Andaluzas columna - 2
Un pavo real se pasea por un mitin de Por Andalucía. Álvaro Minguito

La semana política
La posibilidad de una tregua

La democratización de la vida interna de las organizaciones y su traslado a la experiencia común es la condición de partida para dar continuidad al breve encuentro entre corrientes que ha tenido lugar en la campaña andaluza.
Pablo Elorduy
Foto de Álvaro Minguito.
18 jun 2022 06:00

Desde las horas más bajas de Unidas Podemos hasta el final de una campaña electoral en aparente y pública concordia apenas ha pasado un mes. Pese a un comienzo abrupto y bastante grotesco, la posibilidad de un encuentro entre las distintas ramas y sensibilidades de la izquierda parlamentaria —excepto Anticapitalistas— ha tomado cuerpo, aunque de manera accidentada y provisional, en Andalucía.  

De cumplirse el guion no escrito pero ampliamente difundido por quienes mandan, las elecciones andaluzas no traerán las mejores noticias para la izquierda. La división de partida entre Anticapitalistas, Adelante Andalucía en la papeleta de mañana, y lo que luego ha sido Por Andalucía no sumará los casi 900.000 votos que obtuvieron Podemos e Izquierda Unida por separado en 2015. Pero, independientemente de los números de mañana domingo —cuya suma puede parecerse más a los 580.000 que sacaron todos juntos en 2018—, el ambiente de la última semana se parece más a lo que cualquiera espera de una confluencia: hacer lucir o brillar las características más destacables de sus caras visibles y esconder no tanto las diferencias ideológicas, que pueden llegar a dar lugar a debates fructíferos, como las miserias orgánicas.

La posibilidad de una tregua como la que se da en las campañas electorales es la condición necesaria no solo para que el proyecto que encabeza hoy Yolanda Díaz tenga algún futuro, sino para que esta generación de políticos no deje un campo devastado tras de sí.

No se trata de anular a la izquierda fetichista y dejar que se cueza en su propia salsa y tampoco de transformar la ilusión por el cambio en el partido de la rabia que resuelva las deficiencias históricas a base de soflamas. El espacio político es el que es y lo componen esas dos almas, la más vociferante (fetichista) y la más serena (que se pone de perfil). Solo en la búsqueda de algún punto de encuentro en aquello que comenzó a separarse entre 2018 y 2019 puede aportar mejores perspectivas demoscópicas o al menos que el personal votante se relaje de tanto psicodrama y pueda pensar en necesidades más perentorias que pelearse en redes sociales con los únicos que le hacen caso.

Al día siguiente

El lunes, un día después de las elecciones en Andalucía, pasará lo más importante. De cómo respondan los distintos actores llamados anticipadamente a justificar los malos resultados depende el futuro encuentro entre Podemos, el partido antipático que dio la patada al tablero, y quienes quieren pasar la página de Podemos.

Izquierda Unida, que fue partido antipático durante el periodo 2014-2016; Más Madrid, que quizá no lo fue pero quiso cortar con sus socios en 2019 y se halló con la dura realidad de que les faltaba algo; y Yolanda Díaz, una incógnita con un carisma extraordinario, forman hoy una entente cordial pero no sólida. 

La ausencia total de un método democrático para llegar a acuerdos, incluso de una herramienta formal de primarias para afrontar los distintos procesos, señala el límite que tendría para ese encuentro de partidos deshacerse en el corto plazo de lo que consideran un peso muerto. El desbarajuste organizativo es anterior a Podemos. Quien ha militado en organizaciones de izquierda “a lo PCE clásico” en el final del siglo XX y el principio del XXI sabe que a una purga le sigue otra purga, y que el amigo/aliado de hoy, mañana será quien deba desfilar por la pasarela de sacrificio, de donde rara vez vuelve nadie y nunca nadie vuelve como amigo aunque regrese como aliado. No es lo único que se aprende, hay otros aprendizajes valiosos, pero eso queda. Los motivos de Anticapitalistas para su escisión parten de ese recuerdo machacón, el empeño de Izquierda Unida desde el comienzo de la década es superar esa herencia, el drama de Podemos y sus escisiones fue confiar en que la ruptura de esa tradición pasaba por reducir al máximo el equipo dirigente.

Mientras no sea posible encontrar el trazo sobre cómo se toman las decisiones o cómo se elaboran los argumentos, y todo parezca parte de un experimento de marketing político, al espectador solo le quedará observar el repetido fenómeno del auge y caída. Quien hoy está siendo ahogado, mañana ahogará, no importa si unas manos son rudas y otras suaves. Es la única forma que conocemos y siempre termina igual. Tras Andalucía vendrá la preparación de las listas municipales y autonómicas de 2023 y el drama del registro de la coalición que tuvo lugar la noche del 6 de mayo puede quedarse en una anécdota. 

Pero las campañas electorales crean durante un breve espacio de tiempo, esta vez, menos de una semana, en el que quizá sea posible construir algo diferente. En el que las breves autocríticas que se lanzan para repescar a los desencantados pueden dar paso a una crítica mucho más ambiciosa: la de todo el modelo de relaciones entre las distintas corrientes de la izquierda. Un modelo que parte de diferencias ideológicas interesantes pero que dinamita el posible encuentro por la incapacidad o la ignorancia de cómo construir un ambiente sano en el que hacer política institucional, militar en las organizaciones o trabajar para la política institucional (algo a lo que en el ciclo pasado no se le puso atención pero que lo marcó en gran medida) no termine en depresiones, ansiedades y ganas de llevar a cabo una desconexión absoluta de la cosa política.

2018 marcó el comienzo de una angustia. En diciembre, Vox apareció en la escena política con 12 diputados en la Junta de Andalucía. El mapa creado entre 2011 y 2014 ya no servía: no se trataba de seguir restando bipartidismo de las instituciones e introducir una veta antineoliberal en las mismas. Pero no se supo qué hacer. La alerta antifascista no sirvió para movilizar en las elecciones posteriores, faltaba un elemento de imaginación política que nunca se completó del todo cuando la imaginación pareció posible: ni en la Izquierda Unida fundada a finales de los 80 ni en el Podemos de 2014 ni en otros procesos similares con vocación federal. No se abrió la caja negra de las organizaciones y se confió en que los nuevos liderazgos aprenderían de los errores de los viejos tótem en lugar de preguntarse si solo los liderazgos bastan.

Puestos a imaginar, mejor que imaginar unos resultados positivos en Andalucía el domingo —algo para lo que se llega un poco tarde— es más interesante pensar que esta semana ha comenzado a andar una propuesta política estable, con vocación de sobrevivir a cualquier columna de opinión, a los lemas y las campañas electorales más patosos e incluso también a las mejores columnas y las campañas más brillantes. Sobra decir que ese proyecto no tiene por qué estar asociado a lo electoral, pero quienes creen que la electoral es la vía principal para el siguiente objetivo, que no es otro que cortocircuitar el cierre feroz que el Estado está llevando a cabo en estos momentos —como ejemplo, la detención e imputación de ecologistas que tiraron agua coloreada a la escalinata del Congreso— deberían ponerse a pensar en la posibilidad de que esos espacios existan, no solo como un deseo lanzado en la campaña electoral.

Descanso
Con estos deseos de paz, La Semana Política se despide hasta el próximo 2 de julio.
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Solo para socias
Solo para socias Nueva carta mensual: “Redactor en crisis”, por Pablo Elorduy
Después de La Semana Política, el coordinador de Política de El Salto regresa a un formato periódico.
La semana política
La semana política Lo que pasó, pasó
Hora de algunas despedidas. Ada Colau tiene difícil volver a ser alcaldesa de Barcelona y la izquierda tiene difícil volver a convocar el espíritu de una época en la que pudieron cambiar muchas cosas.
La semana política
La Semana Política La nave del misterio electoral
La compra de votos en Melilla y otros puntos del Estado agita la última semana de campaña y muestra el auge del conspiracionismo.
Don Pelayo
24/6/2022 17:38

Os entró tal pavor ante VOX, que corrísteis a votar en masa al PP.
Fue divertidísimo.

0
0
Bea
18/6/2022 10:54

Tomamos nota. Te seguimos leyendo en julio. Disfrute de estos días de asueto.
Saludines

1
0
Literatura
Pedro Feijoo “A crispación é a emoción na que máis se inviste. Aos medios interésalles que teñamos un inimigo”
O escritor gañou hai uns meses o Premio Xerais con 'Ninguén contará a verdade', unha ficción ancorada na historia recente do poder político e a corrupción na que calquera pode atopar referentes reais: de Feijóo a Rueda pasando polos seus fontaneiros.
Industria farmacéutica
Farmacéuticas Las farmas inyectan más de 103 millones de euros al año entre los profesionales sanitarios
Un estudio demuestra la “red de intereses” que tejen las multinacionales farmacéuticas a través de los pagos que realizan a los profesionales sanitarios.
Líbano
Líbano “Los daños en el sur del Líbano son ya irreversibles”
El sur del Líbano es escenario de una nueva escalada entre Hezbolá y el ejército israelí. La población teme verse inmersa en una guerra total.
Argentina
Extrema derecha Milei recibe dos medallas en Madrid en un nuevo viaje “no oficial” sufragado con dinero público
El presidente argentino vuelve a España entre acusaciones cruzadas con el Gobierno de Sánchez, medallas de Díaz Ayuso y la extrema derecha y una concentración para denunciar la crisis social que ha desencadenado su gestión ultraliberal.
Alquiler
Alquileres Barcelona anuncia que no renovará más de 10.000 licencias de pisos turísticos
Collboni ha explicado que antes de noviembre de 2028, fecha máxima en la que caducan las licencias turísticas, se convertirán en pisos residenciales.
Cómic
Cómic El cómic que dibuja un pasado de lucha y solidaridad vecinal en Vallecas
Una novela gráfica recién publicada aborda la lucha de los trabajadores afincados en Palomeras Bajas para conseguir viviendas dignas cuando el lugar era un barrizal, algo que solo se pudo lograr gracias a la unión y la perseverancia en las calles.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Camino al paraíso
Camino al paraíso Revuelta de vida en la ciudad
En diciembre de 2020 un grupo de familias de Barcelona se hartó, se organizó y nació la Revuelta Escolar, un movimiento que se extendió por todo el Estado. El objetivo: conseguir entornos escolares seguros, limpios y pacificados.
Opinión
Opinión La derrota de Israel y el futuro del mundo
El 7 de octubre desencadenó el estallido de la locura asesina: la crueldad y el horror ya no pueden relegarse a un espacio marginal, porque han pasado a ocupar el centro de la historia.
Personas refugiadas
Personas refugiadas 120 millones de desplazadas: cada vez más gente debe irse de su tierra, la comunidad internacional no responde
Mientras crecen los factores de expulsión que empujan a la gente a dejar su hogar, los estados fallan a la hora de atender las necesidades de las personas refugiadas, dificultando el acceso a la protección internacional.
Más noticias
Sáhara Occidental
Sahara Occidental El Sahara Occidental Ocupado, un territorio de represión sistemática
Un informe realizado por el Grupo de Trabajo sobre Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, ACAPS y NOVACT documenta 133 casos de vulneración de derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos.
Comunidad de Madrid
Análisis La trampa de Ayuso en la Ley Mbappé: no obliga a los ricos a invertir en España
La deducción del IRPF por inversiones de nuevos contribuyentes procedentes del extranjero no asegura que se genere ni un sólo empleo ni se invierta ni un sólo euro en la Comunidad de Madrid ni en el país.
Comunidad de Madrid
Sierra de Madrid Vecinos de El Boalo, Cerceda y Mataelpino marchan contra el año de gobierno ‘de la motosierra’
Más de 300 vecinos de Bocema se manifestaron contra la cancelación de numerosos servicios a la ciudadanía, tras el año de gobierno de derechas.
Crisis climática
Análisis Jugando con el clima en Bonn
Aunque muchos gobiernos puedan creer que ganan algo con sus posiciones, la realidad es que están atrapados en una versión climática del dilema del prisionero.
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.

Recomendadas

Pensamiento
Guy Standing “La izquierda debe reinventarse o tendremos otro periodo fascista”
Con una mirada aguda sobre las relaciones laborales o los mecanismos de acumulación del neoliberalismo, Standing llama a propuestas radicales que ofrezcan a las personas un futuro mejor, frente a las fallidas fórmulas de la socialdemocracia.
Grecia
Personas refugiadas Grecia, cuando las personas con estatuto de refugiadas no acceden a ninguna protección
Procedentes del Congo y Camerún, Rosario y Virginie fueron víctimas de matrimonio forzoso, de tortura, de trata de personas con fines de explotación sexual, de la guerra. Sus historias revelan la crueldad de las políticas europeas.
Renta básica
Ingreso Mínimo Vital Resultados limitados y mucho sufrimiento: España deberá responder por el IMV ante la UE
Colectivos y personas afectadas han presentado una reclamación colectiva contra la administración por infringir la Carta Social Europea por su gestión de una prestación que, denuncian múltiples actores, tiene un alcance muy inferior al prometido.
Unión Europea
Unión Europea El giro Von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.