Educación
La jornada escolar intensiva se abre paso sin contemplar la evidencia científica

Las mejoras laborales de los docentes y la crianza intensiva impulsan el cambio a una jornada que no beneficia a la infancia.
Colegio de primaria en Madrid 2
Colegio de primaria en Madrid Álvaro Minguito

Son semanas de burocracia y debate, es tiempo de reconversión de jornadas escolares en los centros educativos. En País Valencià, el viernes terminó el plazo para que el Departament d’Educació autorice a 189 centros públicos plantear una votación el 11 de abril en la que las familias podrán decidir si transitar de la jornada partida a la continua para el próximo curso, informan a El Salto fuentes del departamento. En Nafarroa, 153 escuelas e institutos han solicitado el cambio, concreta su Departamento de Educación. 

Eliminar las clases vespertinas, comprimirlas de 9 a 14h, que los críos coman más tarde, aunque sean pequeños, que muchos abandonen el comedor escolar, que más mujeres vayan a recogerles para alimentarles en casa, que los docentes mejoren su horario, que los centros privados se mantengan al margen de todos estos cambios, formando islas de conciliación en los municipio, son algunas de las principales consecuencias de esta reconversión impulsada por docentes y afianzada por familias que abogan por la crianza intensiva, en contra de la evidencia científica, alertan los expertos consultados. 

En los países de la Unión Europea donde el alumnado de primaria y secundaria —nunca del ciclo de infantil— imparten las clases del tirón, llaman a ese tipo de jornada intensiva o comprimida. España ha optado por un término un tanto eufemístico: jornada continua. Se ha extendido por todos los territorios, a excepción del País Vasco y Catalunya. En la mayoría de los casos, el cambio se realiza a través de la votación de las familias, a quienes habitualmente la Administración y las escuelas no plantean referéndums.

La intensiva se ha extendido solamente en la educación pública. Este curso, en Madrid capital el 60% de los centros públicos practican la jornada intensiva, frente a un 1,45% de la privada. De los 153 centros que optan al cambio en Nafarroa, solo 13 son privados. 

No existen estudios sobre el impacto de esta conversión, pero la intuición de federaciones de ampas y los sociólogos de la educación consultados es compartida: mantener un horario escolar que favorece la conciliación laboral y familiar y es acorde a las necesidades biológicas de la infancia, desde los más pequeños a los adolescentes, puede ser motivo para que una familia opte por un centro privado con jornada partida, frente a uno público con jornada intensiva.

La jornada intensiva se ha extendido solamente en la educación pública: en Madrid capital el 60% de los centros públicos practican la jornada intensiva, frente a un 1,45% de la privada

Un jetlag permanente

El pediatra Gonzalo Pin, coordinador del grupo de trabajo de sueño y cronobiología de la Asociación Española de Pediatría, afirma categóricamente que “toda la evidencia científica indica que la jornada partida produce una mejora del rendimiento y de la calidad de vida de los chavales”. La evidencia se constata en dos sentidos: en los ritmos de la cronopsicología y del cronoaprendizaje, así como en la crononutrición. El pediatra alerta de que los niños en jornada intensiva “viven en un jetlag escolar permanente”, ya que comen y duermen más tarde, “algo que afecta a corto plazo a la capacidad de trabajo y, a medio y largo plazo, produce alteraciones metabólicas que crean una mayor tendencia a la obesidad”.

Pin participó en el trabajo de investigación Shastu, llevado a cabo durante tres años en Italia, Turquía y España. Los expertos concluyeron que respetar los ritmos biológicos de la infancia reducía hasta en un 40% los problemas de conducta en las aulas y aumentaba de media un punto su rendimiento escolar. Sobre todo, en los críos con peores calificaciones. Es decir, la jornada partida favorece la concentración y el aprendizaje, mejorando las notas de los exámenes, así como el comportamiento. 

La jornada partida favorece la concentración y el aprendizaje, mejorando de media un punto las notas de los exámenes, así como el comportamiento, según la investigación Shastu

El pediatra prefiere no valorar los “intereses” que mueven el cambio de la jornada partida a la continua, pero advierte de que “no podemos crear una isla de jornada continua en una sociedad de jornada partida y empezar, precisamente, con los más débiles: los niños. Si queremos cambiar la sociedad, deberíamos empezar por cambiar nuestros horarios laborales, los del comercio y de la televisión”. Además, recuerda que la jornada intensiva implica una “pérdida importante de niños en el comedor escolar, el cual cumple una misión de enseñar hábitos nutricionales y de justicia social, porque todos los niños comen y todos comen lo mismo”. 

La revuelta de una monitora navarra

En 2019, la monitora de comedor escolar, y afiliada al sindicato LAB, Itziar Lukanbio, emprendió una recogida de firmas contra la jornada intensiva entre las mil monitoras de los centros escolares de Nafarroa. Consiguió 700. Alertaba que cambiar de jornada traería aparejada un descenso de comensales, y la eliminación de puestos de trabajo. Llegó la pandemia y el Gobierno navarro decretó como medida sanitaria aplicar la intensiva a todos los centros durante los cursos 2020-21 y 2021-22. La bajada de comensales se sitúa en el 50% —desde el 60% en las ciudades a un 40% en las zonas rurales—. Actualmente, el 40% de las monitoras siguen en ERTE por covid, advierte Lukanbio, que ha visto cumplidas sus previsiones.

Sobre cómo ha afectado esta jornada a su trabajo, responde que los más perjudicados son los niños de 3 años: “Antes se echaban la siesta, ahora se la han quitado y llegan tan cansados que ni comen, algunos se duermen encima del plato”. Que este cambio de jornada se aplique al tramo de educación infantil no tiene equivalente europeo. 

La jornada escolar intensiva trae aparejada un radical descenso de los comensales del comedor; el 40% de las monitoras de Navarra siguen en ERTE al implementar el Gobierno como medida sanitaria este tipo de jornada en todos los centros 

Pero imponer un horario contrario a las necesidades de sueño de la infancia no solo afecta a los más pequeños. El sociólogo Dani Gabaldón pone el foco en el ritmo circadiano y en el huso solar peninsular, el cual no le corresponde a España y es una herencia franquista, y en el tipo de materias que se imparten según la hora del día, acomodándolas a la cronobiología. Destaca que en muchos países europeos las horas son progresivas, “a más edad, más horas”. En cambio, en la jornada continua española, desde los 2 o 3 años tienen el mismo horario hasta que pasan a secundaria. Sin hacer distinción en infantil. Alerta que en España, Italia y Alemania comen demasiado tarde.

Los expertos de sueño y contrarios a la jornada continua coinciden en recordar el estudio de autopercepción del cansancio llevado a cabo por M. Morán de Castro en Galicia en 2005, en el que el alumnado dijo encontrarse más cansado en la clase de última hora de la jornada continua que en la de la partida. “Cuando les vas a recoger a la tarde, ¡salen como motos!”, resume una madre.

Catalunya y País Vasco, dos islas en la península

La jornada intensiva se ha implantado de manera desigual en el Estado. Primero fue Canarias, hace treinta años, lugar donde pensaron volver a la partida. Luego fue Andalucía, hace veinte años. Luego, se instauró “de forma desigual en casi todos los territorios”, explica Mari Carmen Morillas, presidenta de la federación de ampas de Madrid (FAPA Francisco Giner de los Ríos), quien desglosa con detalle: “Aragón, Madrid, Navarra y Valencia presentan un porcentaje similar entre partida e intensiva; en Andalucía, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Ceuta, Galicia, La Rioja, Melilla y Murcia la intensiva tiene un porcentaje considerable; en Canarias, Castilla La Mancha y Extremadura la intensiva representa al 100%, y Catalunya y País Vasco son un oasis de la jornada partida”.

La federación madrileña no tiene una postura pública crítica con la continua, pero conmina a las familias a que voten críticamente, recabando los elementos necesarios para formarse una opinión cualificada. Sus homólogas catalana (aFFAc) y vasca (Ehige) siguen la misma tesis: “La jornada escolar debe basarse estrictamente en razones pedagógicas, de salud y socioeconómicas”, explican desde Ehige. La aFFAc ha realizado un estudio de expertos cuyas conclusiones no dejan lugar a la duda. Han participado dos sociólogos de la educación, Elena Sintes y Rafael Feito, dos médico especialistas en trastornos del sueño y en nutrición Òscar Ramon y Mireia Termes, y una economista de los cuidados, Cristina Castellanos.

La federación madrileña no tiene una postura pública crítica con la continua, pero conmina a las familias a que voten críticamente, recabando los elementos necesarios para formarse una opinión cualificada. Sus homólogas catalana (aFFAc) y vasca (Ehige) sí tienen un posicionamiento claro: son pro jornada partida. Para defender su postura, la aFFAc ha realizado un estudio de expertos. Han participado dos sociólogos de la educación, Elena Sintes y Rafael Feito, dos médico especialistas en trastornos del sueño y en nutrición Òscar Ramon y Mireia Termes, y una economista de los cuidados, Cristina Castellanos. 

“La jornada continua es el reino de los particularismos y el profesorado ha emponzoñado el debate, que se articula con cierto nivel de agresividad”, advierte el sociólogo Rafael Feito. Por particularismos se refiere a los docentes y a las familias que la jornada continua les va bien, por razones diversas, bien porque ambos sean funcionarios y puedan permitírsela, bien porque uno no trabaja. 

“La jornada continua es el reino de los particularismos y el profesorado ha emponzoñado el debate, que se articula con cierto nivel de agresividad”, advierte el sociólogo Rafael Feito

Desde el País Valencià, la socióloga Sandra Olbiol añade una vuelta de tuerca: “Nada avala que la jornada continua sea buena. La conclusión a la que he llegado es que es una estrategia de la clase media que lleva a los hijos a la pública, que priorizan la crianza en la que invierten muchos recursos económicos, temporales y emocionales, y que consideran que si arrinconan la escuela en la primera parte del día, pueden ponerle a los niños actividades en la tarde. Es la explicación que le encuentro al tsunami de la jornada continua. Otra cosa es que las clases populares tengan los recursos suficientes para atender a los niños con un mercado de trabajo cada vez más demandante en los tiempos y con salarios escasos”.

De todo ello, le surge una duda: la segregación que surge de esta estrategia. “Hay que ver qué niños se quedan en el comedor y cuáles salen y, por mi experiencia, intuyo que se trata de una estrategia de segregación que no se está analizando y que estamos llegando a un punto de no retorno”.

Alemania, de verano corto

Finlandia y Alemania son países referentes en el imaginario colectivo de cómo debe ser una buena educación. También son ejemplos para los defensores de la jornada intensiva en España, frente a la partida. Una defensa que obvia las diferencias de horas lectivas anuales, la climatología y su urbanismo.

Los críos alemanes solo tienen seis semanas de vacaciones en verano, frente a las once del calendario español. En Alemania no abunda el calor achicharrante, por lo que pueden empezar o acabar el curso en julio y agosto, dependiendo del land (la comunidad autónoma, en su equivalente español). El Gobierno alemán consideró hace décadas que los coches de las familias no debían atascar las carreteras en sus trajines vacacionales —los atascos en las autopistas sin límite de velocidad son una constante en el país teutón—, ni parar el país y su prolijo tejido industrial, por lo que los lands se turnan en el comienzo de las vacaciones, que puede ser a principios de julio o a principios de agosto. Se realiza de forma escalonada por lands y el horario escolar se anticipa a años vista. 

En la península ibérica, así como en sus cálidas islas, acortar las vacaciones escolares de verano haría que los críos estudiaran en condiciones insalubres, dada la calidad constructiva de la mayoría de los centros escolares —poco preparados para afrontar altas temperaturas, y bajas— y sin árboles que den sombra en los patios.

De lo que gozan los críos alemanes es de pequeños periodos vacacionales frecuentes a lo largo del curso escolar y de una jornada lectiva casi cien horas menor que la española, espaciada en más días. Dicho de otro modo: los alumnos alemanes —y sus profesores— tienen más días de clase con menos horas. En Finlandia, aún tienen menos horas lectivas y también muchas jornadas escolares —cortas—.

En primaria España tiene 792 horas lectivas en 174 días; Alemania 725 horas en 188 días, y Finlandia, 714 horas y 189 días

Concretamente, en primaria España tiene 792 horas lectivas en 174 días; Alemania 725 horas en 188 días, y Finlandia, 714 horas y 189 días, según las compilaciones de la Unión Europea The organisation of School Time in Europe 2021/2022 y Recommenden annual instruction time 2020/21

Además de todo eso, Alemania sí está en el huso escolar que le corresponde a su meridiano, y es un país donde las viviendas no tienen persianas. Como mucho, cortinas opacas en los dormitorios. Amanece temprano y el sol despierta. El ritmo circadiano funciona correctamente, sin rastro de jetlag. Aún así, hace años que la jornada continua alemana se puso en duda debido a “los niños de la llave”. Chistian Adolph, vecino de Bilbao, fue uno de ellos. Tanto su madre como su padre trabajaban fuera de casa y desde los 8 años iba y venía de forma autónoma de la escuela a casa y viceversa, a través de un urbanismo que acompaña a la infancia en forma de carriles bicis aptos para los menores y, en las grandes ciudades, con iniciativas asentadas de caminos seguros que incluyen coger un autobús de línea para ir a la escuela de barrio —la educación privada es residual, y por consiguiente, el transporte escolar privado no se contempla—.

Los niños de la llave y los malos resultados del estudio PISA en 2000 llevaron al Gobierno alemán a cuestionar la jornada continua y a emprender las Ganztagsschulen (escuelas a tiempo completo en su traducción literal, es decir, a jornada partida). Finlandia también vive en su huso horario, tiene una jornada de 9 a 15h con horario partido: consideran el comedor escolar —a las 12h— como parte de la jornada, al igual que Dinamarca y Suecia.

De los niños de la llave a las madres sin trabajo

El retroceso llevado a cabo por los docentes en el Estado español, permitido por la administración y afianzado por las familias de clase media que pueden recoger a sus hijos a las 13.00 h para sacarles del comedor en el que se quedan poco más que niños becado, también tiene consecuencias patriarcales. No hay un solo estudio que diga que socialmente los hombres llevan a cabo más tareas domésticas y de crianza que las mujeres, porque ocurre todo lo contrario. Y no hay que echar más que un ojo en la puerta de cualquier colegio para ver quién recoge a los críos. 

Cristina Castellanos, profesora en la Uned de economía aplicada, resume que “hay mucha evidencia científica, y Alemania es el caso prototipo, donde la educación infantil tiene horarios muy cortos, por lo que el trabajo parcial de las madres es muy alto, así como la salida de las mujeres del mercado laboral porque por las tardes no hay colegio”.

“En los países nórdicos como Suecia la clave es la etapa infantil de 0 a 3 años: las escuelas ofrecen mucha flexibilidad para que las madres puedan compatibilizar su búsqueda de trabajo, estudios y puestos laborales. Hay escuelas infantiles que abren 24 horas al día, siete días a la semana, porque se considera que las escuelas infantiles no solo deben educar, sino también facilitar la corresponsabilidad y la conciliación. Allí, los centros escolares se consideran fundamentales para la actividad económica, principalmente las escuelas para niños menores de 6 años”, añade la economista. “La jornada intensiva es un paso atrás, sin duda alguna, para la corresponsabilidad y para que las mujeres permanezcan en el mercado laboral”.

Castellanos recuerda que los dos indicadores a nivel internacional que permiten evitar jornadas parciales en los hogares con dos progenitores es el número de horas que los niños van a los centros y la tasa de cobertura de estos, con el parón de dos o más horas del comedor escolar, “que permite a los hogares con dos trabajadores turnarse; en las familias con un solo progenitor sigue habiendo problemática también con jornada partida”. Una jornada continua y la monomarentalidad es inviable. 

Arquivado en: Educación
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Catalunya
Sanidad y educación Catalunya afronta la jornada de huelgas en los servicios públicos más importante desde 2018
Mientras el Govern de Pere Aragonés (ERC) sigue sin firmar los presupuestos de 2023, sindicatos médicos, educativos y de clase han convocado diversas movilizaciones que confluyen hoy, a las que hay que sumar también el paro de los taxistas.
Educación
Educación Segregación educativa también en casa: las clases particulares son para quienes se las pueden permitir
Casi la mitad de los hogares con miembros en etapa escolar gastan en clases particulares, pero sobre todo aquellos matriculados en centros privados o concertados. Los idiomas encabezan el negocio de la docencia extraescolar, que se configura como un factor diferenciador fundamental para las clases pudientes.
Investigación
Investigación Investigar fóra da Universidade, unha tarefa imposíbel
Exalumnos e mestres sinalan a necesidade de emprender reformas para incentivar e apoiar a investigación noutros contextos, ademais do universitario.
Samuel
6/4/2022 13:17

1: Con la jornada partida los pequeños tampoco tienen siesta, imaginad cómo salen de agotados a las 4 de la tarde. Con la jornada continua tienen 2 o 3 descansos.

2. Habrá menos peques en el comedor y se perderán puestos de trabajo de monitoras, o sea, yo no puedo comer con mi hija porque tengo que hacer que ese tiempo lo utilice para comer en un comedor masificado con una contaminación acústica insoportable y dónde a nada que se muevan un poco se les amenaza con castigos, pagando por un servicio que no sería necesario.

3. Una madre dice que por la tarde “salen como motos”. En mi caso, y el de otras muchas familias del cole, es todo lo contrario, mi hija con jornada partida cuando la recogía a las 16:00 muchas veces tenía que llevármela en brazos porque estaba agotada (normal después de 7 horas sin salir del centro).

4. La segregación en el comedor. Es mentira lo que se insinúa de que los niños que se quedan a comedor en la jornada continua son los de menos recursos. En nuestro centro sucede al contrario, ingenieros, arquitectos y demás familias de profesiones bien pagadas dejan a sus peques a comedor porque no les encaja por horario. Otras familias que queremos pasar algo más de tiempo con nuestras peques hemos pedido reducciones de jornada, menos ingresos sí, no poder irnos de vacaciones a no sé donde o no irnos a cenar cada fin de semana a no se qué restaurantes, pero más tiempos de calidad de crianza.

5. El artículo se cierra argumentando que para que madres y padres puedan trabajar más horas niñas y niños tienen que pasar más horas en la escuelas, o sea, adaptar el horario escolar a las necesidades de madres y padres, no a las necesidades de niñas y niños.

Conclusión: Considero que cada centro debería de decidir cuál es el horario que más le conviene en base a diferentes aspectos de la comunidad que lo forman y no lanzarse, como siempre, a las generalidades.

P.D.: Me parece un artículo sesgado y tendencioso.

1
0
Samuel
6/4/2022 13:51

6. En el único estudio o informe existente de una administración educativa sobre horarios escolares (Departament d’Educació, Generalitat de Catalunya, 2019), después de un pilotaje inicial en 25 centros educativos, las conclusiones más claras que se obtienen en el mismo son la reducción del nivel de absentismo escolar, hecho que se repite en escuelas de Pamplona o Tudela con altas tasas de alumnado migrante, que cambiaron de horario a la continua, logrando una escolarización del 100%.

1
0
peelovska
29/3/2022 15:18

Resulta vergonzoso amparar con este artículo la estrategia de desacreditar al profesorado y a las familias que defendemos un cambio de jornada. La escuela debe dejar de concebirse como un aparcamiento donde retener el máximo de tiempo a nuestrxs hijxs. La única evidencia científica en esto es que somos mayoría quienes deseamos y necesitamos transformar el tiempo escolar. Presumir que toda esta gente estamos equivocadxs sobre algo crucial en nuestra vida cotidiana, es arrogante y despótico. Basta ya de hacer campaña desde medios que queremos colectivos y comiencen por tratarnos con respeto y por dejar de disfrazar de Ciencia sus flaquezas.

2
1
Lerrle
30/3/2022 0:25

Nadie ha hablado de aparcar niños, si no de respetar sus tiempos, basándose en varios estudios y dando datos. Parece que si los artículos no dan la razón a la opinión de uno ya se puede tachar de vergonzoso, aún cuando están argumentando con datos y estudios… y si, también hay que decir que el profesorado obtiene beneficios obvios con la jornada continua, intentar acallar eso es cuanto menos cuestionable.

0
1
Isorgin
27/3/2022 16:41

Este artículo es vergonzoso, una vez más, igual que el editado en Hórdago. Cito textualemnte "la intuición de federaxiones de ampas y sociólogos". De verdad? La intuición de las empresas de catering qué dicen? Ruego os retractéis. Entrevistad a Juan Antonio Planas (presi de la feder de psicopedagogía española) Mar Romera o Francesco Tonucci,y dejad de difundir este tipo de patrañas y opiniones "intuitivas".

1
2
Jazzinta
27/3/2022 17:42

Mar Romera o Francesco Tonucci no defienden la jornada continuada. Más allá de las intuiciones de las que hablas (y que sólo aparecen en un caso) están los estudios y análisis realizados y de los que habla el artículo (Pin, Gabaldón, Olbiols) y las experiencias realizadas a nivel español y europeo. Y las evidencias científicas sí demuestran que el efecto de la jornada intensiva SOBRE LOS ESCOLARES no es bueno. No mejora la jornada partida en cuanto al BIENESTAR DEL ALUMNADO. Otra cosa distinta es que les vaya bien a los maestros y a los padres y madres, que son los que votan. Pero objetivamente hablando y poniendo el foco en el bienestar de los niños, la jornada continuada empeora la situación. Y ante esta disyuntiva, opino que los departamentos de Educación deberían ser los que velaran por salvaguardar el interés de los niños y niñas y establecer jornadas escolares convenientes a su desarrollo y crecimiento.

0
1
Jazzinta
27/3/2022 17:42

Mar Romera o Francesco Tonucci no defienden la jornada continuada. Más allá de las intuiciones de las que hablas (y que sólo aparecen en un caso) están los estudios y análisis realizados y de los que habla el artículo (Pin, Gabaldón, Olbiols) y las experiencias realizadas a nivel español y europeo. Y las evidencias científicas sí demuestran que el efecto de la jornada intensiva SOBRE LOS ESCOLARES no es bueno. No mejora la jornada partida en cuanto al BIENESTAR DEL ALUMNADO. Otra cosa distinta es que les vaya bien a los maestros y a los padres y madres, que son los que votan. Pero objetivamente hablando y poniendo el foco en el bienestar de los niños, la jornada continuada empeora la situación. Y ante esta disyuntiva, opino que los departamentos de Educación deberían ser los que velaran por salvaguardar el interés de los niños y niñas y establecer jornadas escolares convenientes a su desarrollo y crecimiento.

3
2
soneto.quinto
27/3/2022 12:57

Me parece lamentable este artículo que solo recoge una parte del tema. Habéis nombrado especialistas y pedagogos que jamás han pisado un aula ni de infantil ni de primaria. Resulta que el horario de secundaria es de 8,30 a 15,15 en los IES bilingües y ahí todo vale con tal de cargar de contenido vacío las enormes horas hasta que suena el timbre a las 15,15. Estos alumnos suelen comer a las 16h Pero en primaria se argumenta en el artículo que rompe la conciliación, que altera la atención y no sé cuántos argumentos vacíos más. ¿Alguno de esos “expertos” alguna vez ha intentado captar la atención de los alumnos a las 15h después de estar dos horas en el patio? ¿Acaso no saben que los padres que no puedan ir a recoger a su hijo tiene las mismas posibilidades que con la jornada partida: comedor y actividades de refuerzo que les ayudan a hacer los deberes o cualquier otra actividad extraescolar?
Lo dicho, no me imaginaba de ustedes un artículo tan tendencioso, obviando la auténtica realidad de las aulas y cargando contra los maestros que, según se colige sus palabras, son los que están envenenando el ambiente.
Decepción al comprobar que tampoco en este medio se encuentra la imparcialidad deseada en la prensa española.

2
4
Yizeh
27/3/2022 12:36

Estoy bastante decepcionado con este artículo. No se recoge ningún testimonio de profesores. Solo se atiende a una de las partes. Veo un sesgo enorme aquí. Tampoco se hace distinción entre infantil, primaria y secundaria, aunque solo se aportan datos de las dos primeras (y, sobre todo, de infantil).
Entiendo que puede haber un debate aquí, y que puede ser enriquecedor, al fin y al cabo, se ponen en una balanza los derechos laborales de los docentes y los posibles beneficios de la infancia, de los que se aportan pocas evidencias. Se pone el tino solo en estas reclamaciones y para nada en un posible cambio de modelo del sistema educativo. ¿Son necesarias todas esas horas? Desde el principio, el artículo sentencia, dejando poco o nada para la reflexión. Esperaba más.

4
3
Jazzinta
27/3/2022 17:52

¿Se aportan pocas evidencias? ¿Te parecen pocas evidencias los estudios del pediatra Pin, de los sociólogos Feito, Olbiol y Gabaldón, de la investigación Shastu, en Italia, Turquía y España? Hay más evidencias sobre el “mal” efecto de la jornada continuada en los niños que del “buen” efecto. ¿Que no se habla de los docentes? El objeto de la educación son los menores, y por ser menores hay que tomar todas las precauciones y medidas para que su escolarización sea respetuosa con sus necesidades y favorecedora de su desarrollo y crecimiento. Los adultos, los docentes y las madres y los padres, deberíamos de tener eso bien presente a la hora de promover el cambio a una jornada de la que no se han demostrado beneficios y sí presenta desventajas respecto de la partida.

2
1

Destacadas

Crisis climática
Crisis climática Las montañas que vienen: más áridas, con menos nieve y sin glaciares
El cero térmico aumentará de cota, gran parte del manto de nieve se perderá y los ecosistemas se verán significativamente transformados. Radiografía de unos entornos de montaña ibéricos que ya se están viendo seriamente afectados por la crisis climática.
Laboral
Laboral Nueva huelga de las dependientas de Inditex al considerar “humillante” la subida salarial del 3%
El 11 de febrero la CGT ha convocado una nueva huelga estatal en la que demandan una subida salarial como la de la provincia de A Coruña, será su tercera jornada de huelga de un conflicto que empezó en noviembre
Análisis
Propuestas para la reforma del mercado de la electricidad en la Unión Europea
La financiarización está detrás de los repuntes de inflación experimentados en los últimos meses y del mal funcionamiento del mercado eléctrico.
Catalunya
Presupuestos 2023 Más cemento, más aviones, más casinos y menos humoristas, Catalunya negocia sus presupuestos
El mismo día que ERC vota a favor de la moción socialista para construir un tramo del Cuarto Cinturón, en un intento de alcanzar un acuerdo presupuestario con Salvador Illa, TV3 despide al humorista Manel Vidal por un gag sobre el PSC.
Actualidad árabe
Actualidad árabe (y más) Sin derechos en el Mediterráneo
Palestina y Líbano continúan sufriendo a costa de regímenes que no rinden cuentas por sus crímenes contra la humanidad, mientras una investigación destapa las deportaciones ilegales que Italia ejerce desde hace años en los bajos de embarcaciones privadas.
Fútbol
Ignacio Pato “Los estadios son catedrales banales muy parecidas a los centros comerciales”
Asegura el periodista Ignacio Pato que firmaría ya que en su ciudad utópica no haya estadios de fútbol. Crítico con el estado actual del espectáculo deportivo, visitó varias ciudades europeas para encontrar brotes de resistencia y esperanza que detalla en su primer libro, ‘Grada popular’.
Opinión
VV.AA.
¿Qué medidas puede tomar EE UU para fomentar las conversaciones de paz en Ucrania?
No sólo Rusia y Ucrania deben considerar qué pueden aportar a la mesa para poner fin a la guerra. Estados Unidos también debe considerar qué medidas puede tomar para resolver el conflicto subyacente con Rusia.

Últimas

Infancia
Infancia Un registro modifica la mención al sexo de un niño de 10 años por orden de la Dirección General
El cambio fue denegado por entender que no existía suficiente madurez y sin evaluar al niño. La Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública esgrime que el Constitucional insta a evaluar cada caso sin límite de edad y ordena rectificar el registro.
PNV
PNV Los vínculos del alcalde de Bilbao con la trama de corrupción en Alonsotegi
Pese a los intentos de Sabin Etxea, la acusación popular está intentando que Juan Mari Aburto testifique por haber firmado, cuando era diputado foral de Bizkaia, una subvención que terminó siendo desviada a la trama de prevaricación. El actual regidor también adjudicó tres contratos a José Luis Erezuma cuando estaba imputado.
Opinión
El capitalismo despiadado y la melodía de Mercadona
No es que sea muy de números ni de ciencias, pero no hace falta serlo para saber que nos toman por idiotas y que nos roban en nuestra cara.
Sanidad pública
Sanidad en precario La huelga en Atención Primaria de Madrid se extiende a otras categorías
Todas las categorías profesionales que trabajan en los centros de salud, así como las que ejercen en las urgencias extrahospitalarias, convocan un paro por horas el próximo 2 de febrero. Para acompañar esta huelga se hace un llamamiento a vecinas y vecinos para que se concentren en las puertas de los Centros de Salud a las 13:00 y a las 18:30 horas.
Minería
Extractivismo Cómo y por qué vuelve la amenaza de mina a cielo abierto en la comarca de Olivenza
Ante la pasividad connivente de diferentes Administraciones, Atalaya Minning PLC confirma el anunciado cierre en falso del proyecto extractivista y pone en marcha todos los recursos para materializarlo en el plazo más breve posible.
Lanaren Ekonomia
Lanaren Ekonomia Euskal oasiaren mitoa sutan
VV.AA.
Bilbo Hiria irratia, El Salto Radio, Hordago eta Argia elkarlanean, lanaren munduko analisia egiten

Recomendadas

Perú
América Latina La revuelta por la dimisión de Boluarte se expande y llega a Lima
Después de sufrir 50 muertos y 600 heridas por la represión de la fuerza pública a la población racializada de las regiones andinas, la movilización peruana se desplaza hacia la capital donde el Gobierno de Boluarte ha intensificado la criminalización de la protesta
Sanidad pública
El estallido del sector sanitario catalán
El cansancio y el hartazgo de las profesionales no es por falta de vocación o por situaciones individuales, es un agotamiento estructural de un modelo sanitario basado en la mercantilización de derechos y la competencia entre capitales.
Maltrato animal
Maltrato animal La reforma del Código Penal propone multas en vez de cárcel para delitos graves de maltrato animal
La reforma, que afronta su última fase en el Congreso, ha sido tachada por organizaciones de juristas como “el mayor retroceso” en la normativa desde su creación en 2003.
Inseguridad alimentaria
No vas a comer sano en tu puñetera vida
No se trata solamente de que la alimentación está totalmente en manos del sector privado, sino de que este opera en forma de oligopolio en todas y cada una de las fases de la cadena alimentaria.
Laboral
Críticas a la negociación sindical Descontento en las dependientas de Inditex tras la subida salarial del 3%
Pese a las movilizaciones por todo el Estado y reclamar una subida como la conseguida en A Coruña, las dependientas de Inditex apenas ven subido su sueldo 30 euros al mes tras el pacto con CCOO y UGT. La CiG y CGT, organizadoras de las manifestaciones lo critican.
Análisis
El diferencial de la muerte
La pandemia no ha hecho sino acelerar una tendencia inscrita en la evolución de nuestras sociedades.