba la importancia del papel que jugó el hip hop en aquel contexto, y efectivamente, como reflejan las páginas de Antifascistas, en cada una de estas escenas la música aparecería como parte inseparable de la resistencia, como seña de identidad y de combate, ya fuera por medio del hip hop, del punk o del ska.

Normalización de idearios fascistas

En su libro, Ramos muestra cómo, con el paso de los años, y en gran medida gracias al arrinconamiento de la violencia fascista a manos de las diferentes expresiones antifascistas, la ultraderecha ha ido transformando sus tácticas con el objetivo de normalizar su discurso y su presencia dentro de los parámetros que ofrecen las democracias liberales occidentales (como exponen los casos de Francia, Italia, Austria, Gran Bretaña o Estados Unidos, por mencionar solo algunos ejemplos). Por supuesto, el caso de España no ha sido una excepción.

La sucesión de experiencias ultraderechistas como las de Democracia Nacional (DN), Movimiento Social Republicano (MSR), Plataforma España 2000 o Plataforma Per Catalunya (PxC), sirvieron de preámbulo para anticipar la encrucijada en que hoy nos encontramos, con la culminación institucional que encarna Vox. Y a esta culminación le ha acompañado una alarmante normalización mediática del racismo, la xenofobia, la misoginia, la transfobia y toda forma de segregación que los proyectos supremacistas del fascismo representan. Por ello, como ha señalado Ramos a este respecto en una entrevista reciente, esta mutación táctica exige del antifascismo una reconsideración de sus métodos, una respuesta inteligente y adaptada a la coyuntura:

“El antifascismo se organizó a principios de los 90 para proteger la vida y la integridad de unas personas que estaban siendo atacadas. Cuando la extrema derecha se institucionaliza y se viste de demócrata, se requieren de otras estrategias para pararla. (…)

Cuando la extrema derecha trata de dar una cara amable y solidaria, ahí se requiere de un trabajo no tanto de confrontación, sino de contrapeso a nivel social y cultural. Aquí, los movimientos sociales toman partido tratando de vacunar en los barrios o formar frentes amplios que sirvan de freno a discursos racistas o a determinadas campañas de la extrema derecha. Porque el antifascismo es parte de la historia de los movimientos sociales. Y es aquí donde se empiezan a tejer nuevas alianzas que van más allá de la protesta en la calle y que incluye también disputar el relato sobre la precariedad, sobre la inseguridad… que son temas donde la extrema derecha se siente cómoda”.

Pero esta lucha es una lucha desigual, como pone de manifiesto el papel que juegan los medios hegemónicos (controlados por los intereses del capital global y entregados a las disputas cortesanas del poder político y económico) en la naturalización actual del discurso fascista, mientras aquellos otros medios comprometidos con las luchas populares del antifascismo reciben los ataques de la ultraderecha, como sucedió en noviembre de 2021 cuando El Salto, La Marea, Arainfo y Kaos En La Red sufrieron un ataque sin precedentes contra sus servidores. Esta desigualdad ilustra de forma ejemplar sobre la historia que subyace a la relación del Estado español con el fascismo, y que impregna también la relación que los medios de este país mantienen con este.

Exhumacion Villadangos del Paramo 1
La voluntaria de la ARMH Marina Redondo durante la exhumación de la víctima número tres. Ainoha J. Vilató

Y la memoria

En la presentación de Antifascistas en Madrid, la periodista Olga Rodríguez recordaba el esfuerzo colectivo del que había participado por abrir la fosa en la que yacía su bisabuelo, fusilado por los golpistas en 1936 en Villadangos del Páramo, en León.

Rodríguez relataba los titánicos esfuerzos y sacrificios por los que debían pasar las familias en este país para poder recuperar la memoria de sus familiares masacrados y desaparecidos en el genocidio de Franco, así como el pánico que aún hoy silencia pueblos enteros del Estado español. En las exhumaciones, decía, “cuando se rompe la tierra, y este país necesita que se rompa la tierra, se rompe el silencio y se rompe el miedo”. Y recordaba entonces cómo la escritora Almudena Grandes había subrayado que este país, en donde se ha asimilado la reconciliación a la impunidad, “es la única democracia de Europa que no se funda sobre su propia tradición democrática y que no reivindica su propia tradición antifascista”, como si la democracia sencillamente se fundara “en el aire”.

El Discurso sobre el colonialismo del escritor martiniqués Aimé Césaire retrató con una claridad meridiana cómo el fascismo podía entenderse como el colonialismo regresando a casa. Sin embargo, al observar la continuidad entre la historia del fascismo reciente en España y la dictadura impuesta por el golpe de Estado liderado por militares africanistas, así como en su connivencia con el poder y los medios que le mantienen vivo hoy, el libro de Ramos nos interpela a preguntarnos si en realidad este fascismo nuestro de cada día alguna vez se había ido de aquí.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Extrema derecha
Política Andalucía: medio millón de ultraderechistas y 3,5 millones de abstencionistas, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?
En los comicios europeos 500.000 andaluzas votaron a formaciones de ultraderechas y 3,5 millones ni siquiera fueron a las urnas, un mapa que se lleva construyendo años, analizamos el por qué con activistas, partidos y expertas
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplir dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
Unión Europea
Unión Europea La antifascista Ilaria Salis sale de su arresto en Hungría para poner rumbo al Parlamento Europeo
La profesora italiana, detenida en Hungría desde febrero de 2023 ha sido liberada tras obtener un escaño en las pasadas elecciones por la lista de Alleanza Verdi Sinistra (AVS).
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.