Hostelería
Al límite en Girona tras el cierre de bares

Propietarios de bares, trabajadores y proveedores de Girona explican las repercusiones económicas del cierre de la hostelería decretado por la Generalitat para contener los contagios. La ciudad de Girona tiene 612 bares y restaurantes con licencia activa, según datos del Ayuntamiento. El plan de desescalada del Govern permitirá la apertura de los locales de restauración, con un 30% de aforo en el interior, a partir del lunes 23 de noviembre.

bares Girona 1
Muchos bares y restaurantes de Girona han cerrado totalmente ante las medidas contra la Covid-19 decretadas por la Generalitat de Catalunya. Carles Palacio
Actualizado el 19/11/2020 a las 15h.
18 nov 2020 05:55

Cuando Paco Martínez cogió el bar Sant Narcís, sede de la peña barcelonista, no imaginaba que aquel pequeño local de jugadores de cartas se convertiría en un templo de las bravas en Girona. Era el año 2000, y pronto el bar comenzaría a llamarse popularmente Can Paco, local que atraería “de todo, desde gente que ya me conocía de cuando trabajaba en la cafetería de la antigua estación de autobuses, hasta clientela chunga como los ultras, los Boixos”, comenta este camarero de 51 años convertido en propietario. Hoy, una casa de comidas en el barrio de Montilivi es la que permite que Can Paco continúe en pie, aunque con la persiana bajada desde finales de octubre.

“El bar lo llevan dos chicas que ahora están en ERTE. Abrimos unos días pero hacíamos cuatro o cinco cafés y poco más, así que cerramos. ¿Quién vendrá al bar si no puede sentarse a hablar, si no puede hacer vida? El barrio de Sant Narcís no es un sitio de paso, tienes que ir a propósito”, explica Paco en el negocio que regenta con su pareja en Montilivi.

Como Can Paco, gran parte de los establecimientos de Girona permanecen cerrados desde el 16 de octubre, después de que la Generalitat anunciase el cierre de hostelería, a excepción del servicio de recogida, y la limitación del aforo en comercios durante quince días, que al final fue un mes, para reducir los contagios de Covid-19. Unas restricciones que el Departament de Salut prorrogó hasta el lunes 23 de noviembre, cuando está previsto que se flexibilicen las medidas sobre la interacción social, permitiendo un 30% de aforo en bares y restaurantes. Sin embargo continuará el confinamiento perimetral en fin de semana y el toque de queda.

“Quizás estoy ganando 300 euros al mes y pagando 300 de autónomos y 400 euros de luz”, explica Elena

El pasado 12 de noviembre, la consellera de Salut, Alba Vergés, recordó que Catalunya sigue “en un riesgo de rebrote muy alto”, superando los 400 puntos. “Necesitamos doblar la curva del incremento de ingresos y bajar la presión asistencial”, señaló en rueda de prensa. Pese a que comienza a reducirse la velocidad de contagio, el martes se registraron 2.051 nuevos casos, alcanzando una cifra de 283.937 casos acumulados, con 2.485 personas ingresadas y 596 en cuidados intensivos. El riesgo de rebrote en la provincia de Girona oscila por encima de los 700 puntos, aunque hace subir la media el pueblo de Palafrugell, uno de los municipios catalanes con los indicadores más altos.

La ciudad de Girona, de poco más de cien mil habitantes y 39 km de superficie, tiene 612 establecimientos con licencia activa de bar o restaurante, y 399 terrazas autorizadas, según los datos proporcionados por el Ayuntamiento. En estos momentos, 79 locales hacen pedidos para llevar, aunque apenas una decena son bares y cafeterías. Los bares pequeños de una ciudad conocida mundialmente en el ámbito gastronómico por el Celler de Can Roca son los principales afectados por las restricciones. “Traspasar es complicadísimo, por no decir imposible”, señala Paco Martínez.

Girona bares 2
Una decena de bares de la ciudad hacen cafés y bocadillos para llevar con tal de amortiguar el golpe. Carles Palacio


Elena es la propietaria del bar Derma del barrio de la Rodona de Girona. Desde que se decretó el cierre le han bajado los ingresos un 70%, estima, mientras atiende unos pocos cafés a través de una barra improvisada en la ventana del bar. “Quizás estoy ganando 300 euros al mes y pagando 300 de autónomos y 400 euros de luz”, explica Elena. Y añade: “tener abierto no me sale a cuenta, pero el servicio lo tengo que dar. Si la gente me ve cerrada, pierdo los clientes”.

Tampoco se libra del impacto el centro de Girona, diseñado para ser un reclamo para el turismo con recursos. Delphine, copropietaria del bar Jorbel del barrio de Sant Pere, asegura: “Hemos tenido que poner en ERTE a dos trabajadoras y echar a dos más, porque no aguantábamos. Antes hacíamos 500 euros al día y ahora prácticamente nada, hacemos cafés para pagar alguna factura”. Después del primer confinamiento, en el Jorbel estuvieron trabajando “siete días a la semana para tener un poco de colchón”, afirma Delphine.

En la puerta del bar Undarius de la calle de la Rutlla, Francesc ha montado una paradita, donde vende cafés y bocadillos. No hace más comida. “Nosotros no tenemos la infraestructura para hacer el take away. Muchos bares ni siquiera tienen cocina. Ya hay casas de comidas a precios asequibles, ya hay cadenas de restaurantes”, considera Francesc, quien valora que la medida de reducción de los alquileres de locales cerrados al 50%, decretada por la Generalitat el 22 de octubre, “es insuficiente y llega tarde, yo he pagado el alquiler entero durante toda la primera oleada”.

En Girona se han presentado 628 nuevos ERTE a raíz del cierre de la hostelería y la restricción en comercios, que afectan a 3.603 trabajadores

Said trabaja desde hace cinco años como cocinero en un restaurante del Barri Vell, el casco histórico de la ciudad. Él y siete trabajadores más están en ERTE desde el inicio de la pandemia, ya que la falta de turistas hizo que el propietario no viera viable abrir en verano. “A veces pienso en buscar otro trabajo porque tengo una familia, tengo que ganarme la vida, ¿pero a dónde voy si está todo cerrado?”, comenta Said. Una visión que comparte Pau (nombre ficticio), camarero de la misma zona: “Profesionalmente es angustioso: o cambias de profesión o no tienes demasiada salida para planificar tu futuro ni siquiera a corto plazo”.

Datos del Departament de Treball indican que entre el 16 y el 22 de octubre se tramitaron 4.871 ERTE más en Catalunya, con 41.000 trabajadores afectados. En Girona se han presentado 628 nuevos expedientes a raíz del cierre de la hostelería y la restricción en comercios, que afectan a 3.603 trabajadores.

Según Josep Carreres, presidente de la Associació d'Hostaleria de Girona, “hay 180 empresas de Girona y alrededores asociadas, que dan trabajo a cinco mil personas, y no son el número total. Únicamente el Grupo König tiene 450 empleados. Si esto se alarga, los ERTE se convertirán en expedientes de regulación”. La Federació Catalana d’Associacions d’Activitats de Restauració i Musicals (Fecasarm), que presentó un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia el 16 de octubre, finalmente desestimado, anunció la semana pasada que impugnará las medidas. La entidad considera que “las ayudas aprobadas por la Generalitat no cubren ni un 3% de los perjuicios económicos”, que estima que llegarán a los 2.500 millones de euros en treinta ocho días. Antes de la prórroga de las restricciones, el Departament d’Empresa i Coneixement, en manos de JxCat, propuso a Salut que los bares y restaurantes pudieran abrir las terrazas de las 13 a las 16 horas.

bares girona 3
La Plaza del barco en el barrio de Santa Eugènia, con cinco locales, es uno de los puntos donde más visible es el cierre. Carles Palacio


Para Carreres, “hay una incapacidad surrealista para gestionar la situación con equilibrio, a pesar de los esfuerzos que hicimos para adaptar los establecimientos a las fases 1 y 2. Tenemos que intentar buscar un punto de acuerdo”. Una concentración de restauradores y autónomos delante del Ayuntamiento de Girona el pasado 12 de noviembre reclamó a la alcaldesa Marta Madrenas (JxCat) que presionara al Govern para reabrir totalmente los locales, y criticó que la ayuda de la Generalitat a los autónomos haya beneficiado únicamente a 10.000 autónomos de los 500.000 que hay en Catalunya.

Pese a ser la cara más visible, los bares y restaurantes no son los únicos afectados por el cierre. Adrià Villalón es comercial de una empresa de alimentación de la provincia de Girona. Asegura que el 85% de los clientes de la empresa son del sector de la hostelería. “Todavía nos salvamos por las panaderías y las pizzerías, pero si tengo 200 clientes en mi ruta, quizás estoy haciendo diez a la semana”, explica. Según Adrià, en la forma de anunciar restricciones “no se ha tenido en cuenta a los proveedores, que trabajamos con género que caduca. Por ejemplo, hemos tenido que tirar casi 500 kilos de nata”.

Sobre las previsiones de futuro, Villalón sostiene que “la empresa tiene recursos para asegurar los trabajos, pero no sé qué pasará si esto continúa así. Yo he perdido muchos ingresos en comisiones”. Elena, del bar Derma, apunta: “lo que me salva es que es un bar familiar y no tengo que pagar alquiler”. Para Paco Martínez, “si no nos dejan abrir con todas las precauciones, respetando el toque de queda, muchos de los bares acabarán cerrando. ¿Quién aguantará esto? ¿Quién podrá asumir las deudas?”.

El Pla de Protecció Civil a Catalunya (Procicat) ha aprobado que el lunes 23 de noviembre los bares y restaurantes puedan abrir las terrazas manteniendo dos metros de distancia entre las mesas, y el interior de los establecimientos al 30% de aforo, de las 6 a las 21:30 horas. Se inicia así la primera fase de un plan de desescalada que provisionalmente durará dos meses. El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha apuntado en rueda de prensa: “no es un plan de desescalada como el de primavera. No es un plan para recuperar la normalidad o nuestra actividad cotidiana. Aún no”.

Hoy, en la Plaza del Barco de Santa Eugènia, epicentro de la vida del barrio y ahora en lapidario silencio, todos los bares siguen cerrados. Como la persiana del ya mítico Can Paco de Sant Narcís.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Girona
Laboral Proponen un permiso menstrual para las trabajadoras del Ayuntamiento de Girona
Con un amplio consenso recabado hasta la fecha, la propuesta de la Intersindical para conciliar el trabajo con la salud deberá someterse a votación en el pleno municipal de junio.
Girona
La vida a oscuras en Font de la Pólvora
Los vecinos del barrio de Font de la Pólvora de Girona exigen el cese de los cortes de luz masivos que sufren desde hace años y la revisión de una red eléctrica que consideran obsoleta. Endesa y el Ayuntamiento aseguran que los vecinos pinchan la luz, mientras el consistorio hace una prueba de sectorialización por calles para “minimizar el impacto de los cortes y detectar fraude”.
Girona
La papelera que no quieren los vecinos de Sarrià de Ter

Vecinos organizados en torno a la Plataforma Prou exigen el cese cautelar de la actividad de la fábrica de papel de Hinojosa ante los malos olores y ruidos de la planta. El Ayuntamiento de Sarrià de Ter pide a la Generalitat de Catalunya que asuma el conflicto y presione a la empresa para que solucione los problemas.

Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Frontera sur
Masacre de Melilla Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista
Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.
Francia
Francia El Frente Popular se pone en manos de la movilización y el miedo a la ultraderecha
La coalición unitaria de las izquierdas confía en que una mayor participación, sobre todo de los jóvenes, contrarreste las tensiones internas y la demonización mediática en la campaña de las legislativas en Francia.
Genocidio
Genocidio Crece el boicot a empresas que trabajan con Israel: Barclays, excluido de los festivales británicos
La multinacional Intel anuncia que congela una inversión de 25.000 millones de dólares en Israel. Crecen los problemas financieros e internos para el régimen de Benjamin Netanyahu.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.
Análisis
Análisis La tortura: causar el mayor daño posible al pueblo palestino
Las imágenes de soldados de la ocupación israelíes humillando a hombres palestinos en calzoncillos, con las manos atadas a las espaldas y ojos vendados, nos recuerdan que la tortura persiste en nuestras sociedades. No solo eso, ya no se esconde.
Agricultura
Agricultura de próximidad València deniega el permiso a un mercado que denuncia los bajos precios agrícolas
El Ayuntamiento suprime la próxima edición del “Mercado de Precios Justos”, impulsada por Per L'Horta, amparándose en una ordenanza que no impidió realizar las dos ediciones anteriores.
Derecho a la vivienda
Derecho a la vivienda El Sindicato de Inquilinos cifra en 17.000 los pisos turísticos de Madrid
Este colectivo llama a identificar los pisos turísticos en los barrios de Madrid y presionar para que vuelvan al mercado residencial. Solo seis de cada 100 son legales.

Recomendadas

Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.