Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Chalecos Negros
Protesta de los Chalecos negros en el Panteón de París el pasado 12 de julio. FOTO: La chapelle debout
19 jul 2019 08:36

La imagen tiene un valor simbólico innegable. Decenas de inmigrantes africanos hacen una sentada delante de la estatua de la Convención Nacional, decorada con el lema “vivir libre o morir”, que conmemora el parlamento de la Francia revolucionaria que en 1794 aboliría la esclavitud por primera vez en la historia.Son conocidos como los “chalecos negros”. Y su ocupación parcial del Panteón en París dio la vuelta al mundo.

Unos 700 migrantes se adentraron el pasado 12 de julio en el emblemático monumento de la capital francesa para denunciar la hipocresía de un país que exalta la memoria de sus grandes figuras que defendieron la libertad, la igualdad y la fraternidad, como Victor Hugo o Aimé Césaire, al mismo tiempo que condena en la miseria a miles de migrantes y refugiados. “Somos los sin papeles, los sin voz, los sin rostro de la República francesa. Venimos a la tumba de vuestros grandes hombres para denunciar vuestras profanaciones. La de las memorias de nuestros camaradas, nuestros padres, madres, nuestros hermanos y hermanas en el Mediterráneo”, afirmaban en un panfleto distribuido durante la acción de la semana pasada.

Estuvieron concentrados en el interior del Panteón durante más de tres horas. Pero con la llegada de los agentes antidisturbios, se produjeron cargas, lanzamientos de gases lacrimógenos y los manifestantes fueron evacuados. Detuvieron a 37 miembros de los “chalecos negros” y encerraron a una veintena de ellos en centros de retención administrativa (el equivalente de un CIE en Francia), aunque todos ellos ya han sido liberados, indican desde la asociación Droits devant que apoya a este colectivo.

“Decidimos ocupar el Panteón porque queremos que los medios hablen de nosotros y que el gobierno atienda finalmente nuestras reivindicaciones”, asegura a El Salto Yaya Diallo, miembro de los chalecos negros. Según recuerda este inmigrante senegalés, que vive y trabaja en Francia desde hace más de diez años sin haber obtenido un permiso de residencia, esta iniciativa forma parte de una campaña más amplia conocida como “Los chalecos negros buscan a su primer ministro”. Desde el pasado mes de mayo, han organizado varias protestas y enviado una carta colectiva al gobierno en la que piden reunirse con el primer ministro francés, Édouard Philippe. Su objetivo: lograr regularizar la situación de los inmigrantes sin papeles en Francia.

Contra las deportaciones y la explotación laboral

¿Pero quiénes son los chalecos negros? Es el nombre con el que se apodaron a finales de noviembre colectivos de inmigrantes sin papeles, apoyados por asociaciones más veteranas como Droit devant y La Chapelle debout! Entonces, se inspiraron en el movimiento de los chalecos amarillos, que irrumpió de forma casi espontánea el pasado 17 de noviembre. “Los chalecos amarillos nos apoyan”, presume Diallo. Sin embargo, más allá de jornadas de movilizaciones puntuales en las que coincidieron manifestaciones de migrantes contra la violencia policial con las protestas tradicionales de los indignados franceses, casi no ha habido ninguna convergencia entre ambos movimientos. El hecho de circunscribirse en la defensa de la justicia social y fiscal para la comunidad nacional francesa ha sido uno de los límites de los chalecos amarillos, que contaron con un escaso apoyo entre los habitantes de origen extranjero de la “banlieue”.

“[Chalecos negros] Está formado por los inquilinos de una cincuentena de residencias de migrantes de la región parisina”, precisa Diallo. Prácticamente, todos ellos son de origen africano, pero hay de 17 nacionalidades distintas. Muchos de ellos proceden del África subsahariana, otros del Magreb. No obstante, se presentan como los chalecos negros porque “la mayoría de nosotros nos vemos obligados a trabajar en negro”, explica Diallo.

La mediática ocupación del Panteón no fue su primera acción. En enero, este movimiento ya organizó una protesta delante de la prefectura de policía de París. Centenares de ellos ocuparon una de las terminales del Aeropuerto Charles de Gaulle,en el norte de la región parisina, para denunciar "la participación de Air France” —la principal aerolínea francesa— en las expulsiones de inmigrantes. Hace un mes también se concentraron en la sede del grupo de restauración colectiva Elior, en el distrito financiero de París, para alertar ante “la explotación de los sin papeles y sus condiciones laborales” en esta empresa que apuesta por un modelo de negocio basado en emplear a extranjeros en situaciones muy precarias.

El altavoz de los inaudibles

“Para nosotros, es fundamental organizarse y movilizarse porque los sin papeles no tenemos derecho a nada. No podemos acceder al paro, ni a las ayudas para pagar el alquiler ni a ninguna otra ayuda social”, asegura Diallo. Según recuerda este senegalés, que alterna trabajos en el sector de la restauración, “nos dijeron que la esclavitud había sido abolida, pero lo que vivimos los sin papeles es la esclavitud moderna”. Desde los chalecos negros, impulsaron una recogida de dinero a través de internet para pagar sobre todo los servicios de los abogados. En una semana, han reunido más de 26.000 euros.

Menos presentes en los medios que los refugiados, los sin papeles representan uno de los principales colectivos de extranjeros en Francia. Unas 300.000 personas sin permiso de residencia vivían en este país a finales de 2017, según datos estimados del Ministerio del Interior. Estas cifras resultan parecidas a las de mediados de los noventa,cuando se calculaba que había entre 200.000 y 400.000 inmigrantes “ilegales” en territorio francés. Una coincidencia que contradice el fantasma ultra de la invasión migratoria, pero que refleja cómo se perpetúa la presencia de estos ciudadanos de segunda o tercera categoría.

Según la normativa francesa, un inmigrante económico debe justificar unos cinco años de residencia y haber trabajado durante al menos ocho meses para regularizar su situación. No obstante, muchos de los extranjeros que cumplen con estas condiciones no pueden demostrarlo, ya que sus empresarios prefieren hacerlos trabajar en negro y “ni siquiera nos dan una nómina que certifique nuestro empleo”, critica Diallo. “Si nos quejamos, amenazan con despedirnos”, lamenta.

Desde mediados de los noventa, se han sucedido en Francia las acciones de protesta contra la situación de los sin papeles. Por ejemplo, con la huelga de hambre en la iglesia parisina de Saint-Bernard en 1996. Pero estas acciones tampoco tuvieron un seguimiento masivo. Una realidad que ahora esperan cambiar los chalecos negros. Si el chaleco amarillo visibilizó el malestar francés, los chalecos negros pretenden hacer oír la voz de los inaudibles.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Francia
Francia El ecologismo de los pobres, la huella cultural de los chalecos amarillos cinco años después
El heterogéneo movimiento social incendió las calles de Francia y puso contra las cuerdas al presidente Macron a finales de 2018, evidenciando la dificultad de una transición ecológica que no tenga en cuenta las diferencias de clase.
Control social
Protesta Descontrolados
Pronto chegará o verán e os expertos no clima confirman que nos chegará descontrolado. Con temperaturas descontroladas, con incendios descontrolados, con ferocidade descontrolada.
Chalecos amarillos
Chalecos amarillos Aldo Rubert: “Las clases populares no están condenadas a la desmovilización”
Este investigador catalán afincado en Francia ha estudiado el movimiento de los chalecos amarillos. Ahora que se está produciendo una movilización de transportistas en España, el estudio de lo que sucedió en Francia ayuda a situarse respecto a temas clave como el combustible, el trabajo y la reproducción de las clases trabajadoras.
#37454
20/7/2019 16:17

Genial la información, pero creo que estaría bien ir cambiando el lenguaje de "trabajar en negro". Una opinión.

0
0
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Desigualdad
Desigualdad Gary Stevenson: “Permitimos que el debate económico esté dominado por ricos y eso conduce a una idiocracia"
El londinense pasó de ser el trader más rentable de uno de los mayores bancos del mundo a convertirse en un activista contra la desigualdad y contarlo todo en su primer libro.
Elecciones
Elecciones europeas La izquierda lleva sus cuentas pendientes a unas Europeas que ponen a prueba el contraataque de Sánchez
El Partido Popular y Vox plantearán una campaña en clave nacional contra el “sanchismo”. El presidente del Gobierno ha salido reforzado en las encuestas tras las elecciones catalanas pero no superará al PP según una reestimación de datos del CIS.
Genocidio
Genocidio La Corte Internacional de Justicia ordena a Israel detener la ofensiva de Rafah de manera inmediata
El Tribunal de la ONU da un nuevo aviso al Gobierno de Netanyahu y le ordena detener la ofensiva de Rafah ante la constatación de que sus anteriores órdenes no han sido cumplidas.
Extractivismo
Extractivismo Varela y su arena: una lucha por la supervivencia en Guinea Bissau
En una pequeña localidad de Guinea-Bissau, un grupo chino, apoyado por actores senegaleses y el propio Estado guineano, planea explotar los recursos minerales y la arena de la región.
Extrema derecha
Opinión “La alianza global de los patriotas” y el oxímoron “anarcocapitalista”
Tanto la extrema derecha de Milei como la de Abascal pueden confluir en que la ‘libertad’ sea reducida sólo al privilegio de acumular, en un ‘fascismo de mercado’.

Últimas

Palestina
Palestina Cientos de estudiantes toman la Universidad Humboldt de Berlín en apoyo a Gaza
La ocupación de la institución, renombrada “Instituto Jabalia” en honor al campo de refugiados de Gaza, termina con el desalojo de la policía 30 horas después.
Arte
Arte El arte visual de Mahmoud Alhaj ilustra la huella de la violencia de Israel en Palestina
El artista Mahmoud Alhaj expone en Barcelona su proyecto ‘Violence 24/7’, una alegoría visual sobre los efectos que la ocupación israelí tiene en los sujetos, la conciencia y la geografía palestina.
Más noticias
Catalunya
Catalunya PSC, Junts, PP y Vox tumban la regulación de los alquileres de temporada en el Parlament catalán
El decreto que regulaba los precios de alquiler de temporada y habitaciones ha estado en vigor menos de un mes. Ha sido la primera votación tras las elecciones del 12 de mayo en Catalunya.
Especulación inmobiliaria
Especulación inmobiliaria El PSOE retira la Ley del Suelo ante la oposición de sus socios y del PP
La falta de acuerdo con el PP y el voto contrario de Sumar, Podemos, Junts y ERC lleva al gobierno a retirar una reforma que facilita los pelotazos urbanísticos, según las críticas de sus aliados parlamentarios.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda Instituciones, fondos buitre e inmobiliarias se dan cita en Madrid en plena crisis de vivienda
Decenas de organizaciones sociales suman sus fuerzas contra la feria inmobiliaria SIMA, un evento que reúne desde el martes a fondos de inversión e instituciones públicas para promocionar el uso de la vivienda como activo financiero.

Recomendadas

Cine
Cine y vivienda ¿Dónde están los desahucios en las películas españolas?
Con excepciones señaladas como ‘En los márgenes’ o ‘Antidisturbios’, el conflicto de la vivienda sigue ausente de las ficciones que aspiran a retratar nuestro presente.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto