Inflación
Los salarios menguan, la cesta de la compra encoge, las calles no arden

Es quien menos tiene quien primero percibe las crisis. María Luisa Venancio forma parte del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia. No le gusta decir la cuantía de su pensión, pero a través de su relato se entrevé que la coyuntura económica incluso ha cambiado su nutrición: “Ahora como menos”, reconoce.

Si tienes 12 pagas al año, perderás un mes de salario si la inflación se mantiene hasta diciembre al ritmo actual. Esto es lo que significa una inflación anual del 8% —la variación del Índice de Precios al Consumo (IPC) se situó en mayo en 8,7%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE)—. Y si tu convenio colectivo no recoge la cláusula de garantía salarial, el próximo año no recuperarás el poder adquisitivo que pierdas ahora. El profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid Mario del Rosal baja a tierra conceptos que pululan en el ambiente como si todas las personas implicadas —cualquiera que perciba un salario, una pensión o una prestación— los entendiéramos, cuando probablemente no lo hacemos.

Porque las calles deberían estar llenas de manifestantes. Contenedores ardiendo, antidisturbios reprimiendo. Pero España no es Francia, país vecino cuyo poder adquisitivo aumenta década tras década. El salario medio ha subido un 12,5% en la Eurozona entre 2000 y 2020, mientras que aquí ha retrocedido un 1,1%, según el informe de marzo del Servicio de Estudios del sindicato UGT. En euros, la comparación con los vecinos del Norte queda así: el salario mínimo interprofesional (SMI) de España llega a los mil, en Francia asciende a 1.603. El salario medio español son 24.394 euros y el francés, 39.971. Con la particularidad de que el salario medio español no es el más frecuente. El más común son 18.490 euros.

El INE solo recoge los datos del IPC desde 2009. Como si con la entrada del euro en 2002 el café no hubiera pasado de cien pesetas a un euro, por aquello del redondeo. Después llegó la crisis económica de 2008, arrasando la economía doméstica de millones de hogares en 2011 y 2012, cuando ya no quedaba ni paro ni ahorros, y los puestos de trabajo a los que se optaba incluían ya las condiciones previstas en las reformas laborales de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Ese café mañanero en el bar de la esquina se convirtió en lujo. Ahora prácticamente es un desayuno para turistas.

Los únicos que han protestado recientemente y con vehemencia en España por la subida del precio de los carburantes han sido empresas de transportistas y camioneros autónomos subcontratados. Las concentraciones convocadas por diversas plataformas por el alza del precio de la luz a duras penas han reunido a unas decenas de personas. El portavoz de la organización de consumidores Facua, Rubén Sánchez, resume que “tenemos un modelo de sociedad dormido y poco crítico, y eso deriva en que el consumidor traga con todo. Esa es precisamente la clave: el Gobierno y las empresas saben que la gente aguanta lo que le echen”. Paralelamente, “hay perfiles de vida que pueden afrontar las subidas sin problemas, porque tienen ahorros”. Tanto es así que los datos de ahorro de particulares, empresas y administraciones públicas en el País Vasco han alcanzado un techo histórico: las cuentas corrientes en Euskadi guardan 96.160 millones de euros —antes de la pandemia había 92.088 millones depositados—, según los últimos datos del Banco de España. En la crisis económica de 2008 también hubo un pico. Después, una caída del 12%.

“Ahora como menos”, reconoce María Luisa Venancio ante la subida generalizada de la cesta de la compra, “si antes comía entre dos y tres piezas de fruta al día, ahora como entre una y dos”
subida precios alimentacion panorama 62 02

Sin magdalenas

Es quien menos tiene quien primero percibe las crisis. María Luisa Venancio forma parte del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia. Participa en las concentraciones de los lunes frente al Ayuntamiento de Bilbao desde hace cuatro años y cuatro meses. Antes acudía junto con su marido, pero falleció hace un año. Y la pensión de Venancio menguó aún más. “Si me hubiera muerto yo, a mi marido le hubiera quedado el 100%, pero se ve que si él muere, yo tengo que vivir con menos. Me parece injusto”, concluye antes de recordar que el recibo de la contribución es el mismo si vive sola o con su difunto marido.

A Venancio no le gusta decir la cuantía de su pensión, prefiere que quede claro que seguirá manifestándose “todo el tiempo que haga falta” por una pensión mínima de 1.080 euros. Pero a través de su relato queda claro que no llega a fin de mes y que la coyuntura económica ha cambiado su nutrición: “Ahora como menos”, reconoce. “Si antes comía entre dos y tres piezas de fruta al día, ahora como entre una y dos”. Siempre fruta de temporada y la que está de oferta en la frutería. “Compro del tiempo porque me limito a una naranja barata, que me llena más, no porque otras frutas no me apetezcan”, detalla. Espera con ganas que los albaricoques bajen de precio.

Con su cesta recorre el barrio. “Por desgracia, tengo que conocer bien las tiendas: en una compro la fruta, en otra las patatas”. Las verduras las compra congeladas porque salen más baratas. Vainas, col, guisantes. Un euro cunde más.

Sin embargo, cuando hace un par de meses fue a la estantería donde se alojan las magdalenas valencianas se le escapó en voz alta un “¡jopé!”, delante de la reponedora. El 22 de abril, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicó un estudio en el que alertaba de que las subidas de precios alcanzaban al 84% de los productos analizados, en especial los aceites, pescados, alimentos envasados y lácteos. Carrefour es el supermercado que más ha encarecido sus productos —un 12,1% de media—, le siguen Mercadona, Eroski, Alcampo y DIA.

Así que allí estaba María Luisa Venancio, con su pensión mínima y la ilusión de comprarle magdalenas a sus nietos, cuando estas pasaron de un día para otro de 1,45 a 2,83 euros. Casi el doble. La guerra en Ucrania —es decir, la ausencia de soberanía alimentaria— trajo aparejada un elevado incremento del aceite y del trigo, que ha repercutido en la cesta de la compra.

Pero la inflación no se acomoda solo en la guerra y el pico del petróleo, sino también en el juego de la especulación, que es más antiguo que la invasión de Vladimir Putin. El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, quiso relacionarlos y pidió a los hogares españoles en marzo que encendieran menos la calefacción para ahorrar gas y ser menos dependientes de Rusia. Por su parte, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, directamente calificó de “tontos” a los consumidores con tarifa regulada por el Gobierno. El sueldo anual de Borrell asciende a 315.420 euros; Galán cobró 13,2 millones en 2021.

Venancio reconoce que, efectivamente, este invierno ha encendido menos la calefacción. “Me cojo una manta y me voy al sofá”. En cuanto a la luz, ha optado por capar bombillas: “De la lámpara que tiene cuatro, he desenroscado tres y solo he dejado una”. “Todavía no se sabe cuánto subirán las pensiones, pero todas sabemos que ellos seguirán viviendo muy bien”, augura Venancio. “Hay quien no come, ni se calienta, ni se medica en condiciones porque no llega a fin de mes. Es la supervivencia de la vida”, alerta su compañera Andrea Uña, activista también del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia.

Pensionistas mínimas y asalariadas precarias caminan juntas en el peregrinaje hacia el último día del mes. La organización inglesa The Food Foundation publicó el 8 de mayo un estudio en el que advertía de que, entre enero y abril, el número de hogares que no puede acceder a la totalidad de las comidas ha aumentado un 57%, incluyendo a 2,6 millones de niños que corren un alto riesgo de padecer enfermedades derivadas de la desnutrición y las condiciones del hogar. Un total de 7,3 millones de personas se habían saltado ágapes, e incluso un porcentaje no había comido bocado el día de la encuesta. En total, uno de cada siete hogares británicos se encuentra hoy en situación de inseguridad alimentaria.

“Estamos viendo un número cada vez mayor de personas que nunca antes han necesitado un banco de alimentos y estamos recibiendo más solicitudes de alimentos sin cocinar a medida que las personas se desconectan de sus contadores de luz para administrar su dinero. Esto no es sostenible, y la situación es desesperada”, subrayó al respecto Vic Borrill, director de Brighton & Hove Food Partnership, que agrupa la Red de Alimentos de Emergencia de Londres.

En España, la ONG Banco de Alimentos alertó el 11 de mayo de que prevé un descenso de las donaciones y un aumento de la demanda de un 20%. Los gobiernos —central y autonómicos— no contemplan medidas de urgencia para, por ejemplo, alternativas a menús escolares para los meses de verano, cuando los colegios están cerrados.

“Perdemos poder adquisitivo, lo que se traduce en un empobrecimiento de la clase trabajadora, un fenómeno que no se ha producido únicamente durante el último año, sino que lleva ocurriendo desde al menos hace una década”, Xabi Zabala

El precio de la pizza y el salario del pizzero

Asier Guerrero trabaja en una de las tiendas Telepizza de Zaragoza y es delegado de CGT. En marzo, las pizzas de esta conocida marca aumentaron el precio de 13,95 a 15,95 euros —antes de la pandemia se vendían a 10,95—. El pizzero explica que llevan luchando desde 2019 por una subida de sus salarios acorde al SMI. La empresa pretende absorber el plus de antigüedad en el salario base, con el objetivo de ahorrarse la subida correspondiente del salario mínimo. “Desde CGT Telepizza llevamos años peleando por volver al convenio de hostelería, pero con esta devaluación salarial aún se agravan más nuestras condiciones de trabajo. Las familias obreras arrastramos desde 2010 una pérdida del poder adquisitivo del 10%, a la que se le suma la actual, la cual supone la mayor pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora en veinte años”, indica.

De la anterior crisis económica se tiende a recordar el devastador aumento de la tasa de desempleo, los desahucios y el movimiento del 15M. No se suele mencionar tanto el papel que jugaron las empleadas de las administraciones públicas, las cuales, a pesar de tener la paga garantizada, sufrieron congelaciones salariales, redujeron su consumo y participaron de forma notable en las huelgas generales. Las funcionarias también se hartaron.

El sindicato ELA ha estudiado el poder adquisitivo del personal del Gobierno vasco —aproximadamente, 100.000 empleados públicos de sanidad, educación, administración, Ertzaintza, justicia y sociedades públicas—, extrapolable a las administraciones locales y forales. Entre 2009 y 2021, el IPC de la Comunidad Autónoma Vasca aumentó un 21,1%, mientras que las subidas salariales de este colectivo se sitúan en un 5,6%. La resta de ambas cifras supone una pérdida del 15,4% del poder adquisitivo en doce años. Si esto ocurre entre el funcionariado, ¿cuál será el dato real de personal que trabaja en la economía sumergida, como camareros estacionales? ¿O de colectivos feminizados y precarizados, como las trabajadoras de las residencias y de la limpieza?

Desde el Gabinete de Estudios de este sindicato, el mayoritario en la CAV, Xabi Zabala señala que “llevamos meses con una cesta básica alimentaria que sube de precio sin parar, sintiéndose el incremento del pan, el aceite y la leche en los bolsillos de toda la población, por no hablar de los precios del carburante, la electricidad y el gas, que pagamos el doble o más que hace unos meses. Sin embargo, nuestros ingresos —sueldos, pensiones, prestaciones— ni de lejos han aumentado al mismo ritmo”. La subida de las pensiones ha quedado en el 3,5%; el SMI en el 3,4%; el salario del personal de las administraciones públicas, en un 2%, explica. “Perdemos poder adquisitivo, lo que se traduce en un empobrecimiento de la clase trabajadora, un fenómeno que no se ha producido únicamente durante el último año, sino que lleva ocurriendo desde al menos hace una década”, confirma. “Pero en esta ecuación, no todos pierden”, recuerda, “empresas como Repsol e Iberdrola aumentan sus beneficios, utilizando la inflación como herramienta para aumentar sus ganancias a costa de empobrecer a la clase trabajadora”.

En 2008, el 70% de los asalariados se ubicaba dentro de un convenio colectivo con cláusula de garantía salarial, la cual permite la revisión anual de los salarios en función del IPC; en 2021, tras las reformas laborales de 2011 y 2012, la cláusula solo da cobertura al 15% 

Sin cláusula de garantía salarial

En 2008, ocho millones de asalariados se ubicaban dentro de un convenio colectivo que disponía de cláusula de garantía salarial, la cual permite la revisión anual de los salarios en función del IPC. En 2021, tras las reformas laborales de 2011 y 2012, solo 1,2 millones de trabajadores contaban con dicha cláusula en sus convenios. En trece años, la protección del poder adquisitivo de la clase trabajadora pasó a dar cobertura del 70% de los asalariados a solo el 15,65%, según los datos del Ministerio de Trabajo.

Mari Cruz Vicente es la secretaria de Acción Sindical y Empleo de Comisiones Obreras. Ella es una de las personas que se sentó a negociar con las patronales el incremento salarial para el próximo año en la negociación colectiva, paso previo a alcanzar un Pacto de Rentas entre Gobierno, sindicatos mayoritarios y patronales. “Bajo ningún concepto CEOE y Cepyme asumieron que hubiera una cláusula de revisión salarial”, asegura. CC OO y UGT dieron por finalizadas las conversaciones el 5 de mayo. La estrategia de CC OO pasa ahora por movilizar a sus afiliados en los centros de trabajo y aumentar la conflictividad laboral. “Esperamos conseguir en las empresas lo que no hemos conseguido en la negociación colectiva”, aspira Vicente.

“Cada mes que un convenio queda sin renovarse, es un mes en que los trabajadores se empobrecen”, apunta Pello Igeregi, responsable de negociación colectiva de ELA. “Vivimos una primavera caliente, llamar a la huelga hoy está siendo mucho más sencillo que antes de la pandemia”, asegura. “Es verdad que la movilización social no está siendo fácil, y que el factor político es determinante, con unos Gobiernos y partidos que dan por buenas medidas que empobrecen a la gente e inflan los beneficios de las grandes empresas. Pero en los centros de trabajo encontramos otra respuesta, lo vemos cada día”, señala sobre todos los conflictos abiertos, que no son pocos al norte del Ebro —el  metal de Araba, limpieza, comercio y metal de Bizkaia, hoteles y papel de Gipuzkoa—. Quizá bajen al sur y el otoño sea caliente en todas partes.

Arquivado en: Consumo Laboral Inflación

Relacionadas

Laboral
Perspectiva de género El Supremo fija que las madres se beneficien de 112 días de cotización por parto también para la prejubilación
La sentencia insiste en la necesidad de aplicar la perspectiva de género y toma como guía la Ley de Igualdad. Las llamadas “cotizaciones ficticias” están contempladas para el acceso a pensiones contributivas, pero no para el subsidio previo.
Trabajo sexual
Derechos Trabajadoras sexuales ante las leyes abolicionistas: “Necesitamos derechos tanto si queremos abandonar como si queremos quedarnos”
El estigma y lo que llaman “la industria del rescate” son algunos de los problemas que señalan Séfora Jiménez, María José Barrera, Ninfa y Verónika Wolf, que reclaman superar la falsa dicotomía entre abolición o regulación de la prostitución. Temen la propuesta de ley abolicionista del PSOE, pero advierten de que ya existen mecanismos para criminalizarlas.
Empresas recuperadas
Cooperativas La nueva Ley Concursal facilita y prioriza que los trabajadores recuperen una empresa antes de su liquidación
El proyecto de ley se aprobó ayer en el Pleno del Congreso y enfila su tramitación en el Senado. El derecho a la información y consulta del estado financiero previsiblemente será abordado desde el nuevo Estatuto del Trabajo que redactará el ministerio que gestiona Yolanda Díaz.

Destacadas

Deportes
Deportes El movimiento antiolímpico se organiza en París
Reunidos en la capital francesa a finales de mayo, activistas contra los Juegos de Londres, Río de Janeiro, Tokio, Hamburgo, París, Los Ángeles y Pirineos-Barcelona expusieron los abusos y derivas en materia de seguridad, vivienda, ecología y desperdicio de dinero público que suponen los Juegos modernos.
Carta desde Europa
Medios de destrucción
Por muy terrible que sea para el pueblo ucraniano, la guerra de Ucrania no es más que una cuestión secundaria inserta en una historia de dimensiones mucho mayores.
Laboral
Perspectiva de género El Supremo fija que las madres se beneficien de 112 días de cotización por parto también para la prejubilación
La sentencia insiste en la necesidad de aplicar la perspectiva de género y toma como guía la Ley de Igualdad. Las llamadas “cotizaciones ficticias” están contempladas para el acceso a pensiones contributivas, pero no para el subsidio previo.
Rif
Armas químicas en el Rif, olvido y justicia
Un siglo después de la barbarie cometida contra la población civil del Rif España sin reconocer su responsabilidad, lejos de cualquier política de reparación.
Extrema derecha
Desregulación ambiental Naomi Klein: Estados Unidos está en medio de un “golpe de estado judicial”
“El golpe judicial continuo que viene de este tribunal no ha terminado en absoluto”, advirtió la autora de “La doctrina del shock”.

Últimas

Violencia policial
Movimientos sociales Detienen a un vecino de Sevilla en una manifestación contra los cortes de luz
La policía detuvo ayer lunes en Sevilla a Juan G., un vecino que se manifestaba contra los recortes de la luz. Este 5 de julio se celebra una concentración que pide su liberación inmediata.
Pensamiento
El hilo invisible de Bookchin
El pensamiento de Murray Bookchin sigue siendo actual y necesario. Por eso la reedición por Capitán Swing de su obra clave, ‘Ecología de la libertad’, es una gran noticia.
Accidentes laborales
Seguridad laboral Un empresario que intentó que un trabajador sin contrato ocultara su accidente laboral grave es detenido en Alacant
El trabajador accidentado accedió a dar en el hospital la versión propuesta por su jefe de que se trataba de “un accidente doméstico” cuando este le dijo que podía tener problemas con extranjería si decía que fue en el trabajo. Hacía jornadas de más de 9 horas diarias por menos de 800 euros sin ningún tipo de prevención de riesgos laborales, lo que derivó en una caída de tres metros de altura con fractura cerebral y lesión medular.
Sanidad pública
Sanidad Pública Madrid gasta 3.000 millones de euros menos que el resto del Estado en Sanidad
Madrid es la comunidad que menos gasta en Sanidad, un 3,7% con respecto a su PIB. Además, es la penúltima que menos dinero destina por habitante, 1.340 euros. Así se indica en un nuevo informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) y el sindicato CC OO.

Recomendadas

Presupuestos Generales del Estado
Crisis económica La reforma fiscal “no puede esperar más”, dice Unidas Podemos
La única forma de “equilibrar la balanza fiscal” es haciendo que “los que más tienen paguen lo que les corresponde”, dice la secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, en una declaración en el Secretariado del partido.
Trabajo sexual
Derechos Trabajadoras sexuales ante las leyes abolicionistas: “Necesitamos derechos tanto si queremos abandonar como si queremos quedarnos”
El estigma y lo que llaman “la industria del rescate” son algunos de los problemas que señalan Séfora Jiménez, María José Barrera, Ninfa y Verónika Wolf, que reclaman superar la falsa dicotomía entre abolición o regulación de la prostitución. Temen la propuesta de ley abolicionista del PSOE, pero advierten de que ya existen mecanismos para criminalizarlas.
Memoria histórica
Fosas Comunes Las ‘costras’ de la memoria española que hurga una periodista polaca
Katarzyna Kobylarczyk publica un libro donde recoge historias de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. Aunque en un principio estaba pensado para público polaco, su alta calidad y profundidad de enfoque ha hecho que sea traducido a español y a ucraniano.
Leyes Mordaza
Libertades La reforma a ley Mordaza, esa promesa de campaña que el PSOE se resiste a cumplir
Esta semana ha sido el séptimo aniversario de la entrada en vigor de la ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP cuando tenía mayoría absoluta. Su modificación es hasta ahora el compromiso que más está costando cumplir al Gobierno de coalición. Presión de los colectivos sociales y partidos aliados para una reforma ambiciosa que Sánchez parece no desear. Por qué representa un déficit democrático para una España del siglo XXI.
Militarismo
¿Las chicas son guerreras?
Para atraer el talento femenino a la causa otanista, sus portavoces han tirado del esencialismo de género más primitivo, basado en la idea de que las mujeres somos pacíficas por naturaleza.
Derecho a la vivienda
Vivienda Barcelona, se alquila temporalmente
Los alquileres temporales proliferan en la capital catalana y expulsan a sus vecinas de los barrios céntricos. La escasa regulación de esta modalidad contractual, que no precisa de licencia turística y genera elevados honorarios para las agencias inmobiliarias, se ha convertido en el último “agujero” legal que eleva el precio de la vivienda.