Filosofía
Estado de excepción: el pacto del miedo como reconfiguración de lo político

Segunda entrega del Abecedario zombi. En este caso, compartimos la entrada “Estado de excepción”. Escrita durante la última crisis económica, se torna actual en el contexto de miedo vírico que nos toca vivir.

Estación de Cercanias de Nuevos Ministerios Coronavirus
El ejército en la Estación de cercanías de Nuevos Ministerios, Madrid. Álvaro Minguito

Profesor de Antropología en la Universidad Europea de Madrid


20 mar 2020 10:00

“La tradición de los oprimidos nos enseña que el ‘estado de emergencia’ que vivimos no es la excepción, sino la regla. Debemos llegar a una concepción de la historia que rinda cuenta de este hallazgo”

Walter Benjamin, Tesis sobre el concepto de historia (Tesis VIII)


Toda epidemia zombi trae consigo un estado de excepción. Una vez liberado el virus Z (pensemos, por ejemplo, en la ya mítica 28 días y en sus espectaculares imágenes de un Londres devastado por la pandemia), llega el caos, la ruptura de la cotidianidad y de toda posible comunidad… Tras el germen, aparece el shock, el miedo y la confusión. La ciudad postmoderna y zombificada se transforma en una auténtica jungla. Nada parece quedar en pie del antiguo orden establecido. La ley, el orden y la convivencia no sólo se suspenden, sino que resultan inservibles y carentes de significado ante el nuevo desorden que se avecina.

Que los muertos se levanten de sus tumbas nos devuelve, en cierto modo, a un cuasi estado de naturaleza, donde el nómos se diluye en la physis, donde la muerte y la vida son intercambiables y no poseen valor alguno, donde los lazos filiativos desaparecen y tu vecino es ahora un enemigo de cuya eliminación depende tu propia existencia. Para Agamben, estado de naturaleza y estado de excepción forman parte de un mismo proceso topológico: aquello que se consideraba exterior (la naturaleza, el caos, la muerte, la hostilidad absoluta) reaparece ahora en el interior (la comunidad, el topos político). El estado de excepción es la última compuerta que nos protege del estado total de guerra, de la naturaleza más salvaje. O eliges nuestro estado de excepción, nos dicen amenazadoramente, o acaecerá el horror... O eliges nuestra ley sin legalidad o...

La comunidad política otorga al Estado el monopolio de la violencia (la benjaminiana “violencia conservadora”) a cambio de seguridad, ley y apaciguamiento del caos.

El mito fundacional de la ciudad moderna está basado en la gestión, el control y el dominio de esa supuesta “pulsión animal” que nos convierte a todos en lobos antropófagos cuando desaparece la ley. El gesto fundador del Estado Moderno, según la tesis hobbesiana, es la transacción que va a garantizar la neutralización de “la guerra de todos contra todos”. “Fuera de mí, el desorden”, murmura el Estado Moderno. Fuera de mí, la adikía, el caos absoluto, la violencia inaudita y desmedida, la pulsión de muerte de una guerra civil y constante. La comunidad política otorga al Estado el monopolio de la violencia (la benjaminiana “violencia conservadora”) a cambio de seguridad, ley y apaciguamiento del caos.

La connivencia y confusión entre la Mafia y los Estados tiene su origen en la misma inoculación del miedo, la inseguridad y la incertidumbre, como si de una especie de Münchausen materno-político se tratara. Mediante el pacto propiciado por el miedo, cesa el conflicto y la desarmonía, siendo la fuerza de ley la encargada de pacificar el terreno sobre el que se asienta el soberano o, en su caso, el Padrino. De este modo, la guerra como tal es aquello que sólo tiene lugar fuera del Estado: es el conflicto tras las fronteras, la guerra contra los bárbaros, contra el enemigo extranjero. El destino del Estado moderno es presentarse como aquél que ha conseguido restablecer el equilibro, alejando el conflicto fuera de sus murallas, estableciendo el consenso y la homogeneidad. “Fuera de mí, el desorden; en mí, el nómos universal”, el mantenimiento del orden a través de la vigilancia continua, la gestión del miedo y la ficción de la seguridad. La policía y el ejército son los encargados de administrar esta verdadera “economía del miedo”: cuando el Estado es incapaz de mantener el “orden” legal, otras instancias y dispositivos serán las encargadas de intervenir en nombre de la seguridad, de la ley, incluso, de la soberanía. De este modo, como afirma Tiqqun, “a cada instante de su existencia, la policía recuerda al Estado la violencia, la trivialidad y la oscuridad de su origen”.

La mayoría de las pelis de zombis, por fantásticas que parezcan, encierran una verdad profunda que coincide con el universo político actual: Estados moribundos, rodeados por el caos, se mantienen en vida suspendiendo la legalidad vigente. Hay que preguntarse hasta qué punto las producciones fílmicas de muertos vivientes, cada vez más recurrentes, responden a una necesidad simbólica de revivir el mito fundacional de un Estado-nación cada vez más acabado. Como dice Bauman, “todo poder político necesita renovar periódicamente sus credenciales”. Y es que tras la epidemia zombi, todos buscan desesperadamente los restos perdidos del Estado y las fuerzas militares replegadas para reconstituirlo nuevamente. De la misma forma que, como indica Ignacio Ramonet, los films-catastrophes fueron la respuesta de Hollywood para circunscribir y fijar la indeterminada angustia producida por la crisis del 29, los filmes de zombis sirven en parte para legitimar simbólicamente el mojado papel garante del Estado. En cierto modo, como afirma Mike Davis, “la globalización del miedo se ha convertido en una profecía autocumplida”.

Cuando el desorden económico amenaza con contaminar todo el espacio de lo político y la hostilidad se propaga como un virus incontrolable, el sueño del État providence y su interior guarecido y climatizado se viene abajo. Si, como afirma Bauman, la incertidumbre y la vulnerabilidad humanas son la piedra de bóveda de todo poder político, y si el Estado actual no puede calmar la ansiedad producida por la crisis económica global, entonces ha de encontrar otras variedades de miedo, no económicas, en las que hacer descansar su “legitimidad dañada” por el desastre producido por el mercado libre. La angustia económica sobrevenida por la crisis solo se puede calmar con miedos mayores: virus y pandemias de todo tipo, terrorismo en el plano real, pero también zombis en el ficticio, si es que es posible separar ambas esferas...

Tras el caos, la vigilancia absoluta, la militarización del territorio y la arbitrariedad de las leyes se transforman en la norma y la regla.

Lo paradójico de la situación contemporánea es que, a la par que el Estado moribundo intenta recobrar su tradicional papel de garante de la seguridad alentando miedos mayores y, por lo tanto, suspendiendo la legalidad vigente, apuntala y refuerza el funcionamiento de ese mismo mercado que, necesariamente, vuelve a insuflar más crisis y más caos al sistema, lo que a su vez produce una sobrepuja estatal reafirmativa en la escalada de miedos y de suspensión de la ley, lo que a su vez induce más crisis económica, lo que a su vez... El fruto podrido de este círculo vicioso es un estado de creciente excepción, con visos de eternidad, en la que el derecho suspende el derecho mediante la amenaza del estado de guerra total. Pero, no nos engañemos, ¿qué fue antes, el desastre económico o las variedades del miedo que suspenden la ley? Sin duda alguna, es el miedo en todas sus vertientes lo que a priori se establece como shock para así poder anular las libertades constitucionales, es decir, para que el mercado sea lo más libre posible. La crisis económica actual vino precedida de toda una serie de políticas del miedo que garantizaban el “necesario” colapso de la ley. Y el paradigma simbólico de este proceso son las pelis de zombis.

De este modo, cuando la amenaza se vuelve incontrolable, el poder soberano se ve autorizado a proclamar el estado de excepción. La característica fundamental de esta estructura es la suspensión, total o parcial, del ordenamiento jurídico. El estado de excepción suspende, literalmente, la ley. Ahora bien, este nuevo ordenamiento jurídico no tiene ley, pero hace la ley. Nada hay más rentable que una buena crisis, desastre natural, virus zombi o atentado terrorista para imponer, en “tierra de nadie”, un nuevo orden jurídico que, sin la amenaza, no hubiese sido aceptado. La continuación de 28 días, 28 semanas después, es el claro ejemplo de la imposición del estado de excepción a una comunidad devastada y aterrada por la pandemia. Tras el caos, la vigilancia absoluta, la militarización del territorio y la arbitrariedad de las leyes se transforman en la norma y la regla.

Los Estados postmodernos son hoy estados de excepción continua en los que la alerta y la amenaza son permanentes. Se han normalizado e instituido los estados de shock, como afirma Naomi Klein, esto es, topologías y escenarios del miedo que nos desorientan y nos vuelven vulnerables. A través de la crisis, la conmoción y el desconcierto se legitiman las medidas urgentes y excepcionales que de otro modo la población no admitiría. Los nuevos espacios de soberanía llevan en su seno la proliferación y producción de “universos paralegales” o universos paralelos fuera de la ley, pero instituidos legalmente (pensemos, por ejemplo, en Guantánamo, en la legalización de la tortura por parte de Estados Unidos, en la suspensión de leyes y derechos con la excusa de una crisis económica, en la intervención policial o directamente del ejército en huelgas o conflictos con trabajadores, etc.). El estado de excepción, que era la estructura oculta de toda soberanía, se ha convertido en el nuevo estado de soberanía; marca la nueva topología de lo político donde lo ilegal, lo infame y lo inhumano se naturalizan y se convierten en norma.

Podéis descargar Abecedario Zombi, de Julio Díaz y Carolina Meloni desde este enlace.


Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Justicia
Transparencia Un fallo judicial aporta más intriga a la reelección de Von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea
El TJUE determina que la alta instancia comunitaria no veló por los derechos ciudadanos a la transparencia al ocultar demasiada información sobre los contratos con las farmacéuticas para obtener vacunas contra el covid-19.
Galicia
Redes clientelares La empresa del cuñado de Feijóo obtuvo 200.000 euros en contratos a dedo de la Xunta mientras era presidente
La sociedad de telemarketing, Universal Support, se ha adjudicado 19,2 millones de euros más en licitaciones con la Consellería de Sanidade dedicadas al rastreo de casos de coronavirus durante la pandemia. Algunos de ellos, siendo la oferta más cara.
#54612
1/4/2020 16:15

Estamos más dentro de un estado de excepción que de alarma. El caos justifica la pérdida de derechos?

22
0
#51788
23/3/2020 10:14

Es muy fácil imponer el estado de alarma, ya veremos lo que nos va a costar quitárnoslo de encima.

18
0
#51755
23/3/2020 6:54

Que tonteria de articulo

0
24
#51673
22/3/2020 22:55

El autor omite que la gente si no hay multas no hacen caso. Tonterias y teorias hacen que baje la calidad del medio

0
24
#51630
22/3/2020 20:06

10. El principio del daño. Ningún trabajo filosófico clásico se cita con más frecuencia en la literatura de ética de la salud pública que el ensayo de John Stuart Mill "Sobre la libertad" (Mill 1869). Mill defiende lo que se ha dado en llamar el principio de daño. Se ha interpretado como la afirmación de que la única justificación para interferir con la libertad de un individuo, contra su voluntad, es evitar daños a otros . HAY QUE TENERLO EN CUENTA...

10
20
Sobre o blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas as entradas
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie , la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra undefined
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.