Capitalismo
Poner fin al capitalismo, no reformarlo

Es hora ya de poner un término a esta situación, la clase trabajadora no es únicamente la más capacitada para parar esto, sino la única capaz de transformar esta sociedad.
Acuerdo PSOE Sumar - 1
Pedro Sánchez (PSOE) y Yolanda Díaz (Sumar). Foto: Sumar
20 abr 2024 07:00

Si perdemos tiempo escuchando al PP y a la extrema derecha, no nos queda más remedio que escondernos en una cueva de algún sitio remoto antes de desaparecer involuntariamente tragados por la grieta ocasionada por la política del gobierno socialo-comunista-terrorista. Si escuchamos a los adeptos sin o con reservas del Gobierno más progresista desde que acabó la dictadura, dentro de lo que cabe, todo va bien. Y si escuchamos a los timoratos que ofrecen “mejor lo que tenemos que lo que no tendremos”, podemos comprender por qué la clase trabajadora está sufriendo despidos, precariedad e inseguridad en cuanto a su futuro.

No se puede decir que la brecha entre una docena de multimillonarios y la mayoría de la población trabajadora es cada vez mayor… no se puede… no se puede decir porque tanto los adeptos como los timoratos te acusan, como mínimo de ignorantes y como máximo de hacer el juego de los reaccionarios. Tampoco se puede decir que el Gobierno es impotente frente al calentamiento global o a la contaminación global, o a la futura guerra generalizada a nivel mundial, porque según los mismos, dicho Gobierno no puede hacer lo que quieren puesto que los que tienen realmente el poder —y por los que nadie ha votado— se lo impiden. Y sí, este argumento se lo compro, lo que realmente nos están diciendo es que ni siquiera pueden reformar la sociedad desde el propio sistema, objetivo por el cual nos piden cada elección de votar por ellos, pero eso ¿no tendrían que decírnoslo durante sus campañas electorales?

Ya empiezan a decirnos, más o menos claramente, que tendremos que ser carne de cañón instaurando el servicio militar obligatorio

No hay suficiente dinero, incluso en los países más ricos, para la sanidad ni la escuela pública; tampoco para los niños y niñas víctimas de la pobreza infantil. Sin embargo, para la industria armamentística, para el ejército, el dinero fluye, y como aún les parece poco, quieren que los gobiernos, sean del color que sean, incrementen la parte del presupuesto destinado a este efecto. Y como si fuera poco, ya empiezan a decirnos, más o menos claramente, que tendremos que ser carne de cañón instaurando el servicio militar obligatorio. No, esto tampoco se puede decir; los medios, los adeptos y los timoratos afines al Gobierno más progresista desde que acabó la dictadura franquista claman que decirlo es populismo.

Sin embargo, la burguesía capitalista y los gobiernos quienes la representa, tanto los que se encuentran muy bien dentro del sistema, o los que lo quieren reformarlo sin ponerlo en cuestión, están llevando una guerra social sin cuartel contra la clase trabajadora, los unos claramente los otros de manera larvada, desde hace dos décadas, acentuándola estos últimos años: incrementan la jornada de trabajo, aumentan los años para poder jubilarse y cuando las empresas no congelan los salarios, la subida de estos no cubren el costo de la vida.

La causa principal de esta situación, a pesar de ser mucho los años que intentan convencernos de que vivimos en una democracia —y además, ejemplar— en realidad nunca hemos dejado de vivir en una dictadura: la dictadura impuesta por la burguesía capitalista. Es decir, por una minoría de poderosos, dispuestos a llevar nuestra sociedad hasta su destrucción con tal de que sus beneficios no cesen de crecer.

Su capital, del que tanto presumen, lo han obtenido estrujando y robando a la clase trabajadora del mundo entero apropiándose de la riqueza que esta ha producido

Su capital, del que tanto presumen, lo han obtenido estrujando y robando a la clase trabajadora del mundo entero apropiándose de la riqueza que esta ha producido. Una manera de controlar hasta el más mínimo detalle nuestras vidas: cuando tenemos que levantarnos para ir al trabajo, a que hora tenemos que comer, cuando tenemos que quedarnos en casa, cuando nos vamos al paro y cuando, si no tenemos suerte tenemos que irnos a vivir debajo de un puente.

Es hora ya de poner un término a esta situación, la clase trabajadora no es únicamente la más capacitada para parar esto, sino la única capaz de transformar esta sociedad que propiamente hace funcionar. Y es nuestro papel de hacerle tomar consciencia de su fuerza.

Sobre o blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar sigue los pasos que encontrarás en Cómo publicar en el Blog de las Socias. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Sidecar
Sidecar Problema Trump
Los críticos siempre han tratado a Trump como un desgracia que hay que deplorar, más que como un problema que hay que resolver.
Sidecar
Sidecar Un régimen de guerra global
Los conflictos armados están atrayendo a algunos de los actores más poderosos de la escena internacional, lo cual invoca el espectro de la escalada nuclear.
Sobre o blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar sigue los pasos que encontrarás en Cómo publicar en el Blog de las Socias. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas as entradas
Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Sanidad pública
Sanidad Pública Madrid ha aumentado un 140% el presupuesto dedicado a privatizaciones sanitarias en la última década
Catalunya lidera el porcentaje de gasto en conciertos, con un 22,6%, seguida de Madrid, con un 12,3%, mientras el nuevo proyecto de ley no blinda los contratos con entes privados.
Cuidados
Darcy Lockman “Antes de los niños no hay mucho que hacer y la desigualdad se tolera más fácilmente”
La psicóloga explica con datos en ‘Toda la rabia’ por qué la crianza intensifica la desigualdad en las parejas pese a todos los incentivos para que los hombres cuiden.
Palestina
Acampadas pro palestinas La acampada de la Universitat de València cambia de estrategia
La asamblea anuncia que levanta la ocupación permanente de un espacio del campus y que seguirán realizando acciones de protesta.
Genocidio
Derecho internacional Sudáfrica exige que la Corte Internacional de Justicia haga explícita la orden de alto el fuego contra Israel
La campaña de exterminio sobre Rafah centra la audiencia de la Corte Internacional de Justicia convocada por solicitud de Sudáfrica. Los abogados africanos denuncian la “intención genocida” de Israel y piden un llamamiento explícito de alto el fuego.

Últimas

Ocupación israelí
Xenocidio Estudantes de Santiago de Compostela arrincan a primeira acampada galega en solidariedade con Palestina
Varias ducias de alumnos e alumnas universitarias concéntranse desde o martes na Facultade de Historia da USC na capital galega para protestar contra o xenocidio cometido polo Estado israelí.
Medio rural
Enerxías renovables A empresa eólica que explota o monte Acibal segue traballando malia a paralización decretada polo TSXG
A plataforma Amil sen Eólicos e a organización ecoloxista Adega demandan ao Tribunal Superior que dispoña forzas de seguridade pública na zona para verificar que tipo de tarefas están a realizarse e se cumpren co auto de paralización.
Análisis
Análisis La OTAN realiza maniobras en los países bálticos y nórdicos, son tiempos de guerra
Polonia realiza en su territorio maniobras con tanques cruzando el río Vístula; Alemania ha desplazado sus tropas a Lituania, y Noruega, junto a Finlandia y Suecia, han desplegado sus tropas en la región del alto norte.
Opinión
Opinión Travestis
La literatura no puede tener como fin la propia literatura porque las palabras siempre dicen cosas por lo que hay que decir cosas con ellas.
Libertad de expresión
Macartismo El historiador israelí Ilan Pappé es detenido e interrogado por el FBI
El conocido historiador israelí, que ha denunciado el genocidio llevado a cabo por Israel, fue detenido e interrogado en una muestra del macartismo que ha proliferado en occidente con respecto a las opiniones antisionistas.
Exhumación de fosas comunes
Memoria histórica Entregan los objetos del primer identificado en las fosas de Colmenar Viejo
El mal estado de conservación de los cuerpos está haciendo muy complicado identificar a los 77 cadáveres exhumados. En el caso de Florencio Elipe, el primer identificado, se repitió la prueba de ADN hasta en siete ocasiones.
Cómic
Publicación ilustrada autogestionada ‘La Revística’ dedica su número 8 a un especial transfeminismo
La publicación autogestionada por el colectivo de La tebeoteca de Granada dedica su póster central a la resistencia palestina e incluye un especial Pokéman para identificar comportamientos sexuales violentos y tóxicos.

Recomendadas

Movimiento obrero
Alex Gourevitch “La gran victoria del capitalismo es resignificar la idea de libertad legitimando relaciones de dominación”
Alex Gourevitch, politólogo y profesor en la Universidad de Brown, es el autor del ensayo histórico ‘La República Cooperativista. Esclavitud y libertad en el movimiento obrero’.
Palestina
Palestina Françoise Vergès: “La liberación de Palestina sería una verdadera sacudida para el mundo”
La politóloga antirracista Françoise Vergès radiografía el momento de quiebre en el que se encuentra el relato del excepcionalismo occidental que abandera Israel, y analiza los movimientos que le plantan cara desde las acampadas o el Sur global.